Cómo lidiar con un ambiente de trabajo insalubre

Un entorno de trabajo poco saludable puede ser una fuente importante de estrés tanto para los empleados como para los empresarios. Afecta a los individuos tanto profesional como personalmente. Disponer de estrategias para hacer frente a un entorno de trabajo insalubre puede ayudarte a sentirte capacitado para mejorar tu situación.

En este artículo, definimos qué es un entorno laboral insalubre y compartimos nueve consejos para decidir qué hacer si tienes un entorno laboral insalubre.

¿Qué es un entorno laboral insalubre?

Un entorno de trabajo insalubre es aquel que se caracteriza por una comunicación ineficaz o negativa, un comportamiento poco profesional o deshonesto, prácticas o políticas punitivas y/o relaciones tensas entre los empleados y la dirección de la oficina.

Ejemplos de ello pueden ser una cultura de trabajo en la que los empleados se microgestionan o se socavan unos a otros, se atribuyen el mérito del trabajo de los demás, cotillean o hablan negativamente de los demás o toman represalias contra los empleados que se enfrentan a los retos del lugar de trabajo.

Este tipo de ambiente puede llevar a una baja moral de los empleados, a una alta rotación de personal, a una disminución de la productividad y/o de la calidad del trabajo e incluso a síntomas físicos asociados a la asistencia al trabajo.

Consejos para decidir qué hacer si tienes un ambiente de trabajo poco saludable

Aquí tienes nueve consejos para decidir qué hacer si tienes un ambiente de trabajo insalubre:

  1. Encontrar compañeros de trabajo con valores similares
  2. Enfrentarse individualmente
  3. Enfrentarse como grupo
  4. Centrarse en el trabajo
  5. Documéntalo todo
  6. Predicar con el ejemplo
  7. Ser proactivo
  8. Involucrar a quienes ocupan puestos de autoridad
  9. Planificar una estrategia de salida

1. Encontrar compañeros de trabajo con valores similares

Para ayudarte a vivir el entorno de trabajo de forma más positiva, intenta encontrar personas que compartan tus valores y tu deseo de un entorno de trabajo más saludable. Lo más probable es que estés rodeado de al menos unos cuantos compañeros que comparten tus ideas y pueden ofrecerte un refugio frente a relaciones o dinámicas interpersonales que de otro modo serían tóxicas. Incluso si no estás planeando abordar los problemas juntos, colaborar con estas personas en el trabajo en sí puede mejorar positivamente tu experiencia diaria.

2. Confrontar individualmente

Si es posible hacerlo sin poner en peligro el trabajo, confrontar a alguien sobre el ambiente de trabajo insalubre y/o su papel en él puede ser un paso productivo. Para aumentar la probabilidad de un resultado positivo, planifique esa conversación con antelación exponiendo las preocupaciones más significativas, el daño causado a los empleados y las posibles soluciones a considerar.

Enfrentarse a las personas individualmente, especialmente a los altos cargos, puede conducir a un mejor resultado que enfrentarse a ellos públicamente, ya que es más probable que se muestren abiertos y menos a la defensiva. Indicar el papel que puede desempeñar en la solución puede ayudar a garantizar que la discusión adopte un tono de colaboración.

Dependiendo de la gravedad, algunas personas deciden enfrentarse a sus empleadores por un entorno de trabajo insalubre sin tener en cuenta el riesgo de sufrir represalias o consecuencias negativas. Un ejemplo de lo que puede ocurrir es en relación con la discriminación o el acoso en el lugar de trabajo.

Para las personas que se sienten apasionadas por estos temas, la necesidad de resolverlos supera los posibles riesgos asociados a la confrontación. En estos casos, pueden optar por abordar sus preocupaciones confrontando a la persona individualmente, tomando acciones legales, informando a recursos humanos o confrontando a alguien públicamente.

Relacionado: Habilidades de resolución de conflictos

3. Confrontar en grupo

Algunos sectores cuentan con sindicatos que establecen protocolos por los que los empleados pueden presentar quejas o realizar reclamaciones formales como colectivo. Si trabajas en una industria sindicalizada, puede ser ventajoso colaborar con tus colegas y planificar una confrontación o curso de acción grupal en lugar de algo individual.

En muchos casos, los empleados presentarán sus quejas al departamento de recursos humanos para que las resuelva. Por ejemplo, si los empleados de una fábrica sindicalizada se ven obligados a trabajar en condiciones peligrosas o inseguras que violan los términos de su contrato, pueden optar por presentar una queja colectiva ante el departamento de recursos humanos.

Incluso en las organizaciones sin sindicatos, unir fuerzas con uno o varios colegas puede ayudar a reforzar su argumento y a ganarse la atención de los altos cargos. Si está considerando esta opción, piense en estrategias de acercamiento que sean colaborativas y orientadas a la búsqueda de soluciones. Aunque es útil plantear los problemas directamente, la planificación de cómo será recibido será la clave de su éxito.

Relacionado: Recursos Humanos: Definición y funcionamiento

4. Céntrese en su trabajo

En situaciones en las que no hay una solución inmediata para el ambiente de trabajo insalubre, una estrategia útil puede ser centrarse más en su trabajo y menos en relacionarse con los compañeros. Siempre que sea posible, intente limitar el contacto con los compañeros, jefes o situaciones desencadenantes. Podrías hacerlo comiendo en tu mesa en lugar de en la sala de profesores o asumiendo proyectos adicionales para mantenerte ocupado.

Si te centras más en el trabajo y menos en el entorno, puedes mantenerte conectado a la razón por la que elegiste esta carrera, lo que puede ayudarte a proporcionar la motivación necesaria para seguir adelante cada día.

5. Documéntalo todo

Los entornos de trabajo poco saludables suelen caracterizarse por la falta de confianza y los problemas de comunicación. Para protegerse del despido o de cualquier otra infracción, asegúrese de documentar todo. Esto incluye todas las solicitudes de tiempo libre, cualquier discusión sobre los plazos de los proyectos o compromisos específicos, los pasos de acción de una reunión anterior y más.

Una documentación clara y exhaustiva es especialmente importante en el caso de cualquier preocupación que quieras elevar a los altos cargos. Es esencial que pongas tus preocupaciones por escrito, que copies a todas las partes interesadas y que compartas cualquier documentación o prueba necesaria de esas preocupaciones. Esto ayuda a mantener la objetividad del proceso de resolución de conflictos y puede ayudar a prevenir cualquier intento de represalia. También garantiza que todas las partes sean conscientes de las preocupaciones, contadas desde tu perspectiva.

6. Predicar con el ejemplo

Modelar el comportamiento que espera ver de los compañeros puede ser una solución productiva si se encuentra en un entorno de trabajo poco saludable. En el mejor de los casos, cuando los compañeros le observen hacerlo, seguirán su ejemplo y juntos podrán empezar a cambiar la cultura de la oficina en general. Entre los ejemplos de esto se incluye la comunicación respetuosa en casos de conflicto, el funcionamiento con integridad, la aceptación de las diferencias y la afirmación de los demás como individuos, el mantenimiento de los límites adecuados y la concentración en el trabajo.

Relacionado: Cómo demostrar la capacidad de liderazgo en el trabajo

7. Ser proactivo

Además de modelar individualmente el comportamiento deseado, tomar medidas más proactivas para crear un entorno de trabajo positivo también puede ser una solución eficaz. Con el permiso de los responsables de la oficina, podría considerar cualquiera de las siguientes ideas para mejorar proactivamente un entorno de trabajo poco saludable:

  • Facilitar las actividades de creación de equipos
  • Organizar almuerzos para el personal
  • Planificar las salidas del personal
  • Celebrar los cumpleaños del personal
  • Reconocer al funcionario del mes
  • Crear un buzón de sugerencias para el personal

8. Involucrar a las personas con autoridad

Si los responsables de su oficina son conscientes de los retos y están dispuestos a realizar cambios estructurales sustanciales para cambiar la cultura, es posible que apoyen una estrategia más sólida que los mecanismos de creación de relaciones antes mencionados. Una de estas estrategias podría ser la creación de un comité de dirección que se dedique a una o varias de las siguientes actividades:

  • Busca opiniones anónimas de los empleados sobre el ambiente de trabajo a través de encuestas
  • Horarios de oficina permanentes con los altos cargos
  • Evalúa las políticas existentes y propone cambios
  • Trabaja para romper los grupos sociales negativos reasignando a los miembros del equipo o cambiando la configuración física de la oficina
  • Facilita un retiro del personal
  • Involucra a los miembros del equipo en un ejercicio de fijación de objetivos y misión compartida

9. Planificar una estrategia de salida

Si sus intentos de cambiar el entorno laboral no funcionan, o si el entorno es demasiado tóxico para intentar cambiarlo, su mejor solución será planificar una estrategia de salida. Esto requerirá actualizar su currículum, investigar las oportunidades de trabajo y comenzar una búsqueda formal. También requerirá considerar su calendario de salida y si se irá o no antes de encontrar otro trabajo.

Si te vas, puedes solicitar una entrevista de salida para poder compartir tu experiencia y los motivos de tu marcha. Esto puede ayudar a las organizaciones a realizar cambios que beneficien a los futuros empleados.

Te recomendamos

P&R: ¿Qué son las tasas de retención de los empleados?

10 Ideas de conversación para crear redes y relaciones

6 Métodos de presupuestación para la gestión de proyectos

Cómo escribir una carta de reconocimiento (con ejemplos)

Cinco tipos de métricas de operaciones para mejorar su negocio

¿Qué es un déficit de competencias?