Cómo gestionar las camarillas del trabajo: Definición y consejos

Es importante tener relaciones positivas en el trabajo que le ayuden a esperar su día. Sin embargo, a veces las amistades cercanas pueden convertirse en excluyentes. Cuando se forman camarillas en el trabajo, es importante abordarlas de forma profesional y eficaz para evitar consecuencias negativas. En este artículo, hablaremos de lo que es una camarilla de trabajo, cómo se forma, los signos de las camarillas de trabajo y cómo gestionar el hecho de tener camarillas en el trabajo.

¿Qué es un grupo de trabajo?

Una camarilla de trabajo es un grupo de empleados que tienen un fuerte vínculo y pasan la mayor parte de su tiempo en el trabajo juntos y pueden socializar fuera del trabajo. Estos grupos de amigos tan unidos suelen excluir a otras personas de unirse a su círculo.

Relacionado: Cómo afrontar un entorno de trabajo tóxico

¿Cómo se forman los grupos de trabajo?

Las camarillas en el trabajo suelen formarse cuando los empleados encuentran un interés o sentimiento compartido u otro elemento común. Las camarillas pueden formarse entre empleados que:

  • Tener tipos de personalidad similares
  • Llevar más tiempo trabajando en la empresa
  • Trabaja en el mismo departamento
  • Están en etapas vitales similares
  • Participar en las mismas aficiones
  • Compartir una religión o afiliación política

Las camarillas también pueden formarse como resultado de una experiencia compartida. Si los empleados están inseguros sobre su futuro en la empresa, pueden encontrar consuelo al estar con otros que sienten lo mismo. Cuando los demás empatizan y apoyan sus sentimientos, puede reforzar su vínculo. Esto puede ocurrir cuando un grupo de empleados recibe la mayoría de los comentarios positivos, dejando a otros empleados fuera. Puede ser reconfortante y validante encontrar a otros individuos que se sientan ignorados. Del mismo modo, los empleados con mejor rendimiento pueden buscarse exclusivamente entre ellos.

¿Cuáles son las señales de los grupos de trabajo?

Estas son algunas señales de advertencia de que hay camarillas en tu lugar de trabajo:

  • Un grupo o grupos de empleados excluyen a otros de unirse a ellos
  • Un grupo de empleados cotillea sobre los demás
  • Un grupo de empleados desalienta las opiniones divergentes
  • Los empleados escuchan o difunden rumores
  • Los empleados son más competitivos
  • Los empleados participan en el acoso escolar

Relacionado: Cómo manejar los chismes en el trabajo y 6 consejos para limitar y gestionar la negatividad

¿Cómo afectan las camarillas del trabajo a la moral y la productividad?

Los grupitos de trabajo pueden tener un efecto perjudicial en la moral y la productividad de la empresa. Cuando los empleados se sienten excluidos o alienados, pueden perder su motivación en el trabajo. Ser dejado de lado puede distraer, lo que lleva a una disminución de la productividad.

Además, los miembros de un grupo tienen perspectivas limitadas. Al pasar el tiempo con las mismas personas, se pierden puntos de vista variados, nuevas ideas y colaboración. Esto puede ser un obstáculo para la creatividad y la innovación y también reducir la eficiencia de la empresa. Los mejores equipos son diversos, flexibles y abiertos a distintos tipos de personalidad.

Cuando se producen camarillas entre la dirección y los empleados, los de fuera pueden empezar a sentirse desinteresados por su trabajo, creyendo que sólo los que están dentro de la camarilla reciben comentarios positivos, reconocimiento o ascensos. Cuando los empleados sienten que la calidad de su trabajo no importa debido al favoritismo, puede causar una disminución del compromiso y la productividad de los empleados.

Relacionado: Ventajas y desventajas a tener en cuenta a la hora de hacerse amigo de los compañeros de trabajo

Cómo manejar los grupitos de trabajo

Estas son las formas de abordar los grupitos en el trabajo para evitar que afecten negativamente a la oficina:

1. Celebrar actividades de creación de equipos

Crea oportunidades para que varios empleados trabajen y socialicen juntos. Seleccione diferentes grupos de empleados para los eventos, como la planificación de actividades de almuerzo mensuales o el desarrollo de un proyecto de servicio a la comunidad. Esto obliga a los empleados a interactuar con personas ajenas a su círculo íntimo y fomenta la camaradería. Considere la posibilidad de formar grupos de personas de diferentes departamentos o de distintos niveles de empleo.

Relacionado: Preguntas creativas para la creación de equipos (con ejemplos)

2. Modele el comportamiento que desea de los empleados

Asegúrese de que no forma parte de un grupo cerrado en el trabajo. Diversifica con quién pasas el tiempo en el lugar de trabajo. Considere la posibilidad de almorzar con diferentes grupos de personas y pedir a diferentes empleados que le den su opinión sobre los proyectos en los que está trabajando.

3. Reúnete con los miembros del grupo

Puede ser útil reunirse con un presunto grupo para explicar cómo su comportamiento está afectando a otros empleados. Es posible que el grupo no se dé cuenta de que está excluyendo a otros o actuando de forma intimidatoria. Discutir estos posibles problemas puede ayudar a los miembros de la camarilla a cambiar su comportamiento y hacer un esfuerzo por abrir su grupo a los demás. Evite acusar al grupo de haber hecho algo malo. Más bien, explique cómo pueden sentirse los demás desde fuera.

4. Establecer relaciones con los miembros del grupo

Intenta conocer a los miembros de un grupo de forma individual. Cuando no están todos juntos, puede ser menos abrumador acercarse a ellos. Averigüe qué tiene el grupo en común y recomiende a otros empleados que puedan compartir esos intereses. Esto puede ayudar a recordar al grupo que hay otras personas en el trabajo con las que pueden relacionarse.

5. Mantener las relaciones fuera del trabajo

Si te enfrentas a camarillas en tu lugar de trabajo, asegúrate de mantenerte conectado con amigos fuera del trabajo. Establecer relaciones y pasar tiempo con otras personas puede ayudarte a sentirte valorado, apreciado e incluido.

6. Repasa los valores de la empresa

Dedique tiempo a centrarse en los valores de la empresa, especialmente los que se refieren al trabajo en equipo y la unidad. Colóquelos por toda la oficina y considere una iniciativa especial destinada a explorar estos valores mediante la formación, el juego de roles y el reconocimiento de los empleados que los demuestren.

7. Crear oportunidades para socializar

Planifique regularmente actividades sociales para los empleados. No las haga obligatorias, pero considere la posibilidad de invitar personalmente a las personas que parezcan estar excluidas. Ofrézcase a acompañarlos a los eventos y presénteles a la gente.

Relacionado: Relacionado: 55 preguntas para romper el hielo al conocer gente nueva

8. Desarrollar un programa de tutoría

Para ayudar a aclimatar a los nuevos empleados, cree un programa de tutoría que empareje a los nuevos empleados con un empleado veterano. Esta mezcla puede ayudar a romper con los grupos exclusivos y promover las relaciones entre los distintos orígenes. Incluso puede emparejar a personas de distintos departamentos para fomentar el apoyo y el compromiso interdepartamental.

9. Haga cumplir las políticas de la empresa

Si los grupos en el trabajo infringen las políticas de la empresa excluyendo a determinados tipos de personas o adoptando un comportamiento inaceptable, como la difusión de rumores, aplique las medidas disciplinarias adecuadas descritas en el manual de la empresa.

Te recomendamos

Cómo organizarse cuando se trabaja en casa

Cómo convertirse en un operador de cámara

Qué incluir en una biografía

Cómo escribir un buen libro electrónico

Cómo utilizar los objetivos SMART como estudiante para lograr grandes resultados

La guía definitiva de los asientos de cierre (con tipos y ejemplos)