¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

Ser capaz de predecir la trayectoria de un nuevo producto es muy valioso. Muchos inversores, empresarios y desarrolladores utilizan una herramienta llamada ciclo de vida del producto para poder anticiparse a los posibles retos y planificarlos. Usted puede utilizar el modelo de ciclo de vida del producto para hacer un seguimiento del producto de su empresa y tomar decisiones informadas para promover su éxito. En este artículo, describimos los aspectos clave del ciclo de vida de un producto, incluyendo qué es y cómo funciona, y comentamos algunas ventajas y desventajas comunes.

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

El ciclo de vida de un producto es un concepto de marketing que desglosa la trayectoria de un producto en cuatro etapas distintas, desde su inicio hasta su declive. Este ciclo se utiliza para fundamentar las decisiones clave sobre marketing, inversión y expansión de productos, ajustes de precios y otras decisiones empresariales relacionadas. Las cuatro etapas del ciclo de vida de un producto son:

  • Introducción : Es cuando el producto se lanza por primera vez al mercado.
  • Crecimiento : Esta etapa se produce cuando el producto se vende rápidamente y la demanda del producto aumenta.
  • Maduración : Es cuando las ventas se mantienen y la demanda del producto está en su punto álgido.
  • Disminución : Esto ocurre cuando la demanda del producto comienza a reducirse.

Antes de la introducción de un producto, existe la fase de investigación y desarrollo, que es cuando los desarrolladores pretenden identificar un mercado objetivo, realizar un análisis de la competencia y consolidar un plan de marketing. Esta fase no suele incluirse en el ciclo de vida formal del producto, pero es una parte importante del proceso global.

Relacionado: Marketing's Promotional Mix: Definición y cómo utilizarla

¿Cómo funcionan los ciclos de vida de los productos?

Para entender cómo funciona el ciclo de vida del producto, es útil describir cada etapa con más detalle:

  1. 2. Presentar el producto.
  2. Conseguir la demanda del producto.
  3. Reforzar los esfuerzos de marketing del producto.
  4. Minimizar los costes de creación del producto.

1. Presentar el producto

La fase de introducción se caracteriza por un mercado reducido, bajas ventas y altos costes, con importantes inversiones en la comercialización y publicidad del producto. El objetivo de esta fase es dar a conocer el producto y su valor entre el mercado de consumidores objetivo. Ofrecer el producto a un precio más bajo o asociarse con personas influyentes del mercado son dos estrategias para tener éxito en esta fase. Si tiene éxito, las ventas empezarán a aumentar y el producto entrará en la fase de crecimiento.

2. Conseguir la demanda del producto

La etapa de crecimiento se caracteriza por un aumento constante de la demanda, que se traduce en un mayor volumen de ventas y la correspondiente expansión del producto desde los nichos de mercado hasta los mercados de masas. Este aumento de la demanda da lugar a una base de clientes más amplia y a mayores márgenes de beneficio. Con un capital financiero adicional, las empresas pueden ampliar sus campañas de marketing y publicidad y así hacer crecer el producto aún más. Si tiene éxito, las ventas seguirán aumentando hacia la maduración.

Relacionado: Demanda económica: Definición, determinantes y tipos

3. Reforzar los esfuerzos de marketing del producto

La etapa de maduración se caracteriza por el máximo rendimiento de las ventas y los correspondientes esfuerzos para mantener el valor del producto. Debido a las fuertes cifras de crecimiento, los beneficios tienden a ser altos y los costes de producción son más bajos debido a la reducción de los costes de marketing de las etapas anteriores. En esta etapa, los desarrolladores están pensando en estrategias para diferenciar el producto de los competidores y ajustar el producto para asegurar su longevidad. Algunos ejemplos de ajustes son la reducción del coste, el cambio de envase, la orientación a un nuevo mercado o la adición de valor con nuevas características del producto. si no es capaz de mantener el ritmo máximo de ventas, el producto entrará en la fase de declive.

4. Minimizar los costes de creación del producto

La etapa de declive se caracteriza por una disminución de las ventas, que puede ser el resultado de la saturación del mercado, el éxito de un producto de la competencia o la disminución del interés de los consumidores. Para evitar su eliminación por completo, las empresas tratarán de salvar el producto minimizando los costes de producción. En algunas circunstancias, un nicho de mercado puede mantenerse aunque el atractivo del mercado de masas haya caducado.

Ventajas de los ciclos de vida del producto

Entender el ciclo de vida del producto ofrece ventajas únicas a los profesionales de la empresa que buscan poner un nuevo producto en el mercado, entre ellas:

  • Planificación estratégica: Una de estas ventajas es la capacidad de anticipar la trayectoria de crecimiento de un producto y emprender el correspondiente proceso de gestión de productos. El uso del modelo de ciclo de vida del producto ayuda a las empresas a tomar decisiones estratégicas sobre sus inversiones financieras, enfoques de marketing y publicidad y desarrollo de productos. Pueden planificar con antelación cuándo ajustar una estrategia de marketing, cuándo pueden necesitar diferenciar un producto y cómo pueden asignarse sus recursos financieros en las distintas fases.
  • Aprender de los ciclos anteriores: Otra ventaja es la posibilidad de evitar y contrarrestar los errores más comunes en cada etapa. Al identificar la etapa actual de un producto en el ciclo de vida y comparar su rendimiento con el de productos similares en esa etapa, las empresas pueden aprender de los errores de los desarrolladores anteriores y ajustar su estrategia en consecuencia.

Relacionado: Cómo utilizar una matriz de evaluación de riesgos

Desventajas de los ciclos de vida de los productos

El uso de los ciclos de vida de los productos tiene algunas desventajas que pueden mitigarse con una cuidadosa previsión, por ejemplo:

  • Predicción imprecisa: Una de las desventajas del ciclo de vida de un producto es que ofrece una previsión, pero no es una herramienta precisa y predictiva para todos los productos. Debido a que las condiciones del mercado varían de un lugar a otro o a los aspectos únicos de un determinado producto, todos los productos no siguen una trayectoria exacta. Algunos productos pueden experimentar un declive, seguido de un resurgimiento inesperado y la reincorporación a una fase de crecimiento. Otros pueden no experimentar nunca un crecimiento rápido y permanecer en la fase de introducción. Entender los aspectos únicos de un producto determinado puede ayudar a las personas a utilizar el ciclo de vida en su beneficio sin restringir su enfoque.
  • Potencial para limitar la toma de decisiones: La consecuencia de la imprecisión de este modelo es que los desarrolladores pueden aplicar prematuramente o de forma inapropiada una estrategia de gestión de productos basada en la fase del ciclo de vida percibida, cuando ese no es el mejor curso de acción. Una empresa que reconoce que un producto tiene características de una fase de declive, por ejemplo, puede planificar prematuramente la interrupción de ese producto. Esto es especialmente cierto si los datos comparativos son menos accesibles y puede ser necesario un desarrollo más amplio. En esta circunstancia, la flexibilidad es clave para evitar errores de gestión.

Ejemplo de ciclo de vida del producto

La industria del automóvil tiene variaciones de su producto inicial en cada etapa del ciclo de vida del producto, lo que demuestra cómo las empresas pueden seguir siendo competitivas incluso cuando las tendencias del mercado cambian. A continuación, analizamos un producto automovilístico concreto en cada etapa:

  1. Etapa de introducción: Actualmente se encuentran en fase de introducción los coches de autoconducción. Las empresas están invirtiendo importantes recursos en la investigación y el desarrollo de este producto, con el plan de llevarlos al mercado en los próximos años. Su objetivo es atraer a los compradores a los beneficios potenciales y abordar cualquier preocupación o reserva que tengan los posibles compradores y que pueda afectar al crecimiento futuro.
  2. Etapa de crecimiento: Actualmente están en fase de crecimiento los coches eléctricos, que aprovechan el interés del público por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y otras, así como por optimizar la eficiencia. Muchas empresas están empleando diversas estrategias de marketing para ampliar su base de clientes y, al mismo tiempo, diferenciar su producto en respuesta a los comentarios de los clientes y las tendencias del mercado.
  3. Etapa de maduración: Actualmente, en la fase de maduración se encuentran las berlinas de modelo básico, no de lujo. Estas empresas han invertido en actualizaciones continuas y han introducido nuevas características para ampliar su ciclo de vida y mantener un lugar establecido en el mercado. Al mismo tiempo, es poco probable que amplíen su cuota de mercado de forma significativa.
  4. Etapa de declive: Actualmente, los coches diésel se encuentran en fase de declive. Entre otros factores, las críticas de los gobiernos por la excesiva contaminación han provocado la prohibición de los coches diésel en algunos lugares, lo que ha contribuido de forma significativa al descenso de las ventas. Dados los actuales movimientos ecologistas para reducir la contaminación y pasar a las energías renovables, es poco probable que este producto experimente un resurgimiento.

Te recomendamos

Creación de un análisis DAFO personal para su carrera

Cómo establecer objetivos empresariales con ejemplos

Cómo empezar un presupuesto en 7 pasos

Cómo hacer una portada en Google Docs

Análisis coste-beneficio: Definición, usos, fórmula y ejemplo

Guía definitiva sobre lo que incluye un plan de marketing