Cómo crear un cronograma del proyecto en 8 sencillos pasos

El éxito de un proyecto depende de una gestión eficaz del mismo, para lo cual es esencial un calendario. Un cronograma exhaustivo garantiza que todos los miembros del equipo se mantengan en la tarea y en el plazo previsto al enumerar lo que hay que hacer y cuándo. Independientemente del proyecto o de su papel en él, un calendario puede ayudarle a alcanzar el éxito.

En este artículo, explicamos qué es, sus ventajas y cómo crear un calendario de proyecto que le ayude a tener éxito.

¿Qué es un cronograma de proyecto?

Una gestión eficaz del proyecto se basa en un calendario preciso que muestre todo lo que hay que hacer y cuándo hay que hacerlo para que el proyecto se complete con éxito. Un cronograma de proyecto es una representación visual y cronológica del flujo de trabajo de un proyecto, incluyendo sus tareas y las dependencias, duraciones y plazos de cada una.

Los calendarios de los proyectos son herramientas importantes para los gestores de proyectos y para todos los que trabajan en ellos, ya que muestran todas las tareas del proyecto. Con la línea de tiempo se puede ver de un vistazo lo que se ha completado, el progreso actual y lo que queda por hacer. Ofrecen una visión general del pasado, el presente y el futuro del proyecto.

El calendario de un proyecto puede ser muy detallado o muy sencillo. Lo que contiene un cronograma y cómo se representa visualmente puede ser casi tan diverso como los tipos de proyectos y las metodologías de proyectos. Se pueden utilizar diagramas, diagramas de flujo, líneas verticales u horizontales para crear un cronograma de proyecto. El método más habitual para crear un calendario de proyecto es el diagrama de Gantt, que utiliza una línea horizontal para representar el tiempo y en la que se marcan todas las tareas, entregables e hitos.

Relacionado: Tipos de gráficos y diagramas

Ventajas de utilizar un calendario de proyectos

El uso de un cronograma del proyecto puede ofrecer muchas ventajas, entre ellas:

  • Identificación de costes y plazos: La creación de un cronograma del proyecto antes de comenzarlo ayuda al gestor de proyectos a conocer los recursos, el coste y el tiempo totales necesarios para completar el proyecto. Esto también puede ayudar a que el servicio al cliente sea satisfactorio, ya que el calendario puede ayudar a comunicar y explicar al cliente las expectativas de coste y tiempo.
  • Comunicación clara para todos: Cuando el director del proyecto, el equipo y el cliente tienen acceso al calendario del proyecto, el estado del progreso actual y de las próximas tareas es transparente para todos los implicados. La facilidad de comunicación del estado del proyecto facilita su mantenimiento y gestión.
  • Fomentar el trabajo en equipo: Los calendarios de los proyectos suelen identificar qué tareas dependen unas de otras, así como las fechas de vencimiento y el progreso, por lo que pueden fomentar el trabajo en equipo al hacer que todos los miembros del equipo sean conscientes de cómo su trabajo afecta al conjunto y cómo sus acciones pueden promover o retrasar el progreso.
  • Proporciona un objetivo visible: El uso de una línea de tiempo puede aumentar la motivación del equipo al permitir que los empleados vean el objetivo por el que están trabajando y visualicen las acciones necesarias para alcanzarlo.
  • Análisis de proyectos: Ver cómo avanza un proyecto en el cronograma permite identificar fácilmente cuándo es necesario hacer modificaciones. Por ejemplo, si se incumple un plazo, una línea de tiempo actualizada del proyecto mostrará al gestor del proyecto que puede necesitar ajustar el calendario o revisar la fecha de vencimiento de una tarea dependiente. También proporciona datos claros para analizar las acciones pasadas, supervisar las presentes y hacer modificaciones útiles para el futuro.

Relacionado: Cómo ser director de proyectos (pasos y preguntas frecuentes)

Cómo diseñar un cronograma del proyecto

Existen numerosas plantillas y programas informáticos que le ayudarán a crear un calendario del proyecto. Puede empezar por su cuenta siguiendo estos pasos:

  1. Determine el alcance.
  2. Crear una estructura de desglose del trabajo.
  3. Haz una lista de tareas.
  4. Identifique las dependencias: diagrama de flujo o diagrama.
  5. Calcula la duración de cada tarea.
  6. Evaluar y asignar recursos.
  7. 3. Crear hitos: hacer un seguimiento del progreso, de los comentarios, de la aprobación, ajustar el alcance o el calendario.
  8. Elija el formato de su línea de tiempo.

1. Determine el alcance

El primer paso para crear un calendario del proyecto es determinar su alcance. El alcance se refiere a la cantidad total de trabajo que conlleva un proyecto, incluidos los objetivos generales, los resultados, el calendario, los recursos y el coste. Considere la posibilidad de crear una declaración clara del alcance del proyecto antes de comenzar su cronograma para garantizar que todas las tareas y los recursos en su cronograma se mantengan centrados en la finalización y el alcance del proyecto.

Relacionado: ¿Qué es la gestión del alcance del proyecto? (y por qué es importante)

2. Cree una estructura de desglose del trabajo

Una estructura de desglose del trabajo, o EDT, es un documento que identifica los requisitos del proyecto. Debe enumerar todos los entregables y productos, pero no las tareas específicas de cómo se completarán. Identificar la estructura general de desglose del trabajo le ayuda a identificar a continuación todas las tareas del proyecto. Por ejemplo, si el proyecto consiste en crear un nuevo producto, la estructura de desglose del trabajo enumerará la ideación, el desarrollo, las pruebas, la producción y cualquier otra etapa necesaria antes de que el producto final esté disponible para los consumidores.

Relacionado: Comprensión de los procesos y fases de la gestión de proyectos

3. 6. Hacer una lista de tareas

Utilizando el alcance y la EDT como herramientas, elabore a continuación una lista exhaustiva de todas las tareas necesarias para el proyecto. Puede dividirlas por categorías o fases en la EDT para facilitar la organización y la identificación de las tareas necesarias. Por ejemplo, las tareas dentro de la fase de pruebas de un proyecto podrían implicar la realización de una investigación sobre los consumidores, la búsqueda y realización de grupos de discusión, el análisis de los datos de las pruebas, la presentación de informes y la elaboración de un plan para aplicar los cambios.

4. Identificar las dependencias

Una dependencia se refiere a cuando una tarea no puede completarse hasta que se haya terminado otra tarea diferente. La relación de las tareas entre sí es importante para los plazos, el éxito del proyecto y el diseño del calendario. Dedica algún tiempo a la lista de tareas que ya has creado e identifica cuáles dependen unas de otras. Puede ser útil utilizar un diagrama de flujo o un diagrama para esta parte del proceso.

5. Calcular la duración de cada tarea

Además de colocar todas las tareas en el cronograma, también tendrás que organizarlas en el orden correcto y marcar el tiempo que tarda cada una en completarse, o cuándo se completará cada una. Calcula el tiempo que debería llevar cada tarea y asigna las fechas de vencimiento. Puedes asignar una fecha de entrega a cada fase del proyecto en función del tiempo que deban llevar sus tareas, o asignar distintas fechas de entrega dentro de las fases para cada tarea individual.

6. Evaluar y asignar recursos

Además de las dependencias y los plazos, cada tarea debe estar marcada con los recursos que son necesarios para completarla. Estos pueden incluir los suministros que hay que pedir, la tecnología, la cantidad de capital que requerirá cada etapa o la delegación de ciertas tareas a determinados miembros del equipo.

7. Crear hitos

El último conjunto de información que hay que añadir al calendario del proyecto son los hitos. Estos puntos deben utilizarse para recordar a los miembros del equipo que deben hacer un seguimiento del progreso, recibir comentarios sobre las tareas realizadas, obtener la aprobación del estado del proyecto por parte del cliente o ajustar el alcance o el calendario del proyecto si es necesario. Considere la posibilidad de establecer hitos de progreso a intervalos regulares en el calendario.

8. Elija el formato de su línea de tiempo

Por último, decida cómo mostrará toda la información de su cronograma en un formato visual fácil de ver. Puedes crear tu propio gráfico o tabla, o utilizar una plantilla o un software de gestión de proyectos. También debe determinar cómo se marcará el progreso en la línea de tiempo y cómo se compartirá con los miembros del equipo.