Análisis cuantitativo de riesgos: Qué es y cómo utilizarlo

El análisis de riesgos permite identificar los posibles acontecimientos y resultados adversos que pueden producirse en el transcurso de un proyecto. Tanto el análisis de riesgos cuantitativo como el cualitativo pueden beneficiar la planificación de su proyecto, y aunque el análisis cuantitativo lleva más tiempo, puede ofrecer proyecciones más precisas de los posibles riesgos. Dado que el análisis cuantitativo produce resultados precisos, requiere cálculos metódicos. En este artículo, analizamos qué es el análisis cuantitativo, en qué se diferencia del análisis de riesgos cualitativo y cómo realizarlo.

¿Qué es el análisis de riesgo cuantitativo?

Una evaluación cuantitativa es un análisis de riesgos realizado con un enfoque de valores numéricos de los riesgos presentes. El análisis cuantitativo de riesgos permite determinar el riesgo potencial de un proyecto. Esto puede ayudarle a decidir si merece la pena llevar a cabo un proyecto. También es útil en el desarrollo de planes de gestión de proyectos, ya que la comprensión de los riesgos presentes le permite reducir la probabilidad de ciertos riesgos y prepararse para otros que no puede eliminar por completo.

Relacionado: Gestión de riesgos: Una guía definitiva

Ventajas del análisis cuantitativo de riesgos

Cuando se realiza un análisis de riesgos, la primera decisión es si se quiere realizar una evaluación cualitativa o cuantitativa. Estas son las principales razones por las que puede optar por realizar un análisis de riesgos cuantitativo:

  • Evaluación objetiva: Dado que una evaluación cuantitativa implica la asignación de valores numéricos a cada riesgo, arroja resultados objetivos. Por el contrario, una evaluación cualitativa expresa el riesgo en términos subjetivos, que las personas pueden interpretar de forma diferente. Las estimaciones objetivas ayudan a garantizar que todas las partes tengan la misma comprensión de los riesgos previstos.
  • Información detallada: Una evaluación cuantitativa desglosa un proyecto según el coste previsto de cada riesgo potencial. Esto le permite centrar los esfuerzos de reducción en los riesgos considerados "más probables" o "más costosos"
  • La confianza del cliente: A la hora de presentar la evaluación de un proyecto a un cliente potencial, la especificidad de una evaluación cuantitativa puede proporcionar más confianza, ya que hay poco margen para las malas interpretaciones. Al proporcionar a su cliente una cifra específica sobre el riesgo financiero potencial, puede tomar su decisión sobre la propuesta con más confianza.
  • Mejora de la toma de decisiones: Al crear evaluaciones de riesgo con medidas objetivas, usted y otras personas involucradas en la toma de decisiones tienen una evaluación precisa de los riesgos potenciales. Esto puede ayudarle a tomar la mejor decisión para la empresa.

Métodos de análisis de riesgos cuantitativos

El análisis de riesgo cuantitativo no se refiere a un método específico para determinar el riesgo potencial. Es una categoría de estilos de análisis, por lo que puede elegir el método que mejor se adapte a sus necesidades. Los tipos más comunes de análisis cuantitativo de riesgos son los siguientes

  • Análisis del riesgo del valor monetario esperado (VME): Esta es la forma más sencilla de análisis cuantitativo de riesgos. En un análisis de VEM, todo lo que necesitas es un coste esperado de un riesgo al que te enfrentas y la probabilidad de que ese riesgo se produzca. A menudo se fijan estos valores mediante una combinación de análisis de datos, consultas con expertos y estimaciones basadas en la experiencia. Multiplicando el coste de cada riesgo por su probabilidad y sumando todas las cifras resultantes, se genera un importe global de riesgo proyectado para el proyecto.
  • **Análisis de riesgo del árbol de decisiones:** Un árbol de decisiones permite evaluar el riesgo de una o varias opciones. Cada árbol representa una elección, así como los costes asociados a ella. Asigne probabilidades y costes en cada punto. Siguiendo una cadena y sumando todos los costes a lo largo de ella, se identifica qué caminos de elección ofrecen el menor riesgo.
  • Análisis de riesgo de Monte Carlo: Un análisis de Monte Carlo crea un rango de resultados potenciales y se utiliza mejor en torno a los riesgos relacionados con la duración o el rendimiento del proyecto. En un análisis de Montecarlo, se suele asignar la mayor probabilidad al resultado esperado. A medida que los resultados se alejan de esta expectativa, se asignan probabilidades menores. Calcule los costes de cada resultado y combínelos con las probabilidades de cada uno para obtener el coste total previsto.
  • Análisis de riesgos de sensibilidad: La evaluación de la sensibilidad permite examinar la incertidumbre dentro de un análisis de riesgos y determinar qué elementos son los más responsables de la incertidumbre. Por ejemplo, en un proyecto con dos componentes clave, si el componente más caro es estable y el menos caro es muy variable, este último sería el responsable de más incertidumbre, aunque sea una fracción menor del coste total. Identificar los componentes sensibles puede permitirle identificar métodos para reducir la incertidumbre y hacer que las estimaciones sean más exactas.
  • Análisis de riesgos en tres puntos: El análisis de tres puntos es un método para determinar el coste esperado de un riesgo en un proyecto. Para calcular una evaluación de tres puntos, determine el coste más probable de un riesgo, el coste más optimista de un riesgo y el coste más pesimista de un riesgo. Para un análisis de riesgo triangular básico de tres puntos, sume las tres cifras y divídalas por tres. Un enfoque más común para el análisis de tres puntos es la distribución beta. Multiplique el valor más probable por cuatro, luego sume los valores optimista y pesimista y divida el total por seis.

Relacionado: Cómo realizar un análisis de riesgos

Análisis de riesgo cuantitativo frente a cualitativo

Un análisis de riesgos cualitativo es la principal alternativa a un análisis de riesgos cuantitativo. Aunque el análisis cuantitativo presenta muchas ventajas importantes, también hay razones para preferir realizar una evaluación cualitativa en su lugar.

En una evaluación cualitativa, en lugar de utilizar números exactos, se calculan los riesgos utilizando escalas descriptivas. Por ejemplo, un simple análisis cualitativo de riesgos puede calificar los riesgos potenciales como altos, medios o bajos en función de la probabilidad de que se produzcan.

Aunque una evaluación cualitativa no permite realizar cálculos tan precisos, puede completarla más rápidamente y con menos inversión de recursos, ya que no es necesario realizar cálculos precisos de probabilidades y costes. Un análisis cualitativo es eficaz para proyectos más pequeños que no merecen una inversión más exhaustiva de recursos y tiempo o para situaciones en las que se necesita hacer una evaluación rápida pero no se tiene la suficiente confianza para establecer una probabilidad precisa.

Relacionado: ¿Qué es el análisis cuantitativo?

Pasos del proceso de análisis cuantitativo de riesgos

Si está planificando un proyecto y quiere calcular sus riesgos potenciales, el análisis cuantitativo es una excelente opción. Siga estos pasos para realizar un sencillo análisis cuantitativo de riesgos:

1. Identificar las áreas de incertidumbre

Independientemente del método que utilice para realizar un análisis de riesgos cuantitativo o cualitativo, para generar una evaluación precisa, es importante que no pase por alto ninguna área potencial de riesgo dentro del proyecto.

A la hora de identificar áreas de riesgo potencial, examine cada paso del proyecto. El uso de un esquema de proyecto o un plan de gestión que divida el proyecto global en secciones más pequeñas es una forma excelente de buscar las áreas en las que existe riesgo o incertidumbre. Por ejemplo, una empresa constructora que construye una casa en Florida durante el final del verano sabe que existe un riesgo elevado de que se produzcan fenómenos meteorológicos graves, como huracanes, que podrían afectar a los plazos de desarrollo.

Cree una lista de todas las áreas de riesgo potencial, anotando la fase del proyecto, el riesgo potencial que ha identificado y cómo ese riesgo puede afectar a la ejecución del proyecto. Entre los efectos más comunes se encuentran el aumento de los costes, los retrasos o la reducción de la calidad del producto.

2. Evaluar los costes de cada riesgo

Una vez que haya identificado dónde existe el riesgo dentro de su proyecto, puede calcular el coste relativo de cada riesgo. Para ello, determine el coste previsto cuando se produzca cada riesgo potencial. En el caso de los riesgos básicos que probablemente se presenten de la misma manera cada vez que se produzcan, simplemente registre el coste previsto para remediar el riesgo.

Para los riesgos complicados que pueden tener costes variables, hay dos métodos para identificar esta cifra. La opción más fácil es decidir un coste medio para todas las posibles respuestas al riesgo. Una opción más precisa es desglosar los riesgos variables en varias partidas.

Por ejemplo, la empresa constructora que está construyendo una casa en Florida evalúa los rangos potenciales de retrasos por causas meteorológicas y el coste de cada uno de ellos. En algunas situaciones, el mal tiempo podría causar una interrupción menor, pero en otras, los resultados podrían ser más extensos. En lugar de crear una entrada en el análisis para la meteorología adversa, la empresa incluye una partida para los retrasos por clima leve y otra para los retrasos por clima severo.

3. Determinar la probabilidad de que se produzca cada riesgo

Las cifras totales identificadas en el paso anterior son un listado de todos los riesgos potenciales, lo que significa que es poco probable que se encuentre con todos ellos en el transcurso de un proyecto. Para determinar cuánto riesgo conlleva su proyecto, tiene que determinar la probabilidad de que se produzca cada riesgo.

Los dos elementos más importantes a la hora de calcular las probabilidades son la investigación y la experiencia. Cuanto más se sepa sobre cada escenario, más se podrá estimar con precisión las probabilidades de que se produzca un problema durante la ejecución. Con el hipotético proyecto de construcción mencionado anteriormente, por ejemplo, un contratista puede estudiar los patrones meteorológicos para el periodo de construcción previsto, de modo que pueda predecir con mayor precisión las posibilidades de no tener retrasos, retrasos leves o retrasos graves.

Buscar ayuda externa durante este paso es una excelente opción para aumentar la precisión de sus estimaciones. Esto es especialmente importante para cualquier área en la que tengas una experiencia mínima. Un experto puede establecer con mayor precisión una probabilidad para un tipo de riesgo, lo que hace que sus cálculos generales sean más precisos.

4. Calcular el coste previsto de cada riesgo potencial

Determinar el coste esperado de cada riesgo es tan sencillo como multiplicar el coste estimado de cada error por su probabilidad. Si escribió sus probabilidades en forma de porcentajes en lugar de fracciones o decimales, divida el número resultante por 100 para hallar los costes de riesgo previstos de cada elemento. Para calcular el coste total estimado del riesgo en el proyecto, sume los costes de riesgo de cada elemento individual.

En nuestro escenario de ejemplo, la empresa constructora combinaría las probabilidades que ha puesto en los retrasos graves o leves y multiplicaría cada una de ellas por los costes correspondientes de esos retrasos para determinar el riesgo de mal tiempo estimado en su proyecto.

Te recomendamos

Cómo escribir descripciones de puestos de trabajo (con plantilla, ejemplos y preguntas frecuentes)

¿Qué es la rotación de clientes?

¿Qué es el rango E-4 en el Ejército de los Estados Unidos? (con salario)

Cómo ser director de recursos humanos (más certificaciones)

Cómo convertirse en director de atletismo

Recursos Humanos: Perspectivas laborales, salario y responsabilidades