9 Consejos para mantener una apariencia profesional en el lugar de trabajo

Los clientes, los ejecutivos o los compañeros de trabajo suelen formarse una primera impresión al conocerse. Tener un aspecto profesional en el lugar de trabajo le ayuda a ganarse el respeto y a sentirse seguro de sí mismo. Puedes mantener un atuendo profesional en el lugar de trabajo si mantienes las normas de aseo y vestimenta adecuadas establecidas por la organización. En este artículo, repasamos la importancia de la apariencia en el lugar de trabajo y compartimos consejos para vestir profesionalmente en el lugar de trabajo.

¿Por qué es importante la presencia en el lugar de trabajo?

La apariencia en el lugar de trabajo es importante porque tu vestuario da a los demás una impresión de tu profesionalidad. Cuando asiste a reuniones y otros eventos en el lugar de trabajo, los clientes actuales y potenciales pueden sentirse más obligados a hablar con usted si tiene un aspecto profesional y bien cuidado. Un aspecto limpio y seguro de sí mismo puede hacer que usted también se sienta así, lo que le hará impresionar a los demás con su profesionalidad. También puedes ganarte el respeto en el lugar de trabajo si mantienes unos hábitos de aseo adecuados y respetas el código de vestimenta de la organización.

Relacionado: Qué ponerse el primer día de trabajo

Consejos para la apariencia en el lugar de trabajo

Prepara tu atuendo de trabajo con antelación revisando el código de vestimenta de la empresa, preparando tu ropa y planchando tu traje antes de ir a la oficina. Utiliza estos consejos para mantener una apariencia profesional en el lugar de trabajo:

Siga los métodos de aseo adecuados

Intenta levantarte antes para tener tiempo suficiente para arreglarte y vestirte para el trabajo cada mañana. Esto evita que te apresures a prepararte y te permite tener un aspecto limpio y arreglado cuando llegues al trabajo. Date el tiempo suficiente para ducharte, cepillarte los dientes y peinarte cada mañana. Sentarse a desayunar cada mañana también puede hacer que te sientas con más energía y despierto para el resto del día si te sientas a desayunar cada mañana.

Pruébese diferentes prendas de ropa por la mañana y tómese el tiempo necesario para cambiarse si alguna de ellas está arrugada o sin lavar. Dedica unos minutos a mirarte al espejo para asegurarte de que tu aspecto es impecable. Recoge cualquier prenda suelta y limpia cualquier pieza prestada, si es necesario.

Planchar la ropa

Considere la posibilidad de planchar la ropa cada noche antes del trabajo o a primera hora de la mañana para asegurarse de que no hay arrugas visibles en su armario. Puede ser útil colgar la ropa en una zona a la que no lleguen las mascotas para asegurarse de que no haya pelos de gato o de perro. Tener la ropa limpia y sin arrugas demuestra a los empresarios y a los clientes que te tomas el tiempo necesario para tener un aspecto adecuado y estar preparado para tu trabajo.

Prepara tu ropa la noche anterior al trabajo

Si la elección de tu ropa ocupa gran parte de tus mañanas, considera la posibilidad de seleccionarla y tenderla cada noche. Esto evita que te apresures cada mañana y te da mucho tiempo para asegurarte de que tu ropa combina y sigue las normas de la empresa. Disponer de la ropa la noche anterior puede generar hábitos positivos, como planificar el horario de trabajo o preparar las comidas cada noche, lo que hace que te sientas más relajado, preparado y organizado cada día.

Relacionado con lo anterior: Política del código de vestimenta: Qué incluir, cómo redactar una y qué ejemplo utilizar

Revise el código de vestimenta y las políticas de la empresa

Consulte el manual del empleado de la organización para determinar su código de vestimenta. Algunas empresas optan por seguir una vestimenta de negocios tradicional, que suele incluir prendas como trajes, corbatas, americanas, vestidos o pantalones. Otras fomentan un código de vestimenta informal, que permite a los empleados llevar pantalones vaqueros, polos o caquis. Las empresas más grandes o las financieras suelen seguir una vestimenta de negocios tradicional. Muchas empresas también pueden exigir que los empleados vistan con ropa de trabajo si se reúnen regularmente con clientes.

Relacionado: Guía de vestimenta de negocios (con ejemplos)

Pruébese las joyas con antelación

Antes de salir de casa, pruébate las joyas. Procura no llevar pendientes que cuelguen para asegurarte de que no se te enganchen en el pelo. También debe abstenerse de formas anormales o colores brillantes, ya que pueden distraer a los compañeros de trabajo o a los clientes durante las reuniones. Asegúrese de que estos artículos de joyería son silenciosos y no hacen ruido cuando se mueve, ya que esto también puede distraer a los demás mientras trabaja.

Usa colores sólidos

Tu ropa debe ser de colores sólidos, sin formas ni dibujos que distraigan. Los colores sólidos y oscuros pueden hacerte parecer más autoritario y profesional. Es mejor llevar colores básicos y suaves, ya que los colores brillantes pueden distraer la atención de la información que intentas compartir durante las reuniones y las sesiones individuales. Antes de salir cada día, mírate en el espejo para asegurarte de que tu atuendo combina correctamente y de que los colores se complementan bien.

Relacionado: Guía definitiva de la profesionalidad

Ten en cuenta los días de cara al cliente

Si tu empresa te permite vestir de manera informal cuando el cliente se ausenta de la oficina, intenta tener en cuenta esos días. Marque los días de visita de los clientes en su calendario y revíselo cada noche o mañana cuando elija su ropa. Considera la posibilidad de llevar un juego extra de ropa en tu coche o de llevar una chaqueta extra para ponerte encima de tu ropa si los clientes te visitan de forma inesperada.

Relacionado: Guía para una vestimenta elegante en el lugar de trabajo

Presta atención a la forma de vestir de los demás

Si no estás seguro de cómo vestir en la oficina, fíjate en lo que llevan los demás cada día. Considere la posibilidad de llevar un atuendo similar al de sus compañeros de trabajo. Si quieres conseguir un ascenso, fíjate en cómo visten los supervisores o los ejecutivos e intenta seguir también su vestimenta de negocios.

Planifica tu vestuario antes de una reunión con un cliente

Si te reúnes con un cliente y no estás seguro del código de vestimenta que consideran apropiado, pregunta a los miembros de tu equipo si se han reunido antes con ese cliente. Pueden explicarle cómo se vistieron para la reunión para darle una mejor idea de cómo vestir.

Si eres el primer empleado que se reúne con el cliente, intenta vestirte con un traje tradicional de negocios para la reunión. Puedes llevar un blazer por encima de tu ropa con una blusa limpia, una camisa abotonada o un polo por debajo. Si el ambiente parece informal, puedes quitarte la americana para adaptarte mejor al estilo de la empresa.

Te recomendamos

Declaraciones de visión: Qué son y cómo crear la suya (con ejemplos)

¿Qué es la evaluación de un director general sin ánimo de lucro? (Con las mejores prácticas)

Cuidado de: Definición y Cómo Usarlo en una Carta

Fórmula del punto medio de la elasticidad: Definición y cómo calcularla

Más de 75 lemas de trabajo en equipo para motivar a su personal

14 Consejos para el éxito de los podcasts