8 Beneficios importantes de trabajar mientras se es estudiante

Algunos estudiantes pueden decidir trabajar mientras obtienen un título o certificado profesional. Algunos estudiantes buscan oportunidades de empleo que les ayuden a prepararse para la vida después de la graduación. Entender los beneficios de trabajar como estudiante puede ayudarte a decidir si quieres obtener un título y trabajar simultáneamente. En este artículo, repasamos por qué los estudiantes trabajan y revisamos ocho beneficios potenciales que pueden informar sobre sus decisiones.

Relacionado: Cómo conciliar trabajo y estudios

¿Por qué trabajan los estudiantes?

Hay una variedad de razones por las que los estudiantes trabajan mientras están en la escuela, incluyendo la obtención de experiencia profesional para ayudarles a prepararse para su carrera después de la graduación y para ganar su propio dinero para que puedan aprender a presupuestar y pagar sus gastos de forma independiente. Mientras que algunos estudiantes pueden verse obligados a trabajar mientras cursan sus estudios, otros pueden buscar oportunidades profesionales debido a la formación práctica en la industria y al desarrollo de habilidades que pueden recibir fuera de sus estudios.

Algunas personas pueden optar a un puesto relacionado con su especialidad, mientras que otras pueden trabajar en un sector no relacionado. Independientemente del trabajo que soliciten, todos los estudiantes pueden desarrollar sus conexiones profesionales y aprovechar las habilidades prácticas trabajando además de ir a la escuela.

Relacionado con esto: 12 consejos para trabajar a tiempo completo y estudiar

8 beneficios para los estudiantes que trabajan

Hay varias razones por las que puedes decidir buscar un trabajo mientras estás en la escuela. Aquí's una lista de beneficios de los estudiantes que trabajan para considerar:

1. Ganar dinero extra

Como estudiante, puedes optar por trabajar para beneficiarte de unos ingresos adicionales que te permitan pagar los estudios, los libros u otros gastos relacionados con la vida estudiantil. Aunque las universidades no exigen que pagues los préstamos estudiantiles hasta que te gradúes, puedes decidir ahorrar tus ingresos para pagar tu deuda estudiantil. También puedes trabajar como estudiante para poder viajar durante las vacaciones de verano o comprar artículos personales. Independientemente de la razón por la que ganes dinero extra, ésta es una de las principales ventajas de trabajar mientras obtienes un título o certificado.

2. 3. Buscar oportunidades para establecer contactos

Muchos estudiantes pueden decidir buscar empleo mientras van a la escuela por las oportunidades de establecer redes de contactos que pueden ofrecer los lugares de trabajo. La creación de redes puede permitir a los estudiantes conocerse, crear conexiones y desarrollar relaciones profesionales o amistades que podrían beneficiarles cuando busquen oportunidades profesionales en el futuro.

Como empleados, los estudiantes pueden tener la oportunidad de mostrar sus habilidades y capacidades únicas, lo que podría llamar la atención de sus colegas o directivos. Esto significa que, a medida que los estudiantes desarrollan su red de contactos, es posible que estos profesionales ya conozcan las capacidades del estudiante y puedan recomendarle para puestos de trabajo o sugerirle programas de desarrollo profesional.

3. Ganar experiencia profesional

Un aspecto valioso de trabajar mientras se estudia es la experiencia profesional que se adquiere al mismo tiempo que se cursa la carrera. Si decides encontrar unas prácticas o un trabajo a tiempo parcial relacionado con tu especialidad o con el sector en el que planeas entrar después de graduarte, esta experiencia puede ayudarte a formarte para tu carrera a largo plazo. Por otra parte, puedes obtener una valiosa información sobre lo que supone ser empleado, independientemente de que tu trabajo esté relacionado con tu especialidad o área de estudio.

Esta experiencia puede enseñarte a cumplir un horario, a trabajar con clientes y consumidores o a actuar como miembro valioso de un equipo de marketing o diseño. Independientemente de su función profesional, el puesto puede contribuir a su historial laboral y ayudarle a elaborar un currículum sólido.

Relacionado: 40 buenos trabajos para tener mientras se estudia un posgrado

4. Desarrollar habilidades transferibles

Mientras que algunos estudiantes universitarios obtienen prácticas relacionadas con el campo que les interesa, otros pueden trabajar en el sector de los servicios o en el comercio minorista. Estas estrategias de empleo pueden ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades transferibles que luego pueden enumerar en su currículum o CV y discutir en una carta de presentación. Encontrar un empleo relacionado con tu formación académica puede prepararte con técnicas y habilidades relevantes para la carrera que planeas seguir. Sin embargo, hay una variedad de habilidades que los puestos no relacionados con la industria pueden enseñarte también. Algunas habilidades transferibles son:

  • Comunicación verbal: Hay varias funciones dentro y fuera del campus que pueden ayudarte a desarrollar tus habilidades de comunicación verbal. Tanto si interactúas con los clientes como con tus compañeros de trabajo, es posible que tus funciones requieran que articules eficazmente ideas y conceptos a los demás.

  • Liderazgo: Una variedad de funciones profesionales puede darte una valiosa experiencia de liderazgo, como la elaboración de horarios y la delegación de tareas, la formación de nuevos empleados o la gestión de un equipo de vendedores. Sea cual sea el sector en el que pienses entrar tras tu graduación, demostrar que eres un líder fuerte y eficaz puede ayudarte a destacar ante los empleadores.

  • Colaboración y trabajo en equipo: Tanto si trabajas como becario, camarero, barista o cualquier otra profesión, es posible que participes en la colaboración con tus compañeros de trabajo y contribuyas a las iniciativas o proyectos del equipo. Esta habilidad puede demostrar a los futuros empleadores que sabes trabajar con otros para ejecutar una tarea o completar un encargo.

  • Gestión del tiempo: La experiencia profesional puede ayudarle a establecer y desarrollar sus habilidades de gestión del tiempo, ya que la mayoría de los empleadores le exigen que cumpla con un horario específico y que llegue a su lugar de trabajo a tiempo. Estas habilidades pueden ayudarte en una variedad de puestos que busques después de graduarte, así que considera destacar la gestión del tiempo en tu currículum o CV.

5. Destacar tu ambición

La mayoría de los empleadores desean personas trabajadoras y dedicadas, por lo que obtener unos ingresos de forma activa mientras estudias puede ayudar a ilustrar tu ambición a los futuros responsables de contratación o a los programas de estudios de posgrado. Equilibrar varias prioridades puede requerir que seas organizado y orientado a objetivos para tener éxito en varias cosas a la vez. Estas son habilidades adicionales que puedes añadir a tu currículum. Esto significa que, aunque tu trabajo no esté relacionado con tu área de estudio o tu futura carrera, puede demostrar a los posibles empleadores que eres responsable y estás motivado.

Relacionado: 8 consejos para trabajar en dos empleos mientras se estudia

6. Aprender a gestionar el dinero

Trabajar mientras vas a la escuela puede darte la oportunidad de aprender sobre presupuestos y permitirte desarrollar prácticas positivas de gestión del dinero. Ya sea que usted' esté pagando su propia matrícula, decidiendo si comprar un automóvil o buscando dinero adicional para gastos, estar empleado mientras' es un estudiante puede proporcionarle ingresos. Ganar tu propio dinero puede ayudarte a aprender a ahorrar o a hacer un presupuesto para circunstancias inesperadas. También puede permitirte practicar el pago de los gastos cotidianos, como la comida o el alquiler, lo que puede proporcionarte habilidades útiles antes de comprometerte a trabajar a tiempo completo.

7. Mejorar las calificaciones

Algunos investigadores sostienen que tener un trabajo en el campus puede afectar a tus notas de forma positiva. La participación en actividades en el campus universitario, incluido el empleo, puede ayudarte a desarrollar tus habilidades de gestión del tiempo y de organización. Esto puede llevar a mejorar los hábitos de estudio y el rendimiento académico.

Trabajar mientras estudias puede ayudarte a entender cómo gestionar tus responsabilidades y programar el tiempo para tener en cuenta todos tus intereses y compromisos. Aunque pueda parecer que trabajar e ir a clase puede hacer que bajen tus notas, equilibrar una serie de prioridades puede ayudarte a crear estrategias eficaces para decidir cómo emplear tu tiempo y tener éxito tanto en los estudios como en tu función profesional.

8. Aplicar el aprendizaje en el aula y recibir formación remunerada

Si encuentras un trabajo relacionado con tu especialidad o con tu futura carrera, puedes aplicar los conceptos y la información que has aprendido en clase y, al mismo tiempo, ganar dinero para recibir formación profesional. Esto significa que trabajar mientras eres estudiante puede ayudar a tu desarrollo académico y profesional al fomentar tu aprendizaje práctico.

También puede darle la oportunidad de aplicar valiosos conceptos o estrategias relacionados con el sector. Esto significa que cuando solicite un empleo después de la graduación, podrá añadir a su currículum su historial laboral y sus credenciales académicas pertinentes, lo que puede mejorar sus posibilidades de encontrar un puesto en su sector.

Te recomendamos

14 Ejemplos de Marketing Personalizado

Cómo preparar un presupuesto maestro (con ejemplo y consejos)

16 Técnicas de facilitación y sus beneficios

Consejos para un nuevo gerente: Cómo dirigir a alguien mayor que tú

P&R: ¿Qué especialidad para médicos debería elegir?

Cómo escribir un plan de acción para lograr tus objetivos