El marketing mix: El arte de utilizar las 4 P del marketing

Los profesionales del marketing equilibran las demandas de los clientes con los beneficios del producto o servicio aplicando paradigmas de buenas prácticas que tienen sentido para sus modelos de negocio. Una de estas escuelas de pensamiento es la noción de crear un «marketing mix».

En este artículo, aprenderá qué es la mezcla de marketing y cómo utilizar las cuatro P del marketing para crear una estrategia de marketing bien pensada.

¿Qué es el marketing mix?

El programa de marketing de una empresa se denomina «mezcla de marketing». Normalmente se incluyen las cuatro P del marketing, aunque también pueden utilizarse recursos adicionales:

  1. Estrategia de producto: Incluye el tipo, la variedad, la calidad, el diseño y otras características que conforman un producto sólido
  2. Estrategia de precios: Definido por el precio de lista, los descuentos y otros factores del coste de un producto
  3. Estrategia de promoción: Podría incluir prácticas de publicidad, ventas y promoción
  4. Estrategia de lugar: Responde a la pregunta de qué canales y cobertura recibirá un anuncio

Relacionado: Más sobre las cuatro P

Las cuatro P del marketing

Las cuatro P del marketing (Producto, Precio, Promoción y Plaza) son dispositivos que pueden utilizarse para crear una estrategia de marketing integral. Cada una de ellas se abre a varias preguntas que los responsables de marketing pueden plantearse para asegurarse de que están obteniendo la imagen completa de las operaciones necesarias para comercializar con los consumidores.

A continuación encontrará algunas preguntas que puede formular si va a aplicar las cuatro P del marketing en su próxima campaña.

Preguntas sobre el producto

Las siguientes son preguntas que informan la estrategia del producto:

  • ¿Qué quiere obtener el cliente del producto o servicio?
  • ¿Cómo utilizará el cliente el producto?
  • ¿Dónde utilizará el cliente el producto?
  • ¿Cuáles son las características necesarias para satisfacer las necesidades del cliente?
  • ¿Cómo interactúan los clientes con el producto o servicio?
  • ¿Cuál es el nombre del producto o servicio?
  • ¿Cuál es la voz de la marca?
  • ¿En qué se diferencia este producto de los de la competencia?
  • ¿Cuál es la propuesta de valor del producto o servicio?

Preguntas sobre el precio

A continuación encontrará preguntas que pueden darle una idea del mejor precio:

  • ¿Qué pagarían los consumidores por este producto o servicio?
  • ¿Cómo se obtiene su valor de mercado?
  • ¿Es el mercado objetivo sensible al precio?
  • Si el precio baja ligeramente, ¿aumentará el consumo de forma drástica?
  • ¿Se preocuparán los consumidores si el precio aumenta una pequeña cantidad?
  • ¿Qué descuentos marcarían la diferencia a la hora de vender más productos?
  • ¿Cuánto cuesta el producto en comparación con los productos de la competencia?

Preguntas de promoción

Las siguientes son preguntas de promoción que ayudan a los responsables de marketing a decidir la mejor manera de promocionar un producto o servicio:

  • ¿Cuándo es el mejor momento para promocionar?
  • ¿Qué estrategias digitales me ayudarán a lograr mis objetivos de promoción?
  • ¿A qué hora del día se puede llegar a los consumidores en determinadas redes sociales?
  • ¿Cuántas veces al día deberías publicar en las redes sociales para promocionar este producto?
  • ¿Qué plataformas sociales deberían incluirse en su estrategia de marketing?
  • ¿Cómo se puede conseguir que los consumidores opinen sobre un producto?
  • ¿Qué incentivos pueden hacer que los consumidores estén más dispuestos a volver a comprar?
  • ¿Cómo promocionan sus productos los competidores?

Colocar las preguntas

A continuación, las preguntas de lugar que responden al «dónde» de la gestión de productos:

  • ¿Dónde buscarán los clientes el producto o los servicios?
  • ¿Dónde van a utilizar los clientes el producto y los servicios?
  • ¿Dónde debe anunciarse para llegar al mayor número de consumidores?
  • ¿Dónde se celebran sus eventos que tengan sentido para promocionar este producto o servicio?
  • ¿Dónde tienen sus competidores una posición fuerte en el mercado y cómo puede usted desplazarla?

Cómo utilizar las cuatro P para crear una estrategia de marketing

Con un conocimiento más profundo de lo que son las cuatro P y de cómo ayudan a los consumidores a conseguir una estrategia de marketing exitosa para un mundo digital, puedes empezar a utilizar esta estrategia para ayudar a dar forma a tu plan de marketing. Para ello, sigue estos pasos:

  1. Identifique sus productos y servicios.
  2. Identifique a su consumidor.
  3. Hacen preguntas.
  4. Defina su mezcla de marketing.
  5. Comprueba tu trabajo.
  6. Revisar regularmente.

1. Identifica tus productos y servicios

Definir claramente los productos y servicios es esencial para un buen marketing. Cada producto debe aportar un beneficio innegable al cliente, y los responsables de marketing tienen que entender cuál es y por qué las características del producto existen como son. Cada producto o servicio que ofrece una empresa satisface una necesidad única. En un nivel básico, los responsables de marketing que utilizan el marketing mix deben ser capaces de enumerar y definir los productos, sus características y sus beneficios.

Relacionado: Trabajos de marketing bien remunerados

2. Identifique a su consumidor

Si se está en la fase de producto, ya se debería haber completado el trabajo de base sobre quién es el consumidor y qué es lo que busca. Es esta información la que alimenta la investigación inicial del producto y ayuda a las empresas a definir las características específicas necesarias para que los productos tengan éxito. Sin embargo, en el ámbito del marketing, esta misma información debe servir de base para las campañas y la forma de presentarlas al público, por lo que comprender e identificar al consumidor es tan importante en esta fase como en la de desarrollo del producto.

3. Preguntar

A continuación, los responsables de marketing deben empezar a formular preguntas que se ajusten a las cuatro P. Hay una lista completa de preguntas más arriba, pero éstas incluyen el «Qué,» «Dónde,» «Cuándo,» «Por qué» y «Cómo» de llegar a su público objetivo. Utilice las preguntas de este artículo (y otras más) para empezar a desarrollar su estrategia de marketing de productos o servicios.

4. Defina su mezcla de marketing

Durante la fase de formulación de preguntas, usted definirá los elementos de marketing que sirven de base para responder a las preguntas de marketing importantes que haya elegido. Esa es su mezcla de marketing para un producto determinado. Puede anotar los elementos en un cuaderno o en una herramienta de gestión de proyectos, o en cualquier lugar en el que haga una lluvia de ideas para sus campañas.

Relacionado: Ejemplos de cartas de presentación de marketing

4. Prueba de trabajo

Compruebe su combinación con las preguntas de los clientes. Pregúntese si su combinación de marketing responde a las preguntas más frecuentes de los clientes, como «¿Cómo satisface el producto las necesidades del cliente?» o «¿Dónde puede encontrar el cliente el producto?».

5. Revisar regularmente

Siga revisando su combinación de comercialización mediante cambios de producto para asegurarse de que sigue funcionando de forma óptima. Puede añadir a su mezcla de marketing según sea necesario, o eliminar los procesos que ya no sean necesarios.

Considere en cambio las cuatro Cs

Una forma inteligente de reinterpretar las cuatro P, centrada en el cliente, es definir los mismos rasgos mediante cuatro C. Las cuatro Cs pueden funcionar mejor para las culturas corporativas basadas en la satisfacción del cliente. Son:

  1. Soluciones para el cliente frente a productos
  2. Coste vs. precio
  3. Comodidad del cliente frente a la plaza
  4. Comunicar frente a promover

Soluciones para el cliente frente a productos

Este es el proceso que hay detrás de entender qué es lo que el cliente quiere de un producto. En lugar de centrarse en los detalles del producto, hay que cambiar el enfoque de la discusión de marketing totalmente hacia el beneficio del cliente y trabajar en las características. De este modo, se consigue que la necesidad del cliente del producto sea la principal prioridad del marketing y se puede conseguir un producto más eficaz con características útiles.

Coste vs. precio

El debate sobre los costes se diferencia del debate sobre el precio en que se centra en el valor que el producto aporta al cliente y en los requisitos financieros específicos que se esperan del cliente. Esto incluye el coste total de propiedad, no sólo el precio.

La comodidad del cliente frente al lugar

En lugar de pensar en la colocación de anuncios en términos de los mejores lugares para mostrar anuncios digitales e impresos, considere las colocaciones más convenientes que permitan a los clientes comprar rápida y fácilmente. Eso podría significar hacer hincapié en algo como los anuncios de retargeting que recuerdan los productos que abandonaron en un carrito, o promover en los canales sociales donde se puede utilizar un botón de «Comprar ahora» que hace que el proceso de compra sea más rápido para el cliente.

Comunicar frente a promover

Con este enfoque, comunicar el valor a los clientes es más importante que limitarse a promocionar un producto. Los compradores de hoy en día quieren entender los valores y las motivaciones de una empresa y por qué sus productos son una buena opción. Transmitir cosas significativas a los consumidores va más allá de las simples tácticas de promoción y requiere un departamento de marketing que esté dispuesto a elaborar estrategias en torno a la comunicación con el cliente y a convertir esas comunicaciones en una parte más amplia de la imagen de marca de la empresa.