Comprender la calidad del producto: Qué es y por qué es importante

Una empresa puede fidelizar a sus clientes, crear reconocimiento de marca y reducir el coste de los productos garantizando su calidad. Es más probable que los clientes compren a empresas que conocen y en las que confían, y se pueden reducir los defectos, las devoluciones y las pérdidas de los productos. Puede ayudar a que sus clientes conozcan su marca, animarles a comprar sus productos y aumentar sus ingresos garantizando la calidad del producto.

En este artículo, analizamos qué es la calidad del producto, por qué es importante y cómo desarrollar una estrategia de calidad del producto con varias metodologías comunes para desarrollar estrategias de calidad del producto.

¿Qué es la calidad de los productos?

La calidad de un producto viene determinada por la forma en que satisface las necesidades de los clientes, cumple las normas del sector y funciona como se espera. Las empresas miden la calidad de los productos utilizando diversos criterios, como si un producto responde a una necesidad del cliente, tiene un buen rendimiento o satisface sus preferencias. La calidad del producto también puede evaluarse desde varios puntos de vista, como las perspectivas del cliente, de la fabricación, del producto y del valor, así como las perspectivas trascendentales que evalúan el valor de un producto en relación con su coste. La calidad se basa en estas perspectivas: la percepción del cliente, la perspectiva de la fabricación, la perspectiva basada en el producto y la perspectiva basada en el valor, así como la perspectiva trascendental.

  • Desempeño y función prevista
  • Fiabilidad del producto en un plazo determinado
  • Conformidad con las especificaciones del producto
  • Durabilidad y vida útil del producto
  • Capacidad de servicio del producto
  • Características físicas del producto
  • Percepción del producto por parte de los clientes

Relacionado: Guía para entender el desarrollo de productos

¿Por qué es importante la calidad del producto?

La calidad del producto es importante porque afecta al éxito de la empresa y ayuda a establecer su reputación en los mercados de los clientes. Cuando las empresas pueden crear productos de alta calidad que sigan satisfaciendo las demandas de los clientes, esto puede dar lugar a menos costes de producción, mayor rendimiento de la inversión y aumento de los ingresos.

La calidad del producto también es importante para los clientes, que dependen de la atención que presta una empresa a los detalles y a la demanda de los clientes. Las empresas crean productos para cubrir una necesidad en el mercado, y los consumidores esperan que los productos satisfagan esa necesidad tal y como los anuncia la empresa. Quieren productos que les ayuden a establecer una conexión con una marca para saber que pueden confiar en las ofertas de la empresa. Los productos de calidad ofrecen a los clientes formas seguras y eficaces de resolver sus problemas.

Relacionado: Guía para el aseguramiento de la calidad

Desarrollar una estrategia de calidad del producto

Antes de decidir una estrategia de calidad del producto, es importante investigar los factores que pueden afectar a la calidad de sus productos para saber dónde hay que hacer cambios. A continuación, podrá determinar las áreas de mejora e identificar los elementos que definen la gestión de la calidad del producto. Tenga en cuenta los siguientes conceptos para crear una estrategia de seguimiento del rendimiento y el éxito:

Factores de influencia

La calidad de sus productos comienza con la forma de fabricarlos. Después de que las empresas diseñen un concepto de producto, los equipos de producción determinan los tipos y cantidades de recursos que necesitan. Algunos factores que pueden influir en la calidad del producto son la tecnología y los materiales para su creación, la disponibilidad de mano de obra y el transporte, almacenamiento y distribución del producto. La utilización de estos factores a la hora de crear estrategias puede ayudar a su empresa a desarrollar productos de alta calidad que satisfagan las necesidades de los clientes y generen ingresos de forma eficiente.

Componentes de la gestión de la calidad

La gestión de la calidad del producto, o PQM, es un método que ayuda a las empresas a identificar los defectos del producto y a registrar las preocupaciones de los clientes. Los gestores de productos y proyectos aplican entonces la información que registran para mitigar los problemas y realizar futuras mejoras en la calidad del producto. El PQM abarca cuatro áreas distintas de evaluación de la calidad del producto, que incluyen la planificación, el control, la garantía de calidad y la mejora.

Relacionado: Guía de la garantía y el control de calidad: Definición, propósito y cómo se implementa la garantía de calidad

Metodologías para mejorar la calidad de los productos

Una buena estrategia de calidad del producto contribuye a crear y producir con éxito productos que tengan un buen rendimiento en el mercado. Las organizaciones pueden utilizar uno o varios enfoques para establecer la eficiencia a largo plazo, lo que puede aumentar la calidad de sus productos. A continuación se presentan varias estrategias que puede aplicar para mejorar la calidad de sus productos:

Metodología Six Sigma

Six Sigma es un método que los equipos de producción aplican para crear y mantener procesos de proyecto eficaces dentro de las organizaciones. La metodología es más aplicable a los procesos de diseño y desarrollo de software; sin embargo, las empresas también pueden aplicar la metodología para el diseño de productos físicos. Six Sigma abarca las fases de diseño, medición, análisis, mejora y control del desarrollo del producto y ofrece a los líderes una estructura eficaz que minimiza los defectos del producto y aumenta la calidad.

Relacionado: ¿Qué es Six Sigma?

Metodología de gestión de la calidad total

La gestión de la calidad total es una metodología que consiste en capacitar a todos los miembros del personal de una organización para que se comprometan a realizar un trabajo de alto nivel. El método de gestión de la calidad total consta de algunos principios clave:

  • Orientación al cliente
  • Liderazgo
  • Participación de los empleados
  • Enfoque del proceso
  • Enfoque de gestión estratégica
  • Mejora continua
  • Enfoque factual para la toma de decisiones
  • Comunicación mutuamente beneficiosa con los proveedores

Este método también se centra en la satisfacción del cliente, que desempeña un papel importante en la determinación de la calidad de un producto. Este enfoque ofrece muchas ventajas potenciales a las empresas, como el aumento de los beneficios y la productividad, la reducción o eliminación de los defectos del producto y la reducción de los costes.

Metodología de la teoría de las restricciones

La teoría de las restricciones es una metodología para garantizar la calidad del producto que hace hincapié en la importancia de solucionar los problemas de producción. Esta metodología permite a los equipos de producción resolver problemas durante la fabricación para que las operaciones sean más eficaces. Esta teoría se centra en las restricciones, que son partes de un sistema que pueden impedir el pleno desarrollo del producto. Entre las principales limitaciones se encuentran los defectos físicos o tangibles, las limitaciones políticas, las limitaciones de paradigma y las limitaciones de mercado. El objetivo principal de este método es superar las limitaciones y mejorar los procesos de fabricación para reducir el número de productos defectuosos.

Relacionado: ¿Qué es la teoría de las restricciones y cómo se utiliza?

Método de fabricación ajustado

La fabricación ajustada se centra en el aumento de los beneficios mediante la eliminación de toda forma de desperdicio en todas las áreas de la organización. El concepto es que al eliminar los recursos innecesarios, las empresas pueden crear mejores productos que satisfagan mejor las necesidades de los clientes. Los cinco pasos del proceso de pensamiento ajustado incluyen la especificación, la identificación, el flujo, la extracción y la perfección del producto.

Los líderes que utilizan el método de fabricación ajustada para mejorar la calidad del producto se centran primero en la percepción del valor por parte de los clientes. A continuación, utilizan la información para documentar cada paso del proceso de producción y ver en qué aspectos la empresa funciona bien y en cuáles puede mejorar. Las ventajas de este enfoque son menos defectos, un desarrollo más rápido y mayores beneficios.