¿Qué es el análisis secundario en la investigación? (con ejemplos)

Hay varias formas de realizar una investigación. Una de ellas es utilizar los datos y la información existentes. Este método puede ahorrar a los investigadores tiempo y dinero en sus estudios.

En este artículo, explicamos qué es un análisis secundario, sus métodos y cómo lo utilizan los investigadores, y ofrecemos una lista de ejemplos.

¿Qué es el análisis secundario?

Los investigadores utilizan datos secundarios, ya recogidos, para realizar nuevos estudios. Las universidades, los gobiernos y las organizaciones de investigación independientes suelen recopilar y distribuir datos cuantitativos o cualitativos por diversos motivos, que pueden ser analizados de forma novedosa. Los datos pueden estar disponibles públicamente o requerir permiso para su uso. A menudo se obtienen de instituciones gubernamentales y de investigación de prestigio, como las siguientes:

  • Oficina del Censo de los Estados Unidos
  • Encuesta de la Comunidad Americana
  • Encuesta social general
  • Oficina de Estadísticas de Justicia
  • Agencia de Protección del Medio Ambiente
  • Departamento de Educación
  • Institutos Nacionales de Salud
  • Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU.

También puede proceder de obras y publicaciones históricas. Los investigadores pueden incluso reutilizar sus propios datos y conclusiones. Entre los profesionales que suelen realizar análisis secundarios están los investigadores, analistas, estadísticos y sociólogos.

Las ventajas de realizar un análisis secundario en lugar de un análisis primario incluyen:

  • Ahorra al investigador el tiempo que habría dedicado a reclutar a los participantes del estudio, a medir y recopilar datos y a analizar los resultados.
  • Ahorra dinero porque el investigador no tiene que montar y financiar un estudio completo ni pagar a los participantes.
  • El investigador evita duplicar un estudio existente.
  • Permite a los investigadores trabajar con grandes conjuntos de datos que no podrían recoger y estudiar ellos mismos.

Relacionado: Tipos de métodos de investigación

Métodos de análisis secundario

Los investigadores pueden utilizar una variedad de métodos para reunir y evaluar los datos que necesitan para realizar un análisis secundario. Entre ellos se encuentran:

  • Internet: Internet es una fuente de datos rica y popular. La información suele ser gratuita y de fácil acceso. El reto para los investigadores es encontrar y utilizar sólo sitios web y fuentes de datos de buena reputación.

  • Bibliotecas: Las bibliotecas públicas contienen vastas colecciones de libros y revistas, así como copias digitales de investigaciones publicadas, directorios de empresas, documentos gubernamentales, resultados de estudios de mercado y otros documentos. Las bibliotecas asociadas a instituciones educativas pueden tener colecciones más extensas que las bibliotecas comunitarias.

  • Agencias gubernamentales y no gubernamentales: Organismos como la Oficina del Censo de Estados Unidos recogen y almacenan datos útiles para la investigación, sobre todo en materia de demografía, información sanitaria y política. Los investigadores tienen que solicitar el acceso a los datos y pueden tener que pagar una cuota para descargarlos, pero son fiables y precisos.

  • Instituciones educativas: El profesorado de las facultades y universidades suele realizar análisis primarios, cuyos resultados pueden solicitar los investigadores si no están disponibles públicamente. Es posible que tengan que ponerse en contacto con el departamento o el autor principal del estudio para obtener los datos que necesitan.

  • Fuentes comerciales: Las revistas, los periódicos, la radio y la televisión son fuentes comerciales que los investigadores pueden utilizar, sobre todo para obtener datos sobre mercados, demografía, economía y política. Muchos de estos medios han realizado sus propios estudios de mercado que pueden ser valiosos para los científicos y analistas.

  • Fuentes personales: Un investigador o sociólogo puede obtener permiso para acceder a datos no publicados de otro investigador o sociólogo que conozca. Esa persona ya ha recopilado la información y puede o no estar planeando utilizarla para su propia investigación.

Los investigadores suelen utilizar una combinación de estos métodos para obtener datos para el análisis secundario. La mayoría son gratuitos o de bajo coste, rápidos y auténticos.

Relacionado: Habilidades de investigación: Definición y ejemplos

Cómo utilizan los investigadores el análisis secundario

Los investigadores suelen utilizar el análisis secundario para crear hipótesis o responder a preguntas. Estos son los pasos que podrían seguir:

1. Determine el objetivo del estudio's

En primer lugar, el investigador debe determinar qué pregunta intenta responder. Esto puede implicar centrarse en una pregunta clave o en varias preguntas que deben responder para reunir su información y llegar a una conclusión. Una vez desarrolladas sus preguntas de investigación, puede identificar qué información necesita reunir para encontrar respuestas y de dónde.

2. Identifique y recopile los datos necesarios

A continuación, el investigador debe determinar qué conjunto de datos necesita para completar su estudio. Debe saber qué datos existen ya para poder recopilarlos. Este proceso puede implicar la solicitud y recopilación de información y documentos de diversas fuentes, desde centros de investigación hasta bibliotecas universitarias.

Relacionado: Métodos de recogida de datos (con tipos de datos y ejemplos)

3. Organizar los datos

El investigador debe combinar todos sus datos secundarios y compararlos. Si encuentran alguna información duplicada, pueden eliminarla o fusionarla. A continuación, debe organizar los datos restantes en un formato que sea fácil de usar y de consultar.

4. Analizar los datos

El investigador debe evaluar sus datos para asegurarse de que son fiables, precisos y relevantes para su estudio. Debe completar este paso antes de utilizar los datos. Para evaluar la calidad y la relevancia de la información que ha recogido, el investigador debe encontrar la respuesta a preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuál es el objetivo del estudio?
  • ¿Quién ha recogido los datos? ¿Cuáles son sus credenciales y son de confianza?
  • ¿Qué información se ha recogido?
  • ¿Cuándo se recogieron los datos?
  • ¿Qué método utilizó el investigador para recoger los datos?
  • ¿Qué limitaciones tiene el conjunto de datos?

Responder a estas preguntas también ayuda a los investigadores a evitar el uso de datos sesgados en sus estudios.

Relacionado: Aprende a ser un científico de datos

Ejemplos de análisis secundario

Muchos investigadores y analistas utilizan el análisis secundario para realizar estudios rápidos, de bajo coste y de alta calidad. Algunos ejemplos de análisis secundarios son:

  1. Un estudiante de posgrado que continúa o amplía la investigación de su asesor'.
  2. Los sociólogos interpretan la información histórica de una manera nueva.
  3. Un investigador que reutiliza sus propios datos para realizar estudios adicionales.
  4. Investigadores que realizan estudios para apoyar las teorías existentes.
  5. Un investigador que utiliza un programa informático para seguir analizando los datos anteriores.
  6. Un investigador que estudia una población o sujetos que ya no son accesibles.
  7. Un investigador que repite un estudio de forma más controlada para obtener resultados más precisos o datos adicionales.
  8. Un estudio sobre un periodo de tiempo o un acontecimiento histórico.
  9. Un estudio de una población muy grande que, de otro modo, sería extremadamente caro o difícil de recopilar datos.
  10. Un analista que utiliza un software que recoge los datos existentes.