Cómo elegir un enfoque de año sabático

Después de cuatro años de estudios, ya sea en la universidad o en el instituto, muchas personas deciden hacer un paréntesis de un año antes de empezar su carrera o ampliar su formación. Puedes aprovechar tu año sabático para explorar tus intereses, adquirir experiencia laboral o viajar al extranjero, entre otras cosas. Conocer tus opciones y cómo elegir el enfoque adecuado puede ayudarte a sacar el máximo partido a tu año sabático.

En este artículo, explicamos qué es un año sabático, enumeramos varias opciones de año sabático y le proporcionamos los pasos para elegir un enfoque de año sabático.

Relacionado: 16 grandes ideas sobre qué hacer después de la universidad

¿Qué es un año sabático?

Un año sabático antes o después de la universidad es cuando uno participa en diversas actividades para mejorar su futuro empleo, su éxito académico o su desarrollo personal. Normalmente, los años sabáticos duran un año, pero algunas personas optan por quedarse dos años más. Muchas personas tienen un objetivo específico en mente para su año sabático. Por ejemplo, algunos se toman el tiempo para adquirir habilidades profesionales que les ayuden en su futura búsqueda de empleo, mientras que otros viajan por el mundo para comprender mejor cómo viven otras culturas.

Opciones de año sabático

Si estás interesado en tomarte un año sabático, tienes muchas opciones a la hora de decidir cómo quieres pasar tu tiempo. Considera tus objetivos futuros antes de decidirte a tomar un año sabático y evalúa las distintas opciones de año sabático. A continuación te presentamos algunas de las opciones más comunes de año sabático entre las que puedes elegir:

Ganar experiencia laboral

Aunque te estés tomando un año sabático, todavía tienes la oportunidad de adquirir una valiosa experiencia que puedas utilizar en el mercado laboral. Considera la posibilidad de conseguir un trabajo local a tiempo parcial, unas prácticas o un trabajo en otra ciudad o país, ya sea en una empresa o en una organización sin ánimo de lucro. Todas estas oportunidades ayudan a desarrollar tus habilidades personales y profesionales. Además de hacer crecer tus habilidades, también puedes ahorrar dinero para la universidad y conocer mejor lo que quieres estudiar si decides ampliar tus estudios.

Relacionado: 12 trabajos de año sabático para desarrollar tu carrera

Explore sus intereses personales

Además de desarrollar tus habilidades profesionales, también puedes aprovechar tu año sabático para explorar tus diversas pasiones. Por ejemplo, puedes hacer un trabajo de misionero, unirte a una campaña política o involucrarte en el deporte o la música. Piensa en lo que te gusta hacer e investiga en varias organizaciones de año sabático para que te ayuden a encontrar oportunidades que te permitan crecer o explorar estas pasiones.

Hazte voluntario

El voluntariado te permite aumentar tus habilidades personales y profesionales. Durante un año sabático, tienes muchas oportunidades de ayudar a causas sociales como la ayuda humanitaria, la educación o la conservación. Si realizas un voluntariado en el extranjero, tendrás la oportunidad de conocer diferentes culturas del mundo y cómo vive la gente.

Si el voluntariado te interesa, investiga varios programas de voluntariado con causas sociales que te apasionen. Aunque puedes hacer un voluntariado local, también puedes encontrar varias oportunidades en todo el mundo. Ten en cuenta que algunos de estos programas tienen una cuota. Asegúrate de que es económicamente viable antes de decidirte por este enfoque de año sabático.

Relacionado: Relacionado: 7 razones para considerar el voluntariado

Viajar por el mundo

Muchas personas deciden viajar por el mundo y conocer diferentes culturas. Tanto si quieres ir de mochilero como si quieres visitar lugares emblemáticos de todo el mundo, un año sabático te ofrece una gran oportunidad para utilizar tu pasaporte.

Cuando se viaja, no sólo se disfruta de las vistas, sino que también se experimentan nuevas culturas, se puede aprender un nuevo idioma y se descubren nuevas pasiones. Dado que muchas empresas valoran a los empleados con experiencia global o multilingüe, viajar por el mundo tiene el potencial de ayudarte con futuras oportunidades profesionales.

Cómo elegir el enfoque del año sabático

Ahora que conoces tus opciones, piensa en lo que te gustaría hacer durante tu año sabático. Tanto si quieres viajar como hacer unas prácticas, asegúrate de elegir un enfoque que beneficie a tu futuro. Utiliza estos pasos para ayudarte a decidir el enfoque de tu año sabático:

1. Determine sus objetivos para el futuro

Dado que los años sabáticos te proporcionan mucho tiempo para desarrollar tus habilidades, crecer como persona y aprender nuevas culturas, asegúrate de aprovecharlo al máximo. Piensa en lo que quieres hacer en el futuro y en lo que quieres conseguir durante esta experiencia. Por ejemplo, es posible que quieras ir a la universidad o entrar en el mundo laboral una vez que concluya tu año sabático.

Conocer tus objetivos futuros puede ayudarte a determinar qué debes hacer durante tu año sabático para alcanzarlos. Si quieres entrar en el mundo laboral, por ejemplo, elige un enfoque que te permita desarrollar tus habilidades profesionales. Si quieres ir a la universidad, busca oportunidades que te ayuden a decidirte por un campo de estudio.

Asegúrate de tener en cuenta tus objetivos a la hora de decidir el enfoque del año sabático. Esto te permitirá tomar una decisión más estratégica—especialmente en cuanto al formato del programa, su ubicación y lo que harás&#x2011. Básicamente, tus objetivos tienen que estar en consonancia con tus planes de año sabático.

Relacionado: Cómo establecer objetivos profesionales para avanzar en la carrera

2. Averigüe a dónde quiere ir

Tener un objetivo facilita la decisión de hacia dónde se quiere ir. Con su objetivo en mente, considere varios lugares en los que le interesaría vivir, ya sea a nivel local o en el extranjero. Ten en cuenta los siguientes factores a la hora de determinar un lugar:

  • Presupuesto: Asegúrese de tener en cuenta su presupuesto cuando se decida por un lugar. Investigue el coste de la vida en las distintas zonas que esté considerando. Esto te dará una idea de cuánto te costará tu año sabático.
  • La frecuencia de los viajes: Determine si quiere viajar de un lugar a otro o si quiere quedarse principalmente en una zona. La frecuencia de tus viajes puede influir en el lugar donde quieres residir durante tu año sabático.
  • Paisaje: Piense en su paisaje ideal. Ya sean las montañas, el desierto, el océano o la selva tropical, asegúrate de elegir un enfoque con un paisaje en el que te puedas ver viviendo. Esto puede ayudarte a delimitar el lugar donde quieres estar durante tu año sabático.
  • El tiempo: Piensa en tu clima ideal, ya sea el sol, la lluvia o la nieve. Saber cuál es tu tipo de clima favorito facilita la decisión de un lugar concreto para tu año sabático.
  • Lenguaje: Si quiere tener la capacidad de hablar con facilidad, considere la posibilidad de vivir en un país que hable su idioma principal. Si quiere tener la oportunidad de sumergirse en una nueva cultura y aprender un nuevo idioma, busque otros lugares en el extranjero.

3. Considera lo que quieres hacer

Aparte de tus objetivos para el futuro, averigua qué quieres hacer exactamente durante tu año sabático. Por ejemplo, puedes hacer voluntariado, trabajar con animales, aprender nuevas habilidades o explorar la naturaleza. Reduce tus opciones y pasiones, pero asegúrate de ser realista en cuanto a las opciones que te proporcionen los mayores beneficios—tanto ahora como en el futuro.

4. Considere sus finanzas

Tomar un año sabático requiere algún tipo de inversión financiera. Por este motivo, no todo el mundo tiene la opción de tomarse un año sabático. Aunque puedes optar a una beca o a un estipendio, tener esta opción no siempre es una certeza.

Antes de finalizar su enfoque, determine si está dentro de su presupuesto. Tenga en cuenta que algunos programas requieren un cierto compromiso de tiempo. Por ello, es posible que tengas que prepararte para viajar o trabajar con poca o ninguna remuneración.

Aunque las oportunidades de voluntariado en el extranjero pueden parecer atractivas, es probable que cuesten más que si se realiza un voluntariado cerca de casa, ya que hay que pagar el alojamiento y el viaje cuando se traslada a otro país. Si tus planes no son viables desde el punto de vista económico, puede que tengas que buscar otras formas de financiar tu año sabático o reconsiderar por completo tu enfoque del año sabático y optar por algo más ajustado a tu presupuesto.

Relacionado: Cómo crear un presupuesto en 7 pasos

5. Investiga los programas

Ahora que has reducido tus opciones, investiga cada programa o enfoque que te interese. Muchos programas ofrecen ventajas como comidas, alojamiento y seguros gratuitos. Contar con este apoyo adicional puede ayudarte a sentirte seguro mientras planeas tu año sabático y mientras lo vives.

Basándose en su investigación, haga una lista de posibles enfoques o programas que le interesen y siga investigando. Si buscas programas, ten en cuenta el espíritu de la empresa, si ofrecen un itinerario fijo o flexibilidad y si parecen ofrecer suficiente apoyo durante las fases de planificación. Básicamente, asegúrate de que satisfacen tus necesidades y de que te ayudan y animan desde el principio.

6. Elija su programa o enfoque

Ahora que tienes una idea más clara de lo que quieres hacer, selecciona un enfoque o programa de año sabático. Una vez que te hayas decidido, fija una fecha para el comienzo de tu año sabático y sigue planificando. Asegúrate de planificar el pasaporte, los vuelos y otros elementos esenciales si es necesario.

Consejos para tu año sabático

Si necesita ayuda adicional en lo que respecta a su año sabático, utilice los siguientes consejos:

  • Asesórese. Además de investigar sus opciones de año sabático, obtenga la opinión de personas que hayan tomado un año sabático en el pasado. Haga muchas preguntas y obtenga consejos que pueda utilizar al planificar su propio año sabático.
  • Planifique con antelación. Entre la búsqueda de alojamiento y la recopilación de tus finanzas, a menudo se necesita mucho tiempo para preparar un año sabático. Asegúrate de dedicar mucho tiempo a organizar todo lo necesario para tu año sabático. A veces puede llevar entre nueve y doce meses organizarlo todo.
  • Empezar a presupuestar. Si ya sabes que quieres tomarte un año sabático o ya conoces tu enfoque, crea un presupuesto que te ayude a prepararte económicamente. Ten en cuenta que, aunque es importante hacer un presupuesto, también es importante que no te pierdas grandes oportunidades durante tu año sabático. Ahorra dinero en lo que puedas, pero planifica tus gastos de forma que puedas aprovechar al máximo tu viaje.
  • Construye tu red. Durante tu año sabático, dedica tiempo a ampliar tu red de contactos para que te ayude en tu futura carrera. Por ejemplo, si haces unas prácticas o consigues un trabajo a tiempo parcial, asegúrate de tener buenas relaciones profesionales con todas las personas que conozcas. Puedes utilizarlos potencialmente como referencia o hacer que te guíen hacia oportunidades profesionales valiosas en el futuro.