Cómo motivarse en el trabajo

Aunque tener motivación puede ayudarte a tener éxito en el trabajo, no siempre es fácil encontrarla o mantenerla. De hecho, sentirse desmotivado de vez en cuando es un estado normal en cualquier tipo de trabajo profesional. Saber qué tácticas y métodos utilizar para recuperar la motivación puede ayudarte a volver a sentirte positivo e impulsado a realizar las tareas.

En este artículo, hablaremos de los tipos de motivación, de por qué es importante y de las formas en las que puedes conseguir motivación en el trabajo.

Relacionado: Cómo crear un blog

Motivación positiva frente a motivación negativa

Los dos tipos principales de motivación son la positiva y la negativa. La motivación positiva le ayuda a centrarse en los resultados positivos que se derivan de la realización de una tarea o de la consecución de un determinado objetivo. Aquí tienes algunos ejemplos de frases que puedes pensar o decir cuando tienes motivación positiva:

  • Completar esta tarea en el trabajo me ayudará a conseguir un ascenso.
  • Participar en este taller me ayudará a desarrollar importantes habilidades técnicas en mi sector.
  • Solicitar este puesto de trabajo podría abrir una oportunidad para cambiar de carrera.

Por otro lado, la motivación negativa se centra en los resultados negativos que pueden producirse si se comete un error o no se completa una determinada tarea u objetivo. Estos son algunos ejemplos de afirmaciones que puedes pensar o decir cuando tienes una motivación negativa:

  • Si mi presentación no es bien recibida, podría afectar a mis posibilidades de promoción.
  • Si no termino esta tarea, mis compañeros se sentirán frustrados conmigo.
  • Si no consigo esta oferta de trabajo, perderé una gran oportunidad de desarrollar una carrera que me encanta.

Cuando usted’piensa en los resultados negativos que puede tener una acción, suele empezar a temer las tareas asociadas a ella. Aunque ambos tipos de motivación son eficaces para impulsarle a completar las tareas, la motivación positiva es energizante e inspiradora. La motivación negativa puede causar fatiga y no suele ser eficaz para el crecimiento profesional a largo plazo. Por ejemplo, podría cambiar la primera afirmación negativa de arriba diciendo Si mi presentación es bien recibida, podría hacer que mi caso para una promoción sea más fuerte;

Establecer objetivos

Para tener una motivación positiva y sostenible, es importante comprender en profundidad sus objetivos finales. La motivación puede ser útil en muchas situaciones de la vida, ya sea que esté tratando de completar su educación, buscando cambiar de carrera o trabajando para desarrollar ciertas habilidades. Los objetivos te orientan y te permiten centrarte en los pasos que debes dar para alcanzarlos.

Si no está seguro de los pasos que debe dar para alcanzar su objetivo, busque recursos que expliquen la experiencia, las credenciales, las habilidades u otros atributos que pueden ayudarle a alcanzar ese hito. Por ejemplo, si estás trabajando para completar tu educación, reúnete con un consejero para que te explique los cursos que necesitarás para obtener tu título.

Si estás buscando una nueva carrera, realiza entrevistas informativas con personas que trabajen en ese campo para averiguar cómo han llegado a donde están ahora. Sea cual sea tu objetivo final, establecer hitos más pequeños y alcanzables a lo largo del proceso te ayudará a mantenerte motivado y positivo sobre tu progreso.

Cuando establezcas objetivos, puede ser útil compartirlos con mentores, amigos o colegas de confianza para que te ayuden a mantenerte centrado y a rendirte cuentas a ti mismo. También puede considerar la posibilidad de escribir sus objetivos y colocarlos en un lugar bien visible como recordatorio constante. Hacer un seguimiento de tu progreso puede ayudarte a mantener la motivación que te inspiró a lograr esos objetivos en primer lugar.

Comprende que la motivación puede ir y venir

Como seres humanos, no podemos’rendir constantemente a un nivel máximo. Los niveles de motivación pueden variar a medida que nos enfrentamos a los retos, nos enfrentamos a situaciones inesperadas y cuidamos de nuestra salud emocional y física. Es normal experimentar cambios en tus niveles de motivación a medida que avanzas en la vida.

Experimentar una decepción, por ejemplo, puede dificultar la motivación. Si tu objetivo es trabajar en un nuevo sector y te han rechazado para un puesto de trabajo, puede que tu motivación disminuya, al menos durante un tiempo. Practicar el autocuidado y centrarse en tus necesidades puede ayudarte a superar esos sentimientos. Cuando estés preparado, puedes empezar a poner en práctica algunos de los consejos de motivación anteriores para poner más energía en tu objetivo.

Dedíquese a trabajar

Una de las mejores formas de empezar a ganar motivación es invertir tiempo y energía. Por ejemplo, si intentas motivarte para terminar tus estudios, tendrás que estudiar, ir a clase y completar las tareas a tiempo. Si quieres cambiar de profesión, el trabajo puede consistir en revisar tu currículum y dedicar tiempo a investigar y solicitar puestos de trabajo. A medida que vayas trabajando hacia un objetivo, a menudo encontrarás motivación en completar este tipo de hitos.

Desarrolla tus propias prácticas de motivación

Puede ser útil idear los motivadores únicos que mejor le funcionen a la hora de abordar una entrevista, una presentación o cualquier otra tarea desafiante. Por ejemplo, cuando te entrevistes para un nuevo trabajo, tus prácticas de motivación podrían incluir la revisión de tu currículum, el repaso de las preguntas habituales de la entrevista o la práctica de tu lenguaje corporal frente a un espejo. Aquí tienes otras ideas que pueden funcionar para ti:

  • Escuchar una canción o podcast motivacional.
  • Repasar los resultados positivos de tus objetivos, cómo añadirían valor a tu vida.
  • Conectar con personas que comparten tus objetivos o te hacen sentir cómodo o inspirado.
  • Practicar un lenguaje corporal de confianza, como ponerse de pie con los hombros hacia atrás, la barbilla levantada y los puños en la cintura.
  • Dígase a sí mismo que la tarea, el proyecto o el reto que tiene entre manos dará resultados positivos.
  • Hacer estiramientos o ejercicios ligeros.

Recompénsate

La mayoría de los objetivos no se consiguen de la noche a la mañana, por lo que mantener la motivación suele ser un reto cuando se trabaja para conseguir objetivos a largo plazo. Después de establecer objetivos y trabajar, es importante recompensarse a lo largo del camino cuando se superan los hitos clave. Por ejemplo, si ha establecido y alcanzado un objetivo de solicitud de empleo semanal, recompénsese de forma significativa en función de las cosas que le gustan. Esto podría incluir actividades como dar un paseo, leer un libro o ver un episodio de su programa favorito.

Las pequeñas recompensas a lo largo del proceso pueden ayudarte a mantener la motivación. Esta estrategia también te da algo que esperar, incluso si no te sientes especialmente motivado para emprender la tarea en cuestión.

Tanto si está terminando sus estudios, como si está solicitando un puesto de trabajo o sigue desarrollándose en su carrera, practicar la motivación puede ayudarle a encontrar el éxito en el camino. Asegúrate de utilizar los recursos y las herramientas que tienes a tu disposición, como establecer objetivos SMART, recompensarte a ti mismo e identificar lo que te ayuda a sentirte motivado de forma positiva.

Te recomendamos

Habilidades del diseñador de interiores: Definición y ejemplos

Formación para la certificación de Microsoft: Proceso, tipos y beneficios

Cómo rechazar una contraoferta

Diferencias entre el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante

Cómo llevar a cabo con éxito una reunión post-mortem de un proyecto

Entorno de desarrollo: Una Guía Definitiva