Ejemplos y consejos de autoevaluación de enfermería

La autoevaluación es una parte importante del trabajo de enfermería. Los hospitales exigen que te evalúes al menos una vez al año para analizar dónde están tus puntos fuertes y débiles. Estas autoevaluaciones desempeñan un papel fundamental a la hora de determinar cosas como los ascensos o los aumentos de sueldo, por lo que querrás dar lo mejor de ti en ellas.

En este artículo, enumeramos cinco cosas que debes incluir en tu autoevaluación de enfermería y algunos ejemplos para demostrar cómo puedes hacerlo 

Ejemplos de autoevaluación enfermera y qué incluir

Cada hospital tendrá diferentes requisitos para las autoevaluaciones de enfermería. Para saber qué se espera de la suya, debe hablar con el departamento de recursos humanos o con otras enfermeras que hayan realizado evaluaciones. Sin embargo, algunas cosas deben incluirse en la mayoría de las autoevaluaciones, independientemente de dónde trabaje. A continuación, te ofrecemos cinco cosas que debes incluir en tu autoevaluación de enfermería, junto con algunos ejemplos:

  1. Tus mejores atributos
  2. Pruebas contundentes
  3. Sus funciones adicionales en el trabajo
  4. Objetivos profesionales
  5. Progreso que has hecho

Relacionado: Cómo escribir una autoevaluación

1. Sus mejores atributos

Las autoevaluaciones de enfermería se utilizan para determinar cosas como los aumentos de sueldo y los ascensos. Por lo tanto, debes aprovechar esta oportunidad para enumerar tus mejores atributos como enfermera. Piensa en las áreas del trabajo en las que destacas o en las que se encuentran tus puntos fuertes. Aunque te resulte incómodo, este es el lugar para presumir de tus habilidades como enfermera. Cuando enumere sus mejores atributos, asegúrese de dar detalles y ejemplos concretos. Evite afirmaciones sencillas como “Orientado al detalle 3. Aprender a leer y escribir;Buen trato con los pacientes. Utilizar un lenguaje más específico y activo le ayudará a destacar entre la multitud. Algunos ejemplos son:

  • Soy un líder fuerte que fomenta un entorno de comunicación y trabajo en equipo entre los demás enfermeros y el personal. Animo a los demás a dar lo mejor de sí mismos y organizo regularmente salidas de equipo fuera del hospital”
  • Los pacientes a mi cargo reciben una excelente educación para que entiendan perfectamente las instrucciones de los cuidados. He recibido regularmente comentarios de pacientes anteriores agradeciéndome mis minuciosas explicaciones y mi mentalidad de «extra-milla».”
  • Trabajo en equipo y voy más allá para ayudar al hospital. He pasado muchos fines de semana trabajando en turnos extra o como voluntaria en eventos del hospital mientras animaba a mis compañeras de enfermería a hacer lo mismo;

Relacionado: Las 10 mejores habilidades para incluir en un currículum

2. Pruebas contundentes

A los empleadores les gusta ver pruebas sólidas cuando revisan las autoevaluaciones. Esto demuestra las contribuciones específicas que aportas al equipo. Para proporcionar información detallada en su autoevaluación de enfermería, es una buena idea mantener notas y registros durante todo el año. De este modo, cuando llegue el momento de la evaluación, tendrás un archivo de pruebas concretas que podrás utilizar para respaldar tus afirmaciones. Algunos ejemplos de uso de pruebas concretas podrían ser:

  • “Trabajé un turno extra de fin de semana seis veces a lo largo del año con poca antelación, sustituyendo a compañeros de enfermería que no podían acudir”
  • Después de asumir la responsabilidad de programar los turnos de enfermería, reduje el número de llamadas en un 15%;
  • “La recaudación de fondos que presidí generó más de 6.000 dólares de beneficios“
  • “Ha creado una reducción del 10% en los costes de los suministros de oficina estándar al cambiar de marca de papel y tinta para la impresora”

3. Sus tareas extra laborales

Se espera que todas las enfermeras realicen las tareas básicas de su trabajo, como atender a los pacientes y rellenar el papeleo. Utilice su autoevaluación para proporcionar información sobre las tareas que ha realizado más allá de las básicas. Demostrar que está dispuesto a hacer más de lo que se le pide es una buena manera de demostrar que merece un aumento de sueldo o un ascenso. Si puedes, busca una copia de la descripción de tu trabajo y compárala con lo que realmente haces. Si comprueba que no hace mucho más de lo que se le pide, busque algunas formas de implicarse antes de tener que presentar su próxima autoevaluación.  Algunos ejemplos de enumeración de tareas adicionales en el trabajo son: 

  • “Fui voluntaria en la campaña de donación de sangre de nuestra clínica’un fin de semana al mes durante el año pasado”
  • “Recientemente formó y tuteló a dos nuevas enfermeras dándoles formación adicional e invitándolas a las salidas del personal”
  • “Representé al hospital en el Día de la Carrera de la Universidad de Nueva York’donde pasé el día hablando de las ventajas de dedicarse a la enfermería y de trabajar en el Hospital General de Nueva York”

4. Objetivos profesionales

Tu autoevaluación es un buen lugar para enumerar tus objetivos profesionales, incluyendo dónde te ves el año que viene y los siguientes. Habla de los puestos en los que esperas trabajar, las responsabilidades que quieres asumir o las certificaciones adicionales que quieres obtener. Hablar de tus objetivos profesionales demuestra que te dedicas a tu desarrollo profesional. Algunos ejemplos de objetivos profesionales podrían ser:

  • “Mi objetivo es convertirme en enfermera titulada para poder asumir una mayor responsabilidad dentro del hospital. Ya he empezado a tomar clases y a estudiar para el examen en mi tiempo libre”
  • Este año me dediqué a tutelar a una nueva enfermera durante un breve periodo de tiempo mientras la enfermera jefe estaba de baja. Disfruté de la tutoría de una joven enfermera y me gustaría hacer más cosas de este tipo en el futuro”
  • “Estoy trabajando para obtener mi certificación de enfermería psiquiátrica, ya que espero especializarme en ese campo dentro de dos años”

Relacionado: Cómo establecer objetivos de desarrollo en el trabajo

5. Los progresos que has hecho

Las autoevaluaciones sirven para enumerar tus logros y atributos positivos, pero también para admitir tus defectos. Los evaluadores quieren ver que puedes mirarte a ti mismo con honestidad y ver dónde necesitas mejorar. Su autoevaluación es un buen lugar para enumerar las cosas en las que debe trabajar y en las que ya ha progresado. Si puedes demostrar que has reconocido un problema con tu rendimiento en algún área y que has trabajado para corregirlo por tu cuenta, esto se reflejará bien con tus evaluadores. Algunas formas de enumerar los progresos que ha realizado son: 

  • “He mejorado en la presentación de mis informes de fin de jornada a tiempo. A lo largo de este año, presenté el 95% de mis informes antes de la fecha límite y sin ningún error”
  • “Este año he tomado más iniciativa, realizando tareas de atención al paciente sin que nadie me lo indicara y participando como voluntario en eventos del hospital”
  • “Me convertí en un jugador de equipo, ofreciéndome para hacer turnos extra cuando teníamos poco personal y ayudando a los compañeros de enfermería a completar sus tareas a tiempo cuando se estaban retrasando“