Cómo ser un buen entrenador en el trabajo

El coaching en el lugar de trabajo es un componente importante de cualquier empresa que desee mejorar la cultura interna, así como la satisfacción y la productividad de los empleados. Cuando se implementa el coaching de rendimiento, puede tener un efecto positivo significativo tanto en el desarrollo profesional de sus empleados como en su empresa en general. En este artículo, hablaremos de lo que es el coaching en el lugar de trabajo y de cómo puede ser el mejor entrenador para su personal.

¿Qué es el coaching en el lugar de trabajo?

Relacionado: Utilizar el aprendizaje colaborativo para aumentar la productividad en el trabajo

El coaching en el lugar de trabajo es el proceso en el que los empleados reciben los comentarios, las herramientas y las oportunidades necesarias para crecer profesionalmente y mejorar la productividad general en el trabajo. El coaching puede considerarse algo similar a la tutoría. Por ejemplo, un colega más experimentado puede guiar a un colega más joven a través de los pasos para tener éxito en su puesto, respondiendo a sus preguntas y haciendo sugerencias sobre cómo mejorar su rendimiento. Los entrenadores en el lugar de trabajo ayudan a los empleados a identificar los problemas o las áreas débiles de su rendimiento y a desarrollar formas de abordar esos problemas en colaboración con ellos.

Relacionado:  ¿Qué es el asesoramiento y la orientación profesional?

¿Por qué es importante el coaching en el lugar de trabajo?

El coaching en el lugar de trabajo es un aspecto importante del desarrollo profesional de los empleados y puede ofrecer varios beneficios tanto a nivel personal como organizativo. Por ejemplo, un programa de coaching puede ayudar a mejorar drásticamente el rendimiento laboral en el lugar de trabajo. Otros beneficios del coaching en el trabajo son

  • Aumenta el compromiso de los empleados
  • Mejora la productividad individual de los empleados
  • Anima a los empleados a asumir responsabilidades
  • Aumenta la responsabilidad de los empleados
  • Motiva al personal para que rinda más
  • Aumenta el potencial de los empleados
  • Ayuda a identificar los puntos fuertes y débiles de los empleados y de la organización
  • Aumenta las oportunidades de desarrollo de los empleados y de la empresa
  • Prepara mejor a los empleados para el cambio en el lugar de trabajo
  • Retrata el compromiso de la empresa con el desarrollo de los empleados

Cómo ser un entrenador eficaz en el trabajo

Para ser un coach de éxito en el lugar de trabajo, debe esforzarse por ser bueno en la creación de relaciones con múltiples individuos. Un buen coach puede tener en cuenta múltiples niveles de análisis y ser capaz de colaborar con las personas a las que entrena. Los buenos coaches animan a los individuos a analizar todos los aspectos de sí mismos durante el proceso de revisión del rendimiento, incluyendo, entre otros, la calidad y la cantidad de su trabajo, los valores de la empresa, sus necesidades personales y las necesidades que tienen de desarrollo profesional.

El coaching no debe ser sólo una herramienta que se utilice para las personas que tienen problemas de rendimiento, sino también una forma de ayudar a las personas a crecer personal y profesionalmente. Como entrenador, debe centrarse en desarrollar una cultura basada en la confianza y que permita la libre circulación de ideas y comentarios constructivos entre supervisores y empleados.

Varias características importantes hacen que un entrenador tenga éxito. Entre ellas:

1. Confianza

Para que las personas se evalúen a sí mismas y a sus acciones, es necesario un sentimiento de seguridad. Como entrenador, debe esforzarse por crear un nivel de confianza entre usted y los empleados a los que entrena.

2. Buena capacidad de escucha

Saber escuchar con eficacia puede garantizar que tus empleados no sólo se sientan escuchados, sino que también entiendas realmente sus preocupaciones y de dónde vienen. Practicar las habilidades de escucha activa cuando se entrena en el lugar de trabajo puede mejorar su relación con sus empleados y ayudarles a sentirse cómodos cuando discutan y aborden cualquier malentendido o área que necesite ser mejorada.

3. Capacidad para ofrecer una retroalimentación clara, procesable y significativa

Los comentarios que no son claros y aplicables pueden hacer que los empleados se sientan confundidos sobre los objetivos que usted tiene para ellos o sobre las mejoras en las que deben trabajar. Transmitir sus comentarios de forma significativa y considerada puede ayudar a los empleados a comprender mejor en qué deben trabajar y motivarlos para que lo hagan.

4. Expectativas coherentes

La coherencia no significa comparar a las personas, sino tener las mismas expectativas para todas las personas que trabajan con usted. Cambiar constantemente sus expectativas puede dificultar que los empleados entiendan y sigan la retroalimentación para mejorar. Si un objetivo se mueve continuamente, puede crear una sensación de frustración que puede obstaculizar una experiencia de coaching positiva y beneficiosa.

5. Expectativas realistas

Sería maravilloso que un individuo pudiera alcanzar cada uno de los objetivos fijados para cada periodo de revisión, pero eso no siempre ocurre. Un buen entrenador entiende lo que es realmente factible en un período de tiempo determinado y que a veces un objetivo parece ser realista y factible en el momento de establecerlo, pero por cualquier razón se vuelve menos realista a medida que avanza el período. Ser capaz de tener en cuenta los posibles contratiempos y tener expectativas realistas puede mejorar tu capacidad y eficacia como entrenador.

6. Empatía y comprensión

Ser capaz de empatizar y comprender a tus empleados es una parte importante de ser un buen entrenador en el lugar de trabajo. Por ejemplo, puede que uno de tus empleados encuentre difícil una tarea concreta que a otros empleados les resulta fácil. Si te sientas con tu empleado para entender realmente las razones de sus dificultades con esa tarea y trabajáis juntos para conseguir un objetivo alcanzable, puedes aumentar drásticamente su productividad y su motivación para mejorar.

7. Habilidades organizativas

Un buen entrenador en el lugar de trabajo debe ser organizado y tener la capacidad de prepararse y hacer un seguimiento puntual. La preparación significa no sólo saber a quién se va a entrenar, sino también tener información para ayudarles durante la sesión de coaching. Llevar un registro de los progresos realizados y hacer un seguimiento para asegurarse de que los objetivos se están cumpliendo puede mejorar su éxito como entrenador, así como la capacidad de sus empleados para crecer en el lugar de trabajo.

8. Gestión del tiempo

Como entrenador, tendrá que establecer los objetivos de las sesiones de coaching, asegurarse de discutir cualquier problema o preocupación que tengan los individuos y trabajar con ellos para asegurar que se acuerda una solución efectiva. Todos estos aspectos requieren tiempo, y saber gestionar adecuadamente el tiempo que dedica al coaching puede aumentar su éxito como coach y el rendimiento laboral general de sus empleados&#x2019.

Ejemplos de coaching en el lugar de trabajo para mejorar el rendimiento de los empleados

Como entrenador en el lugar de trabajo, tendrá varias oportunidades de ayudar a mejorar el rendimiento de sus empleados y la productividad general del trabajo. Los siguientes son ejemplos de la vida real sobre cómo aplicar el coaching en el lugar de trabajo.

Formación

La formación en el lugar de trabajo es un buen momento para aplicar el coaching de rendimiento. Por ejemplo, digamos que quiere formar a su equipo de atención al cliente sobre cómo manejar mejor las llamadas de atención al cliente que suponen un reto. En lugar de decirles simplemente lo que tienen que decir en esta situación, podría establecer un momento para realizar llamadas de servicio al cliente simuladas que hayan sido un reto para su equipo en el pasado. Haga que un empleado actúe como el cliente y el otro como el representante. La simulación de situaciones difíciles en la vida real puede preparar mejor a su equipo para manejar estos casos en el futuro y darles una valiosa experiencia.

Solución de problemas

La resolución de problemas en el trabajo es también una gran oportunidad para mejorar el rendimiento de los empleados mediante el coaching. En lugar de limitarse a ofrecer su propia solución, ayude a su empleado a llegar a una solución propia. Por ejemplo, si su empleado es incapaz de completar puntualmente las tareas acordadas que se le asignan cada día, no se limite a decir «gestiona mejor tu tiempo», sino que trabaje con él para descubrir las razones por las que le resulta difícil completar sus tareas y le ayude a encontrar una solución por sí mismo. Esto ayuda a sus empleados a aprender a pensar por sí mismos y mejora la motivación para realizar los cambios adecuados.

Entrenamiento diario

Ser un coach eficaz en el lugar de trabajo no consiste únicamente en ayudar a los empleados a resolver grandes problemas o a realizar mejoras drásticas en su trabajo. El coaching diario es un componente importante para el éxito general de sus habilidades de coaching. Por ejemplo, cuando un empleado acuda a usted con una pregunta rápida sobre cómo debe hacerse algo, no se limite a darle la respuesta y marcharse. Tómese unos minutos para aprovechar esta oportunidad para enseñarles algo nuevo y seguir desarrollando sus habilidades de resolución de problemas. Cuanto más entrene regularmente, más productivos e independientes serán sus empleados.

Te recomendamos

Cómo Usar los Procedimientos de Contratación: Guía y Consejos

Cómo calcular el coste medio ponderado (con ejemplos)

15 métricas de marketing digital y cómo utilizarlas

Aprenda cómo convertirse en un servidor de procesos

Segmentación de listas de correo electrónico: Definición y 21 métodos

La importancia de los asientos de ajuste (más tipos y consejos)