Ciclo de vida de las empresas: Todo lo que necesita saber

Las cuatro etapas del ciclo de vida de una empresa suelen aparecer en la historia de cada negocio. Los detalles y el tiempo que una empresa permanece en cada una varían. Algunas organizaciones sufrirán contratiempos o reajustes que les harán volver a una etapa anterior. Sin embargo, otras pueden adoptar enfoques poco convencionales para llegar a las etapas finales. En este artículo, explicamos con más detalle lo que ocurre durante cada etapa del ciclo de vida empresarial.

¿Qué es el ciclo de vida de una empresa?

El ciclo de vida de una empresa son las etapas de crecimiento y desarrollo por las que pasan casi todas las empresas desde su inicio hasta su final, que puede llegar de diversas maneras. Las cuatro etapas del ciclo de vida de una empresa son:

  • Etapa inicial
  • Etapa de crecimiento y establecimiento
  • Etapa de madurez
  • Declinación o salida

Etapa inicial

Esta es la fase durante la cual se produce la siembra, el desarrollo o la iniciación, y la empresa comienza a fabricar su producto o a atender a los clientes. Puede dividirse en dos partes: la investigación y la búsqueda de fondos que tiene lugar antes de que la empresa comience formalmente, y el lanzamiento e inicio de la creación del producto o servicio.

La etapa de puesta en marcha abarca el tiempo que transcurre desde antes del lanzamiento de una empresa hasta que ésta alcanza su primer nivel crítico de estabilidad. Durante el inicio de esta etapa, el fundador de la empresa realiza prototipos o pilotos, solicita y evalúa opiniones y busca posibles inversores o fuentes de financiación.

Estas son otras características de la etapa de arranque:

  • Financieras:  Obtener financiación es el principal objetivo de esta etapa. Los propietarios necesitan los fondos para alquilar un espacio, comprar materias primas, pagar a los trabajadores y comprar publicidad. Los costes de puesta en marcha suelen ser elevados, y lo más probable es que los beneficios vayan por detrás de las ventas debido a la necesidad de pagar las inversiones de capital. 
  • Personal: Por lo general, el propietario es la cara y el nombre de la empresa, y su identidad suele ser intercambiable con la marca. El propietario o los propietarios toman todas las decisiones importantes y, en el caso de las pequeñas empresas de nueva creación, desempeñan múltiples funciones. Puede que diseñen sus propios materiales de marketing, gestionen sus propias cuentas en las redes sociales, fabriquen los productos o realicen el servicio y se encarguen de la contabilidad;
  • Objetivos. Las principales prioridades en esta fase son conseguir reconocimiento y atraer a suficientes clientes para que las ventas sean suficientes para cubrir los costes de funcionamiento de la empresa. Otro objetivo es perfeccionar rápida y constantemente la oferta de la empresa para responder al mercado;

Relacionado: Guía definitiva para la planificación estratégica

Etapa de crecimiento y establecimiento

Durante esta etapa, la empresa ha empezado a generar ingresos constantes, y tanto el flujo de caja como los ingresos han aumentado. Es un buen momento para redefinir los objetivos, reorganizar los departamentos, consolidar una estrategia de marketing cohesionada y empezar a explorar asociaciones comunitarias y empresariales. Además, es posible que en este momento haya surgido una cultura empresarial clara.

Algunas características de la etapa de crecimiento y establecimiento pueden ser:

  • Financieras: En este punto, los beneficios del negocio deberían cubrir cómodamente las nóminas y los gastos generales. Es probable que las ventas aumenten, y una vez que la empresa empiece a amortizar las inversiones de capital y los préstamos, los márgenes de beneficio habrán crecido.
  • Personal: Los propietarios se vuelven más estratégicos. Esto ocurre cuando los propietarios crean equipos a los que confían su visión y la comunicación del mensaje de la empresa. Para ello es necesario definir claramente las funciones y responsabilidades y contratar cuidadosamente a quienes puedan desempeñar las tareas. Esto dejará al propietario con más tiempo y ancho de banda para fortalecer las relaciones con los clientes existentes y explorar nuevas relaciones con clientes y socios potenciales;
  • 2. Objetivos: Los objetivos en esta etapa son el beneficio y la marca. La empresa quiere ser rentable para atraer inversiones adicionales para un mayor crecimiento. También busca ganar una mayor cuota de mercado y consolidar su posición en el mercado.

Relacionado: Guía de la cultura empresarial

Etapa de madurez

En esta fase, es posible que las ventas se hayan estabilizado y los beneficios sean constantes. Suele haber una estructura corporativa con niveles de jerarquía y funciones claramente definidas. La empresa funciona según un modelo de negocio claro y cuenta con clientes habituales, a los que se añaden regularmente cuentas adicionales. Para algunos propietarios de empresas, éste puede ser el objetivo final. Para muchas empresas, la fase de expansión es cuando buscan aumentar su gama de productos, introducir nuevos servicios, explorar un campo lateral o tal vez poner un pie en un mercado geográfico diferente.

Otras características de esta etapa son:

  • Financiera:  El crecimiento lento pero constante de los beneficios e ingresos es una característica de esta etapa, aunque la trayectoria del aumento puede empezar a igualarse a medida que los competidores y los nuevos participantes en el mercado se esfuerzan por conseguir su cuota. También es el momento de capitalizar ese crecimiento consolidando y utilizando los fondos disponibles para la expansión—casi como una segunda versión de la primera etapa. Si se planea una expansión a gran escala, puede ser el momento en el que la empresa incorpore inversores adicionales para proporcionar una inyección de fondos 
  • Personal: En esta fase, la dirección y los altos cargos pueden estar firmemente arraigados en sus funciones. Los departamentos están dirigidos por gerentes con directrices claras. A medida que las necesidades de la empresa cambian en esta etapa, los propietarios a veces se retiran de la ecuación, contratando a personas para que dirijan la empresa por completo para que puedan centrarse en nuevas empresas o en nuevas direcciones dentro de la misma empresa.
  • Objetivos: En este punto, los objetivos de una empresa madura se sitúan en el ámbito de la reinvención para que la empresa pueda seguir siendo relevante en un campo que cambia rápidamente.

Relacionado: 10 estilos de liderazgo comunes (con ejemplos)

Declinación o salida

Esta fase final del ciclo de vida de la empresa puede servir de final, o quizás de nuevo comienzo. Las empresas a menudo se enfrentan a dos opciones aquí: Pueden ampliar el negocio hasta el punto de reinventarlo, o pueden salirse por completo, ya sea vendiendo la empresa o cediendo el control total a los ejecutivos. Si se decide mantener la empresa, habrá algún cambio general. Tal vez la marca, un nuevo envase o un producto completamente redefinido para animar una familiaridad existente;

  • Financiero: Los propietarios de las empresas pueden tomar diferentes direcciones en este momento. Pueden reinvertir en la empresa para volver a entrar en otro ciclo de crecimiento, o pueden vender la empresa— ya sea a otra empresa o a la dirección actual. Aunque los ingresos pueden parecer estables en este punto, casi todas las empresas se darán cuenta de que en algún momento están compartiendo el mercado con los competidores 
  • Personal: En este punto, la empresa tiene un liderazgo descentralizado y los departamentos pueden funcionar con sistemas bien organizados;
  • Objetivos:  La planificación estratégica es el objetivo principal de esta parte del ciclo de vida de la empresa. El propietario y la dirección deben tomar decisiones sobre si van a permanecer igual, crecer y cambiar, o vender.

Te recomendamos

La Guía Completa para el Análisis de la Ruta Crítica

9 Formas en las que un directivo puede mejorar la fidelidad de sus clientes

¿Qué es la contabilidad?

12 consejos para mantenerse sano en el trabajo

Gestión de Proyectos Kanban: Qué es y cómo implementarlo

Cómo reclutar agentes de seguros