Cómo equilibrar el trabajo y la escuela

Si trabajas a tiempo parcial o completo y estás estudiando, puede ser un reto compaginar el trabajo con los estudios. Conciliar con éxito el trabajo y los estudios permite reducir el estrés, mejorar las calificaciones y aumentar la calidad del trabajo. Aprender consejos para conciliar el trabajo y los estudios puede ayudarte a hacerlo de forma más eficaz.

En este artículo, analizamos los factores que debes tener en cuenta si vas a estudiar mientras trabajas y los consejos que puedes utilizar para equilibrar eficazmente el trabajo y los estudios.

Relacionado: 8 formas de mejorar las habilidades conversacionales en el trabajo

Relacionado: Los mejores trabajos para estudiantes universitarios

Cuándo considerar la posibilidad de estudiar mientras se trabaja

Hay circunstancias en las que puedes considerar la posibilidad de estudiar mientras mantienes un trabajo. Entre ellas se encuentran situaciones como:

  • Minimizar o evitar los préstamos estudiantiles
  • Mantener a la familia mientras se estudia
  • Ganar experiencia en un campo mientras se obtiene un título para optar a puestos más avanzados

Relacionado: Guía de la vuelta al cole 2020 para conciliar trabajo y niños en casa

Cómo compaginar el trabajo y la escuela

He aquí siete medidas que deberías tomar para conciliar mejor el trabajo y los estudios:

1. Planifica tu horario de trabajo y de clases

Para equilibrar el trabajo y los estudios, debes planificar tu horario de manera que no se superponga y se pierda el mínimo de tiempo. Empieza por investigar cuándo se imparten las clases y trata de minimizar la cantidad de tiempo entre ellas tanto como puedas. Si tienes tiempo entre clases, aprovecha ese tiempo para hacer los deberes o estudiar para aprovechar al máximo tu tiempo.

También puede considerar la posibilidad de poner tantas clases en un día como sea posible para reducir el número de veces que tiene que ir y venir del campus. Minimizar el tiempo que pasas en tus desplazamientos puede ahorrarte una enorme cantidad de tiempo durante la semana, liberando tiempo para estudiar, hacer los deberes u otras actividades.

2. Priorizar la organización

Cuando tienes que compaginar múltiples responsabilidades, la organización es crucial para el éxito. Mantén el material escolar bien abastecido, carga tu teléfono todas las noches y asegúrate de que todo está guardado donde corresponde.

Además, si aún no lo estás haciendo, empieza a utilizar una lista de planificación y de tareas pendientes. Tener una lista de tareas pendientes le facilitará saber qué trabajo hay que completar y le permitirá priorizar más fácilmente ese trabajo.

Cada mañana, revisa tu lista de tareas pendientes. Utiliza un planificador para llevar la cuenta de las fechas de entrega de las tareas específicas, de modo que puedas planificarlas con antelación. Un planificador también te facilitará la gestión de tu tiempo, ya que podrás ver cuándo estás trabajando, cuándo estás en clase y cuándo tienes tiempo para avanzar en las tareas escolares.

3. Elimine las distracciones

Si estás estudiando o trabajando en los deberes, las distracciones pueden afectar a tu capacidad para lograr lo que necesitas. Aprender a separarte de las distracciones, como la televisión, la música o los amigos que están socializando, puede ayudarte a gestionar eficazmente tu tiempo y a equilibrar más fácilmente el trabajo y los estudios. Considera la posibilidad de cerrar la puerta de tu habitación, ir a la biblioteca o encontrar otro lugar donde puedas concentrarte sin distracciones.

4. Tome descansos cuando los necesite

Los estudios demuestran que sólo puedes concentrarte bien durante un máximo de 90 minutos seguidos. Aunque quieras aprovechar al máximo tu tiempo, también necesitas hacer descansos periódicamente para mantenerte concentrado en tu trabajo. Un breve paseo durante una sesión de estudio puede ayudarte a sentirte renovado y listo para concentrarte en lo que tienes que lograr.

5. Priorice su salud

Compaginar con éxito los estudios y el trabajo requiere energía. La mejor manera de mantener tus niveles de energía altos es dar prioridad a tu salud. Haz todo lo posible por mantener una dieta saludable y comer todas las comidas, incluso si lo haces mientras estás de viaje. También hay que dar prioridad al sueño. Tu cuerpo se repara mientras duermes. Dormir adecuadamente también es esencial para ser productivo y mantenerse concentrado.

6. Mantenga una comunicación abierta

La comunicación es clave para equilibrar los estudios y el trabajo. Mantén una línea de comunicación abierta con tus jefes en el trabajo y con tus profesores. Si saben que trabajas y estudias al mismo tiempo, estarán más dispuestos a colaborar contigo si empiezas a sentirte abrumado por la carga de trabajo. También es una buena idea mantener una comunicación abierta con tu familia y amigos para que puedan apoyarte mejor.

7. Pide ayuda si la necesitas

Una de las mejores cosas que puedes hacer para ayudarte a tener éxito académico mientras compaginas el trabajo con los estudios es pedir ayuda cuando la necesites. Si te resulta difícil una tarea o una asignatura en particular, busca ayuda a través de un laboratorio de estudio, busca un tutor o asóciate con un compañero de clase para estudiar. Buscando ayuda adicional cuando la necesites, puedes realmente acortar la cantidad de tiempo que necesitas dedicar a las tareas escolares, liberando tiempo para que puedas trabajar o simplemente disfrutar de un tiempo de inactividad, lo que te permite equilibrar mejor el trabajo y la escuela.

Relacionado: Cómo volver a la escuela como adulto

Consejos adicionales para compaginar el trabajo y los estudios

Estos son algunos consejos adicionales que puedes utilizar para gestionar tu apretada agenda mientras vas al trabajo y a la escuela al mismo tiempo:

  • Celebre los pequeños logros: Obtener un título mientras se estudia puede ser un logro monumental, que lleva años completar. En lugar de centrarte en las grandes victorias, como completar con éxito un semestre entero, céntrate en los logros más pequeños, como obtener una buena nota en un examen o ensayo. Incluso puedes celebrar triunfos como la entrega de los deberes a tiempo. Celebrando incluso los pequeños logros, te ayudarás a mantener la motivación.
  • Tenga en cuenta los objetivos a largo plazo: En los momentos en los que te resulte difícil compaginar los estudios con el trabajo, recuérdate que cada vez estás más cerca de alcanzar tus objetivos a largo plazo. Ten en cuenta también lo que podrás hacer al cumplir esos objetivos. Por ejemplo, si estás estudiando la carrera de enfermería mientras trabajas a tiempo completo, recuérdate que cuando termines podrás optar a una nueva carrera de enfermería.
  • Aproveche sus hábitos: Conoce tus tendencias naturales y utilízalas en tu beneficio. Por ejemplo, si trabajas mejor por la noche, cambia tu horario para hacer la mayor parte de tus estudios por la noche y dormir más tarde. Si eres un planificador nato, planifica tu horario para tener tiempo libre para estudiar, trabajar y otras actividades.
  • Cree un espacio designado para el aprendizaje: Designa un lugar en tu casa o habitación para estudiar. Un escritorio y una silla son esenciales para que puedas trabajar con un ordenador y mantenerte en una posición saludable mientras estudias. También puedes considerar la posibilidad de utilizar un tablón de anuncios para poder colgar citas inspiradoras que te mantengan motivado, junto con las fechas importantes que debes recordar.

Te recomendamos

11 Consejos para formar a los reclutadores (y 5 beneficios de una formación eficaz)

Cómo planificar una pausa en la carrera profesional

Emprendimiento innovador: Definición, consejos y preguntas frecuentes

21 tipos de marcas (con definiciones)

Cómo pedir opiniones

Aprenda a hacer la contabilidad de los reembolsos