10 habilidades comunes del trabajador de apoyo (más consejos para convertirse en uno)

Puedes desarrollar habilidades que te ayuden a ser más eficaz como trabajador de apoyo si estás interesado en hacerlo. Estas habilidades pueden permitirte proporcionar una atención más eficaz y comprender mejor las necesidades de cada paciente. Si aprendes estas habilidades, puedes seguir cursos de acción específicos o establecer objetivos para el desarrollo de habilidades.

En este artículo, ofrecemos una lista de 10 habilidades comunes de los trabajadores de apoyo, discutimos lo que hacen y damos algunos consejos para convertirse en uno.

¿Qué hace un trabajador de apoyo?

Los trabajadores de apoyo pueden atender a una gran variedad de personas, por lo que sus tareas varían. Los trabajadores de apoyo pueden realizar las siguientes tareas:

  • Ayudar a la higiene personal y a vestirse
  • Cocinar para los pacientes
  • Lavado de ropa y limpieza
  • Controlar las necesidades de medicación
  • Realización de tareas domésticas ligeras, como quitar el polvo, pasar la aspiradora y lavar las ventanas
  • Proporcionar apoyo emocional a los pacientes y ayudarles a sobrellevar sus condiciones
  • Administración de primeros auxilios y RCP

10 ejemplos de habilidades de los trabajadores de apoyo

Aquí tienes 10 ejemplos de habilidades de los trabajadores de apoyo:

1. Evaluar las necesidades individuales de atención

Como trabajador de apoyo en un sector como la salud mental o la asistencia social, puede ser importante que evalúes las necesidades individuales de los pacientes en sus circunstancias actuales. Puede que estudies las diferencias entre los cuidados físicos, cognitivos, sociales y emocionales en relación con las necesidades individuales. Para que su paciente pueda vivir de la forma más independiente posible, puede que primero identifique sus necesidades y luego aplique el cambio que pueda satisfacer esas necesidades. Por ejemplo, un paciente anciano con limitaciones físicas puede necesitar más cuidados físicos que sociales o emocionales.

Relacionado: Cómo redactar una carta de presentación de apoyo a la discapacidad (con un modelo de carta de presentación)

2. Proporcionar atención física

Al proporcionar cuidados físicos a las personas como trabajador de apoyo, puede reconocer las necesidades físicas asociadas a enfermedades o lesiones específicas, mover a los pacientes que son incapaces de moverse por sí mismos y administrar primeros auxilios o medicamentos. Un método habitual para desarrollar esta habilidad consiste en realizar un curso de formación acreditado en trabajos de apoyo a la atención sanitaria. Por ejemplo, puedes obtener un certificado en práctica de atención sanitaria integrada o un certificado en trabajo de apoyo sanitario.

3. Realizar evaluaciones de salud

Las evaluaciones de la atención sanitaria pueden ser complejas y requieren conocimientos sobre técnicas de recogida de datos, tecnología médica, habilidades de comunicación y conciencia personal. Para desarrollar las habilidades de evaluación de la salud como trabajador de apoyo, puede trabajar en un equipo en el que puede aplicar herramientas y técnicas de evaluación de la salud. Puede aprender a evaluar la capacidad de movimiento de las personas, sus habilidades de coordinación o sus habilidades visomotoras.

4. Apoyar el desarrollo personal

Los trabajadores de apoyo pueden apoyar el desarrollo personal proporcionando recursos, actividades, asesoramiento y comentarios para ayudar a las personas a mejorar sus habilidades o ayudarles a encontrar trabajo en un campo de estudio u ocupación. Un método para facilitar el desarrollo personal consiste en ayudar al aprendizaje autodirigido mediante la supervisión o la formación. Otra estrategia que utilizan muchos trabajadores de apoyo consiste en crear objetivos específicos sobre el desarrollo que les gustaría que alcanzaran sus pacientes.

Relacionado: Trabajador social vs. Consejero: 5 diferencias clave

5. Proporcionar apoyo educativo

Para desarrollar las habilidades de apoyo educativo, puede mantenerse al día con las nuevas investigaciones que apoyan la eficacia de los diferentes métodos para que pueda ayudar eficazmente a las personas en su progreso hacia el autodesarrollo educativo. También puede establecer objetivos educativos específicos para sus pacientes, como la mejora de la comprensión o de las capacidades de evaluación. Por ejemplo, puede ayudar a un individuo con TDAH a desarrollar objetivos que impliquen centrarse en tareas educativas específicas durante un tiempo determinado.

6. Cocinar

Los trabajadores de apoyo a menudo tienen que preparar comidas nutritivas y saludables para las personas a las que apoyan. Para desarrollar sus habilidades culinarias, pueden asistir a clases de cocina. Además, puede investigar las necesidades nutricionales de las personas con enfermedades específicas, como la gastroenteritis y la enfermedad de Crohn.

Relacionado: 10 oportunidades de voluntariado para trabajadores sociales

7. Administrar los primeros auxilios

Los trabajadores de apoyo a menudo tienen la capacidad de administrar la RCP en una persona que está inconsciente o ha dejado de respirar y tratar las lesiones corporales como cortes y contusiones. También pueden tener habilidades relacionadas con procedimientos específicos para responder a muchos tipos de situaciones de emergencia y crisis de salud mental. Para desarrollar estas habilidades, pueden asistir a un curso de primeros auxilios, RCP o EMT.

8. Tratar las enfermedades crónicas

Los trabajadores de apoyo suelen tener la capacidad de crear planes de atención individualizados para las personas que padecen enfermedades crónicas. Para desarrollar estas habilidades, puede aprender técnicas para ayudar a las personas a enfrentarse a situaciones emocionales o físicamente dolorosas, como el control del dolor, la gestión de la ansiedad y el alivio del estrés. También puede crear un plan de visitas de seguimiento y una revisión de los progresos con los cuidadores.

Relacionado: ¿Qué es un trabajador social? Tipos de trabajadores sociales y entornos de trabajo social

9. Comunicar con eficacia

Los trabajadores de apoyo suelen tener habilidades de comunicación interpersonal bien desarrolladas que les ayudan a comunicarse eficazmente con muchos tipos de pacientes. Pueden determinar los mejores métodos para comunicarse con cada uno de los pacientes, como el escrito, el verbal o el visual. Para desarrollar estas habilidades, pueden asistir a cursos como conferencias para mejorar la comunicación no verbal y comunicar pensamientos, sentimientos y deseos.

10. Organizar y gestionar bien el tiempo

Los trabajadores de apoyo suelen utilizar habilidades de organización y gestión del tiempo para atender a varios pacientes a lo largo del día o para completar ciertas tareas de atención de forma eficiente. Uno de los mejores métodos para la gestión del tiempo consiste en fijarse objetivos específicos para completar las tareas en un tiempo determinado. También puede utilizar un calendario, una agenda diaria o un programa informático de gestión del tiempo.

Relacionado: Trabajador social médico frente a trabajador social clínico: Similitudes y diferencias

Consejos para convertirse en un trabajador de apoyo

Estos son algunos consejos para convertirse en un trabajador de apoyo eficaz:

  • Considere varias especializaciones: Los trabajadores de apoyo suelen desarrollar sus conocimientos de psicología, sociología, servicios humanos y trabajo social al considerar las especializaciones. Pueden especializarse en áreas como la logopedia, la terapia ocupacional, la fisioterapia o el trabajo social.
  • Investiga las oportunidades de trabajo: Investigar las oportunidades de trabajo puede ayudarle a determinar qué tipos de trabajo de apoyo puede seguir y a comprender las funciones específicas de los distintos puestos de trabajo de apoyo. Por ejemplo, puedes asistir a una sesión informativa o hablar con el propietario de la empresa que emplea a los trabajadores de apoyo.
  • Sigue una formación específica para el puesto de trabajo: Los cursos de formación específica para trabajadores de apoyo pueden incluir trabajo en el aula, formación y prácticas. Estas prácticas te dan la oportunidad de poner en práctica lo que has aprendido y también pueden aportar una experiencia laboral que puede ser útil para futuras solicitudes de empleo.