¿Qué es el análisis del valor ganado?

Los gestores de proyectos pueden utilizar procedimientos especializados para presupuestar, seguir y modificar los proyectos. El Análisis del Valor Ganado (EVA) es uno de esos métodos. Permite a los gestores de proyectos asegurarse de que el coste de su trabajo se ajusta a su progreso. Utilizar el EVA y calcularlo correctamente puede ayudarle a gestionar adecuadamente sus proyectos.

En este artículo, hablamos del análisis del valor ganado, su importancia en la gestión de proyectos, cómo calcularlo y las fuentes de datos para ello.

¿Qué es el análisis del valor ganado?

Los gestores de proyectos utilizan el EVA para medir el éxito de una empresa en cualquier momento y ajustar su presupuesto en consecuencia. Este método calcula la cantidad de trabajo que un equipo ha terminado y el dinero que ha gastado para estimar el precio total de un trabajo. Compara la cantidad de trabajo que el grupo ha completado y el dinero que han gastado en un momento determinado con el presupuesto y el calendario originales. Los gestores de proyectos pueden utilizar estos datos para reconocer tendencias y tomar decisiones sobre el futuro de su proyecto.

El EVA también tiene un papel importante en la gestión del valor ganado (EVM). El EVM controla el progreso de un proyecto teniendo en cuenta varios factores, entre ellos el valor ganado. Los gestores de proyectos utilizan el EVA para analizar el valor ganado de un proyecto, que les indica la eficiencia del presupuesto. También pueden utilizar el valor ganado para aplicar el EVM, que garantiza que el proyecto se mantenga dentro del plazo previsto.

Relacionado: Gestión del valor ganado: Beneficios y conceptos básicos

¿Por qué es importante el análisis del valor ganado?

El análisis del valor ganado es importante porque muestra a los gestores de proyectos en qué medida sus planes presupuestarios iniciales respaldan un proyecto desde su concepción hasta su finalización. El EVA evita que se gaste demasiado o se subestime el coste de un proyecto y garantiza que los gestores de proyectos manejen el aspecto financiero de un proyecto de forma eficiente. Estas son algunas de las principales razones para utilizar el EVA:

Permite evaluar el rendimiento de sus costes

Los proyectos suelen ser un proceso dinámico, y el presupuesto debe reflejar las necesidades del proyecto en todo momento. Los gestores de proyectos trabajan dentro del presupuesto del cliente, por lo que cuando se producen cambios en las fases de planificación o desarrollo, los gestores de proyectos utilizan el EVA para asegurarse de que el presupuesto respalda el proyecto. Si prevén que el coste aumente en función de los cambios, pueden discutir la cuestión con el cliente para determinar si hay que seguir adelante con los planes del proyecto o hacer otros cambios que se ajusten al presupuesto actual.

Relacionado: 6 Métodos de presupuestación para la gestión de proyectos

Ayuda a tomar decisiones sobre el proyecto

Cuando se tiene una base de referencia para un proyecto, se puede controlar si los planes se ajustan al presupuesto. El uso de datos para comparar un presupuesto con los planes originales del proyecto, el progreso actual del proyecto y el total del proyecto al finalizarlo puede ayudarle a identificar tendencias y patrones que le guíen en la toma de decisiones informadas. La información que recoja mediante el EVA puede ayudarle con su proyecto actual y con los proyectos del futuro.

Demuestra la eficacia a la dirección

Los gestores de proyectos informan a sus supervisores sobre el estado de sus proyectos. En lugar de depender de los comentarios verbales, el EVA permite a los supervisores remitirse a los datos documentados que muestran la eficacia del presupuesto de un proyecto. Si el director del proyecto realiza cambios por motivos de presupuesto, su supervisor puede utilizar los datos proporcionados para validar el razonamiento del director del proyecto.

Relacionado: 10 técnicas eficaces de gestión de proyectos

Cómo calcular el valor ganado

El valor ganado (EV), también llamado coste presupuestado del trabajo realizado (BCWP), mide la exactitud de un presupuesto en relación con la finalización del proyecto. El VE es esencial para el EVA, y los gestores de proyectos pueden calcularlo y seguirlo fácilmente. Esta es la fórmula para calcular el VE:

Valor ganado = % de finalización x presupuesto del proyecto

Por ejemplo, si tiene un presupuesto para un proyecto de 4 millones de dólares y su equipo ha completado el 20% de su proyecto, multiplicaría 4 millones de dólares por el 20% para obtener un valor ganado de 800.000 dólares. Si su equipo ha gastado 800.000 dólares o menos en el proyecto hasta ahora, puede confirmar que el proyecto se ajusta al presupuesto.

Relacionado: Cómo calcular el valor ganado de un proyecto

Fuentes de datos para el análisis del valor ganado

Para completar un análisis exhaustivo del valor ganado de un proyecto, el gestor de proyectos tiene en cuenta el VE junto con otras fuentes de datos. Cada una de ellas proporciona información diferente que revela la eficacia de un presupuesto en distintos puntos del proceso. Estos son los tipos de fuentes de datos que los gestores de proyectos utilizan para realizar el EVA:

Valores de planificación

Los valores de planificación reflejan sus planes iniciales para el proyecto. Incluyen dos valores: el valor planificado (PV) y el presupuesto al finalizar (BAC). El PV se refiere al valor de cada tarea tal y como se definió durante las fases de planificación, y el BAC es el presupuesto total aprobado para el proyecto.

Valores corrientes

Los valores actuales miden el estado de un proyecto en el presente, de modo que puede determinar si está dentro, fuera o dentro del plazo previsto. El cálculo de estos valores puede ayudarle a decidir si debe modificar el proyecto o continuar con lo previsto. Los valores actuales incluyen el VE, así como otros factores, por ejemplo:

  • Coste real (AC): El coste real se refiere al coste total de un proyecto hasta el momento.

  • Desviación del programa (SV): La desviación del calendario determina el progreso del proyecto en términos de tiempo. Se puede calcular la VS restando el VE del VP previsto.

  • Índice de rendimiento del programa (SPI) : La varianza del rendimiento del calendario también calcula la puntualidad de su proyecto en relación con su calendario. Si al dividir EV entre PV se obtiene un valor inferior a uno, el proyecto está retrasado, mientras que un valor superior a uno confirma que el proyecto está adelantado.

  • Índice de rendimiento de costes (IPC): El indicador de rendimiento de costes muestra cuánto está por encima o por debajo del calendario su proyecto en comparación con el CAE. Puede dividir el VE por el CA para determinar el IPC, y luego puede interpretar esos valores del IPC de la misma manera que interpreta los valores del IPS.

  • Desviación de costes (CV): La desviación de costes determina el grado de exceso o defecto de presupuesto de su proyecto en el momento actual. Se puede restar el CA del VE para hallar el VC.

Valores futuros

Los valores proyectados son estimaciones que se pueden hacer a partir de la planificación y los valores actuales. Los gestores de proyectos utilizan los valores que han calculado a partir de otras fuentes de datos para hacer estas predicciones. El EVA utiliza estos valores futuros:

  • Estimación para completar (ETC): Cuánto dinero esperas que cueste todo el proyecto, sin tener en cuenta su coste actual

  • Estimación al cierre (EAC): Cuánto dinero más necesitas para completar el proyecto

  • Varianza al finalizar (VAC): El currículum final previsto si el proyecto sigue su curso

  • Índice de rendimiento hasta el final (TCPI): La futura rentabilidad del proyecto basada en el IPC