El camino hacia los trabajos de nivel C: El camino hacia la dirección ejecutiva

Conseguir un puesto de nivel C requiere una amplia experiencia, un impacto probado y un conjunto específico de habilidades. Si conseguir un puesto de nivel C es un objetivo profesional personal, hay varios puntos de control en el camino. ¿Qué es un puesto de nivel C y cómo puede posicionarse para uno de forma eficaz?

En este artículo, definiremos qué son los ejecutivos de nivel C y cómo puedes trabajar para conseguir una carrera en la dirección ejecutiva, sea cual sea tu sector.

¿Qué significa «C-suite»?

Los ejecutivos de la C-suite tienen una amplia experiencia en el sector, excelentes habilidades de liderazgo y una gran capacidad de gestión. A pesar de lo que implica la frase «C-suite», estos ejecutivos suelen ser visionarios. Los ejecutivos de la C-suite trabajan juntos para establecer estrategias corporativas y guiar a sus organizaciones hacia objetivos de alto nivel.

Cómo trabajar para conseguir puestos de nivel C

Establecer una red de contactos dentro de su sector, aprovechar sus conocimientos y mostrar su experiencia puede ayudarle a conseguir el papel que desea en la dirección. Aunque conseguir un puesto de nivel C es difícil y sólo un pequeño porcentaje de la población acaba ocupando un puesto de jefe ejecutivo, hay varias opciones que puedes seguir para trabajar para subir de nivel en tu carrera:

1. Ganar experiencia en el sector y en la gestión

No todas las empresas contratan desde dentro para los puestos de dirección, pero en muchos casos, los directivos de alto nivel pueden competir por los puestos de dirección de nivel C. Para seguir este camino, tendrá que trabajar de forma agresiva para conseguir ascensos y demostrar su capacidad de liderazgo y su experiencia en el sector, causando un impacto en la empresa en cada puesto que consiga.

Además de desarrollar sus habilidades de gestión y liderazgo, tómese el tiempo necesario para desarrollar su propia visión del éxito empresarial. Busque oportunidades para destacar su liderazgo intelectual, desde las publicaciones del sector hasta los blogs personales y las redes sociales. Posicionarse como líder de opinión con ideas innovadoras puede ayudarle a destacar.

2. Tomar la iniciativa en los cambios de la empresa

Las fusiones y adquisiciones a menudo conducen a la consolidación y reestructuración, creando numerosas oportunidades para que los líderes ambiciosos pasen a desempeñar funciones ejecutivas. Es posible que su función actual permanezca sólo temporalmente después de una fusión o adquisición. Sin embargo, si demuestra que puede liderar con eficacia, podría posicionarse como uno de los principales candidatos para un futuro puesto de dirección en la empresa más grande.

3. Ofrecer ayuda consultiva

Los consultores corporativos tienen la posibilidad de adquirir experiencia en una amplia gama de empresas de un mismo sector. La variedad de conocimientos que adquieren les permite posicionarse como expertos en el sector, lo que puede ser un trampolín para entrar en la dirección de la empresa.

Si está considerando la vía de los consultores para llegar a la alta dirección, planifique su camino con cuidado. Busque estrategias para adquirir experiencia con los nombres más importantes de su sector para poder aprovechar las conexiones más adelante.

4. Infórmate sobre cómo ser miembro de la junta directiva

Entrar en el consejo de administración de una empresa como presidente o vicepresidente puede aportarle una experiencia única en la toma de decisiones, la gestión y el liderazgo. Considere la posibilidad de convertirse en miembro del consejo de administración para obtener la perspectiva de alto nivel que necesita para dirigir una empresa desde la dirección.

5. Empezar como empresario

Los fundadores de startups pueden ser firmes candidatos a la dirección de la empresa si también hacen hincapié en el desarrollo de sus habilidades de liderazgo y toma de decisiones. Si está considerando este camino hacia un puesto de nivel C, esfuércese por mostrar cómo va a definir la cultura corporativa, navegar por las cuestiones políticas internas y dirigir a los equipos hacia los objetivos esenciales.

6. Buscar un mentor

Pedir a un ejecutivo de nivel C al que admiras que sea tu mentor puede ayudarte a obtener información para crecer en tu carrera. También puede ayudarte a determinar si un puesto de nivel C es adecuado para ti. También deberías pedirles una opinión sincera sobre tus puntos fuertes y las áreas clave en las que necesitas mejorar para ser un candidato competitivo.

Posiciones comunes de los ejecutivos de nivel C

Las pequeñas empresas suelen tener hasta cuatro ejecutivos de nivel C, mientras que las grandes corporaciones pueden tener un C-suite con más de una docena de funciones. Aquí están algunos de los puestos ejecutivos de nivel C más comunes y la descripción del trabajo para cada uno.

Oficina del jefe ejecutivo

Como máximo ejecutivo de una empresa pública o privada, el director general es la cara de la empresa. En este puesto, tendrá el máximo nivel de responsabilidad en todas las operaciones y decisiones importantes.

En este puesto, se encargará de comunicar su visión estratégica de la empresa a los empleados, clientes y accionistas. También tendrá que liderar a los demás ejecutivos, asegurándose de que todos los miembros de la junta directiva estén alineados en todo momento.

Director de operaciones

En muchas organizaciones, el director de operaciones es el segundo responsable del director general y se encarga de supervisar las operaciones diarias de la empresa y de desarrollar políticas y procedimientos eficaces. En este puesto, normalmente trabajará en estrecha colaboración con el director general y se encargará de aplicar las estrategias del alto ejecutivo. Dependiendo del tamaño de la C-suite, el COO también puede supervisar los recursos humanos, la administración y las nóminas.

Jefe de finanzas

Como máximo responsable financiero de la empresa, el director financiero se encarga de todo, desde la supervisión del flujo de caja y la aprobación de los presupuestos anuales hasta la gestión de los informes y el cumplimiento de la normativa. En última instancia, el director financiero es responsable del seguimiento y la supervisión de la rentabilidad de la empresa.

Dado que esta función representa el máximo logro para los profesionales de las finanzas, en este puesto necesitarás algo más que las habilidades estándar de liderazgo y gestión. También necesitará conocimientos y experiencia de alto nivel en finanzas, un profundo conocimiento de la evaluación de riesgos y una sólida visión estratégica.

Director de información o director de tecnología

Dependiendo de sus necesidades, la mayoría de las empresas emplean a un CIO o a un CTO para supervisar la infraestructura informática y tecnológica de la organización. Para desempeñar esta función, normalmente necesitará experiencia tanto en negocios como en tecnología de la información, ya que será responsable de alinear las estrategias de negocio y de tecnología. Además de gestionar un equipo de TI, se encargará de investigar e implementar tecnologías que permitan a la empresa alcanzar sus objetivos financieros, de marketing y de desarrollo de productos.

Jefe de datos

Mientras que el CIO o el CTO supervisan la tecnología, el CDO maneja los datos que la empresa recoge y almacena. También conocido como el director digital, este ejecutivo se encarga de todo, desde la gobernanza de los datos hasta las políticas de digitalización. En este papel, también puede asumir la responsabilidad del cumplimiento de los datos.

Jefe de seguridad

El CSO supervisa toda la seguridad de los sistemas y los datos, y suele trabajar en estrecha colaboración con el CIO, el CTO y el CDO. En esta función, usted se encargará de desarrollar y aplicar protocolos para mantener la seguridad de los datos y los equipos. Como CSO, debe tener una amplia experiencia trabajando en seguridad digital. También debe ser una prioridad estar al día de las últimas tendencias y problemas. También deberá tener un gran conocimiento de la gestión de riesgos para poder alinear las estrategias de seguridad y de negocio de la empresa.

Director de marketing

Como máximo responsable de marketing, el CMO dirige los esfuerzos promocionales y publicitarios de la organización. En este puesto, será responsable de desarrollar y gestionar las marcas de la empresa, supervisar los estudios de mercado y aprobar planes de marketing exhaustivos.

La mayoría de los CMO dirigen equipos de profesionales del marketing y trabajan en estrecha colaboración con los equipos de relaciones públicas y ventas. Como director de marketing, tendrá que tener una gran capacidad creativa, saber planificar y gestionar campañas complejas y ser un líder fuerte para su equipo y la organización.

Jefe de cumplimiento

Como máximo responsable legal de la empresa, el CCO supervisa el cumplimiento interno y externo. Para tener éxito en esta función, debe tener una formación jurídica y un profundo conocimiento de las cuestiones de cumplimiento. En los sectores sujetos a regulación, se responsabilizará del cumplimiento de todos los requisitos federales y locales. También supervisará el cumplimiento de las políticas corporativas por parte de los empleados internos y podrá asesorar a otros miembros de la dirección sobre posibles problemas de cumplimiento.

Jefe de recursos humanos

Mientras que el director de operaciones puede ocuparse de algunos aspectos de los recursos humanos, el director de recursos humanos gestiona esta área en las organizaciones más grandes. En esta función, se encargará de crear una estrategia de adquisición de talento, fomentar el desarrollo de los empleados y planificar la sucesión. También puede supervisar y asesorar sobre sistemas y tecnología de recursos humanos.

Jefe de experiencia

Aunque el CXO no existía en la C-suite hace una década, este puesto es cada vez más importante para las grandes empresas. El CXO asume la responsabilidad de las interacciones entre la empresa y sus clientes internos y externos, garantizando que todos los intercambios sean positivos y reflejen los valores y la misión de la organización. Como CXO, necesitará una gran capacidad de gestión de las relaciones, ya que se encargará de las comunicaciones entre la empresa y sus clientes externos y empleados internos.

Habilidades esenciales para los ejecutivos de la C-suite

Los ejecutivos de nivel C deben tener un sólido conjunto de habilidades relacionadas con su función. Si bien éstas pueden diferir en función de su título, aquí hay varias habilidades y cualidades esenciales que comúnmente definen los roles de la C-suite:

Habilidades de liderazgo

Las habilidades de liderazgo son fundamentales para cualquier puesto directivo—especialmente para los que dirigen toda la organización. Naturalmente, los directivos deben saber dirigir con eficacia para guiar tanto a los equipos como a las empresas hacia objetivos difíciles. Tu estilo de liderazgo debe demostrar que eres responsable, resistente y centrado.

Experiencia de gestión

Los candidatos fuertes a la C-suite requieren equipos competentes para abordar trabajos tanto grandes como pequeños. Para entrar en la C-suite, tendrá que demostrar que es capaz de crear y gestionar equipos que puedan cumplir los objetivos con los recursos disponibles. Para perfeccionar esta habilidad, generalmente necesitarás experiencia en la gestión de pequeños grupos de empleados y de departamentos o regiones enteras.

Habilidades para la toma de decisiones

Los ocupados ejecutivos de nivel C toman constantemente decisiones importantes. Para sobresalir en este papel, los directivos deben contar con estrategias eficaces para la toma de decisiones. Desde la recopilación de datos hasta el análisis de los resultados y la ponderación de las opciones, los líderes deben saber cómo elegir y comprometerse con los cursos de acción de la manera más eficiente posible.

Habilidades de comunicación

Los directivos comparten ideas, delegan tareas y hacen planes continuamente. Para garantizar que todo se desarrolle según lo previsto, los ejecutivos de nivel C deben tener una gran capacidad de comunicación. Los altos directivos deben saber comunicar claramente sus ideas por escrito y en voz alta.

Gestión de riesgos

Para asumir funciones de liderazgo de alto nivel, los ejecutivos de la C-suite deben saber cómo evaluar los riesgos y cuándo asumirlos. Cuando las estrategias no funcionan según lo previsto, los ejecutivos deben saber cuándo cambiar de rumbo, cómo asumir la responsabilidad y cómo ser resilientes cuando se enfrentan a un reto importante.

Gestión del tiempo y equilibrio entre vida y trabajo

Los ejecutivos de nivel C tienden a trabajar duro y con muchas horas de trabajo. Sin embargo, también entienden que las habilidades de gestión del tiempo fuertes pueden ayudar a una organización a funcionar de manera más eficiente y que mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida puede ayudar a los empleados a hacer su trabajo de manera más eficaz.

Naturalmente, los ejecutivos quemados rara vez pueden ser buenos líderes o guiar a sus equipos del modo en que lo hace un director fresco y centrado. Unas excelentes habilidades de gestión de proyectos y un enfoque saludable del trabajo pueden ayudarle a destacar como un fuerte candidato a la dirección.

Ideas visionarias

Para entrar en la C-suite, es necesario mostrar tus estrategias innovadoras e ideas visionarias. Aunque no quiera desvelar sus principales estrategias antes de conseguir el puesto, presentar constantemente ideas más pequeñas que tengan impacto puede ayudarle a posicionarse como pensador estratégico.

Para destacar como un candidato fuerte, desarrolle sus habilidades ejecutivas, gane experiencia en gestión y considere la posibilidad de obtener un título avanzado. El BLS prevé que los candidatos con más formación y experiencia tendrán más posibilidades de conseguir puestos ejecutivos de alto nivel. Explora más habilidades directivas que necesitarás desarrollar mientras trabajas para conseguir el puesto de C-suite ideal para ti.