Calendario de amortización: Definición y métodos

A medida que el valor de los activos de una organización disminuye con el tiempo, los profesionales de la empresa pueden hacer un seguimiento de su estado mediante un plan de depreciación. Esto ayuda a los contables a calcular los gastos de depreciación de los activos para asignar sus costes a lo largo del tiempo. Para realizar un buen seguimiento de estos activos, se puede crear un plan de depreciación e identificar qué métodos son los mejores para utilizar en determinados casos.

En este artículo, explicamos qué es un plan de depreciación, los métodos de depreciación más comunes y los términos de depreciación que hay que conocer.

Una guía para los gastos de depreciación (con pasos para su uso y ejemplos)

¿Qué es un programa de amortización?

Un plan de depreciación es una herramienta que los organismos, las empresas y los profesionales de la contabilidad utilizan para hacer un seguimiento de sus activos a largo plazo y examinar sus depreciaciones cada año. La depreciación es la cantidad de valor que pierde un activo a lo largo de un determinado periodo de tiempo. El plan de depreciación muestra el importe de la depreciación de cada activo a lo largo de su vida útil. Los contables suelen utilizar este calendario para predecir el valor global de los activos fijos de una empresa, los gastos de capital y los gastos de depreciación.

Cuando las organizaciones adquieren y utilizan activos como diversas propiedades, plantas y equipos, su valor empieza a disminuir a diferentes ritmos. Los contables registran estos activos en el calendario de depreciación para hacer un seguimiento preciso de las diferencias en los valores perdidos y el coste de cada valor a lo largo del tiempo. Un plan de depreciación suele incluir detalles importantes sobre cada activo, como su descripción, la fecha de compra, su coste, una estimación de su vida útil y el valor final justo antes de sustituirlo.

Relacionado: Depreciación vs. Amortización: Definiciones, diferencias y ejemplos

Cómo estructurar un plan de amortización

Siga estos pasos para estructurar su programa de amortización:

1. Añada los ingresos por ventas en la primera línea

Al estructurar su programa de depreciación, incluya los ingresos por ventas en su primera línea, ya que es un impulsor común de sus gastos de depreciación y gastos de capital para cada activo. Debajo de la primera línea, incluya una sección con los gastos de capital, que debe hacer referencia a cualquier gasto de capital anterior de cualquier período pasado.

2. Hacer proyecciones para futuros gastos de capital

Incluya proyecciones de futuros gastos de capital aplicando las hipótesis de previsión adecuadas. Esto puede ser desde los gastos de capital como porcentaje de las ventas, las cantidades fijas recurrentes y los dólares en los que se espera incurrir durante la operación. Al final del año, ve al final del calendario de depreciación para crear un desglose de los cambios en tus activos.

3. Incluya los gastos en su balance

La siguiente sección debe incluir el saldo inicial. Añada a este saldo los gastos de capital y reste los gastos de depreciación. De este total, reste las ventas y las amortizaciones. Incluya este total final como saldo final y neto de la depreciación acumulada.

Términos comunes de depreciación que hay que conocer

Es importante entender los términos de depreciación más comunes para construir su calendario de depreciación y calcular la depreciación de los activos:

  • Valor en libros: Este valor es la diferencia entre la depreciación acumulada y el precio de compra. Es el coste original del activo restado de la cantidad que se ha amortizado.
  • Valor de rescate: Es la estimación del valor del activo' al final del período de depreciación.
  • El coste: Es la cantidad o el precio de compra que ha pagado por el bien.
  • Fecha de puesta en servicio: Es la fecha en la que se empieza a utilizar el activo.
  • Base de amortización: Es la parte del coste que se utiliza para calcular la depreciación. Suele calcularse utilizando el coste total del activo menos el valor de recuperación del mismo.

Relacionado: Cómo calcular los gastos de capital

Métodos de amortización

Estos son los métodos habituales que se pueden utilizar para calcular la depreciación de diferentes activos:

Amortización lineal

La mayoría de las empresas utilizan este método para depreciar los activos fijos y dividir su valor por igual a lo largo de la vida útil de cada activo. Consiste en dividir el coste de un activo, restar su valor de recuperación y dividir este total entre su vida útil. El total final representa la cantidad de depreciación a deducir cada año.

La fórmula del método de depreciación lineal es:

(Coste del activo – Valor de salvamento) / Vida útil = Amortización

Por ejemplo, si una empresa compra una impresora de 5.000 dólares con un valor de recuperación de 300 dólares y una vida útil de cinco años, la ecuación sería:

(5,000 – 300) / 5 = 940

La empresa amortizaría 940 dólares del valor de la impresora cada año durante los próximos cinco años.

Relacionado: Relacionado: 5 métodos de depreciación comunes y sus aplicaciones

El balance doblemente decreciente

Un método de balance doblemente decreciente le permite amortizar continuamente más valor de un activo cuando lo adquiere por primera vez y amortizar menos a medida que pasa el tiempo. Las empresas que esperan recuperar el valor de un activo suelen utilizar este método.

Durante el primer año de posesión del activo, multiplica la tasa de depreciación lineal por el precio original. Después de poseer el activo durante un año, puede multiplicar esta tasa de depreciación por el valor contable restante del activo en lugar de por su precio original. El valor contable de un activo es el coste que se resta de la cantidad que se ha amortizado previamente.

La fórmula de este método durante el primer año es:

(Tasa de depreciación lineal x 2) x Precio original = Amortización de la depreciación

La fórmula de este método durante los años restantes es:

(Tasa de depreciación lineal x 2) x Valor contable = Cancelación de la depreciación

Utilizando el ejemplo anterior, si la vida útil de la impresora es de 5 años, la tasa de depreciación lineal sería del 5%.

Para el primer año, la empresa propietaria de la impresora utiliza el valor original en la ecuación, que es de 5.000 dólares. La fórmula para el primer año es

(.05 x 2) x 5.000 = 500

Esto significa que la empresa amortiza 500 dólares del valor de la impresora durante el primer año.

Para el segundo año, la empresa resta esta cifra del precio original y la inserta en la misma fórmula, lo que significa que la ecuación en el segundo año es:

(0,5 x 2) x 4.500 = 450

La empresa amortiza 450 dólares del valor de la impresora en el segundo año.

Depreciación de las unidades de producción

Puede utilizar este método para depreciar fácilmente un equipo en función del trabajo que realiza. Una unidad de producción puede referirse a la cantidad de trabajo que realiza el equipo o a la duración de su funcionamiento. Es útil hacer un seguimiento del uso del elemento de equipo para obtener un resultado final preciso de este método de depreciación.

La ecuación para la depreciación de las unidades de producto consta de dos pasos:

Valor contable / Vida útil = Depreciación por hora

Amortización horaria x Unidades u horas utilizadas en el año = Cancelación de la amortización

Esta ecuación te ayuda a determinar el valor en dólares de la depreciación de cada unidad que produce el activo. Sumando todas las unidades producidas cada año se obtiene el importe final de la amortización.

Refiriéndose al ejemplo anterior y contando las horas como unidades, aquí están las variables para un ejemplo de cálculo de este método:

  • Coste de la impresora: $5,000
  • Valor de recuperación: $300
  • Horas utilizadas durante el primer año: 10,000
  • Valor del libro: $4,700
  • Vida útil de la impresora: 200.000 horas

La empresa propietaria de la impresora divide el valor contable entre las horas que puede utilizar la impresora durante su vida útil, realizando el primer paso de la ecuación:

4,700 / 200,000 = 0.024

Esto hace que la retribución por hora sea de 0,024 dólares.

Para el segundo paso, la empresa multiplica la depreciación horaria por las horas que ha utilizado la impresora durante el año, con lo que se obtiene la fórmula:

10,000 x 0.024 = 240

Si la empresa utiliza este método, puede amortizar 240 dólares de depreciación durante ese ejercicio.