¿Qué es el modelo de las nueve cajas? Definición, beneficios y consejos

El modelo de las nueve casillas es una forma sencilla y eficaz de evaluar la reserva de talento de su organización. Si trabaja en los equipos de recursos humanos o de gestión de una empresa, estar familiarizado con el modelo de las nueve casillas puede mejorar la calidad de sus decisiones relacionadas con los empleados. El uso del modelo de las nueve casillas puede ayudarle profesionalmente, y puede obtener toda la información relevante sobre él a través de la investigación.

En este artículo, analizamos qué es el modelo de las nueve casillas, quién puede utilizarlo, cuáles son sus principales ventajas y consejos para utilizarlo de forma eficaz.

¿Qué es el modelo de las nueve cajas?

El modelo de nueve casillas es una cuadrícula que puede utilizar para evaluar la reserva de talento de su organización, valorando el potencial y el rendimiento actual de cada empleado. Consta de un eje vertical y otro horizontal, en los que hay nueve casillas dispuestas simétricamente en forma de cuadrícula. El eje horizontal indica el nivel de rendimiento del empleado, mientras que el eje vertical muestra el potencial del empleado. Cuanto más alta sea la casilla en la que se sitúe un empleado, mayor será su potencial de crecimiento profesional. Del mismo modo, los empleados situados en el extremo derecho del eje horizontal son los que más rinden en la organización.

Las nueve casillas en las que puede caer un trabajador son:

  • Bajo rendimiento, bajo potencial El empleado puede ser apto para ser reasignado o para salir de la organización.

  • Rendimiento bajo, potencial moderado: Con el entrenamiento adecuado, el empleado podría progresar para realizar un trabajo adecuado.

  • Rendimiento bajo, alto potencial: El empleado es un profesional experimentado con las habilidades adecuadas para avanzar en su función, pero con problemas adicionales que pueden requerir tutoría o entrenamiento.

  • Rendimiento moderado, potencial bajo: El empleado es eficaz en su trabajo, pero es probable que haya alcanzado su máximo potencial.

  • Rendimiento moderado, potencial moderado: El empleado puede ser considerado para ascender profesionalmente en el futuro, pero hacerlo podría requerir un amplio entrenamiento en múltiples áreas.

  • Rendimiento moderado, alto potencial: El empleado es capaz de desempeñar su función de acuerdo con los estándares de la organización y podría mejorar aún más su rendimiento laboral en el futuro con la formación adecuada.

  • Alto rendimiento, bajo potencial: El empleado es muy eficaz en su trabajo, pero es probable que haya llegado a la cima de su carrera.

  • Alto rendimiento, potencial moderado: Aunque el empleado destaca en su función actual, todavía puede mejorar.

  • Mayor rendimiento, mayor potencial: El empleado realiza múltiples tareas relacionadas con su trabajo a un nivel muy alto y podría mejorar su rendimiento aún más.

Relacionado: Las 8 áreas funcionales de los recursos humanos

¿Quién puede utilizar el modelo de nueve casillas?

Los empleados de recursos humanos y los directivos de la empresa a todos los niveles pueden utilizar el modelo de las nueve casillas para evaluar el rendimiento de los empleados actuales y determinar cuáles tienen más potencial para progresar dentro de la organización. Colocar a cada empleado en una de las nueve casillas permite a estos profesionales visualizar la eficacia del empleado y la probabilidad de que pueda tener éxito en funciones superiores. Los ejecutivos de la alta dirección, como el director general y el director de operaciones, también pueden utilizar el modelo de las nueve casillas para buscar candidatos prometedores a los que puedan ascender a puestos de mayor nivel dentro de la organización.

Relacionado: 16 Hábitos de las personas altamente productivas

Ventajas de utilizar el modelo de las nueve casillas

Algunas de las principales ventajas de utilizar el modelo de las nueve cajas son:

  • Es fácil de aplicar. La organización de un modelo de nueve casillas es relativamente sencilla y las nueve categorías son intuitivas, lo que facilita su aplicación en su organización. Además, disponer de elementos visuales le ayuda a identificar posibles lagunas en su reserva de talento.

  • Te ayuda a planificar el futuro. Al evaluar los niveles de potencial de sus empleados, puede crear un plan para el futuro de la organización a medio y largo plazo. En función del potencial general de su plantilla, puede predecir la necesidad futura de nuevos empleados en puestos clave.

  • Ayuda a identificar las necesidades de los empleados'. Colocar a los empleados en nueve casillas diferentes según su potencial y su rendimiento puede ayudarle a determinar qué debe hacer la empresa para ayudar a algunos a mejorar su rendimiento y a otros a desarrollar su potencial.

  • Demuestra a los empleados' la idoneidad de su papel. El modelo de las nueve casillas puede ayudar a identificar a los empleados que potencialmente se desempeñarían mejor en otros puestos de los que ocupan en este momento. Al identificar a los empleados con un alto potencial y un bajo nivel de rendimiento, puede explorar formas de ayudarles a desarrollar su potencial.

  • Permite la colaboración y la comunicación. El modelo de las nueve casillas puede ayudar a los equipos de recursos humanos y de gestión a colaborar y comunicarse más eficazmente, ya que facilita la identificación de objetivos comunes. Una vez que el modelo pone al descubierto diversos elementos, como las carencias de talento o los altos cargos insuficientemente utilizados, los miembros del equipo deben colaborar para encontrar soluciones.

  • Motiva a los empleados a rendir más. Los empleados que saben dónde se encuentran en la parrilla de las nueve casillas tienden a estar más motivados para mejorar su estado. Si les falta rendimiento, es más probable que trabajen para mejorarlo, y si muestran potencial, es más probable que trabajen para alcanzarlo.

  • Puede ahorrarle dinero a la empresa. Identificar el potencial y los niveles de rendimiento de los empleados de la organización puede ayudar a reducir el gasto en cursos de evaluación, programas de formación y otras soluciones externas para clasificar a los empleados y mejorar su rendimiento.

Relacionado: 10 carreras de gestión de recursos humanos

Desafíos de utilizar el modelo de nueve casillas

Estos son algunos de los posibles retos a los que puede enfrentarse al utilizar el modelo de las nueve casillas:

  • No evalúa el potencial de gestión. Aunque es una forma eficaz de medir el rendimiento y el potencial de los empleados que desempeñan funciones ejecutivas, la función de un directivo suele ser demasiado compleja para evaluarla de este modo.

  • Puede ser rígida. Clasificar a las personas en categorías no es una ciencia exacta, y puede que algunos empleados no encajen del todo en ninguna de las nueve casillas o se clasifiquen erróneamente. Puedes reducir las probabilidades de que esto ocurra asegurándote de evaluar a fondo a cada empleado y reevaluar constantemente su posición en la tabla.

  • Puede desmotivar a algunos empleados. Descubrir que la dirección de tu organización o el departamento de RRHH te considera un empleado de bajo rendimiento o con poco potencial puede afectar a la motivación. La empresa puede evitar esta situación no haciendo pública la parrilla o asegurando constantemente a los empleados que pueden mejorar su situación.

  • Puede ser subjetivo. Dado que los criterios de rendimiento y potencial de los empleados suelen ser complejos y difíciles de definir por completo, colocar a cada empleado en una casilla es, en última instancia, una decisión subjetiva tomada por un directivo o un profesional de RRHH. Para evitar este reto potencial, la empresa necesita implementar métricas y criterios objetivos para ambas categorías.

Relacionado: Guía del proceso de planificación de los recursos humanos

Consejos para utilizar el modelo de las nueve cajas:

Tenga en cuenta estos consejos cuando aplique el modelo de nueve casillas:

  • Defina el resultado deseado. Las partes interesadas de la empresa necesitan colaborar para alinear la cuadrícula de nueve casillas con un objetivo de toda la empresa, como identificar líderes potenciales, mejorar la reserva de talento de la organización o cualquier otro objetivo importante.
  • Realice las evaluaciones después de las revisiones anuales de rendimiento. Es importante que las evaluaciones sean lo más objetivas y se basen en hechos, y una buena forma de garantizarlo es pedir a los directores de departamento que utilicen el modelo de nueve casillas para evaluar a sus subordinados justo después de una revisión anual del rendimiento. De este modo, la evaluación de cada empleado está actualizada, y da a cada empleado la oportunidad de mejorar hasta la siguiente evaluación.
  • Animar a los empleados a mejorar su situación. Recordad a los empleados que su lugar en la parrilla de nueve casillas no es permanente y que, con trabajo duro y concentración, pueden mejorar su condición.