¿Qué es el capital humano?

Para que muchas empresas y organizaciones tengan éxito, dependen de los empleados y de sus habilidades para completar el trabajo de forma eficiente y rentable. Las cualidades intangibles de los empleados, como su nivel de formación o su experiencia profesional, aportan valor económico a un puesto concreto y a la empresa en general. Estas cualidades, habilidades y activos contribuyen al capital humano global de una persona. En este artículo, definimos el capital humano, compartimos los diferentes tipos, explicamos su importancia y cómo medirlo.

¿Qué es el capital?

¿Qué es el capital humano?

El capital humano es el valor económico de los empleados' habilidades y talentos, conocimientos y cualidades personales. Estas habilidades son activos intangibles que los empleados aportan a la organización para hacerla más productiva. Factores como el nivel de educación de una persona, su personalidad y su capacidad para llegar a tiempo al trabajo contribuyen a su capital humano. La combinación de las cualificaciones y habilidades de un empleado puede ser deseable desde la perspectiva del empresario. En consecuencia, los empresarios que contratan e invierten en empleados con estos activos pueden contribuir al éxito económico de la empresa.

Relacionado: Preguntas y respuestas: ¿Qué es la gestión del capital humano (HCM)?

Tipos de capital humano

Mientras que el capital humano se refiere a la culminación de las cualidades intangibles de los empleados, hay dos tipos distintos de capital humano:

Capital humano general

El capital humano general se refiere a los rasgos que hacen que los empleados estén generalmente cualificados para trabajar en varios puestos en diferentes sectores. Las cualidades relativas a la fuerte ética de trabajo de una persona se consideran valiosas para una organización, y estas habilidades pueden desarrollarse y perfeccionarse con el tiempo. La honestidad de un empleado y su atención a los detalles son ejemplos de capital humano general porque estas habilidades benefician a una variedad de entornos de trabajo.

Capital humano específico

El capital humano específico se refiere a los atributos de un empleado que le hacen estar cualificado para un puesto u organización concretos. Por ejemplo, si una persona que busca trabajo está interesada en un puesto en el sector de la salud o el derecho, hay una formación o certificaciones requeridas para esos puestos e industrias. Con la formación correcta y el apoyo adecuado, los solicitantes de empleo pueden aprender nuevas habilidades para mejorar su capital humano específico.

Relacionado: Relacionado: 9 tipos de capital y ejemplos

La importancia del capital humano

El capital humano es importante porque sus mediciones se utilizan para mejorar y aumentar la productividad de una organización. Los empleadores suelen preferir candidatos con una combinación establecida de activos y habilidades que se adaptan mejor a puestos o sectores específicos. La evaluación del capital humano puede ayudar a las organizaciones a garantizar que sus empleados contribuyan al éxito económico de la empresa. Para que las empresas ahorren dinero en formación, por ejemplo, los solicitantes de empleo pueden mejorar la rentabilidad de una organización si su capital humano y sus habilidades se alinean con los objetivos de la misma.

Medir el capital humano

Cuando una empresa calcula sus gastos, le permite evaluar cuánto dinero ha invertido en sus empleados y asegurarse de que está tomando decisiones empresariales rentables. Las empresas pueden medir su capital humano de varias maneras para determinar la rentabilidad de su organización:

2. Retorno de la inversión en capital humano

Determinar el ROI (retorno de la inversión) del capital humano es la principal forma de medirlo. El ROI del capital humano puede estimarse mediante la siguiente fórmula:

  • Fórmula: ROI del capital humano = (Ingresos–Gastos de explotación–Remuneración de los empleados) / Remuneración de los empleados

Por ejemplo, quizás los ingresos de una empresa en un mes determinado fueron de 70.000 dólares, sus gastos operativos mensuales fueron de 15.000 dólares y pagan a uno de sus empleados 30.000 dólares anuales.

El ROI del capital humano para ese empleado puede calcularse mediante (70.000 dólares – 15.000 dólares – 30.000 dólares) / 30.000 dólares, lo que equivale a 0,83. Esto significa que la empresa recibió 83 centavos por cada dólar que invirtió en ese empleado.

Inversión en formación

Otra forma de que una empresa mida el capital humano de su organización es calcular su inversión en formación, que puede estimarse mediante la siguiente fórmula:

  • Valor de la inversión en formación = Inversión total en formación / Número de empleados formados

Por ejemplo, si una empresa invirtiera 5.000 dólares en formación y formara a 25 empleados, el valor de la inversión en formación para cada empleado sería de 200 dólares.

Factores que determinan el capital humano

Hay varios factores que determinan el capital humano, y la combinación de estos activos repercute en el valor de su capital humano, por ejemplo:

Habilidades y cualificaciones

El conjunto de habilidades y cualificaciones de una persona es uno de los principales factores a la hora de determinar su capital humano. Por ejemplo, si una persona aspira a un puesto de programación informática, es probable que requiera conocimientos técnicos específicos y la capacidad de entender varios lenguajes de codificación. Aunque muchos empleados desarrollan sus habilidades a través de años de experiencia laboral, sus habilidades y cualificaciones que pueden aportar inicialmente a un nuevo puesto reflejan su capital humano.

Educación

Los antecedentes educativos de una persona que busca trabajo pueden determinar su capital humano. En concreto, el lugar en el que una persona asistió a la escuela y el título más alto que obtuvo son detalles que contribuyen a su capital humano. Además de los años de experiencia laboral, algunas organizaciones también tienen requisitos de educación para que los candidatos sean considerados cualificados para el puesto.

Inteligencia

Aunque los conocimientos de una persona sobre temas concretos son intangibles, su inteligencia contribuye a su capital humano. Si una persona tiene una amplia experiencia en un área específica, su inteligencia y comprensión de estos temas puede ser un activo beneficioso para un lugar de trabajo. Además, la capacidad de una persona para resolver problemas puede contribuir a su capital social.

Habilidades sociales

Las habilidades sociales naturales de una persona también contribuyen a su capital humano. Por ejemplo, los empleados que son comunicadores colaborativos pueden utilizar sus sólidas habilidades interpersonales para crear redes y relaciones eficaces dentro de una organización. Si un empleado es sociable y agradable, estos activos pueden tener un impacto positivo en su capital humano.

Inteligencia emocional y juicio

El capital humano varía entre los empleados en función de sus propias cualidades y perspectivas. Por ello, la inteligencia emocional y el sentido del juicio de una persona son activos adicionales que influyen en su capacidad de trabajo y, en última instancia, en su capital humano. Por ejemplo, una persona que trabaja con calma bajo presión puede trabajar eficazmente en un entorno de ritmo rápido y alto estrés, lo que puede ser beneficioso para el éxito y la productividad de esa organización.

Personalidad

Dado que hay habilidades específicas innatas que no se pueden enseñar, la propia personalidad de una persona contribuye a su capital humano. Por ejemplo, las habilidades naturales de una persona para demostrar empatía o escuchar activamente son activos que conforman su capital humano. Estas habilidades pueden ser adecuadas para sectores específicos, como la enseñanza o la sanidad, siendo la personalidad de una persona una contribución positiva a su lugar de trabajo y a su propio capital humano.

Ética laboral

La ética de trabajo general de una persona, y la forma en que aborda su trabajo, también influye en su capital humano. La capacidad de un empleado para llegar siempre a tiempo al trabajo o para tomar la iniciativa si se anticipa a un problema, por ejemplo, son elementos que contribuyen positivamente a la fuerte ética de trabajo de alguien. Así, el compromiso y la dedicación de una persona a su trabajo pueden influir positivamente en su capital humano.

Cómo aumentar el capital humano

Para que las empresas tengan éxito económico, pueden aumentar el capital humano dentro de su propia organización. He aquí algunas medidas que puede tomar para aumentar su capital humano:

1. Aprender una nueva habilidad

Una forma de aumentar el capital humano es aprender una nueva habilidad. Por ejemplo, aprender a hablar un nuevo idioma o a utilizar un programa informático específico puede añadirse a su lista de cualificaciones. Utilizar estas habilidades en un puesto o sector que le interese es una buena manera de aumentar su capital humano. Como resultado, esto puede aumentar el capital humano en una organización también.

2. Especializar su experiencia

Es posible aumentar el capital humano especializándose en un área específica. Tener un puesto especializado en cualquier sector facilita la posesión de habilidades únicas que se pueden utilizar para realizar tareas específicas. Estar especializado puede aumentar su capital humano porque sus conocimientos, su experiencia y su formación distintivos pueden ayudar a las organizaciones a alcanzar sus objetivos operativos y económicos.

3. Formación

Las empresas pueden aumentar el capital humano cuando invierten en sus empleados con tutorías y formación. Por ejemplo, si una empresa está implementando un nuevo software informático, proporcionar la formación necesaria puede aumentar la probabilidad de que los empleados entiendan la tecnología más rápidamente, mejorando la eficiencia. La formación también puede recordar a los empleados las políticas y procedimientos de su organización, lo que puede mejorar los flujos de trabajo y la productividad de la misma.

Te recomendamos

Cómo convertirse en hidrólogo

¿Qué es la autoestima? (Y por qué es importante)

Verificación vs. Validación: ¿Cuál es la diferencia?

5 métricas más importantes para los directores de operaciones

Cómo convertirse en una enfermera de la escuela

17 estrategias de marketing (con ejemplos)