Aprendizaje organizativo: Ventajas, desventajas y consejos

El proceso de adaptación a los cambios del mercado es posible gracias al aprendizaje organizativo. El aprendizaje organizativo proporciona al personal de una empresa los recursos necesarios para evaluar y mejorar su rendimiento. El aprendizaje organizativo se produce tanto a nivel estructural dentro de la empresa como a través de las interacciones entre personas.

En este artículo, analizamos qué es el aprendizaje organizativo, los pros y los contras de su uso y los consejos para aplicar el aprendizaje organizativo de forma eficaz en su empresa.

¿Qué es el aprendizaje organizativo?

Una organización recoge y difunde nueva información a través de un proceso de aprendizaje organizativo. Los sistemas de aprendizaje, como un manual de formación para empleados o dos compañeros de trabajo que comparten consejos sobre el trabajo en una conversación informal, son ejemplos de sistemas de aprendizaje formales e informales. El mantenimiento de una empresa de éxito puede basarse en el aprendizaje organizativo, que permite a la empresa obtener nueva información y mejorar sus métodos.

Relacionado: Relacionado: 5 maneras de construir una organización de aprendizaje

Ventajas del aprendizaje organizativo

El aprendizaje organizativo proporciona muchos beneficios a una empresa. Las principales razones para implementar el aprendizaje organizacional incluyen:

Compartir la experiencia

En las grandes organizaciones, es habitual que haya una mezcla de trabajadores con mucha experiencia y nuevos contratados. Organizar relaciones de tutoría o permitir que los empleados con experiencia ayuden a formar a los nuevos contratados permite que los empleados con menos experiencia se desarrollen más rápidamente.

Desarrollar y difundir técnicas

Cuando una empresa cuenta con miembros del personal que superan habitualmente a sus compañeros o a sus objetivos, se presenta una excelente oportunidad para aplicar el aprendizaje organizado. Pedir a esos empleados que compartan sus técnicas puede mejorar el rendimiento de toda la plantilla al permitir que más empleados utilicen esas mismas técnicas.

Proporcionar recursos

Los sistemas de aprendizaje organizados también pueden incluir estructuras para ayudar al personal interesado en realizar su propia investigación y educación, como programas de formación o certificación opcionales. Al fomentar la educación individual, una organización mejora la eficacia de los esfuerzos de crecimiento personal de su personal, lo que beneficia a la empresa en su conjunto.

Fomentar el desarrollo cohesivo

Cuando se realizan cambios dentro de una empresa, es importante implementarlos de manera uniforme para poder integrar el trabajo realizado en diferentes departamentos. Con un enfoque individualizado del aprendizaje organizativo, como una lista de comprobación de incorporación o un método de seguimiento de habilidades para cada empleado, es más fácil saber cómo se está desarrollando cada miembro del personal y cómo sus nuevas habilidades servirán a los objetivos más amplios de la empresa.

Relacionado: El valor del aprendizaje y el desarrollo en el trabajo

Adaptación a las condiciones cambiantes

Actualizar los métodos para adaptarse a los cambios del mercado es una parte esencial para seguir siendo relevante y tener éxito. Las estructuras de aprendizaje de la organización, como los seminarios de formación, son una herramienta crucial para compartir estas actualizaciones con todos los miembros del personal.

Relacionado: Adaptación de la empresa: Definición y estrategias

Contras del aprendizaje organizativo

Aunque el aprendizaje de la organización es una herramienta positiva para su empresa, es importante entender algunos de los inconvenientes más comunes para que pueda trabajar para evitarlos:

Difusión de información errónea

Al utilizar los sistemas de aprendizaje de la organización, es importante difundir información eficaz. Difundir los conocimientos menos eficaces, como por ejemplo que un miembro del personal de alto nivel comparta cómo prefiere trabajar cuando esos métodos han quedado obsoletos, puede hacer que otros utilicen enfoques menos eficaces. Establecer protocolos para comprobar la exactitud de la información que los empleados comparten como parte del aprendizaje organizativo puede minimizar este riesgo.

Depender excesivamente de los sistemas institucionales

Si una empresa tiene sistemas dentro de la compañía para proporcionar al personal oportunidades de educación y aprendizaje, puede reducir el interés de los miembros del personal en aprender de forma independiente fuera del trabajo. Al proporcionar al personal recursos para continuar su crecimiento independiente y recompensar a los que demuestran un aprendizaje continuo, puede animar al personal a seguir motivado para sobresalir más allá de las oportunidades de educación formal de la empresa.

Criticar demasiado el fracaso

Cuando una empresa cuenta con un sistema sólido para compartir técnicas exitosas, puede disuadir a algunos empleados de probar nuevos métodos por miedo al fracaso. Aunque esto puede evitar que el personal intente métodos sin éxito, también puede reducir la oportunidad de descubrir técnicas nuevas y eficaces. Puede contrarrestar este efecto llamando la atención sobre las personas que desarrollan ideas innovadoras.

Mala asignación de recursos

Un sistema de aprendizaje organizado proporciona muchos beneficios, pero requiere gastar dinero y horas de personal para conseguir resultados. Si una empresa asigna demasiados recursos a sus esfuerzos de aprendizaje organizado, puede llegar a un punto de rendimiento disminuido en el que algunos de los recursos podrían emplearse mejor en otras tareas. Puede evitarlo realizando auditorías periódicas que evalúen los datos relacionados con el aprendizaje organizativo.

Consejos para llevar a cabo el aprendizaje organizativo

Si cree que su empresa podría beneficiarse de la aplicación de un aprendizaje organizativo más estructurado, considere la posibilidad de seguir estos consejos:

Trabajar siempre en el aprendizaje y el desarrollo

El cambio es constante en el mundo profesional, e incluso las empresas de más éxito permanecen atentas a las posibles mejoras de sus procedimientos. Esto significa que incluso una empresa consolidada con personal experimentado puede beneficiarse del aprendizaje de nuevos enfoques para las operaciones diarias.

Crear un entorno que fomente el crecimiento profesional continuo, tanto ofreciendo apoyo organizativo como recompensando a los miembros creativos del personal, puede ayudar a que su empresa tenga éxito. Entre los recursos habituales para el aprendizaje organizativo continuado se encuentran las asociaciones profesionales, los seminarios y los discursos, las revistas del sector y la investigación en línea.

Crear documentos de referencia para el personal

Una responsabilidad de la organización a la hora de fomentar un entorno de aprendizaje es facilitar el aprendizaje al personal. Esto incluye tanto la instrucción organizada como la provisión de recursos para el uso independiente. Proporcionar al personal documentos de referencia sobre temas de aprendizaje organizativo es una forma eficaz de facilitar ambos objetivos.

Cuando se crea una nueva iniciativa o conjunto de protocolos basados en el aprendizaje organizado, redactar un anuncio que explique las nuevas políticas y los motivos del cambio ofrece al personal un recurso fácil de consultar mientras se acostumbra a la nueva situación. Además, facilitar el acceso a la información que la empresa recopila, como las métricas de rendimiento o el asesoramiento de expertos, también ayuda al personal a completar su propio aprendizaje y crecimiento.

Desarrollar sistemas de mentores formales e informales

Una de las mejores maneras de que el personal menos experimentado aprenda y desarrolle sus habilidades es bajo la dirección del personal superior. La experiencia en el puesto de trabajo es uno de los métodos más eficaces de aprendizaje, y trabajar con un mentor más experimentado permite a los nuevos contratados acelerar su desarrollo profesional.

La tutoría puede darse de dos formas: formal e informal. En los sistemas de tutoría formal, la dirección asigna al personal menos experimentado a mentores que consideran que tienen las habilidades y los conocimientos necesarios para ayudar a los nuevos miembros del personal a crecer. Esto puede ser ideal cuando un directivo observa un área particular de mejora en un nuevo miembro del personal que coincide con un área de experiencia en un miembro del personal experimentado.

Una tutoría informal es la que se desarrolla sin el estímulo de la organización, con dos miembros del personal que forman naturalmente una asociación beneficiosa. Este tipo de emparejamiento sigue siendo una parte importante del aprendizaje organizado y puede ayudar enormemente a una empresa, ya que muchos trabajadores aprenden mejor cuando tienen fuertes vínculos personales con su mentor.

Relacionado: ¿Qué es un mentor?

Utilice las reuniones y los vídeos como herramientas

No todo el mundo aprende mejor a través de la lectura, por lo que resulta útil diversificar la forma en que su organización comparte los conocimientos con los empleados. Las reuniones de personal son una forma excelente de compartir conocimientos, ya que permiten realizar presentaciones visuales. Complementar la presentación con notas físicas puede mejorar aún más la comprensión.

La creación de vídeos que expliquen los cambios es otra forma excelente de proporcionar al personal más recursos y compartir los esfuerzos de aprendizaje de la empresa. Al igual que en una reunión, un vídeo ofrece una presentación más dinámica que un documento escrito, con la ventaja añadida de que el personal puede verlo en el momento que mejor le convenga o volver a ver las secciones que necesitan más atención. Los vídeos son también un recurso que puede proporcionar rápidamente al nuevo personal, siempre que los temas tratados sigan vigentes.

Escuchar a todos los miembros del equipo

Es importante que una organización comprometida con el aprendizaje ofrezca al personal la oportunidad de ofrecer sugerencias y comentarios. Al desarrollar sistemas formales para la presentación de sugerencias, se crea un entorno que fomenta el intercambio de ideas en todos los niveles de la organización.