Cómo ser un mejor conversador

Tener interacciones cara a cara es crucial para establecer conexiones, fomentar las relaciones y rendir bien en el trabajo. A pesar de que algunas personas parecen ser conversadores naturales, las habilidades conversacionales pueden aprenderse, practicarse y mejorarse.

En este artículo, vea los consejos para mejorar sus habilidades de conversación.

¿Qué hace a un buen conversador?

Ser un gran comunicador puede dominarse si se sabe lo que se pretende. He aquí cinco comportamientos comunes de un conversador eficaz:

Escuchar activamente

Cuando la persona con la que hablas te presta toda su atención, lo sabes. Se concentra en ti, busca comprometerse en lugar de limitarse a escuchar tus palabras.

Cuestionamiento

Escuchar atentamente a alguien que está hablando despierta naturalmente la curiosidad, lo que lleva a hacer preguntas aclaratorias. Cuando alguien está escuchando lo que dices, hace preguntas porque quiere saber más.

Hacen preguntas que abren la conversación aún más, permitiéndote ampliar tus ideas y compartir tus opiniones. Cuando respondes a sus preguntas, mantienen el contacto visual contigo, lo que demuestra aún más su interés por tu historia.

Autodescubrimiento

Compartir algo sobre uno mismo invita a la otra persona a abrirse y responder a su vez. Revelar un detalle personal es una buena manera de iniciar una conversación y de desarrollar relaciones con los demás.

Un buen conversador lo sabe y también es consciente de cuánto compartir y cuándo parar. Sabe cómo empezar con una anécdota interesante, como un libro favorito, un programa de televisión o un equipo deportivo. Estas cosas no son demasiado personales, pero son muy eficaces para iniciar conversaciones que impliquen conocer a alguien.

Abrazar el silencio

Un buen conversador sabe que no todos los silencios son incómodos. Una pausa en la conversación no significa necesariamente que se haya apagado, sino que podría indicar un buen momento para reagruparse y prepararse para la siguiente oleada de conversaciones. El silencio por parte del oyente también es muy apreciado cuando el interlocutor está hablando. Un buen conversador escucha tanto o más que habla.

2. Ser cortés

Si hay un rasgo general que hace a un buen conversador, es la cortesía. Mostrar buenos modales y respeto por la otra persona es la única manera de mantener una conversación significativa. Los rasgos de una conversación cortés incluyen abstenerse de interrumpir al interlocutor, prestarle toda la atención, evitar hablar excesivamente de uno mismo y abstenerse de mirar el teléfono.

Relacionado: 11 formas de iniciar una conversación

¿Por qué es importante ser un buen conversador?

Participar en una conversación es algo a lo que los seres humanos tienen una inclinación natural, ya que así aprendemos unos de otros, discutimos ideas y satisfacemos la necesidad de interacción humana. La conversación en sí misma es importante para la vida diaria, pero ser un gran conversador proporciona una experiencia mucho más rica para ti y para las personas con las que conversas y puede conducir a relaciones satisfactorias, a la comprensión de los demás y a la innovación.

La conversación estimula tu cerebro, fomenta la creatividad y te conecta con el mundo. Cuando te conviertes en un buen conversador, puedes proporcionar la misma experiencia enriquecedora a las personas con las que hablas, estimulando su cerebro, fomentando su creatividad y conectando con ellas. Esta estimulación puede fomentar una mejor resolución de problemas, una mayor satisfacción y una comprensión más profunda de temas de los que antes no sabías mucho.

Ser un buen conversador proporciona apoyo a tus colegas y a otras personas cercanas, ya que les permite una vía para compartir ideas, desahogar frustraciones, dar o pedir consejo y, en general, disfrutar de una mejor salud emocional. La conversación es la vía para la generación de ideas y el éxito, tanto individualmente como en equipo.

Relacionado: 10 temas de conversación para crear redes y relaciones

Cómo convertirse en un mejor conversador

Siga los siguientes consejos para empezar a mejorar sus habilidades de conversación:

  1. Comience con una pequeña charla.
  2. Preséntese.
  3. Encuentre puntos en común.
  4. Haz preguntas abiertas.
  5. Concéntrese en su interlocutor
  6. Demuestre su aprecio

1. Empezar con una pequeña charla

Las habilidades conversacionales se adquieren primero a través de una conversación sencilla y superficial. Las conversaciones triviales son una buena manera de practicar la participación en niveles más profundos. Por ejemplo, un comentario fuera de lugar sobre el tiempo a un desconocido podría desencadenar una interacción más profunda y amistades para toda la vida.

2. Preséntese

Cuando ese comentario improvisado sobre el tiempo empiece a convertirse en una conversación completa, preséntese. Puedes considerar la posibilidad de hacer una presentación estándar que implique compartir una pequeña información sobre ti para avanzar en la conversación, o puedes ofrecer tu mano y simplemente dar tu nombre. En cualquier caso, habrás dado el siguiente paso hacia una conversación potencialmente genial.

3. Encuentre un terreno común

Si se encuentra en el mismo lugar que otra persona, suele ser seguro asumir que tienen algo en común, incluso si lo único que tienen en común es que ambos están en el mismo lugar a la misma hora. Para entablar una conversación, pregúntales qué les ha llevado a ese lugar. Por ejemplo, si conoces a alguien en el mismo acto benéfico al que tú asistes, puede ser fructífero averiguar qué otras organizaciones benéficas podéis tener en común.

4. Haga preguntas abiertas

Si la persona parece interesada en hablar contigo pero sólo da respuestas de sí o no, intenta hacer preguntas abiertas para que se abra un poco más. Considera la posibilidad de tener en cuenta las cinco Ws cuando hagas preguntas de seguimiento, como por ejemplo ¿Qué se siente? o ¿Cómo lo has hecho? para ayudarles a profundizar en la experiencia que te están contando. Mostrar tu genuino interés por ellos probablemente incentivará su participación activa en la conversación.

5. Concéntrese en su interlocutor

Una de las formas más seguras de transmitir desinterés en una conversación es coger el teléfono y empezar a desplazarse o enviar mensajes de texto. Además, al dividir tu atención, pierdes la concentración en la conversación y la experiencia se vuelve mucho menos enriquecedora para ti y para la persona con la que hablas. Para obtener y ofrecer la experiencia más completa posible, evita la multitarea y céntrate plenamente en tu interlocutor. Escuche activamente, no interrumpa y haga preguntas perspicaces.

6. Muestre su agradecimiento

Cuando la conversación llegue a su fin, transmite a la persona que aprecias su conversación. Menciona un punto del que hayan hablado para demostrar aún más tu interés, como por ejemplo Gracias por decirme el nombre de tu mecánico. Le diré que me eche un vistazo a los frenos; Este pequeño gesto hace que alguien se sienta apreciado y prepara el terreno para otra conversación en el futuro. Intercambia tarjetas de visita o números de móvil y vuelve a hablar con ellos unos días después.