Cómo hacer un balance consolidado

El seguimiento de los activos y pasivos de su empresa puede llevarse a cabo mediante la comprensión de los balances consolidados. Independientemente de su función en el departamento financiero, estar familiarizado con los balances consolidados puede ayudarle a comprender mejor la salud financiera de su empresa. Aprender sobre la consolidación puede ser beneficioso para su carrera, pero requiere investigación.

En este artículo, analizamos qué es la consolidación de balances, los beneficios de su uso, cómo hacer uno y las principales diferencias entre un balance consolidado y uno tradicional.

¿Qué es la consolidación del balance?

Un balance consolidado es un documento que muestra la situación financiera de una empresa matriz, incluyendo todas sus filiales, en una sola página, sin delimitación. Su diseño es similar al de un balance normal, pero los activos y pasivos de todas las empresas aparecen juntos sin diferenciación. Los balances consolidados se elaboran al final del año fiscal para evaluar la situación financiera de todo un grupo de empresas.

Para que una organización sea considerada la empresa matriz de otra, debe poseer al menos el 51% del total de las acciones de esta última o tener control sobre la composición de su consejo de administración. Los mismos criterios se aplican para que una empresa sea considerada filial, lo que significa que al menos el 51% de sus acciones deben ser propiedad de otra empresa o su consejo de administración debe ser nombrado por otra empresa. Sin embargo, si una empresa es propietaria de menos del 100% de otra empresa, el porcentaje de propiedad de otros se incluye en la declaración en la sección “intereses minoritarios”.

Relacionado: Guía para comparar balances

Ventajas de utilizar un balance consolidado

Algunas de las principales ventajas de utilizar balances consolidados son:

  • Permite a cualquier interesado echar un vistazo rápido a la situación financiera de toda la organización, mostrando todos los activos y pasivos y, por tanto, ayudando a las partes interesadas y a los posibles inversores en sus procesos de toma de decisiones.
  • Puede ahorrar tiempo y recursos al eliminar la necesidad de que las empresas subsidiarias preparen estados financieros por separado.
  • Promueve la transparencia, ya que ayuda a cualquier persona interesada en examinar tanto la salud financiera de las filiales de la empresa matriz' como la de la organización en su conjunto.
  • Contabiliza correctamente las ventas cruzadas, es decir, las situaciones en las que dos empresas pertenecientes al mismo grupo hacen negocios entre sí, ya que dicha operación es tanto un activo como un pasivo.

Relacionado: Cómo preparar un balance

Cómo hacer un balance consolidado

Tenga en cuenta estos pasos a la hora de hacer un balance consolidado:

1. Compruebe toda su información de referencia

Antes de crear el balance consolidado propiamente dicho, tienes que asegurarte de que las normas y los métodos utilizados para recopilar la información financiera relativa a la empresa matriz y sus filiales se han aplicado de forma coherente. Disponer de datos precisos es crucial para crear un balance correcto.

2. Ajustar las ventas cruzadas entre empresas relacionadas

Al calcular las cifras que entran en el balance consolidado, hay que identificar y eliminar cualquier ingreso de la empresa matriz que sea un gasto de una filial o viceversa, ya que el resultado neto es 0.

3. Crear una hoja de trabajo

Después de comprobar la exactitud y la pertinencia de todos los datos necesarios, puedes empezar por crear una hoja de trabajo. Para ello, en primer lugar debes mantener separada la información financiera de la empresa matriz y la de sus filiales. Comience la hoja de trabajo enumerando todas las cuentas de activo y pasivo y sus valores exactos. A continuación, debe añadir todos los activos y pasivos de la empresa matriz y seguir el procedimiento para cada empresa filial.

Relacionado: Cómo crear balances proyectados (con un ejemplo)

4. Eliminar los activos y pasivos duplicados

Debe eliminar los datos innecesarios, como varios elementos que aparecen en las listas de activos o pasivos tanto de la empresa matriz como de una de sus filiales. Por ejemplo, si dos empresas del mismo grupo utilizan la misma máquina para un fin determinado, añadir esa máquina como activo dos veces afectaría a la exactitud del balance.

5. Enumera el balance de comprobación consolidado en tu hoja de trabajo

Un balance de comprobación consolidado es la suma de todos los débitos y créditos y debe tener un total de cero si todos los cálculos son correctos. Tener un resultado neto de cero puede mostrar que todos los activos, pasivos y participaciones de la empresa matriz y sus filiales están representados con exactitud.

6. Crear el balance consolidado real

Una vez que tengas toda la información necesaria, puedes crear el balance consolidado. Debes añadir la fecha en la parte superior y los nombres de las empresas implicadas, para futuras referencias. A continuación, debes añadir secciones para el activo, el pasivo y el patrimonio neto e incluir las cifras del balance de comprobación consolidado.

Una vez introducida toda la información necesaria, puedes comprobar la exactitud del balance consolidado comparándolo con la información de tu hoja de trabajo. El total de activos, pasivos y fondos propios del balance consolidado debe ser igual a la suma de activos, pasivos y fondos propios, respectivamente, de todos los balances independientes de todas las empresas implicadas.

Relacionado: Estados Financieros vs. Balances: ¿Cuál es la diferencia?

Balance consolidado frente a balance tradicional

Las principales diferencias entre un balance consolidado y uno tradicional son:

  • Un balance separado muestra los activos y pasivos exactos de una sola entidad, mientras que el balance consolidado no menciona explícitamente qué activo o pasivo pertenece a cada organización.
  • La elaboración de un balance tradicional suele ser mucho más sencilla y rápida que la de un balance consolidado, ya que no hay que contabilizar las ventas cruzadas, los activos o pasivos duplicados y otros vínculos entre empresas relacionadas.
  • Cualquier empresa, independientemente de su tamaño o tipo de propiedad, puede preparar un balance, mientras que sólo las empresas con filiales pueden preparar un balance consolidado.
  • El balance consolidado tiene un concepto adicional, los intereses minoritarios, que se utiliza en situaciones en las que la empresa matriz no es la única propietaria de la empresa filial.