Cómo convertirse en un artista del maquillaje

Los maquilladores son personas a las que les gusta experimentar con productos de belleza y seguir las tendencias. Los maquilladores actúan en diversos ámbitos y modifican la apariencia de las personas para eventos especiales, películas y espectáculos teatrales, así como en su vida cotidiana. A continuación, explicamos cómo trabaja un maquillador, cuánto gana y cómo llegar a serlo.

¿Qué hace un maquillador?

Los maquilladores utilizan técnicas cosméticas para mejorar o alterar la apariencia de alguien. Con el maquillaje, el artista resalta los colores, resalta ciertos rasgos o cubre las imperfecciones.

Los maquilladores suelen trabajar en lugares como salones de belleza, pero también pueden trabajar en producciones teatrales, en platós de cine o televisión, con fotógrafos profesionales o incluso como autónomos. Trabajan con sus clientes o empleadores para conseguir determinados looks utilizando productos y técnicas cosméticas.

Para conseguir diferentes looks, los maquilladores deben tener en cuenta factores como la iluminación, la complexión de la piel de la persona, su color de pelo, los productos de que disponen y el equipo que se utiliza, como una cámara digital o una cámara de cine de alta definición. Los maquilladores pueden aprender a hacerlo asistiendo a programas de belleza especializados y recibiendo formación en el trabajo.

Salario medio

El salario medio de un maquillador varía en función de una serie de factores, como el nivel de experiencia, la ubicación, el sector, la especialización y la calidad de las carteras. Hay una gran variación en el rango salarial, porque los maquilladores pueden trabajar en salones y tiendas minoristas que pagan salarios por hora o pueden trabajar de forma independiente y poder cobrar sus propios honorarios como autónomos. Muchos maquilladores ganan sueldos más altos trabajando en la televisión, el cine y los efectos especiales, y algunos incluso se han hecho famosos por sus habilidades de alto nivel.

  • Salario habitual en EE.UU.: 31,43 dólares por hora
  • Los sueldos van desde De 7,25 a 95,95 dólares por hora .

Cómo convertirse en maquillador

  1. Recibir la formación adecuada.
  2. Adquirir experiencia laboral relevante.
  3. Crear una cartera.
  4. Busca trabajo o hazte autónomo.

1. Consigue la formación adecuada.

Para convertirse en un artista del maquillaje, primero tendrá que obtener su certificación de artista del maquillaje. La forma de hacerlo varía de un estado a otro. En algunos estados, puedes especializarte únicamente en el arte del maquillaje y recibir una licencia para ello. En otros, el arte del maquillaje se combina con otras asignaturas de cosmetología, para las que tendrás que obtener una licencia de cosmetología completa. Algunos estados no exigen ningún tipo de certificación. Sin embargo, se recomienda una formación avanzada para que puedas recibir los conocimientos necesarios para tener éxito en tu carrera.

Si te interesa convertirte en maquilladora, debes buscar los requisitos de certificación en tu estado. Puedes esperar pasar entre 300 y 600 horas en un programa de formación en maquillaje, o unos 6 meses. En los estados que exigen una licencia completa de cosmetología, se necesitan entre 1.500 y 2.000 horas, es decir, entre uno y dos años.

2. Obtenga experiencia laboral relevante.

Además de la educación formal, también deberías obtener alguna experiencia laboral relevante si quieres convertirte en maquilladora. Algunos de los posibles trabajos que puedes considerar son

  • Ser voluntario en una producción teatral local
  • Trabajar en un salón de belleza como asistente
  • Trabajar detrás del mostrador en una tienda de productos cosméticos
  • Ayudar a un maquillador autónomo

Realizar uno de estos trabajos te permitirá ver cómo operan los maquilladores para que puedas decidir si esta es una trayectoria profesional que te gustaría seguir. También te ayudará a establecer valiosas conexiones dentro del sector y a mejorar y ampliar tu currículum para futuros empleos.

Relacionado: Cómo escribir la experiencia laboral en un currículum

3. Construir una cartera.

A medida que te formes y adquieras experiencia relevante, deberías empezar a recopilar un portafolio. A medida que realices trabajos de maquillaje para la gente, deberías hacer fotos de alta calidad del antes y el después. A continuación, puedes recopilar las fotos de tus mejores trabajos en un portafolio. También puedes incluir una breve descripción del trabajo que has realizado y del aspecto que querías conseguir. Este portafolio te ayudará a conseguir trabajos en el futuro o a atraer clientes autónomos.

Cuando construyas tu portafolio, asegúrate de pedir permiso a todos los que aparecen en las fotos. Si hay un tipo específico de arte del maquillaje que te gustaría hacer, como el maquillaje de escenario, deberías incluir más fotos de este tipo de trabajo. Sin embargo, intenta mostrar también una amplia gama de trabajos para que los empleadores sepan de qué eres capaz.

Relacionado: Cómo construir su cartera de trabajo

4. Busca trabajo o hazte autónomo.

Una vez que te hayas graduado en tu programa de maquillaje y hayas creado una cartera con tus mejores trabajos, tendrás que decidir cómo quieres empezar tu carrera. Algunas personas optan por buscar trabajo en su área local, aplicando a salones de belleza o teatros locales. Es probable que tu escuela de cosmetología cuente con un programa para ayudar a los recién graduados a encontrar trabajo, así que deberías hablar con ellos sobre lo que hay disponible. Trabajar en un negocio establecido es una buena manera de empezar tu carrera y adquirir la experiencia necesaria.

Otros optan por convertirse en maquilladores autónomos. Ser freelance es una gran opción si quieres tener más control sobre tu horario, quieres viajar y tienes un fuerte impulso. Los autónomos tienen que trabajar mucho para conseguir clientes, sobre todo al principio. A los nuevos maquilladores les puede resultar difícil empezar a trabajar como autónomos, pero eso no significa que sea imposible.

Recuerda que tu decisión no es definitiva. Siempre puedes empezar en un salón local y luego pasar a ser autónomo cuando ganes algo de experiencia y contactos. También puedes probar a trabajar por cuenta propia durante un tiempo y, si no funciona, puedes utilizar la cartera que has creado para conseguir un trabajo a tiempo completo.

Relacionado: Convertirse en contratista independiente: Ventajas y desventajas

Preguntas frecuentes

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes sobre cómo convertirse en maquillador:

¿Qué habilidades adicionales debe tener un maquillador?

Los maquilladores deben trabajar en habilidades que les permitan interactuar mejor con los clientes y dirigir un negocio. Es muy conveniente desarrollar una buena capacidad de comunicación. Además, sería beneficioso desarrollar conocimientos básicos de matemáticas e informática para poder hacer cosas como cobrar a los clientes y comercializar sus servicios en línea.

¿Cómo puedo atraer a los clientes como maquillador autónomo?

Hay varias formas de atraer clientes si estás empezando una carrera como maquilladora autónoma. El mejor lugar para empezar es la familia y los amigos. Hazles saber los servicios que ofreces y pídeles que te recomienden a sus propios familiares y amigos. También puedes establecer una red de contactos con cualquier persona que hayas conocido en trabajos anteriores o mientras estudiabas en la escuela de belleza. Por último, puedes promocionarte en Internet. Participa activamente en las redes sociales para promocionar tus servicios. También puedes crear un sitio web en el que los clientes potenciales puedan ver tus trabajos anteriores.

¿Cuánto cuesta la escuela de cosmetología?

El coste de la escuela de belleza varía de una escuela a otra. Por término medio, puedes esperar gastar entre 5.000 y 20.000 dólares, dependiendo de la calidad de la escuela, de dónde te encuentres y del programa en el que te inscribas.

¿Cómo debo mostrar mi portafolio?

La forma más fácil de mostrar tu cartera es a través de una página web o una cuenta en las redes sociales. Crear un sitio web de cartera básico es fácil y asequible a la vez que te hace parecer más profesional. También puedes hacer algo tan sencillo como crear una cuenta de Instagram independiente y subir todas tus fotos allí. Elige un medio que sea apropiado para el tipo de trabajo que quieres conseguir y que sea fácil de ver para los demás. Por ejemplo, un sitio web es probablemente mejor si estás solicitando un salón de alta gama, mientras que un perfil en las redes sociales es aceptable si estás atrayendo clientes locales como freelance.