Aprendizaje permanente: Qué es, beneficios y hábitos

Todos adquirimos las habilidades que necesitamos para desempeñar nuestro trabajo, ya sea a través de la educación formal o de la formación en el puesto de trabajo. Para la mayoría de nosotros, eso es todo lo que se puede aprender. Sin embargo, hay personas para las que el aprendizaje es un proceso continuo.

En este artículo, exploraremos qué es el aprendizaje permanente, los beneficios del aprendizaje permanente y algunos de los hábitos de los estudiantes permanentes.

¿Qué es el aprendizaje permanente?

Más allá de las aulas formales, el aprendizaje permanente es una forma de desarrollo personal en la que se continúa la educación. La educación puede obtenerse de diversas maneras, entre ellas:

  • Autoformación a través de libros o vídeos
  • Clases online o presenciales a través de una universidad o centro de formación local
  • Educación individualizada con un tutor
  • Cursos de formación ofrecidos a través de su trabajo

El aprendizaje permanente no tiene por qué estar relacionado con el trabajo. Muchas personas que aprenden a lo largo de la vida hacen cursos o se instruyen en temas o actividades que les interesan en general. A menudo, los alumnos eligen temas o actividades relacionados con sus aficiones. Un aspecto importante del aprendizaje permanente es que está motivado por uno mismo: lo haces porque deseas los beneficios que se derivan de él.

Relacionado: 6 Estrategias de aprendizaje para aplicar en el lugar de trabajo

¿Cuáles son los beneficios del aprendizaje permanente?

El aprendizaje permanente tiene varios beneficios. Entre ellos:

  • Satisfacción personal: A menudo, la satisfacción de dominar una nueva habilidad o aprender un nuevo tema es su propia recompensa.
  • Autodescubrimiento: Los diferentes campos de estudio o actividades que decidas explorar pueden revelar intereses que no sabías que tenías.
  • Estimulación: Aprender sobre temas diferentes a los de tu trabajo diario puede ser mentalmente estimulante y ayudar a mantener tu mente activa e inquisitiva.
  • Comercialización: Cuantas más competencias tenga, más atractivo será para los empresarios. También puede encontrar un mayor número de oportunidades de trabajo abiertas para usted.
  • Utilidad: Es posible que puedas utilizar las habilidades que adquieras dentro de tu comunidad, como hacer reparaciones en el hogar o dar clases particulares.
  • 1. Promoción del empleo: A medida que vayas añadiendo cursos y habilidades a tu currículum, podrás optar a un aumento de sueldo, más responsabilidades o un ascenso en el trabajo.

Relacionado: 7 consejos para el crecimiento personal

Hábitos de los estudiantes de toda la vida

Es posible que usted ya sea un aprendiz de por vida. Si no lo es, nunca es tarde para empezar. He aquí algunos hábitos de los aprendices de por vida que puede incorporar a su agenda diaria.

1. Leer

La lectura es una de las partes más importantes de la rutina diaria de un estudiante permanente. A través de la lectura, tienes acceso a ideas que pueden desafiar tu forma de pensar o tu manera de entender un tema. También puedes explorar diferentes culturas o enseñarte a ti mismo una nueva habilidad. Con Internet, tienes a tu disposición un número casi ilimitado de libros y recursos de aprendizaje.

2. Viajando

Visitar diferentes culturas es una gran manera de crecer y cultivar una mente inquieta. Por eso, los estudiantes de toda la vida suelen aprovechar la oportunidad de viajar cuando pueden. Pasar tiempo con personas que viven y hablan de forma diferente a la tuya puede ser un reto y una lección de humildad. Viajar también puede darte una nueva perspectiva del mundo y de tu lugar en él.

3. Estar abierto al cambio

Los alumnos de toda la vida suelen ver el cambio como algo positivo, ya sea un cambio que tú haces o un cambio que te imponen. Esto se debe a que el cambio puede suponer un reto mental, ya que le obliga a adaptarse a nuevas circunstancias. Este tipo de retos mentales le permiten crecer a medida que resuelve problemas, aprende nuevas habilidades y se encuentra con personas con ideas diferentes.

4. Tener una variedad de intereses

La mayoría de las personas tienen una afición que les gusta y que no está relacionada con su trabajo diario. Si usted' es un aprendiz de por vida, tener una variedad de intereses fuera del trabajo le ayuda a mantener su mente flexible y capaz de adaptarse a diferentes tareas. También te permite dedicarte a cosas que te gustan, lo que es bueno para tu nivel de estrés y el equilibrio entre la vida laboral y personal.

5. Tomar cursos

Aunque los alumnos de toda la vida suelen aprender fuera de las aulas, si en su lugar de trabajo o en la universidad local se imparten clases de interés, podría aprovechar esa oportunidad. A veces estas clases pueden añadir valor a su currículum, pero a menudo enseñan habilidades o temas que usted quiere aprender. Si no puede asistir a una clase presencial, algunos cursos en línea pueden ofrecerle una experiencia educativa interactiva que es casi tan buena como estar en un aula.

6. Practicar la autogestión

Muchos estudiantes de toda la vida entienden que una mente y un cuerpo sanos suelen ir de la mano. Seguir una dieta nutritiva y hacer ejercicio con regularidad puede tener muchos beneficios para la salud, como la mejora de la circulación sanguínea y el aumento de la energía. Esto puede afectar positivamente a su nivel de concentración y agilidad mental, ambos importantes para el aprendizaje.

7. Mantener la mente abierta

Los alumnos de toda la vida son curiosos y están deseosos de comprender el mundo que les rodea. Aunque puede tener opiniones que está seguro de que son correctas, está dispuesto a que otros cuestionen esas opiniones. Tener una mente abierta le permite evaluar diferentes ideas y cambiar de opinión si es necesario. Esto te ayuda a crecer en tu comprensión y desarrolla la humildad que necesitas para seguir aprendiendo.

8. Salir de la zona de confort

Aprender algo nuevo a veces requiere salirse de las áreas habituales de experiencia, o hacer cosas que no se suelen hacer. Por ejemplo, si normalmente prefieres leer o estudiar en casa, aprender un deporte al aire libre puede resultar incómodo. Salir de tu zona de confort es, sin embargo, bueno para tu crecimiento personal y te abre a aprender cosas que nunca habrías considerado antes.

9. Celebrar el éxito

El aprendizaje puede llevar mucho tiempo y ser agotador. Cuando estás aprendiendo una habilidad o una materia difícil, a veces te desanima el hecho de que no parezcas estar progresando mucho. Por eso, los alumnos de toda la vida deben celebrar los éxitos. Después de alcanzar un hito, puedes salir a comer con tu familia o regalarte un fin de semana fuera de casa. Las celebraciones de este tipo te motivan a perseverar cuando sientes que vas a dejar de hacerlo.

10. Gestionar su tiempo

Si está añadiendo el aprendizaje permanente a su rutina diaria junto con su trabajo habitual, es importante que gestione bien su tiempo. Los estudiantes permanentes suelen levantarse temprano para estudiar antes del trabajo y acostarse a una hora razonable para asegurarse de que duermen lo suficiente. Programar tus horas de aprendizaje te permite establecer objetivos y progresar. También te ayuda a asegurarte de que tienes tiempo para relajarte y disfrutar con tus amigos y tu familia.

11. Aprender sin importar la edad

Aunque algunas habilidades son más adecuadas para los jóvenes, como ciertas disciplinas deportivas, muchas no son específicas de la edad. Empezar una habilidad cuando se es joven puede, de hecho, ayudar a alcanzar un alto nivel de dominio si se practica esa habilidad durante toda la vida. Sin embargo, si tu objetivo es simplemente aprender y desarrollar esa habilidad hasta donde puedas, no hay límite de edad para empezar.

12. Siempre progresando

A los alumnos de toda la vida les gusta progresar, aunque sea poco cada día. Hacer algo es mejor que no hacer nada y, a menudo, el camino hacia la consecución de un objetivo es más agradable que el logro de ese objetivo. Esto se debe a que es en el proceso de progreso donde se puede aprender más.

13. No estar contento

Si eres un aprendiz permanente, sabes que no hay límite a tu capacidad de aprendizaje. Nunca se es lo suficientemente experto y nunca se llega a un punto en el que se sepa todo lo que hay que saber sobre cualquier cosa. Entender que siempre hay más que aprender y no conformarse con lo que ya se sabe puede ser una poderosa motivación para seguir formándose.

14. Difundir tu pasión por mejorar

Hay pocas cosas más gratificantes para un aprendiz permanente que ver cómo otras personas se inspiran en su pasión por el aprendizaje. No sólo su ejemplo puede animar a otros a convertirse en aprendices de por vida, sino que ver a otros inspirados por su ejemplo también puede motivarle a continuar su propia educación.

Relacionado: Habilidades de aprendizaje: Definición y ejemplos

Ejemplos de aprendizaje permanente

Si usted es nuevo en la idea del aprendizaje permanente, he aquí algunas formas de iniciar su propio viaje:

Aprender nuevas tecnologías

Si todavía no has explorado todas las funciones de tu teléfono móvil, podrías encontrar cursos o libros que te ayuden a aprender a sacarle el máximo partido. También podrías aprender más sobre el software de tu ordenador, ya sea la hoja de cálculo o la aplicación de procesamiento de textos, o el software que utilizas para cuadrar tu chequera.

Aprender una nueva habilidad

Quizá siempre hayas querido aprender un instrumento musical o aprender a crear páginas web, dibujar o hacer manualidades con madera.

Hacer un curso

Consulta en tu centro de estudios superiores local las clases que podrías tomar sobre los temas que te interesan. También puedes encontrar clases en línea, algunas de las cuales pueden ser gratuitas.

Enseñar una nueva disciplina

Tanto si se trata de una lengua extranjera como de una rama de las matemáticas, la historia o cualquier otra asignatura, hay muchos recursos que pueden ayudarte a aprender. Entre ellos están los vídeos en línea, los podcasts y los libros.

Retomar una nueva actividad

Puede que prefieras aprender un deporte como el esquí o el fútbol, o quizás quieras dominar un arte marcial o el yoga. Busca lugares en tu comunidad que ofrezcan clases y oportunidades para practicar con otros.