Guía: Cómo crear y mantener canales de reclutamiento

El proceso de reclutamiento puede ayudar a los reclutadores a hacer un seguimiento del progreso de los candidatos a través del proceso de contratación. El uso de esta herramienta tiene varias ventajas tanto para los profesionales de la contratación como para la organización en general. Podrá obtener información sobre los canales de contratación y cómo crearlos, lo que a su vez puede ayudarle a establecer procedimientos de contratación eficientes y a atraer a más candidatos cualificados.

En este artículo, analizamos qué es una línea de reclutamiento y sus beneficios, y proporcionamos una lista de pasos para crear y mantener una.

¿Por qué es importante la contratación?

¿Qué es una cadena de contratación?

Los reclutadores utilizan un proceso de contratación para organizar el proceso de reclutamiento y contratación. El proceso consta de varias fases, que comienzan con la recepción de las solicitudes de los candidatos, la selección y las entrevistas a los solicitantes, y terminan con la incorporación de los empleados. Una vez que un candidato solicita un puesto de trabajo, los reclutadores pueden añadirlo al proceso de contratación y hacerlo pasar por las fases sucesivas. A los reclutadores se les puede pedir que realicen ciertas tareas en determinadas fases, como concertar entrevistas o preparar materiales de contratación. El pipeline facilita a los reclutadores el seguimiento de la progresión de los candidatos y les hace responsables de sus tareas.

Relacionado: PREGUNTAS FRECUENTES: ¿Cuáles son las etapas de la contratación? (Más consejos)

¿Cuáles son las ventajas de un proceso de selección de personal?

Una línea de reclutamiento puede ofrecer varios beneficios a los reclutadores y a sus organizaciones, como por ejemplo

3. Aumentar la eficacia

Un reclutador puede tener muchos candidatos con los que actualmente está en contacto, y el uso de un pipeline le ayuda a organizar a estas personas de manera eficaz. Además de la etapa en la que se encuentran, los reclutadores pueden anotar los nombres de los candidatos, su información de contacto y sus calificaciones. Al almacenar esta información en un lugar de fácil acceso, los responsables de la selección de personal pueden dedicar menos tiempo a decidir con qué candidatos deben comunicarse para dar los siguientes pasos. Por ejemplo, una vez que los candidatos superan la fase de selección, el responsable de la contratación sabe que debe ponerse en contacto con ellos para programar entrevistas con los responsables de la contratación.

Mejorar la experiencia del candidato

Al colocar a los candidatos en el proceso de contratación, los reclutadores también pueden anotar detalles específicos de sus conversaciones con cada persona. Pueden utilizar estos datos para crear interacciones más personalizadas con ellos a medida que avanzan en el proceso de contratación. Este enfoque puede ayudar a que los candidatos se sientan valorados por la organización, y un proceso de contratación positivo puede hacer que estén más dispuestos a incorporarse como empleados. Si el candidato no es contratado o no acepta el trabajo, el responsable de la contratación también puede utilizar la canalización para mantener las relaciones con estas personas para futuras oportunidades.

Mejora de la calidad de los candidatos

Organizar a los candidatos con una lista de contratación hace que sea más fácil identificar y centrarse en las personas cuyas cualificaciones se ajustan a las necesidades de la organización. Los responsables de la contratación pueden hacer un seguimiento de la información específica sobre ellos, como su experiencia, habilidades o formación. A medida que surgen ofertas de empleo, el responsable de la selección de personal puede consultar la lista de candidatos anteriores que ya cumplen los requisitos o las expectativas del puesto. Por ejemplo, si un hospital tiene una vacante para un puesto de enfermería en una UCIN, el responsable de la contratación puede buscar en la base de datos personas con certificaciones de enfermería en una UCIN. Ya saben que estos candidatos tienen las cualificaciones adecuadas para desempeñar este trabajo.

Relacionado: Consejos y estrategias para encontrar candidatos de alta calidad

Cómo crear y mantener una cartera de contratación

Puede utilizar los siguientes pasos como guía para crear y mantener los canales de contratación:

1. Identifica los objetivos de contratación

Muchas empresas tienen objetivos de contratación a largo plazo que los reclutadores pueden utilizar para guiar su creación de líneas de reclutamiento. Estos objetivos pueden implicar la contratación de un determinado número de candidatos o la contratación para puestos o habilidades específicas. Por ejemplo, una empresa puede establecer el objetivo de contratar a 50 empleados de nivel inicial y a 10 directivos con experiencia en los próximos dos años. Reconocer estos objetivos puede ayudarle a centrarse en el número o el tipo de candidatos deseados y a hacerlos avanzar en el proceso de selección cuando determine que cumplen los requisitos específicos de cualificación.

Relacionado: 10 objetivos de contratación para encontrar al mejor candidato

2. Comienza a buscar candidatos

Puede utilizar varias estrategias para buscar candidatos para su proceso de contratación. Algunas estrategias de búsqueda pueden resultar más eficaces que otras para determinados puestos, sectores y empresas. Trate de utilizar una combinación de enfoques para optimizar el número y la calidad de los candidatos que encuentre y que se muevan a través de la cartera de pedidos. Estos son algunos métodos de búsqueda de candidatos:

  • Plataformas de medios sociales: Puedes publicar anuncios de empleo en las cuentas de las redes sociales de la empresa, invitando a tus seguidores y a otros usuarios a presentar su candidatura. También puedes buscar candidatos en los sitios de redes profesionales, que a veces permiten a los usuarios publicar su experiencia laboral o ponerse a disposición de los reclutadores.

  • Bolsas de trabajo en línea: Puede publicar las descripciones de los puestos de trabajo y las vacantes de su organización en las bolsas de trabajo en línea. Estas plataformas permiten a las personas interesadas solicitar directamente estos puestos, y algunas permiten subir currículos para ayudarle a buscar candidatos cualificados.

  • Referencias: Las referencias le permiten buscar candidatos utilizando la información y las recomendaciones de los empleados actuales. Como los empleados ya conocen su organización y su cultura u objetivos, es probable que recomienden a los candidatos que creen que encajan bien.

  • Eventos de networking: Puedes asistir a eventos de networking para conocer a posibles candidatos en persona y recoger currículos para revisarlos. En función de sus objetivos de contratación, puede elegir eventos específicos de su sector o de un grupo concreto, como los recién licenciados.

  • Bases de datos de contratación: Puede crear y actualizar continuamente una base de datos de contratación que contenga información de las personas que han solicitado puestos de trabajo en su organización. Cuando aparezca una vacante, puede revisar las cualificaciones de estas personas para identificar candidatos viables en función de sus habilidades, experiencias u otros criterios.

Relacionado: 18 estrategias eficaces de contratación de personal

3. Revisar las candidaturas y los currículos

Una vez que hayas encontrado a los candidatos, puedes revisar sus materiales de solicitud, como los currículos y las cartas de presentación. Este paso le permite determinar si los candidatos cumplen los requisitos mínimos necesarios para pasar a la siguiente fase del proceso de contratación. Por ejemplo, si está contratando para un puesto de gerente, puede pasar a los solicitantes con al menos cinco años de experiencia como gerente a las etapas de selección o entrevista.

Dado que puede necesitar a estos candidatos para futuras ofertas de empleo, puede conservar sus solicitudes y currículos en el archivo. Estos candidatos pueden permanecer en la primera fase del proceso de contratación hasta que surja un puesto adecuado. Por ejemplo, aunque un candidato no tenga la experiencia necesaria para un puesto de director de ventas, puede que sus habilidades y su formación lo hagan apto para un puesto de representante de ventas más adelante.

4. Ponerse en contacto con posibles candidatos

Los candidatos que cumplen los requisitos de cualificación del puesto pueden pasar a las siguientes fases del proceso. Puede establecer un contacto inicial con los candidatos mediante una llamada telefónica, un correo electrónico o una plataforma de redes profesionales. Este mensaje puede variar, pero a menudo se pide al candidato que confirme su interés en el puesto y su disposición a hablar con usted o con un director de contratación. Dependiendo del puesto, también puedes pedirles que realicen una evaluación para medir sus habilidades.

Como reclutador, puedes organizar una llamada telefónica o una videollamada con estas personas y hacerles preguntas de selección para asegurarte de que cumplen las expectativas mínimas establecidas por el director de contratación. Durante esta conversación, también puede establecer una relación personal con los candidatos para asegurarse de que puede ponerse en contacto con ellos para futuros puestos. Una vez que determine que el candidato es potencialmente adecuado, puede programar una entrevista entre él y el director de contratación para que avance en el proceso.

5. Seguir desarrollando relaciones

A medida que los candidatos avanzan en el proceso de contratación, trabaje para establecer relaciones con ellos. Durante las etapas de la entrevista, puede decirles que está disponible para responder a sus preguntas o proporcionarles otro tipo de ayuda. Crear una experiencia positiva para los candidatos a medida que avanzan en el proceso de contratación puede hacer que se sientan bienvenidos por su organización. Del mismo modo, puede ofrecer orientación a los responsables de la contratación basándose en la información sobre los candidatos recopilada a través del proceso de selección.

Incluso si un candidato rechaza o no recibe una oferta de trabajo, puede mantenerlo en su proceso de contratación y mantener una relación con él. Una vez que el proceso de contratación finalice, puede agradecerles sus esfuerzos y preguntarles si puede ponerse en contacto con ellos para futuros puestos. Mantener su cartera de candidatos y estas relaciones puede hacer que los futuros procesos de contratación sean más eficientes porque ya tiene una reserva disponible de candidatos viables.