Guía de la trayectoria de la C-Suite: Lo que necesita saber

Dirigir los departamentos y funciones clave de una empresa puede ser tan gratificante como desafiante. Estos ejecutivos dirigen para garantizar el cumplimiento de los objetivos y el progreso. Puede comenzar su camino hacia la C-suite en un puesto de entrada y continuar hasta el nivel ejecutivo.

En este artículo, analizamos qué es la C-suite, qué puestos hay en este nivel y cómo llegar a ser un ejecutivo de la C-suite.

¿Qué es C-suite?

La «C-suite» se refiere al más alto nivel de liderazgo dentro de una corporación u organización. Los títulos corporativos pueden variar, pero la «C» suele significar «jefe» en términos como director ejecutivo (CEO) y director financiero (CFO).

También conocidos como “ejecutivos de nivel C,” los miembros de la C-suite son personas responsables de dirigir una organización empresarial y sus respectivos departamentos. Trabajan en equipo para garantizar que las operaciones y estrategias de la empresa se ajusten a sus políticas y planes.

En una empresa pública, las actividades que no son eficaces para generar más beneficios para los accionistas tienen que ser corregidas bajo la supervisión del personal de la C-suite. Dado que regularmente se les pide que tomen decisiones de alto riesgo, los ejecutivos del nivel C son recompensados con los mayores paquetes de compensación de la empresa.

Relacionado: ¿Qué son las C-Suites? (Más funciones y salarios medios)

Puestos de trabajo en C

En función de sus actividades, las distintas empresas pueden requerir diferentes tipos de conocimientos de nivel C. A continuación se indican los puestos de nivel C más comunes:

  • Director General (CEO)
  • Director de operaciones (COO)
  • Director financiero (CFO)
  • Director de marketing (CMO)
  • Director de información (CIO)
  • Director de recursos humanos (CHRM)
  • Jefe de cumplimiento (CCO)
  • Jefe de seguridad (CSO)
  • Jefe de la Oficina Verde (CGO)

Relacionado: Preguntas y respuestas: ¿Qué es un ejecutivo de nivel C?

Director general (CEO)

El director general es el ejecutivo de mayor rango en la dirección de una organización empresarial. El CEO es responsable de la gestión de la empresa en su conjunto y de maximizar su valor. Rinde cuentas directamente al consejo de administración e incluso puede ser miembro del mismo.

El director general es el principal responsable de la toma de decisiones y el líder más poderoso de la empresa, y desempeña funciones importantes como decidir los principales movimientos financieros, cortejar a nuevos inversores y trabajar con los líderes del sector.

En una empresa pequeña, el director general suele ser el propietario o fundador. Una empresa más grande, en cambio, tiene un consejo de administración que nombra a uno de sus miembros o ejecutivos como el CEO o contrata a un candidato externo. El director general nombra entonces a otros ejecutivos para formar el equipo de nivel C. Juntos, el consejo de administración y el equipo C-suite dictarán la dirección de la empresa.

Un director general toma decisiones importantes, pero también es la cara de la empresa y la personificación de su visión, inspirando a todos los empleados para que ofrezcan la máxima productividad.

Relacionado: 12 cualidades de un CEO

Jefe de operaciones (COO)

La mayoría de las veces, el director de operaciones es el ejecutivo que trabaja más estrechamente con el director general, lo que le convierte en el segundo al mando de una organización. Tradicionalmente, este puesto se utilizaba mucho para formar a un futuro CEO, pero un COO está ahora mucho más especializado. Hoy en día, un director de operaciones no tiene por qué aspirar a convertirse en director general porque su puesto ya es prestigioso y gratificante.

Un director de operaciones es responsable de gestionar las operaciones diarias de una empresa, especialmente las actividades en las que el director general está menos involucrado. Está familiarizado con el presupuesto operativo de la organización y sabe cómo tomar decisiones cotidianas que tengan un efecto global positivo en el panorama general. Por lo general, el director de operaciones tiene formación en gestión o contabilidad, lo que le proporciona una visión especializada de la estructura financiera de la empresa.

Relacionado: Cómo convertirse en un buen jefe de operaciones (con habilidades y obligaciones)

Director financiero (CFO)

El director financiero es el guardián de la situación financiera de la empresa. Aporta información sobre cada movimiento financiero importante y se asegura de que la empresa siga todas las normas de contabilidad y cumpla con las directrices del IRS y otras leyes federales y estatales.

El director financiero es el principal tesorero y controlador financiero de la empresa, supervisa el flujo de caja y se asegura de que todos los empleados cobren a tiempo. Suele tener una sólida formación contable o puede ser titular de una licencia de contable público certificado (CPA). El director financiero participa en todas las relaciones de la empresa con el gobierno y los inversores.

Un director financiero tiene que ser extremadamente fiable y orientado al detalle. Debe ser tenaz y estar dispuesto a revisar documentos llenos de datos y números de forma metódica y precisa. Además, un director financiero debe estar tranquilo y seguro de sí mismo cuando se enfrenta a situaciones difíciles.

Relacionado: Las trayectorias profesionales de la planificación financiera: De analista a director financiero

Director de marketing (CMO)

Un CMO es el jefe del departamento de marketing y promoción de una organización. Depende directamente del director general o del director de operaciones y se encarga de una amplia gama de tareas, como el marketing, la publicidad, los estudios de mercado, la fijación de precios, la planificación estratégica y las relaciones con los clientes.

Este ejecutivo necesita estar al día de las últimas tendencias y tecnologías en áreas como la optimización de los motores de búsqueda, el marketing entrante, el marketing en redes sociales, la mensajería móvil y la investigación de la satisfacción del cliente. Con un CMO fuerte al frente, una empresa será capaz de navegar por un mercado que cambia rápidamente para lograr una fuerte ventaja competitiva.

Para obtener grandes resultados, un director de marketing debe tener una sólida formación en marketing y la capacidad de comprender las nuevas tendencias y tecnologías y la orientación al cliente. Además, debe poseer rasgos de personalidad como la flexibilidad, la sociabilidad y la apertura a nuevas ideas.

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser un director de marketing

1. Director de información (CIO)

Un CIO desempeña el papel esencial de gestionar la infraestructura tecnológica, la seguridad de los datos y las decisiones relacionadas con la tecnología de una empresa. Protegen la información de una organización de la misma manera que el director financiero vigila las finanzas.

El papel de un CIO es cada vez más importante, ya que las empresas se esfuerzan por mantener la seguridad de sus datos e información. Las empresas compiten activamente para atraer a los candidatos más capacitados ofreciendo salarios muy elevados.

Un CIO debe conocer en profundidad todos los riesgos de la tecnología de la información que amenazan a una organización empresarial y tomar decisiones importantes para minimizar esos riesgos. Suele trabajar con el director financiero y el director general para alcanzar los objetivos de la empresa. En cuanto a los rasgos de personalidad, un CIO debe demostrar una excelente capacidad de comunicación, apertura a nuevas ideas y fiabilidad.

Relacionado: Cómo convertirse en un CIO en 5 pasos

Director de recursos humanos (CHRM)

El director de recursos humanos es responsable de la contratación, el despido y las normas y procedimientos de los empleados. Por lo general, su tarea más importante es la creación y gestión de la estrategia de talento de los empleados de una empresa, que incluye la selección, adquisición y formación de los mismos.

Los directores de recursos humanos deben asegurarse de que todas las políticas, procedimientos y objetivos de la empresa se comunican a los empleados inicialmente, pero también con regularidad, a medida que se introducen cambios y se añaden actualizaciones. Se encargan de mantener al personal actualizado según las necesidades e iniciativas de la empresa, así como de crear paquetes de compensación para atraer a candidatos con talento.

Los profesionales de este puesto de la alta dirección suelen tener conocimientos avanzados de gestión de datos, dominar idiomas extranjeros, conocer bien los procesos y programas informáticos de RRHH y ser expertos en contabilidad financiera. Los CHRM también deben tener una gran capacidad de comunicación, relaciones interpersonales, resolución de problemas y gestión del tiempo.

Relacionado: La jerarquía de los puestos de trabajo de RRHH (con descripción de sueldos y puestos)

Jefe de Cumplimiento Normativo

Un director de cumplimiento es responsable de crear y gestionar las políticas y los procedimientos corporativos para garantizar que una empresa cumple con todas las leyes municipales, estatales y federales (y, si procede, internacionales). El CCO debe elaborar una estrategia global para garantizar que estas políticas y procedimientos se comunican a todos los empleados y se siguen.

El director de cumplimiento debe supervisar constantemente el cumplimiento y evaluar y crear regularmente informes sobre el cumplimiento de los empleados, e informar de ello al consejo de administración, si procede.

Relacionado: Cómo convertirse en director de cumplimiento normativo (más el salario y las perspectivas laborales)

Jefe de seguridad (CSO)

Un director de seguridad es responsable de salvaguardar todos los activos de la empresa: empleados, propiedad intelectual y activos físicos. Más concretamente, los CSO deben elaborar estrategias, aplicar y gestionar planes de seguridad exhaustivos, y a menudo muy complicados, para proteger los activos físicos y digitales. Este puesto es tanto más importante cuanto que la tecnología avanza y requiere una protección inteligente contra el ransomware, el robo de datos y la piratería informática.

Algunas empresas contratan a un CSO especializado, denominado Chief Information Security Officer (CISO), que se encarga exclusivamente de las tecnologías de la información, la ciberseguridad y los activos digitales.

Leer más; Cómo convertirse en Director de Seguridad de la Información

Jefe de la oficina verde (CGO)

Los responsables de la ecología, o “chief environmental commitment officers (CEGO)” se encargan de crear y aplicar políticas para toda la empresa centradas en acciones que apoyen y protejan el medio ambiente. No todas las empresas tienen un CGO, pero en función de los objetivos de la empresa para reducir su huella de carbono global, el CGO debe crear normas y procedimientos que cumplan esos objetivos.

Además de crear y aplicar estrategias ecológicas para que los empleados cumplan con las políticas ecológicas de la empresa, los directores generales suelen dedicar buena parte de su tiempo a educar y formar a los empleados sobre cómo cumplir con las nuevas iniciativas que favorezcan el medio ambiente.

Relacionado: 4 pasos para convertirse en jefe de sostenibilidad

Caminos hacia la C-Suite

Los siguientes son los caminos más comunes para llegar a la C-suite:

Larga permanencia

La promoción interna de los empleados de larga duración es el camino más común y predecible para llegar a la C-suite. Si quiere llegar a ser un ejecutivo de nivel C mediante la promoción interna, tiene que trabajar para la misma empresa durante al menos 15 años, adquirir conocimientos y experiencia institucionales de forma constante y ascender a puestos más altos y exigentes. Además, debe ser capaz de reinventarse a medida que la empresa evoluciona con el tiempo.

Relacionado: Cómo avanzar en su carrera profesional

2. Agencia libre

La contratación externa es otra forma habitual de llegar a la C-suite. El candidato elegido puede convertirse en un ejecutivo de nivel C de inmediato o servir como segundo al mando en un determinado departamento antes de ser promovido. Para conseguir un puesto en la C-suite como candidato externo, hay que construir un impresionante historial de éxitos y desarrollar la experiencia, los conocimientos y la marca personal de forma estratégica.

Propiedad de la empresa

Como propietario de una empresa, puedes crear tus propias oportunidades y tener más control sobre tu ascenso a la dirección. Además de invertir en el negocio, tienes que tener excelentes habilidades de venta y comunicación, construir una red sólida y cultivar una tolerancia a la incertidumbre.

Relacionado: El camino hacia los empleos de nivel C: El camino hacia la dirección ejecutiva

Cómo convertirse en un ejecutivo de éxito de la C-suite

Si quieres maximizar tus posibilidades de éxito, debes empezar a planificar tu trayectoria lo antes posible. Siga estos consejos para labrarse una trayectoria profesional que le lleve a la C-suite:

1. Elegir el puesto de entrada adecuado

La mayoría de los ejecutivos de la C-suite de las grandes empresas ascendieron internamente. Si puede posicionarse en el puesto de entrada y la sucesión de puestos adecuados, se encontrará en el camino correcto hacia la C-suite. Muchos aspirantes a CEO optan por adquirir una experiencia operativa considerable, como la dirección de divisiones regionales o internacionales, antes de ocupar el puesto más alto. Contar con sólidos conocimientos financieros también puede aumentar sus posibilidades de llegar a la dirección.

2. Consiga que le reconozcan por las razones correctas

Independientemente del lugar que ocupe en la escala empresarial, es beneficioso que se reconozca su iniciativa. Puedes obtener reconocimiento ofreciéndote como voluntario para nuevas oportunidades, demostrando una actitud positiva y aceptando tareas o puestos que requieran viajar o trasladarse. Además, busque oportunidades para trabajar con un ejecutivo de nivel C o para recibir su tutoría.

Relacionadas: Cómo encontrar un mentor

3. Desarrollar cualidades de liderazgo

Si usted’aspira a ser un ejecutivo de alto nivel, necesita desarrollar las habilidades de las personas para obtener los mejores resultados de los equipos que usted’dirigirá en el futuro. Para ser un líder eficaz, tienes que ser capaz de comunicarte de forma clara y persuasiva, mantener a tus equipos motivados y dar un buen ejemplo a tus subordinados. Además, tienes que mantener la calma y la concentración bajo presión.

Relacionado: 20 cualidades de liderazgo que hacen a un gran líder

4. Cultivar su marca personal

Las pasiones y aspiraciones que te impulsan profesional y personalmente son los valores de la marca personal que te hacen destacar en tu empresa. En tu lugar de trabajo, rodéate de compañeros con ideas afines que reflejen los valores de tu marca. Esto puede ayudarte a establecer relaciones significativas y motivadoras y a establecer una reputación como jugador de equipo valioso y líder potencial. Fuera del trabajo, asegúrate de que la identidad online que muestras en tu sitio web y en las redes sociales es coherente con los valores de tu marca.

Relacionado: Cómo crear una marca personal (y por qué es importante)