14 Formas de asumir la responsabilidad en el trabajo

Independientemente de la función que desempeñe o del sector en el que trabaje, es importante saber cómo sobresalir en el trabajo y satisfacer las necesidades de su empleador. Una forma de lograr estos objetivos es asumir la responsabilidad en el trabajo, lo que le permite ser más consciente de su papel en el contexto más amplio de su empresa. Al investigar la importancia de la apropiación del trabajo y asumirla en el lugar de trabajo, tienes la capacidad de maximizar tus contribuciones a tu empresa.

En este artículo, definimos lo que significa asumir la responsabilidad en el trabajo, analizamos su importancia y repasamos varias formas de asumir la responsabilidad en el trabajo.

Relacionado: Cómo potenciarse a sí mismo y a los demás

¿Qué significa tomar posesión en el trabajo?

Asumir la responsabilidad en el trabajo significa ser proactivo en tu función laboral y comprender el propósito de tus funciones en la consecución de los objetivos más amplios de la empresa. Otra forma de definir este concepto es hacerse responsable de su trabajo, independientemente del resultado, y demostrar un interés genuino en contribuir al éxito de la empresa.

Relacionado: Cómo establecer objetivos profesionales para avanzar en la carrera

¿Por qué es importante asumir la responsabilidad en el trabajo?

Asumir la responsabilidad en el trabajo puede beneficiarte de varias maneras. He aquí algunos ejemplos:

  • Proporciona una fuente constante de motivación para su trabajo: Asumir la responsabilidad de tu trabajo ayuda a la motivación en tu función laboral, ya que te permite hacer preguntas, desarrollar ideas y obtener comentarios sobre tus esfuerzos en lugar de esperar a recibir respuestas de tus superiores.
  • Asegura que alinee sus proyectos o funciones de trabajo con los objetivos de la empresa: Cuando te haces cargo de tu trabajo, mantienes una buena comunicación con tu superior directo y haces preguntas sobre el razonamiento que hay detrás de las nuevas asignaciones o tareas laborales. Esto te ayuda a dirigir tus actividades laborales hacia el cumplimiento de los objetivos de la empresa.
  • Te ayuda a fomentar relaciones positivas en el lugar de trabajo: Dado que la propiedad del trabajo fomenta la responsabilidad y la comunicación con tus superiores, te ayuda a completar tu trabajo pensando en cómo afecta a los demás y te asegura que hables con tu superior para conocer mejor sus expectativas.
  • Fomenta el crecimiento profesional: La apropiación del trabajo le anima a ampliar su conjunto de habilidades, a asumir responsabilidades adicionales y a buscar nuevas funciones laborales, lo que puede ayudarle a dar pasos proactivos en su carrera.

Relacionado: Cómo aplicar la automotivación en el lugar de trabajo

14 formas de asumir la responsabilidad en el trabajo

Aquí tienes una lista de diferentes estrategias que puedes utilizar para hacerte con el control en el trabajo:

1. Recuérdate por qué elegiste tu trabajo

Recordarte a ti mismo los objetivos y las aspiraciones profesionales que te llevaron a solicitar y aceptar una oferta de trabajo puede ayudarte a remotivarte en tus tareas laborales. Esto se debe a que entiendes claramente el propósito de tu trabajo' en tu vida y en tu futura carrera. La capacidad de recordar por qué elegiste tu trabajo actual también te permite reevaluar tus objetivos profesionales y desarrollar estrategias para alcanzarlos. Esto podría incluir la obtención de más experiencia antes de considerar las promociones internas o la mejora de tus habilidades interpersonales.

Relacionado: 8 formas de encontrar su pasión

2. Ser proactivo en lugar de reactivo

Asumir la responsabilidad de tu trabajo requiere que tomes medidas proactivas en tus tareas diarias. Esto incluye anticiparse a los problemas y desarrollar soluciones, pedir aclaraciones sobre los plazos o las tareas y trabajar con antelación para minimizar el estrés o la confusión durante los días de trabajo ajetreados.

3. Practicar la gestión

Gestionar hacia arriba es un proceso que los empleados pueden llevar a cabo para conocer a sus superiores, incluyendo sus estilos de gestión, preferencias de comunicación y expectativas. También anima a los empleados a desarrollar una relación laboral positiva con su jefe. Se trata de una forma útil de asumir responsabilidades en el trabajo porque permite establecer la confianza con los superiores y buscar oportunidades para adquirir más experiencia laboral.

4. Equilibra la expresión de tus ideas con el apoyo a las de los demás'.

Una parte importante de la apropiación de tu trabajo es expresar tus ideas durante las reuniones de equipo o los proyectos. Para ello, debes tener confianza en ti mismo y respaldar tus ideas con pruebas.

Sin embargo, tan importante como expresar tus propios pensamientos, es igualmente importante escuchar las ideas y aportaciones de tu equipo. Los líderes de la empresa y los empleados con experiencia suelen tener ideas innovadoras que se ajustan a los objetivos de la empresa. En estas situaciones, asumir la responsabilidad de tu trabajo significa reconocer las ideas de los demás y cuándo apoyarlas convirtiendo sus ideas en acciones.

5. Comunique a su empleador sus objetivos profesionales

Para hacerte cargo de tu trabajo y alcanzar tus objetivos profesionales, tienes que ser sincero con tu jefe sobre lo que quieres conseguir en tu puesto de trabajo, las áreas en las que quieres aprender más y los proyectos o tareas que más te gustan. Ser sincero con él es importante porque le ayuda a entender mejor tus necesidades como empleado. También le ayuda a trabajar con su jefe para establecer hitos de rendimiento y determinar nuevas tareas que se ajusten a sus intereses.

6. Pedir retroalimentación constructiva

En lugar de esperar a las revisiones de rendimiento y a las revisiones de los compañeros, pida comentarios constructivos con regularidad como parte estándar de su rutina de trabajo. Pedir comentarios constructivos a tus compañeros y superiores te da la oportunidad de entender mejor cómo sobresales en tu papel como compañero de equipo y empleado. También te ayuda a determinar qué áreas debes mejorar para contribuir a tu empresa con más éxito.

Relacionado: Hacer crecer su carrera: Aprender de los comentarios negativos

7. Practicar la escucha activa

La escucha activa es un método que puede utilizar para mejorar sus habilidades de comunicación en el lugar de trabajo y hacerse cargo de su trabajo. Incluye señales no verbales como asentir con la cabeza, sonreír, establecer contacto visual, tomar notas y posicionar tu cuerpo de determinadas maneras, pero también puede implicar hacer pequeños gestos verbales y hacer preguntas.

Mediante la escucha activa, puedes comprender mejor las necesidades de tu empleador y de tus compañeros de equipo. También mejoras tu memoria al centrar tu atención en el interlocutor y tomar notas. Además, ser capaz de escuchar activamente te asegura ganar claridad sobre las tareas de tu trabajo para que puedas ejecutarlas con eficacia.

8. Ofrecer soluciones a los problemas

Cuando te hagas cargo de tu trabajo, ofrecer soluciones es más eficaz que presentar problemas. Por ejemplo, en lugar de ir directamente a tu jefe con un problema que has descubierto, tómate unos minutos para pensar cómo resolverías el problema por ti mismo. Cuando te reúnas con él, preséntale el problema y descríbele inmediatamente algunas de las posibles soluciones que se te han ocurrido. Esto demuestra iniciativa por tu parte y ayuda a tu jefe a estar al tanto de las actividades del lugar de trabajo.

9. Desarrollar su autoconciencia

El autoconocimiento es la forma en que te entiendes a ti mismo, incluidos tus puntos fuertes y débiles, tu estilo de aprendizaje y tus rasgos de personalidad. Al conocer en profundidad tus hábitos y necesidades, puedes responsabilizarte, establecer objetivos de mejora y ajustar tu forma de trabajar para adaptarte a tus puntos fuertes y débiles. Por ejemplo, si sabes que tienes dificultades para concentrarte durante largos periodos, puedes ajustar tu estilo de trabajo para completar las tareas en periodos de tiempo determinados, seguidos de breves descansos.

10. Hacer preguntas desde el principio

Cuando empieces un nuevo proyecto o tarea laboral, puedes hacerte cargo de tu trabajo haciendo preguntas desde el principio. Esto te ayudará a determinar los objetivos clave que tu jefe quiere que alcances y a averiguar el propósito de un proyecto o asignación de trabajo dentro de tu departamento o de la empresa en su conjunto.

11. Ofrézcase como voluntario para nuevas tareas o funciones de equipo

Si te ofreces como voluntario para dirigir presentaciones, asumir tareas adicionales o cambiar de rol de equipo para un proyecto, tienes la oportunidad de desarrollar tus habilidades y acercarte a los hitos de tu carrera. Ofrecerte como voluntario para estas oportunidades te ayuda a hacerte cargo de tu trabajo, ya que te obliga a instigar el cambio en lugar de esperar a que otra persona te asigne nuevas tareas y responsabilidades.

12. Aproveche las oportunidades de aprendizaje

Una parte fundamental de la asunción de responsabilidades en el trabajo es motivarse para mejorar sus conocimientos profesionales y sus habilidades en el lugar de trabajo. Puedes hacerlo participando en programas de formación o cursos de certificación. Dependiendo de la empresa en la que trabajes, es posible que puedas buscar estas oportunidades de aprendizaje a través de tu departamento de RRHH. Si no, puedes buscar cursos de certificación en línea o en tu comunidad local.

13. Márcate objetivos profesionales

Establecer objetivos profesionales para ti mismo te proporciona normas específicas que mantener y hitos en tu carrera hacia los que orientar tus esfuerzos laborales. Esto también te da una sensación de empoderamiento porque te ayuda a desafiarte a ti mismo como individuo y te da una sensación de control sobre tus aspiraciones profesionales.

14. Desarrollar una actitud previsora

16. Cuando te hagas cargo de tu trabajo, piensa siempre en cómo tus acciones y comportamientos actuales influirán en tus compañeros de trabajo, en tu empleador y en tus futuros objetivos profesionales. Un ejemplo de esto sería si consideraras cómo tu participación en las actividades laborales podría afectar a tu futuro nivel de competencias y a tu capacidad para conseguir ascensos.