20 formas de beneficiarse de la gestión del tiempo

Un empleado puede beneficiarse de la gestión del tiempo priorizando el trabajo, elaborando un calendario, asignando el tiempo a los distintos trabajos y cumpliendo los plazos. La gestión del tiempo en la oficina es una técnica que puede mejorar su experiencia laboral, aumentar su productividad y mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada. Si dominas tu tiempo, puedes conseguir todas estas cosas.

En este artículo, definimos qué es la gestión del tiempo y exploramos los diferentes beneficios que ofrece.

¿Qué es la gestión del tiempo?

La creación de una estrategia de gestión del tiempo es la clave para terminar la lista de tareas diarias en el momento oportuno. También puedes utilizar estas habilidades para garantizar que haces lo que debes en el momento adecuado. Por ejemplo, puedes utilizar una lista de comprobación o un temporizador para controlar tu progreso a lo largo del día. Existen numerosas formas de gestión del tiempo, entre las que se incluye el seguimiento de su progreso a lo largo del día mediante una lista de control o un temporizador.

Relacionado: Habilidades de gestión del tiempo: Definiciones y ejemplos

20 beneficios de la gestión del tiempo

Estos son 20 beneficios de practicar la gestión del tiempo:

Disminución del estrés

Aprender a gestionar su tiempo puede reducir sus niveles de estrés, tanto a diario como a lo largo de su vida. Como puedes programar partes más pequeñas de tu día, puedes planificar lo que necesitas hacer y dejar espacio en caso de irregularidades en tu horario que puedan causar estrés. Por ejemplo, si cree que un proyecto puede llevarle más tiempo del previsto, puede programar un tiempo extra para esa tarea, de modo que, aunque trabaje en ella durante más tiempo, pueda estar seguro de que tiene tiempo para terminar todo lo demás que necesita hacer, lo que le ayudará a mantener la calma.

Aumento de la productividad

Una vez que domine la gestión del tiempo, estará mejor equipado para terminar sus tareas o proyectos más rápidamente, lo que puede aumentar su productividad. Después de practicar la gestión del tiempo durante un largo periodo de tiempo, es posible que notes que terminas el trabajo en menos tiempo del que habías planeado originalmente, lo que puede acelerar tu día y aumentar la cantidad de trabajo que haces.

Mayor capacidad para cumplir los plazos

Gestionar el tiempo significa saber cuándo hay que terminar cada tarea. Siguiendo un calendario, haciendo un seguimiento de los plazos en un software de gestión o llevando una lista de tareas pendientes con los plazos inminentes, puede planificar mejor su trabajo en función de los plazos que debe cumplir para no perder nunca el plazo de un proyecto o tarea.

Reputación positiva

Cuando uno se mantiene al día con su trabajo y cumple con los horarios, es probable que sus compañeros de trabajo y su empleador se den cuenta de que pueden confiar en usted y lo tengan en mayor consideración. Una reputación positiva en el lugar de trabajo puede conducir a la promoción profesional, a un mayor potencial de ingresos, a responsabilidades adicionales y a una mayor satisfacción general en el lugar de trabajo.

Relacionado: Cómo calcular la productividad

Más tiempo libre

Si gestionas tu tiempo y planificas con antelación, también puedes guardar algo de tiempo en tu día para actividades personales. Esto puede incluir ir a dar un paseo o visitar a los amigos. Disponer de más tiempo libre puede mejorar el equilibrio entre el trabajo y la vida privada y garantizar que se utilice algo de tiempo para uno mismo.

Relacionado: Trabajar a tiempo completo: Cómo encontrar el equilibrio entre vida y trabajo

Reducción de la necesidad de revisión

La gestión del tiempo te permite dedicar un tiempo determinado a la planificación de las tareas, lo que puede garantizar que dispongas de los recursos y el tiempo necesarios para trabajar con eficacia. Esto también puede darte el tiempo necesario para considerar cada aspecto de cada tarea y asegurarte de que la realizas correctamente. Por lo tanto, puedes disminuir el número de veces que tienes que rehacer el trabajo.

Mayor concentración

Aprender a gestionar el tiempo de forma eficaz puede mejorar su concentración en los momentos en los que está trabajando. Dedicar un espacio de tiempo específico a un proyecto o tarea puede ayudarle a centrarse sólo en esa tarea, ya que cualquier otra cosa que tenga que hacer también tiene un espacio de tiempo en el que puede completarla. Esto puede reducir la necesidad de cambiar el enfoque entre múltiples tareas en un solo proyecto, liberándote para concentrarte en lo que estás haciendo mientras lo haces.

Más energía

Puede utilizar estrategias eficaces de gestión del tiempo para saber cuándo se van a completar las tareas, lo que puede reducir la energía que podría gastar preocupado por si puede terminar todo el trabajo del día. Dado que la gestión del tiempo le permite responder a preguntas como cuándo terminará su trabajo antes de empezarlo, puede ahorrar su energía para su trabajo y su tiempo libre.

Minimización del tiempo perdido

Al planificar tus días y objetivos, puedes decidir en qué vas a trabajar y cuándo antes de empezar, lo que minimiza la necesidad de dedicar tiempo a averiguarlo sobre la marcha. Esto puede significar menos tiempo preguntándose en qué debería trabajar y más tiempo trabajando en ello.

Días más sencillos

Si utilizas la gestión del tiempo para organizar lo que tienes que hacer cada día, puedes simplificar tu jornada y pasar menos tiempo decidiendo qué hacer o cómo hacerlo. Por ejemplo, si tienes un proyecto complejo con un esquema que requiere múltiples pasos pero no define qué hacer para cada uno, puede ser útil decidir qué hacer para cada paso antes de empezar el proyecto. Entonces, el proyecto se convierte en una simple lista de tareas que proporciona orientación.

Menos distracciones

Cuando se practica la gestión del tiempo, se puede programar la realización de las tareas diarias en espacios en los que se pueda ser productivo y mantenerse concentrado, como una habitación tranquila de la casa o una zona poco transitada de la oficina. Esto puede minimizar el número de distracciones potenciales de tu trabajo y ayudarte a vencer las distracciones como las alertas telefónicas y los mensajes de correo electrónico, especialmente durante los períodos en los que podría no estar claro lo que deberías estar haciendo.

Cumplir desde el trabajo

La gestión del tiempo le permite hacer su mejor trabajo cada vez que trabaja. Esto puede afectar tanto a su productividad como a lo que siente por su trabajo. Cuando el trabajo va bien, puedes sentirte más satisfecho con el trabajo que realizas porque al hacer cada tarea sientes que estás cumpliendo un objetivo.

Agilización de la toma de decisiones

Dado que la gestión del tiempo te anima a tomar decisiones sobre tu horario, también puedes desarrollar tu capacidad de decisión en otros aspectos de tu vida. La gestión del tiempo permite que ciertas decisiones sean sencillas y rápidas porque usted' ha planificado esas decisiones con antelación, y el proceso de tomar decisiones con antelación puede mejorar sus habilidades para identificar sus propias prioridades y cómo sus decisiones pueden afectar a las acciones que realiza.

Alcanzar los objetivos más rápidamente

Una gran parte de la gestión del tiempo consiste en fijarse objetivos. Cuando se desarrolla un patrón de establecer pequeñas metas y luego alcanzarlas repetidamente, se puede mejorar el tiempo que se tarda en alcanzar dichas metas. Esto también puede ayudar cuando tenga que establecer objetivos más grandes durante periodos de tiempo más largos, ya que puede aplicar la estrategia de dividir los objetivos grandes en tareas más pequeñas y dedicar tiempo a completarlas.

Se abruma menos

Cuando se practica una gestión eficaz del tiempo, se es más capaz de utilizar herramientas y técnicas de planificación para priorizar las tareas diarias, los plazos y los objetivos. Esto puede ayudar a reducir la sensación de sentirse abrumado por la cantidad o la naturaleza del trabajo que tiene que hacer. La gestión del tiempo te ayuda a sentirte preparado para cualquier cosa que tengas que hacer y reduce la probabilidad de que haya tareas sorpresa que te hagan perder tiempo.

Mejora de la calidad del trabajo

A medida que la gestión del tiempo se convierte en un hábito, puedes dedicar más tiempo a mejorar la calidad de tu trabajo porque ya has asignado tiempo a cada tarea que debes completar. Incluso los mejores empleados siempre pueden mejorar, por lo que poder dedicar tiempo a encontrar formas de mejorar sus hábitos y procesos de trabajo puede beneficiarle ahora y a largo plazo.

Desarrollar la confianza

Practicar la gestión del tiempo puede aumentar su confianza a través de un autorrefuerzo positivo. Cuando se completa un programa de tareas o una pequeña lista de objetivos cada día, uno puede sentirse satisfecho por el cumplimiento de las tareas y tener más confianza en sus capacidades de trabajo.

Oportunidades de crecimiento profesional

Dado que la gestión del tiempo reduce su tiempo de inactividad, puede dedicar su tiempo libre y profesional a buscar oportunidades de crecimiento profesional. Esto podría significar aceptar más tareas en su trabajo o hablar con un superior sobre un posible ascenso. Puede que tus objetivos profesionales te lleven también a un nuevo trabajo, que puedes buscar durante las horas que te has ahorrado con la gestión del tiempo.

Mejora de la autodisciplina

Cuando se practica la gestión del tiempo, se puede mejorar la autodisciplina cumpliendo con el horario o el plan que se ha elaborado. Esto puede hacer que sus habilidades de autodisciplina se desarrollen a medida que se entrena para hacer lo que se propone. Por ejemplo, si tienes el hábito de terminar tus tareas al final del día apresuradamente porque normalmente te quedas sin tiempo para hacerlo, ceñirte a tu horario de tareas puede ayudarte a dedicar mejor toda tu atención y energía a completar un buen trabajo.

Mantener la armonía en el lugar de trabajo

La gestión del tiempo puede ayudar a sus relaciones con los demás, así como a su capacidad de trabajo personal. Si gestionas bien tu tiempo, los demás saben que pueden confiar en ti para hacerlo e incluso podrían seguir tu ejemplo y desarrollar sus propias habilidades de gestión del tiempo. Si todos los miembros de una oficina practican la gestión del tiempo y mantienen una comunicación eficaz, podría haber menos oportunidades de conflictos en el lugar de trabajo y mejorar la productividad en general.