Cómo ser un líder

El éxito de una empresa depende de la actuación de sus dirigentes, y si usted es un líder en su campo, puede mejorar sus perspectivas profesionales. Todos los aspectos de una empresa, desde la moral de los empleados hasta la productividad general, están influidos por el estilo de liderazgo de la persona que está al mando.

Al considerar su propia trayectoria profesional, tal vez se pregunte cuál es la mejor manera de convertirse en un líder dentro de su propia organización.

En este artículo, analizamos la definición de un líder y las habilidades que pueden ayudarle a crecer en un papel de liderazgo.

¿Qué es un líder?

Un líder dirige o comanda un grupo u organización. Un líder dirige el rumbo del equipo y establece los pasos necesarios para llegar a él. Es crucial para detectar oportunidades y problemas que otros podrían pasar por alto.

Cuando pienses en cómo convertirte en un líder, recuerda que el proceso de convertirte en un líder empieza mucho antes de tener ese título. Incluso si no estás formalmente a cargo de un proyecto, puedes encontrar formas de liderar. No importa lo pequeño que sea tu papel en el trabajo, haz las tareas que te asignen a tiempo y con excelencia.

Pueden ofrecerse a realizar los trabajos difíciles y aspirar a hacerlos mejor de lo que nunca se han hecho. Estas acciones pueden ayudar a ponerte en la mente de los ejecutivos de la empresa cuando surja la próxima oportunidad. Aquí tienes más consejos para aumentar tus habilidades de liderazgo.

Cómo asumir el liderazgo

Cuando empiece a buscar oportunidades de promoción profesional, descubrirá que muchos de los requisitos de los puestos de trabajo suelen incluir habilidades de liderazgo. Para mejorar su preparación para el ascenso, considere cómo describiría su propio estilo de liderazgo. Estas son algunas de las características más comunes de los líderes que querrás emular:

1. Ten una visión para tu equipo y tu empresa

Su visión puede comenzar con un pequeño grupo dentro de su empresa, o puede extenderse al sector en general. Comparta su visión de forma que permita a los demás verla y querer formar parte de su realización. Esto puede adoptar la forma de una declaración de visión apoyada por pasos claros y alcanzables. Comunicar esa visión con claridad es uno de los aspectos más importantes de ser un líder.

2. Aprender a motivar a la gente

El liderazgo implica la consecución de objetivos mediante el esfuerzo de los demás. Para tener éxito, debe ser capaz de motivar a las personas para que persigan la visión que usted ha establecido.

Llegar a la meta no siempre será fácil, y puede que tenga que animar a su equipo a seguir trabajando duro en los momentos difíciles. Aprender a motivar a los miembros de su equipo significa comprender lo que es importante para cada uno. Mientras que las recompensas económicas pueden motivar a algunos, otros pueden encontrar más valor en la flexibilidad de horarios o en los incentivos para la promoción profesional.

3. Entender el liderazgo de servicio

Intenta servir a tu equipo en lugar de esperar que el equipo te sirva a ti. Los miembros del grupo deben querer seguirte, pero para ayudar a ello, debes asegurarte de que cada miembro del equipo tiene lo que necesita para hacer el trabajo. Además, tómese el tiempo de reconocer a los miembros del equipo por su duro trabajo y su alto rendimiento.

4. Ser un buen oyente y solucionador de problemas

Cuando tenga un papel de liderazgo y se enfrente a una decisión importante, escuche activamente a los que le rodean antes de actuar. Tenga en cuenta a todas las partes interesadas, como clientes y proveedores, así como a los miembros del equipo. Cuando entiendas claramente todos los aspectos de la cuestión, podrás trabajar para encontrar una solución. Este enfoque reflexivo a la hora de tomar decisiones es una de las formas más poderosas de convertirse en un gran líder.

5. Reconozca el valor de la creatividad en la mano de obra

Piensa en cómo puedes animar a los miembros de tu equipo y darles un lugar seguro para explorar nuevas ideas. Para un líder carismático, es mejor intentar algo nuevo y fracasar que no intentarlo nunca. Los líderes pueden fomentar este tipo de pensamiento estableciendo espacios de trabajo colaborativos y facilitando sesiones regulares de brainstorming en las que se escuchen todas las ideas.

Las empresas que fomentan el pensamiento creativo se dan cuenta de que los equipos con una cultura creativa son mejores en la resolución de problemas, y es más fácil para una empresa de este tipo atraer y retener a los empleados.

6. Demostrar confianza en su equipo

Establezca unas expectativas elevadas para su equipo para demostrar que cree en los miembros y que sabe que pueden alcanzar los objetivos que les ha fijado. La gente suele esforzarse por impresionarte cuando demuestras fe en ellos. Demuestre su confianza en todas sus interacciones sonriendo, mostrando una actitud positiva, ofreciendo ánimos y elogiando a los miembros del equipo por el trabajo bien hecho.

7. Dirigir desde el frente

Los grandes líderes harán todo lo que pidan a su equipo, incluso si las tareas no son glamurosas. Intente planificar cómo puede guiar a su equipo en el proceso de alcanzar un objetivo en lugar de presionarlo. Intente trabajar codo con codo con ellos. Si esto significa largas horas o el aprendizaje de nuevas habilidades, como líder, puedes dar el ejemplo haciendo estas cosas junto a tu equipo.

8. Demostrar equilibrio

Saber cuándo dar instrucciones directas y cuándo dar un paso atrás y dejar que el equipo se haga cargo del proceso es una habilidad de liderazgo fundamental. Un enfoque adaptable ayuda a los empleados a crecer en sus propias capacidades. Este estilo de dirección se denomina «liderazgo situacional». Los líderes situacionales responden de diferentes maneras a las distintas circunstancias, centrándose en lo que sería mejor para cada una de ellas.

9. Anima a las personas con diferentes talentos y habilidades

Los grandes líderes saben cómo construir un equipo exitoso. Saben que los equipos son más productivos cuando incluyen individuos diversos. Dedique algún tiempo a considerar cuidadosamente las diferentes personalidades y los puntos fuertes de cada uno de los miembros de su equipo, y podrá desarrollar un plan para aprovechar al máximo las capacidades de cada persona.

10. Esté dispuesto a asumir riesgos

Cuando uno confía en su propia capacidad de decisión, debería estar dispuesto a asumir algunos riesgos calculados. La asunción de riesgos es una habilidad de liderazgo habitual, ya que puede dar lugar a grandes éxitos. Cuando los líderes fuertes cometen errores, asumen la responsabilidad y los corrigen sin culpar a nadie. Aprender a gestionar ambos aspectos de la asunción de riesgos es importante para su desarrollo como líder.

Comprender el papel que desempeña un liderazgo sólido en el éxito de una empresa es el primer paso para convertirte tú mismo en un líder. Puedes desarrollar ese conocimiento observando a los líderes que admiras, dentro y fuera de tu propio sector.

Algunas habilidades de liderazgo se desarrollan con el tiempo a medida que se experimenta el trabajo con diversos grupos de personas, mientras que otras son más intrínsecas. Cuando considere su propio camino hacia un papel de liderazgo, tómese el tiempo necesario para analizar su actual conjunto de habilidades y cómo quiere desarrollarse a medida que sigue aprendiendo y creciendo.