¿Qué es el capital circulante neto? Definición y cómo calcularlo

El éxito de una empresa depende de algo más que de las entradas y salidas de dinero, aunque el dinero es un componente del panorama general. Más bien, las empresas tienen que hacer un seguimiento de su capital circulante, es decir, de la capacidad para pagar las deudas o pasivos a corto plazo.

En este artículo, analizamos qué es el capital circulante neto y qué factores pueden influir en él, cómo calcularlo y las formas de aumentarlo para situar a una empresa en una mejor posición financiera.

¿Qué es el capital circulante neto?

El capital circulante neto de una empresa es la diferencia entre sus activos circulantes (efectivo, cuentas por cobrar, inventario y productos terminados) y los pasivos circulantes (deudas/cuentas por pagar) y se utiliza como medida de liquidez, capacidad para cumplir con las obligaciones a corto plazo y financiar las operaciones continuas de la empresa. Lo ideal es que el saldo del capital circulante neto sea positivo, lo que significa que la empresa tiene más activos que pasivos.

El capital circulante neto de una empresa puede utilizarse como medida preliminar de la capacidad de la empresa para utilizar los activos de forma eficiente. Si el capital circulante de una empresa es sustancialmente positivo, tiene el potencial de invertir el capital extra para fomentar un rápido crecimiento de la organización. Por el contrario, si el pasivo circulante de una empresa supera su activo circulante, la empresa puede tener problemas para pagar a los acreedores, invertir en el crecimiento o incluso mantenerse en el negocio.

Factores que afectan al capital circulante neto

El cálculo del capital circulante neto es más preciso cuando se sigue como una tendencia, ya que puede mostrar el aumento o la disminución gradual de la cantidad neta de capital circulante a lo largo del tiempo. Sin embargo, la cifra del capital circulante neto puede ser engañosa por las siguientes razones:

  • Anomalías: Medir el capital circulante a partir de una sola fecha puede comprometer una lectura precisa al tomar accidentalmente una anomalía que no se alinea con la tendencia general del capital circulante neto. Por ejemplo, un pago global de una cuenta por pagar puede no reflejarse todavía, permitiendo que el capital circulante neto sea menor de lo que realmente es.
  • Línea de crédito: Aunque una empresa puede tener una línea de crédito disponible que puede financiar cualquier deuda a corto plazo, una medición precisa contará el capital circulante neto con el saldo disponible que queda en la línea de crédito. Si la línea está a punto de consumirse por completo, existe un mayor riesgo de que se produzca un problema de liquidez.
  • Liquidez: Los activos corrientes no son necesariamente muy líquidos, por lo que no pueden utilizarse para pagar la deuda a corto plazo. La liquidación de los activos de una empresa, como el inventario, sólo puede convertirse en efectivo con una gran pérdida para la empresa. Además, es posible que las cuentas por cobrar no se cobren a corto plazo, especialmente en los casos en que los plazos de crédito son muy largos, lo que retrasa los pagos que se deben a la empresa.

Los cambios en el capital circulante pueden afectar al flujo de caja de una empresa. Por ejemplo, si una empresa quiere ampliar su producción o entrar en un nuevo mercado, necesitará una inversión para alcanzar los objetivos del proyecto. Esta inversión reducirá el flujo de caja. Además, si las cuentas por cobrar no se cobran con la suficiente rapidez o las ventas disminuyen, el flujo de caja disminuirá. Una solución obvia, aunque temporal, es que la empresa exija el pago inmediato de las cuentas por cobrar. Sin embargo, si las condiciones se fijan mediante un contrato, puede que no sea posible forzar el pago anticipado de las cuentas por pagar.

Relacionado: Las 10 mejores preguntas de la entrevista de contabilidad

Cómo calcular el capital circulante neto

Calcular el capital circulante suele ser tan sencillo como comparar los activos corrientes de una empresa con sus pasivos corrientes. El activo circulante, tal y como aparece en el balance de la empresa, incluye el efectivo, las cuentas por cobrar, las materias primas, el trabajo en curso, las existencias de productos acabados y otros activos que se espera que se liquiden en menos de un año. El pasivo corriente incluye las cuentas por pagar, los salarios, los impuestos por pagar y la parte del año en curso de la deuda a largo plazo.

Para calcular el capital circulante neto, utilice la siguiente fórmula estándar:

Capital de trabajo neto = [(efectivo y equivalentes de efectivo) + (cuentas por cobrar) + (inversiones) + (inventario)] – cuentas por pagar

Un capital circulante equivalente o superior a la media de una empresa comparable es bueno, mientras que un capital circulante bajo podría indicar el riesgo de problemas financieros o de impago.

Para asegurarse de que el capital circulante se mantiene dentro de un rango aceptable, el contable de una empresa puede empezar por establecer un calendario de capital circulante neto siguiendo estos pasos:

1. Ventas y coste de los productos vendidos

En primer lugar, haga referencia a las ventas y al coste de las mercancías vendidas de la cuenta de resultados de todos los períodos pertinentes en la parte superior del calendario del capital circulante. Estas cifras se utilizarán para calcular los impulsores para prever las actividades de capital circulante.

2. Balance

Coloque una referencia a las cuentas del balance correspondientes debajo de las cifras de ventas y del coste de las mercancías vendidas, separando el activo corriente y el pasivo corriente en dos secciones. Excluye el efectivo y las partes corrientes de la deuda. Para mayor claridad y coherencia, coloque las cuentas en el orden en que aparecen en el balance.

3. Activos y pasivos actuales

Calcular los subtotales del total del activo circulante (excluyendo el efectivo) y del pasivo circulante sin deuda. Reste el pasivo del activo para crear un total general del capital circulante neto. Opcional: cree otra línea para calcular la variación del capital circulante neto entre los períodos anterior y actual (capital circulante neto actual – capital circulante neto anterior).

Relacionado: Ejemplo de carta de presentación de contable

¿Qué es el ratio de capital circulante neto?

El ratio de capital circulante neto compara el porcentaje del activo corriente de una empresa con su pasivo a corto plazo. Este ratio puede utilizarse para determinar si una empresa tiene o no suficientes activos corrientes para cubrir sus pasivos corrientes.

El ratio de capital circulante neto puede calcularse mediante la siguiente fórmula rápida:

(activo corriente) / (pasivo corriente)

Lo ideal es que el ratio muestre entre 1,2 y 2 veces el importe de los activos corrientes con respecto a los pasivos corrientes. Si es superior, es posible que la empresa no esté utilizando sus activos de forma tan eficiente como podría, y por supuesto, una cifra inferior indica un posible riesgo de problemas financieros.

Relacionado: Aprender a ser un asistente de contabilidad

Cómo aumentar el capital circulante neto

El importe del capital circulante neto de una empresa puede aumentarse realizando cualquiera de las siguientes acciones:

  1. Acortar la duración de los plazos de pago de las cuentas por cobrar. Esto permitirá a la empresa recibir antes el dinero que se le debe.
  2. El cobro de las cuentas por cobrar. Si a la empresa se le debe dinero, tiene derecho a los importes vencidos que los clientes todavía deben.
  3. Hacer compras de inventario justo a tiempo para reducir el coste del inventario, aunque esto puede aumentar los costes de envío.
  4. Devolver el inventario no utilizado a los proveedores. Esto puede suponer una tasa de reposición de existencias.
  5. Ampliar la duración de los plazos de las cuentas por pagar, según lo permitan los proveedores.
  6. Venta de activos a largo plazo para obtener efectivo
  7. Aumentar la rotación del inventario
  8. Refinanciación de deudas a corto plazo para hacerlas a más largo plazo

El seguimiento del nivel de capital circulante neto es crucial para predecir los niveles de efectivo en mano, así como las acciones necesarias para compensar las deficiencias de efectivo previstas.

En resumen, el capital circulante neto indica la capacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones financieras actuales. Cuando una empresa tiene un capital circulante neto positivo, está en buena forma financiera, con suficientes activos a corto plazo para pagar sus deudas a corto plazo, e incluso invertir en crecimiento o expansión. El fondo de maniobra neto puede aumentarse ganando más activos corrientes y disminuyendo los pasivos a corto plazo.