Cómo utilizar el aprendizaje autodirigido en clase (más beneficios)

Muchos educadores buscan nuevos enfoques que permitan a sus alumnos hacerse cargo de su propio aprendizaje. El aprendizaje autodirigido es una estrategia que, además de los alumnos, puede ser utilizada por los adultos para formarse en los temas que les interesan. Este enfoque puede ser beneficioso si desea que sus alumnos se apropien más de su aprendizaje.

En este artículo, analizamos qué es el aprendizaje autodirigido, cómo utilizarlo en el aula y los beneficios de usar esta estrategia de aprendizaje.

¿Cuáles son las perspectivas laborales de los profesores?

¿Qué es el aprendizaje autodirigido?

Los estudiantes aprenden de forma centrada en el alumno, seleccionando el material que quieren aprender y la forma en que quieren aprenderlo. Los estudiantes determinan cómo aprenden de forma más eficaz, diseñan sus propios objetivos de aprendizaje, buscan recursos que les ayuden a aprender y evalúan y reflexionan sobre las estrategias que utilizan para terminar sus tareas. Tu trabajo como profesor es fomentar y ayudar al proceso de aprendizaje proporcionando a tus alumnos los recursos que necesitan para investigar y trabajar en sus tareas y aconsejándoles cuando sea necesario.

Aunque puede utilizar este método de aprendizaje en una unidad extensa, también puede optar por incorporarlo en lecciones más pequeñas que duren sólo uno o dos días. Si decide empezar a utilizar esta estrategia de aprendizaje en su aula, puede ser beneficioso dar primero a los alumnos una lección más pequeña para que la completen por su cuenta. Esto puede darles la oportunidad de acostumbrarse a hacerlo con éxito antes de comenzar un proyecto más grande por sí mismos.

Relacionado: 15 estrategias para que los profesores utilicen en sus aulas

Cómo utilizar el aprendizaje autodirigido en clase

Considere la posibilidad de seguir estos siete pasos para implantar el aprendizaje autodirigido en su aula:

1. Evaluar la disposición de los alumnos a aprender

Antes de utilizar el aprendizaje autodirigido con sus alumnos, evalúe si están preparados para aprender de forma independiente. Puede analizar sus capacidades actuales utilizando una autoevaluación para estudiantes que mida su preparación para el aprendizaje autodirigido. Intente encontrar una evaluación que valore sus experiencias con el aprendizaje independiente y mida sus hábitos de trabajo y su red de apoyo en casa y en la escuela.

Hay algunas cualidades que los estudiantes pueden demostrar que están preparados para el aprendizaje autodirigido:

  • Comunicación eficaz
  • Organización
  • Autodisciplina
  • Automotivación
  • Autorreflexión

2. Discutir los roles del educador y del estudiante

Cuando se participa en el aprendizaje autodirigido, los papeles son significativamente diferentes pero esenciales tanto para el educador como para el estudiante. Resulta útil revisar las funciones y responsabilidades de ambas partes antes de comenzar una tarea o proyecto de aprendizaje autodirigido.

Aquí' hay una lista de las responsabilidades del educador' con este método de aprendizaje:

  • Facilitar la experiencia de aprendizaje de los estudiantes': Asegurarse de que los estudiantes tienen los materiales que necesitan para completar su trabajo y son plenamente conscientes de las instrucciones y expectativas.
  • Estar disponible para conferencias durante el proceso de aprendizaje: Es posible que los estudiantes tengan preguntas adicionales mientras completan su investigación o su trabajo. Intenta ponerte a su disposición para que puedas aclarar lo que necesiten.
  • Servir de asesor en lugar de director: En la instrucción directa, los profesores son responsables de qué y cómo aprende el alumno, pero con el aprendizaje autodirigido, usted puede ser una voz pasiva que ayude cuando se lo pidan. Esto da a los alumnos la oportunidad de ser más independientes y depender menos de los demás.

Los estudiantes también tienen responsabilidades que controlar cuando se embarcan en su aprendizaje independiente:

  • Definir sus propios objetivos de aprendizaje: Antes de comenzar sus tareas o proyectos independientes, necesitan definir objetivos para sí mismos. Es importante que tengan un objetivo que completar al final del proyecto para ayudarles a establecer metas más pequeñas y seguir su progreso a lo largo del camino.
  • Controlar su propio progreso: A medida que avanza el aprendizaje, es beneficioso que los alumnos controlen si van a cumplir su objetivo a tiempo. Si ven que van con retraso, es posible que tengan que consultar con usted y discutir las formas en que pueden completar su trabajo antes de la fecha límite.
  • Hazte responsable de todas las etapas del proceso de aprendizaje: Es fundamental que los alumnos se motiven a sí mismos. Cuando tienen ambiciones, es más probable que hagan la investigación necesaria y completen su trabajo de forma independiente para demostrar que han cumplido su objetivo.

3. Modela el comportamiento

Antes de que empiecen, puede ser útil que modele el comportamiento que espera de sus alumnos mientras ellos' están aprendiendo de forma independiente. Empiece por encontrar una lección que pueda repasar con ellos. Por ejemplo, si estáis aprendiendo sobre la vida marina, acordad un tema en el que centraros como clase, como la vida de una raya. Ya que van a aprender según sus propias preferencias, muéstrales los múltiples medios que pueden utilizar para aprender sobre su tema. Pueden utilizar la tecnología para hacer una investigación en línea, mirar publicaciones en el centro de medios o utilizar sus libros de texto.

Una vez que hayan terminado de investigar juntos, dales múltiples formas de mostrar su aprendizaje en forma de tarea o proyecto. Pueden optar por escribir un resumen en papel, crear un guión y explicar la vida de una raya escribiendo una entrevista, redactar una entrada en un blog o crear un videoblog con la información que han aprendido. Puedes proporcionar a los alumnos una lista de opciones para que demuestren que comprenden lo que han aprendido. Cuando termines de modelar, pregunta a los alumnos si tienen dudas para que puedas aclarar las expectativas antes de que empiecen.

4. Elija un tema

Ayuda a tus alumnos a elegir un tema en el que centrarse para su aprendizaje autodirigido. Si enseñas a leer, su tema puede ser elegir un aspecto de una novela de ficción histórica que hayáis leído, como la vestimenta de esa época, la ubicación geográfica de la trama o información de fondo sobre el autor. Una vez que hayas dado a tus alumnos un tema general para su aprendizaje, pueden ser más específicos y decidir exactamente qué les interesa lo suficiente como para aprender más sobre ello y crear su tarea o proyecto basado en ese tema.

5. Discutir los objetivos

Una vez que haya discutido un tema con ellos, tómese el tiempo para elaborar sus expectativas a lo largo del proceso de aprendizaje. Podéis trabajar juntos para crear contratos de aprendizaje, que son acuerdos entre tú y cada alumno que incluyen sus objetivos precisos, cómo piensan alcanzarlos y una fecha definitiva en la que van a completar el trabajo. Esto crea una comunicación abierta entre el profesor y el alumno. El uso de contratos de aprendizaje puede contribuir al éxito del alumno, ya que ha establecido un compromiso entre usted y él.

Un contrato de aprendizaje suele incluir algunos elementos específicos:

  • Detalles: El contrato suele contener detalles específicos sobre los recursos que pretenden utilizar mientras investigan, como sitios web de la escuela, blogs, podcasts o libros de la biblioteca.
  • 2. Calendario: Un contrato de aprendizaje también tiene un lugar para que el estudiante escriba un cronograma de eventos bien planificado, de modo que ambos puedan usarlo para mantenerlo responsable de su progreso.
  • Rúbrica: Una rúbrica proporciona una explicación de cómo vas a evaluarlos y calificarlos por su trabajo.

Relacionado: Cómo desarrollar un proceso exitoso de fijación de objetivos

6. Supervise sus progresos

Una vez que comiencen sus tareas o proyectos, tanto usted como los estudiantes pueden querer supervisar su progreso. Pueden volver a su contrato de aprendizaje tan a menudo como sea necesario para asegurarse de que cumplen con el plazo de finalización del trabajo. Si observas que alguno no está completando su trabajo a tiempo, puedes considerar apartarlo y ofrecerle orientación adicional para ver cómo puedes ayudarle a avanzar. Algunos alumnos son más autosuficientes que otros, y puedes intervenir cuando veas que necesitan ayuda en algún aspecto de su aprendizaje.

7. Promueva la autoevaluación

Después de que los estudiantes hayan completado su trabajo, es útil para futuros proyectos que sepan cómo evaluar su propio trabajo. Considera la posibilidad de crear una rúbrica para que los alumnos puedan medir su propio éxito en el trabajo realizado. También puedes utilizar la misma rúbrica para calificar su trabajo. Una vez que hayas terminado, dales tu propia rúbrica completada para que puedan compararla con la suya y ver las similitudes y diferencias. Esto también puede ayudarles a entender mejor lo que han hecho bien y cómo pueden mejorar.

También puede permitirles que se evalúen unos a otros mediante críticas entre compañeros. Muchos estudiantes se toman muy en serio la tarea de calificar y proporcionan una amplia retroalimentación cuando califican el trabajo de un compañero. Con la práctica, los estudiantes aprenden a autorreflexionar sobre su propio trabajo y pueden determinar más fácilmente cómo pueden mejorar la próxima vez que utilicen el aprendizaje autodirigido en el aula.

Relacionado: 33 preguntas de autoevaluación (y cómo hacer que su autoevaluación tenga sentido)

Beneficios del aprendizaje autodirigido

He aquí algunas ventajas de aplicar el aprendizaje autodirigido con tus alumnos:

  • Flexibilidad: Los estudiantes tienen más flexibilidad para decidir sobre qué quieren aprender y cómo lo hacen.

  • Propiedad: Los estudiantes tienen una mayor oportunidad de apropiarse de su aprendizaje porque son responsables del tema sobre el que deciden aprender. El hecho de que se apropien de sus proyectos también puede crear una mayor motivación para tener éxito.

  • Poder: Al tener independencia académica para aprender de la forma que se adapte a su estilo de aprendizaje, muchos alumnos se sienten capacitados para aprovechar la independencia y trabajar duro para completar sus objetivos.

  • Estrategias de fijación de objetivos: Los profesores y los alumnos trabajan juntos para crear objetivos para su aprendizaje autodirigido. Estas estrategias son útiles porque los estudiantes pueden utilizarlas también en otros ámbitos de su vida.

  • Conocimiento de sí mismo: Utilizando este tipo de método de aprendizaje, muchos estudiantes toman conciencia de los hábitos de estudio positivos que pueden incorporar a su vida académica. También consiguen comprender mejor sus puntos fuertes y las áreas en las que pueden mejorar en relación con el aprendizaje académico.