Guía de los activos tangibles

Los activos tangibles son recursos que ayudan a las operaciones de la empresa, y su valor puede cambiar con el tiempo en función de la economía o la depreciación. Independientemente del tipo de negocio, las empresas suelen mantener activos tangibles por su valor financiero. Entender estos activos puede proporcionar beneficios para el crecimiento del negocio y asegurar que su empresa está maximizando el uso de sus activos.

En este artículo, definimos los activos tangibles, explicamos sus principales tipos, compartimos cómo calcularlos y proporcionamos cuatro consejos para gestionarlos.

¿Qué son los activos tangibles?

Los activos tangibles son activos físicos con valores definitivos. Estos valores pueden aumentar o disminuir en función de la economía, la inflación y la depreciación. Las empresas pueden optar por vender o cambiar sus activos por dinero en función de sus necesidades específicas. Por ejemplo, si una empresa necesita fondos adicionales para evitar la quiebra, podría vender sus activos primero para generar ingresos adicionales. Sin embargo, es importante recordar que el valor y las operaciones de una empresa pueden depender de sus activos.

A la hora de documentar y registrar estos activos, las empresas suelen utilizar balances. Se trata de registros financieros que muestran los detalles de los activos de una empresa, como la fecha en que se obtuvieron, el valor de los activos y cualquier otro detalle relevante. Las empresas pueden incluir otros registros financieros en los balances, pero es aquí donde se suele encontrar la información sobre los activos.

Relacionado: ¿Qué es un activo?

Tipos de activos tangibles

Las empresas pueden utilizar activos actuales, activos a largo plazo o ambos. A continuación se ofrece información más detallada sobre cada tipo de activo material:

Actual

Los activos corrientes se refieren a los activos físicos que pueden no estar presentes en los lugares de explotación, pero que siguen manteniendo un valor financiero. Las empresas pueden convertir estos activos en efectivo en el plazo de un año. Algunos ejemplos de activos corrientes de la empresa pueden ser el efectivo y los equivalentes de efectivo, las existencias y las cuentas por cobrar. Las empresas suelen incluir estos componentes en los cálculos de su coeficiente de solvencia, que proporcionan pruebas de la eficacia con la que pueden cubrir cualquier pasivo corriente con los valores de sus activos corrientes. Si se hace referencia a un balance, normalmente se enumeran los activos corrientes antes de los activos a largo plazo.

Relacionado: Activos corrientes: Definición y ejemplos

A largo plazo

Los activos a largo plazo se refieren a activos físicos que pueden tener una presencia física más importante que los activos corrientes. A diferencia de los activos corrientes, las empresas no pueden convertir los activos a largo plazo en efectivo en el plazo de un año. Algunos ejemplos son las propiedades inmobiliarias, los equipos de fabricación o las ubicaciones, los coches de la empresa y los materiales de oficina internos. Los profesionales financieros pueden considerar que este tipo de activos son a largo plazo porque las empresas pueden utilizarlos continuamente y su valor puede ser más estable que el de los activos corrientes. Una empresa puede incluir estos activos en su coste de las mercancías vendidas, pero también puede excluirlos porque pueden aportar un valor transaccional.

Relacionado: ¿Qué es un activo fijo? (Definición y ejemplos)

Cómo calcular los activos tangibles

Hay dos formas de calcular los activos tangibles a partir de los balances financieros, que incluyen el cálculo de la cantidad total de activos o la medición de los activos por acción. A continuación se ofrecen explicaciones y fórmulas para cada una de ellas:

1. Calcular el valor de los activos tangibles

Consulte su balance antes de realizar los cálculos para encontrar cifras como el valor total de los activos, el valor de los activos intangibles y el valor total de los pasivos. A continuación, introduce esos valores en las siguientes fórmulas:

Valor total del activo – valor del activo intangible = valor del activo tangible

Valor del activo tangible – valor total del pasivo = valor total del activo tangible

2. Calcular el valor de los activos tangibles por acción

Antes de calcular el valor por acción, puede consultar el balance para conocer el valor total de los activos, el valor de los activos intangibles y el número de acciones en circulación. Una vez que tenga esta información, podrá utilizarla en las siguientes fórmulas:

Valor total del activo – valor del activo intangible = valor del activo tangible

Valor del activo tangible / acciones en circulación = valor del activo tangible por acción

Ejemplos de cálculo de activos tangibles

He aquí un ejemplo de cada método de cálculo de activos tangibles:

Valor de los activos tangibles

Dancing Habanero, una marca de salsa picante, está interesada en encontrar su valor total de activos tangibles. Empieza por consultar su balance financiero para localizar el valor total de sus activos, activos intangibles y pasivos. A continuación, restan su valor de activos intangibles de 350.000 dólares de su valor total de activos de 980.000 dólares, lo que equivale a un valor de activos tangibles de 630.000 dólares. A continuación, restan su pasivo total de 200.000 dólares de su valor de activos tangibles de 630.000 dólares, lo que equivale a un valor total de activos tangibles de 430.000 dólares.

Valor del activo tangible por acción

Blue Wave Unlimited, una empresa de software corporativo, está interesada en calcular el valor de sus activos tangibles por acción. Empieza por consultar su balance financiero para localizar sus valores de activos totales, activos intangibles y acciones en circulación. A continuación, restan su valor de activos intangibles de 5,6 millones de dólares de su valor total de activos de 15,2 millones de dólares, lo que equivale a un valor de activos tangibles de 9,6 millones de dólares. A continuación, dividen su valor de activos tangibles de 9,6 millones de dólares por sus 250.000 acciones en circulación, lo que equivale a un valor de activos tangibles por acción de 38,40 dólares.

Cuatro consejos para la gestión de los activos materiales

He aquí algunos consejos que pueden ayudarle a gestionar los activos tangibles de su empresa:

1. Registro de datos

Cuando su empresa adquiere un activo, puede ser útil añadir su valor a sus registros financieros. Esta información puede ayudar a las empresas si necesitan trasladar activos o si están interesadas en vender algunos de ellos para obtener ingresos adicionales. Esto puede deberse a que los datos pueden ayudar a rastrear dónde se encuentran o el valor al que una empresa podría vender un activo. Las empresas pueden registrar los datos de los activos en los balances o en otros documentos en función de sus operaciones internas.

Relacionado: ¿Qué es la gestión de activos?

2. Controlar el mantenimiento

Supervisar con frecuencia el mantenimiento de los activos físicos puede ayudar a su empresa a ahorrar dinero. Por ejemplo, los activos físicos como los equipos de fabricación, oficina o distribución pueden requerir mantenimiento, y esto puede costar dinero a las empresas. Si su empresa supervisa con frecuencia estos activos físicos, podría abordar las preocupaciones antes y evitar mayores demandas en los costes de mantenimiento integral más adelante.

3. Considerar la depreciación

Considerar la depreciación de los activos físicos de su empresa es importante para comprender su valor actual y no el precio al que los compró. Comprender el verdadero valor de sus activos después de la depreciación puede aportar valor a la hora de calcular los costes de seguro, mantenimiento o impuestos. La depreciación del valor puede variar en función de la situación de la economía y de las tasas de inflación.

4. Auditar los activos

Auditar los activos físicos de la empresa puede ayudar a garantizar que su empresa sólo mantiene los activos necesarios para las operaciones. Realizar auditorías de activos periódicamente puede proporcionar a las empresas soluciones para ahorrar dinero de los activos innecesarios y permitirles reasignar esos fondos de nuevo a su empresa. Las empresas también pueden vender los activos que consideren que no están contribuyendo activamente a su crecimiento.