Cinco pasos para ayudar a un empleado con bajo rendimiento

Los empleados satisfechos proporcionan a su empresa un trabajo constante y de calidad. Sin embargo, si algo en la vida de su empleado, en el entorno de trabajo o en la empresa cambia, puede afectar a la calidad del trabajo del empleado, provocando un bajo rendimiento. Un directivo experto puede darse cuenta de estos cambios a tiempo y encontrar la forma de abordarlos con el empleado, lo que puede ayudarle a volver a realizar un trabajo de calidad. En este artículo, analizamos qué es el bajo rendimiento, qué puede causarlo, cómo detectarlo en los empleados y cómo ayudar a un empleado con bajo rendimiento.

¿Qué es el bajo rendimiento?

El bajo rendimiento es cuando un empleado trabaja por debajo del nivel que se espera de él. Esto puede incluir una mala calidad del trabajo, no trabajar bien con otros empleados o no completar las tareas asignadas. Si un empleado tiene un historial de trabajo excelente, puede notar un cambio en su rendimiento de inmediato. En otros casos, puede notar un lento descenso en la calidad del trabajo de un empleado.

¿Qué puede causar el bajo rendimiento?

Los empleados pueden no rendir bien debido a varios factores, algunos de los cuales pueden ser personales mientras que otros son causados por el entorno de trabajo. Algunas razones son las siguientes:

  • No hay oportunidades de crecimiento: Si tu empresa no ofrece la posibilidad de que el empleado amplíe su función o aprenda nuevas habilidades, puede perder el interés por su trabajo.
  • Mala comunicación: Cuando un empleado siente que nadie escucha sus preocupaciones o que no recibe información, es posible que no rinda tanto debido a la frustración o la confusión.
  • Estrés: Esto puede incluir el estrés personal o laboral, pero si un empleado está experimentando un alto nivel de estrés, puede no ser capaz de completar su trabajo tan bien.
  • Problemas personales: Si está ocurriendo algo fuera del trabajo que perturba a su empleado, como un familiar enfermo, puede perder la concentración y rendir a un nivel inferior al anterior.
  • Sentirse desmotivado: Cuando un empleado no siente que tiene una razón para rendir bien, es posible que no ponga el mismo nivel de atención y esfuerzo que antes.
  • Expectativas poco claras: A veces, un empleado puede no saber que está rindiendo por debajo de sus posibilidades, especialmente si la dirección no le ha comunicado claramente sus expectativas.
  • Falta de recursos o de formación: Es posible que un empleado no sepa cómo completar una tarea o no tenga todo lo que necesita para terminar su trabajo, lo que puede provocar una disminución de su rendimiento.
  • Ambiente de trabajo negativo: Si algo o alguien, como un desacuerdo entre el empleado y un compañero de trabajo, hace que su empleado ya no disfrute de su trabajo, esto puede afectar a la calidad de su trabajo.

Relacionado: Cómo ser un buen comunicador

Formas de identificar el bajo rendimiento

Aunque algunos indicadores de bajo rendimiento pueden ser obvios, otros son más sutiles. Busque las siguientes señales:

  • Empleados desinteresados Cuando los empleados no disfrutan de lo que hacen, se puede notar un descenso en su trabajo, y si pierden el interés en todo lo que hacen, esto puede llevar a un bajo rendimiento.
  • Trabajo de baja calidad: Esta es una de las señales más claras de bajo rendimiento. Si un empleado suele entregar un trabajo mediocre, puede notar inmediatamente si la calidad de su trabajo disminuye.
  • Los empleados no cumplen con los requisitos: Si un empleado no realiza su trabajo correctamente o no cumple con las funciones de su descripción de trabajo, es posible que desee investigar cuál es la causa de este comportamiento.
  • Poca cooperación entre compañeros: Cuando los empleados no están rindiendo a su nivel normal, pueden optar por no trabajar con otros compañeros en equipos o grupos. También es posible que no estén interesados en transmitir información útil a sus compañeros.
  • Un empleado que muestra un comportamiento disruptivo o negativo: Es posible que un jefe o un colega le informe de que un empleado está mostrando comportamientos como criticar a otros empleados, hablar negativamente de la empresa o dañar deliberadamente la propiedad del trabajo.
  • Incumplimiento de los plazos: Esta es otra clara señal de bajo rendimiento. Cuando un empleado no está completando su trabajo en tiempo y forma, puedes considerar si esto es una señal de que está subestimado.
  • Llega tarde por la mañana o después de comer: Usted espera que sus empleados lleguen a tiempo todos los días y que regresen después de las pausas para el almuerzo de forma puntual. Si esto no ocurre, es posible que su empleado esté mostrando signos de disminución del rendimiento laboral.

Cómo abordar el bajo rendimiento

Afortunadamente, un empleado de bajo rendimiento puede necesitar simplemente un poco de estímulo para empezar a ofrecer de nuevo un trabajo de calidad, mientras que otros pueden necesitar formación o aclaraciones. Una vez que comprenda la causa de la disminución del rendimiento de su empleado, podrá ayudarle a mejorar. Siga estos pasos para abordar este tema con su empleado:

1. Hable con sus empleados

Programe una hora para reunirse con su empleado y hablar de su rendimiento. Dígale lo que ha notado últimamente, incluyendo cualquier informe de su supervisor directo o de sus colegas, y explíquele que quiere ayudarle a mejorar su rendimiento. Escuche lo que le digan, especialmente si le preocupa algo relacionado con el trabajo. Asegúrese de enfocar esto como un esfuerzo de cooperación, en lugar de algo que su empleado pueda percibir como un ataque.

Relacionado: Cómo mantener conversaciones difíciles con los empleados

2. Determine la causa

Pregunte a su empleado por qué ha disminuido su rendimiento. Puede que ellos sepan por qué, pero a veces no están seguros. Si este es el caso, es posible que tenga que hacer algunas preguntas para entender por qué no han completado su trabajo tan bien como en el pasado. Asegúreles que quiere ayudarles y que cualquier problema que mencionen será confidencial. Esto puede ayudarles a sentirse más cómodos hablando de un tema delicado, como un jefe que no se comunica.

A veces, un empleado de bajo rendimiento puede ser una señal de algo más grande que necesita ser abordado en la empresa, como un ambiente de trabajo tóxico. Si su empleado le dice que este es el caso, puede que tenga que investigar el problema con otros empleados para encontrar el origen. Incluso si otros empleados están trabajando actualmente al mismo nivel que antes, su rendimiento podría disminuir debido a este problema en el futuro, por lo que resolverlo inmediatamente puede evitar el bajo rendimiento en el futuro.

Relacionado: 20 formas de ayudar a un empleado con bajo rendimiento

3. Haga un plan para resolverlo

Discuta con su empleado las estrategias para corregir el problema. Si el problema es personal, pregúntele si necesita un tiempo libre para tratar el asunto. Si el problema se debe a la falta de formación, ofrézcale recursos para que pueda aprender nuevas habilidades que le ayuden a realizar su trabajo. Si el problema es de comunicación, considere la posibilidad de celebrar una reunión conjunta con la otra parte o reúnase con ella en privado y discuta algunos consejos para mejorar la comunicación.

Si el empleado no se ha dado cuenta de que está rindiendo poco, aclare sus responsabilidades y explique sus expectativas. Considere la posibilidad de trabajar con el empleado para establecer objetivos que pueda cumplir con el fin de mejorar su rendimiento. Los objetivos SMART, que son específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un plazo determinado, proporcionan una forma estructurada de establecer objetivos que el empleado puede seguir fácilmente.

Relacionado: 12 Consejos para crear objetivos inteligentes

4. Mentor de su empleado

Si un empleado necesita más formación, habilidades o supervisión, reserve un tiempo para reunirse regularmente para entrenar. También puede pedirle a su supervisor directo que contribuya a ello o organizar una reunión entre los tres. Dependiendo del motivo del rendimiento de su empleado, ofrézcale una breve formación individual o encuentre un mentor que pueda enseñarle lo que necesita saber. Anímale a que haga preguntas y a que te diga lo que sería beneficioso para él y su puesto.

4. Dar retroalimentación constructiva continua

A medida que su empleado trabaje para mejorar su rendimiento, ofrézcale orientación y comentarios para que sepa en qué está mejorando y cómo puede seguir aumentando la calidad de su trabajo. Por ejemplo, si a un empleado le cuesta hacer una presentación a los clientes, observa una de sus presentaciones o pídele que haga un simulacro de presentación contigo y dale información detallada sobre cómo puede mejorar. Dígale también lo que ha hecho bien, para que entienda que reconoce los aspectos en los que ha destacado.

El feedback constructivo anima a una persona a seguir trabajando para conseguir su objetivo, ya sea mejorar una habilidad o entregar un mejor trabajo a su empresa. Al proporcionar mensajes positivos sobre el rendimiento de su empleado, puede proporcionarle motivación y un mejor ambiente de trabajo. Sin embargo, tenga paciencia. Este proceso puede llevar algún tiempo, sobre todo si el empleado ha estado rindiendo menos de lo esperado durante un largo periodo.

5. Seguimiento

Una vez que su empleado haya vuelto a un nivel aceptable de rendimiento, continúe reuniéndose con él, especialmente si ha expresado la necesidad de recibir más formación o comentarios. Sin embargo, puede optar por reunirse con ellos con menos regularidad si parecen sentirse de nuevo cómodos en su puesto. Siga ofreciéndoles oportunidades para expresar sus preocupaciones o preguntas. Esto puede evitar que se produzcan más problemas de bajo rendimiento. También puede reunirse con su jefe o supervisor directo para comprobar su rendimiento con regularidad hasta que esté seguro de que han resuelto el problema que causó el bajo rendimiento inicial.

Si el problema es generalizado en la empresa, como una mala comunicación por parte de la dirección, asegúrese de abordar también este asunto. Ofrezca a los demás la oportunidad de expresar sus preocupaciones sobre cuestiones que puedan afectarles, de modo que pueda identificar cualquier otro posible problema en la empresa antes de que provoque un descenso en el rendimiento de otros empleados.

Te recomendamos

Cómo mostrar las credenciales de enfermería (con consejos y ejemplos)

22 tipos de estimaciones de proyectos para la construcción y la fabricación

Rotación vs. Beneficio: ¿Cuál es la diferencia?

El Margen de Beneficio Neto

Cómo comercializar un libro electrónico (con consejos)

10 objetivos que todo jefe de equipo debería tener