Cómo llegar a ser director general de una empresa

Toda empresa necesita un líder formidable que actúe como alto ejecutivo de la compañía y tome decisiones estratégicas a largo plazo. Trabajar como director general (CEO) es un trabajo exigente pero gratificante. Para alcanzar el estatus de CEO, hay que tener paciencia, concentración y esfuerzo.

En este artículo, exploramos el papel de director general, las habilidades necesarias y los pasos necesarios para convertirse en director general.

¿Qué hace un director general?

Un director general es el máximo responsable de una organización. Es el miembro de mayor rango de una organización. Las funciones específicas de un CEO varían según la empresa, pero en general son responsables de tomar decisiones a nivel corporativo sobre la dirección, las operaciones y los recursos de la empresa. El director general es elegido por los accionistas para ser la cara de la empresa y el principal contacto entre el consejo de administración y la empresa.

Los directores generales de las empresas más pequeñas pueden participar en las actividades cotidianas necesarias para dirigir el negocio. En las empresas, son responsables de tomar decisiones estratégicas de alto nivel. En ambos casos, el director general influye en la cultura empresarial, la visión y la fijación de objetivos.

Relacionado: El camino hacia los empleos de nivel C: El camino hacia la dirección ejecutiva

Habilidades para directores generales

Como líder de una organización, hay cualidades esenciales que mejoran las posibilidades de éxito de un director general. La combinación adecuada de habilidades duras y blandas ayuda a los directores generales a crear un poder de influencia y a reclutar a otros para que sigan su visión.

Las habilidades esenciales para un director general incluyen:

  • Sólidas habilidades de comunicación
  • Trabajar bien con los demás
  • Capacidad de aprender del pasado
  • Decisividad
  • Accesibilidad
  • Resolución creativa de problemas
  • Objetividad
  • Predisposición a la acción

Gran capacidad de comunicación

La comunicación es una habilidad vital para un director general porque es el nivel más alto de gestión de la empresa. La capacidad de comunicar eficazmente ayudará a los demás a entender cualquier decisión que tome el director general.

Una organización es un ecosistema diverso de personalidades y orígenes. Entender cómo navegar entre los diferentes estilos de trabajo y comunicación mejorará la comunicación en su conjunto en toda la organización y hará que la empresa tenga más éxito. Una comunicación adecuada ayuda a construir las relaciones necesarias para un gran liderazgo.

Trabajar bien con los demás

Un negocio sólo puede avanzar si todas las piezas se mueven en la dirección correcta. El director general es responsable de delegar tareas y crear equipos para lograr los objetivos estratégicos de la empresa. La capacidad de moverse entre equipos ofrece un espectro más amplio del funcionamiento de la empresa.

Desarrolla esta habilidad escuchando las ideas de los demás y respondiendo adecuadamente. Trabajar bien en equipo ayuda a crear relaciones duraderas y lealtad, lo que es clave para que la empresa avance en la dirección correcta.

Relacionado: 6 Consejos para un trabajo en equipo eficaz

Capacidad para aprender del pasado

Los errores del pasado ofrecen una gran cantidad de conocimientos para la toma de decisiones en el futuro. Te permiten tachar posibles caminos de tu lista mientras trabajas para conseguir tus objetivos. Los directores generales que aprenden de las decisiones pasadas pueden analizar las relaciones entre la acción y el resultado.

Obtener la opinión de otros puede ayudarte a ver un problema de forma más objetiva. Además, preguntar a otras personas en situaciones similares puede darle una idea de soluciones alternativas. Para mejorar tu capacidad de aprender de los errores del pasado, hazte estas preguntas:

  • ¿Qué ha fallado?
  • ¿Cuáles son los datos de la situación?
  • Qué indican los datos?

Decisivo:

La capacidad de decisión es la capacidad de tomar decisiones de forma rápida y eficaz teniendo en cuenta los hechos. Como jefe de una organización, los directores generales se enfrentan a plazos y a consultas procedentes de un sinfín de fuentes internas y externas. La capacidad de tomar decisiones rápidamente ayudará a que la empresa siga el ritmo de sus objetivos. La capacidad de decisión es una habilidad que se adquiere con la confianza y la experiencia.

A medida que vayas avanzando en la carrera estarás expuesto a diferentes escenarios que ponen a prueba tu capacidad para tomar la decisión correcta en poco tiempo. Exponte a más oportunidades que pongan a prueba tus habilidades para ampliar tus conocimientos y ganar confianza con cada elección.

Accesibilidad

Ser accesible significa saber escuchar y dedicar tiempo a los demás. Los directores generales de éxito son accesibles a los demás miembros de la organización. Muchos tienen una política de puertas abiertas que anima a los miembros del personal a comunicar cualquier idea o preocupación.

Los directivos se hacen más accesibles organizando reuniones informales individuales para conocer a las personas que trabajan para ellos. Adoptar un estilo de liderazgo de tipo coaching o mentoring puede ayudar a sacar lo mejor de sus empleados y mejorar sus relaciones con ellos.

Resolución creativa de problemas

La resolución creativa de problemas es una habilidad inestimable para cualquier carrera. Es el proceso de llegar a una solución única e innovadora mediante un enfoque metódico. Las decisiones innovadoras ayudan a las empresas a tener éxito a través de los cambios del mercado, los retos financieros y los cambios de liderazgo. Resolver los problemas de forma creativa requiere investigar los hechos y analizar los datos. A partir de ahí, un director general formula una serie de hipótesis con un equipo y pone a prueba cada una de ellas para encontrar el enfoque más viable.

Relacionado: Habilidades para la resolución de problemas: Definición y ejemplos

1. Objetividad

La objetividad permite al oyente considerar los hechos de una situación sin introducir prejuicios personales. Esta habilidad es vital para la resolución de problemas y construye una cultura empresarial positiva. La resolución objetiva de problemas permite a un director general examinar todos los factores que influyen y tomar la decisión correcta para que la empresa avance. Escuchar con objetividad permite a un líder escuchar las múltiples versiones de una historia y llegar a un consenso que construya la armonía en una organización. Para desarrollar esta habilidad, siga estos pasos:

  1. Reconozca sus prejuicios.
  2. Identifica tus suposiciones o lo que crees que es cierto de la situación.
  3. Imagine cuáles serían los resultados de sus supuestos en un escenario hipotético.
  4. Enumerar los pros y los contras.
  5. Tomar una decisión y observar el resultado

Relacionado: Habilidades analíticas: Definición y ejemplos

Predisposición a la acción

La predisposición a la acción es una tendencia a avanzar rápidamente en las ideas. Los directores generales con este sesgo se diferencian por identificar lo que puede convertir una idea en un éxito y ponerlo en práctica. Entienden que se pueden hacer ajustes cuando sea necesario. Aproveche esta habilidad para actuar con rapidez sobre las ideas. Considere los pasos necesarios para hacerla realidad y empiece a trabajar en ella. Continúe supervisando y ajustando su decisión según sea necesario para darle la mejor oportunidad de éxito.

Cómo llegar a ser director general

Llegar a ser director general es un esfuerzo que requiere muchos años de intención enfocada. Aunque el camino para llegar a ser director general varía según el sector y la empresa, estos pasos le llevarán en la dirección correcta:

  1. Formarse.
  2. Busque experiencias desafiantes.
  3. Obtenga la certificación.
  4. Crear su propia empresa.

1. Infórmese

El primer paso en el camino hacia el puesto de director general es obtener una educación. La educación se presenta en forma de estudios tradicionales o programas de formación profesional. Elija un programa de grado en su campo de estudio preferido. Una licenciatura puede ser todo lo que se necesita, pero un máster puede hacer que supere los puestos de entrada cuando llegue el momento de buscar trabajo.

Las titulaciones de ingeniería y empresariales se encuentran entre las opciones más populares para los directores generales. Ambas cubren una variedad de campos que tienen una utilidad en el mundo real. Muchos directores generales tienen que completar algún tipo de programa de formación de directores generales para asegurarse de que tienen las habilidades necesarias para el trabajo.

Los programas vocacionales ofrecen formación laboral para carreras específicas. Los profesionales de la informática, las enfermeras tituladas y los higienistas dentales son algunos ejemplos de programas vocacionales. Seguir esta vía puede requerir más creatividad en tu camino hacia el CEO.

Independientemente del camino que elija, convertirse en director general requerirá una mentalidad de aprendizaje continuo a lo largo de su carrera. A medida que cambien las políticas y se pongan de manifiesto nuevas habilidades, la formación continuada le convertirá en una persona con capacidad para tomar decisiones.

Relacionado: Cómo elegir una carrera profesional en 9 pasos

2. Buscar experiencias desafiantes

El siguiente paso para convertirse en director general es adquirir experiencia en la vida real. Los que llegan al nivel de director general buscan activamente retos que pongan a prueba sus conocimientos técnicos y su capacidad de liderazgo. Asumir retos para los que crees que no estás preparado puede mejorar enormemente tus habilidades y fortalezas personales. Aprovecha cada oportunidad para aprender y acercarte a tus objetivos de CEO.

Los entornos empresariales con problemas financieros o estructurales pondrán a prueba su capacidad de gestión, ampliarán su base de conocimientos y ofrecerán una experiencia educativa inigualable. A veces, las oportunidades pueden parecer contratiempos en tu trayectoria profesional. Considere cómo las habilidades que obtendrá de esta nueva oportunidad encajan en su trayectoria estratégica hacia el puesto de director general.

3. Obtén la certificación

Muchas profesiones ofrecen certificaciones para validar las habilidades que has adquirido en tu carrera. Si has seguido el camino de la formación profesional o has recibido una educación ajena a tu trayectoria, recibir una certificación puede informar a otros de tus capacidades. También son una oportunidad para ampliar su conjunto de habilidades y convertirse en un experto en su campo. Convertirse en un experto en cualquier campo es un activo inestimable para su carrera. Además, aumenta tu influencia en el liderazgo, permitiendo que otros se remitan a tus conocimientos y experiencia.

Certificaciones populares que tienen los directores generales:

  • Contable Público Certificado
  • Asesor financiero certificado
  • Gestor certificado de seguridad de la información

4. Crea tu propia empresa

Algunos de los directores generales más exitosos de la historia fueron directores generales de una empresa que fundaron. Crear tu propia empresa puede ser personalmente gratificante y enseñarte un sinfín de valiosas habilidades. Como empresario, usted determina la cultura, la dirección y la misión de la empresa. Este camino alternativo también es útil para demostrar a empresas más grandes que tienes las capacidades técnicas y las cualidades de liderazgo necesarias para dirigir un negocio.