Cómo crear un entorno de trabajo saludable (con pasos)

La creación de un entorno de trabajo productivo es crucial en el sector sanitario. La creación de un lugar de trabajo funcional puede ayudar a aumentar la satisfacción de los trabajadores, garantizar un rendimiento predecible y animar a los empleados a trabajar más. Si desea construir un lugar de trabajo que tanto los empleados como los directivos respeten y disfruten, puede resultarle beneficioso comprender los componentes de un entorno de trabajo eficaz.

En este artículo, repasamos qué es un entorno de trabajo saludable y los pasos que hay que dar para garantizar que su empresa lo promueva.

10 beneficios de los programas de bienestar en el lugar de trabajo

¿Qué es un entorno de trabajo saludable?

Un entorno que considera y responde a las diversas necesidades de los trabajadores, ya sean físicas, emocionales o profesionales, se considera un lugar de trabajo saludable. En los entornos de trabajo saludables se proporcionan activamente recursos de autocuidado a los trabajadores para eliminar los elementos insalubres. Los cuatro elementos principales de un entorno de trabajo saludable son

  • Una cultura de trabajo saludable: Los entornos de trabajo saludables comunican las expectativas a los empleados con claridad y son razonables en cuanto a los requisitos del trabajo. Aceptan el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, aprenden de los errores de forma productiva y fomentan la colaboración.
  • Un entorno seguro: Los entornos de trabajo saludables garantizan que los empleados no encuentren ningún peligro innecesario al realizar su trabajo. Se aseguran de que las áreas de trabajo cumplan con la normativa, tengan protocolos de seguridad y faciliten prácticas seguras.
  • Un énfasis en la salud y el estilo de vida: Los entornos de trabajo saludables favorecen que los empleados mantengan una buena salud, lo que les permite rendir más y mejor.
  • Un alto nivel de apoyo profesional: Los entornos de trabajo saludables ayudan a los empleados a desarrollar sus habilidades profesionales en lugar de fomentar la competencia innecesaria. Esto produce miembros del equipo que pueden crear más valor para la empresa y más oportunidades para su futuro.

Crear un entorno de trabajo saludable requiere una inversión de tiempo, energía y dinero, pero los resultados pueden conducir a una mayor retención y rendimiento de los empleados. Las empresas que apoyan la salud de sus empleados suelen ver que las inversiones iniciales se amortizan.

Relacionado: Cómo lograr un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal

Cómo crear un entorno de trabajo saludable

Estos son los pasos para crear un entorno de trabajo saludable en tu empresa:

1. Determine los aspectos no negociables

El primer paso para crear un entorno de trabajo saludable es asegurarse de que se cumplen los requisitos básicos de un lugar de trabajo saludable establecidos por la ley. Al asegurarse de que su empresa funciona de forma responsable, protege su negocio y los puestos de trabajo que proporciona a la comunidad. Revise las distintas fuentes de regulaciones relacionadas con la salud, tales como:

  • Leyes laborales federales
  • Leyes laborales estatales
  • Normativa local
  • Directrices específicas del sector

Muchas de estas normas le ayudan a proteger a sus empleados y su salud, proporcionando una base fundamental para que su empresa tenga un entorno de trabajo saludable. También suelen representar costes de la actividad empresarial que podrían influir en el modo en que usted invierte en iniciativas de salud.

2. Entienda su presupuesto

Los entornos de trabajo saludables requieren cierta inversión económica, pero también puedes conseguir muchos objetivos adaptando los sistemas que ya tienes. Es útil saber cuánto puede gastar en crear un entorno de trabajo saludable y cuánto puede progresar con inversiones de tiempo y energía. Por ejemplo, es posible que su empresa no pueda comprar nuevas sillas ergonómicas debido a su coste, pero probablemente pueda asegurarse de que los directivos limiten las comunicaciones con los empleados fuera del horario laboral para promover el equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Relacionado: 125 ideas de bienestar para los equipos de trabajo

3. Priorizar los objetivos

Los entornos de trabajo saludables requieren mantenimiento y compromiso. Decida qué objetivos relacionados con la salud son los más importantes para su organización y sus empleados y elabore una estrategia para alcanzarlos. Puede ser útil categorizar los objetivos según el área de la salud profesional que promuevan: cultura del trabajo, seguridad en el lugar de trabajo, salud y estado físico o apoyo profesional. Su empresa puede beneficiarse de realizar algunas mejoras específicas en cada área, en lugar de centrarse sólo en una. También puede considerar la posibilidad de encuestar a sus empleados para entender mejor qué iniciativas apreciarían más.

4. Mejorar el entorno físico de trabajo

La mejora del entorno físico de trabajo mantiene a sus empleados más sanos, más seguros y en mejor forma. El diseño y la disposición de un lugar de trabajo, junto con las herramientas que utilizan los empleados, afectan a la salud corporal al reducir las posibilidades de que se produzcan daños o efectos negativos en el cuerpo. Algunas formas de asegurarse de que su entorno físico de trabajo favorece la salud de los empleados son:

  • Apoyo ergonómico: Ya sea un trabajo activo o sedentario, la ergonomía afecta a todos los profesionales. Adquirir o reembolsar material de oficina ergonómico—como sillas o escritorios de pie—demuestra respeto por la comodidad y la salud de su equipo.
  • Mejorar las comunicaciones de seguridad: Asegúrese de que su lugar de trabajo utiliza una señalización clara y bien colocada o comunicaciones electrónicas para informar a los empleados de cualquier riesgo de seguridad que puedan evitar siguiendo prácticas seguras.
  • Crear zonas de descanso acogedoras: Las pausas, ya sea una hora de comida o unos minutos de descanso, ayudan a los empleados a sentirse con energía y productivos en el trabajo. Asegúrese de que sus espacios de descanso sean agradables y cómodos de usar para que su equipo sepa que usted valora que el personal se tome un momento para relajarse y volver a concentrarse.
  • Proporcione espacios de colaboración: Si sus empleados disponen de espacios para reunirse y trabajar juntos, es más probable que disfruten del proceso de colaboración. Esto puede significar la designación de salas de reuniones, o puede ser tan sencillo como instalar pizarras blancas donde los empleados compartan ideas con el equipo.
  • Tenga en cuenta la temperatura: La temperatura puede variar mucho incluso dentro de las oficinas, así que asegúrate de tener en cuenta los cambios de temperatura no deseados. Por ejemplo, colocar los escritorios cerca de una puerta que se abre con frecuencia y que tiene corriente de aire podría interrumpir innecesariamente la concentración de sus empleados.

Relacionado: 15 Ejercicios en el lugar de trabajo para mantenerte sano en la oficina

5. Crea un mejor estado de ánimo

El estado de ánimo de los empleados está directamente relacionado con su nivel de productividad y bienestar emocional. Aunque los estados de ánimo de las personas varían día a día, usted puede crear un entorno de trabajo positivo, saludable y lleno de energía:

  • Elegir los colores adecuados: Los colores que se utilizan como acentos decorativos o para pintar ciertas paredes pueden transformar el estado de ánimo de un espacio. Por ejemplo, el rojo potencia la energía y el azul favorece la concentración.
  • Tocar la música adecuada: Aunque no siempre es una opción, poner música que tenga en cuenta los gustos de los empleados puede crear un equipo más entusiasta y feliz.
  • Utilizar la iluminación adecuada: Lo ideal es utilizar tanta luz natural como sea posible para mejorar el estado de ánimo y la productividad. Sin embargo, cuando no sea posible, trate de minimizar el uso de lámparas de luz intensa y evite las superficies reflectantes que pueden aumentar los dolores de cabeza.

6. Apoyar estilos de vida saludables

Dado que los empleados pasan tanto tiempo en su entorno de trabajo, su apoyo a los estilos de vida saludables puede suponer una enorme diferencia en su bienestar general. Los empleados más sanos enferman con menos frecuencia y tienen un menor riesgo de sufrir urgencias médicas que les impidan trabajar. Puede proteger tanto a sus empleados como a su empresa:

  • Ofrecer alimentos saludables: Si su empresa proporciona aperitivos o comidas, asegúrese de que los alimentos que ofrece son saludables y nutritivos. Comer bien aumenta la energía y la concentración, al tiempo que limita las afecciones negativas para la salud.
  • Haga de la salud una misión: Podrías fomentar la salud como objetivo colectivo creando hitos de fitness para los empleados interesados o participando en caminatas en equipo.
  • Proporcionar beneficios de calidad: Ofrecer beneficios completos que apoyen la salud mental y física puede ayudarle a atraer y mantener el talento. Considere la posibilidad de ofrecer membresías de gimnasio y trate de ofrecer planes de salud que incluyan servicios de salud mental.
  • Protege el tiempo libre: El tiempo libre permite a los empleados recuperarse del estrés diario y volver al trabajo de forma productiva. Dentro de lo razonable, proteja la capacidad de sus empleados para tomarse tiempo libre e intente evitar cargarlos con responsabilidades cuando estén de vacaciones.

Relacionado: 48 bocadillos saludables para la oficina

7. Mantener una cultura de trabajo positiva

Una cultura de trabajo positiva apoya los comportamientos útiles y limita los negativos. Los entornos de trabajo saludables requieren que se eduque a los empleados sobre lo que se acepta y lo que no se acepta en el lugar de trabajo y sobre las consecuencias de la violación de las políticas. Los entornos de trabajo saludables no pretenden castigar a los empleados, sino que protegen el derecho de todos ellos a sentirse seguros en el trabajo. Construir una cultura de trabajo positiva implica:

  • Recursos humanos robustos: Los recursos humanos tienen un valor incalculable a la hora de mantener una cultura de trabajo positiva. Educan a los empleados sobre las políticas de su empresa y ayudan a resolver conflictos o preocupaciones de forma sana y profesional.
  • Fomentar los comportamientos positivos: Para fomentar más los comportamientos que le gustaría ver entre su equipo, reconozca cuando los empleados muestran liderazgo, iniciativa y trabajo en equipo. Puedes crear recompensas o programas de empleado del mes para incentivar una cultura de trabajo positiva.
  • Abordar los problemas de forma proactiva: A menudo, los conflictos en el lugar de trabajo comienzan con acciones menores que crean tensión o malestar entre el personal. Las culturas laborales positivas abordan los comportamientos problemáticos lo antes posible y animan a los empleados a plantear cualquier problema que experimenten en su entorno laboral.

8. Sigue con el apoyo profesional

Para proporcionar el apoyo profesional que define los entornos de trabajo saludables, considere cómo ayuda a los empleados a adquirir habilidades y les ofrece formación. Es importante entender las aspiraciones profesionales de sus empleados para poder responder directamente a ellas. Podría mantener reuniones individuales o realizar una encuesta para determinar qué recursos harían que los empleados se sintieran entusiasmados con su futuro trabajando con usted. El apoyo profesional podría consistir en

  • Financiar la educación: Muchas empresas ayudan a los empleados a pagarse un máster o una certificación profesional a cambio de un compromiso de permanencia en la empresa durante algún tiempo. Para los empleados que ya disfrutan de su entorno de trabajo, esto es un gran beneficio.
  • Programación educativa: Su empresa puede impartir clases sobre temas relevantes para su negocio, o puede traer a ponentes que sean intelectualmente estimulantes. La programación educativa demuestra que quiere que sus empleados aprendan más allá de los requisitos de sus funciones.
  • Material de formación de calidad: Revise los materiales de formación que utiliza para incorporar a los empleados. Los materiales de formación de alta calidad ayudan a sus empleados a aprender de forma eficaz y demuestran que tiene en cuenta las necesidades de los miembros más nuevos del equipo.
  • Empleados designados: Dependiendo del tamaño de su organización, puede ser aconsejable contratar a un responsable de formación o a personal adicional de recursos humanos que pueda centrarse en el desarrollo profesional de su equipo.

9. Actuar sobre la retroalimentación

A medida que su entorno de trabajo saludable siga mejorando, asegúrese de que sus empleados puedan aportar su opinión. Podrían ofrecerle ideas útiles sobre cómo puede proceder para hacer de su lugar de trabajo un espacio positivo, seguro y productivo. La comunicación es importante para ayudar a los empleados a entender los esfuerzos que usted hace en su favor y lo que pueden esperar en el futuro.