Cómo decirle a un empleado que tiene que mejorar en 6 pasos

Recuerde que debe ser positivo cuando hable con un empleado sobre su rendimiento, si es usted directivo. Cuando tengas que decirle a un empleado que tiene que mejorar, céntrate en su crecimiento y su futuro, mantén las cosas positivas. Estas son algunas estrategias para hablar con los empleados sobre cómo mejorar su rendimiento.

En este artículo, hablamos de cómo decirle a un empleado que tiene que mejorar y explicamos algunas de las razones de su bajo rendimiento.

Cómo decirle a un empleado que tiene que mejorar

He aquí seis pasos para dar un feedback constructivo a un empleado:

1. Programar una reunión

Cuando decidas que necesitas hablar con un empleado sobre su rendimiento, puedes programar una reunión informal e individual. Hablar con el empleado en privado fuera de una evaluación de rendimiento puede ayudarle a sentirse menos ansioso, lo que puede hacer que sea más receptivo a escuchar sus comentarios constructivos. Reunirse en privado también puede permitirles sentir que pueden hablar abiertamente sobre los problemas o las preocupaciones que puedan tener.

2. Pregunte cómo lo están haciendo

Para empezar la reunión individual, puedes hacer a tus empleados algunas preguntas para saber cómo se sienten con respecto a su trabajo, por ejemplo:

  • ¿Cómo creen que lo están haciendo?
  • ¿Qué creen que deben mejorar?
  • ¿Dónde creen que necesitan más ayuda?

3. Explicar las expectativas no cumplidas

Si se reúne con un empleado para hablar de la mejora de su rendimiento, es útil explicarle ejemplos concretos de casos en los que no ha cumplido las expectativas y las consecuencias de su rendimiento. Puede ayudarles a entender cómo el hecho de no rendir al máximo puede afectar a su equipo y a la organización. Utilizar ejemplos concretos puede ser útil para mostrarles cómo su rendimiento se relaciona con la productividad general del equipo.

4. Establecer objetivos y métricas claras

Después de establecer las expectativas de incumplimiento, puede hablar de establecer objetivos y parámetros claros para que el empleado los cumpla en el futuro. Al establecer objetivos, puedes ayudar a los empleados a centrarse en mejorar su rendimiento y mantenerse positivos. Establecer parámetros claros para un empleado puede facilitarle la medición de su propio rendimiento y la comprensión de lo que puede necesitar para mejorar su desempeño.

5. Ofrezca su apoyo

Una vez que el empleado tenga unos objetivos claros para trabajar, puedes ofrecerle apoyo de la manera que mejor funcione para él y para la empresa. Hable con ellos sobre lo que creen que pueden necesitar para tener éxito y haga lo posible por proporcionarles ese apoyo. Apoyar a sus empleados podría significar volver a formarlos o proporcionarles capacitación, o tal vez asociarlos con un compañero de trabajo que pueda ayudarlos a rendir cuentas por su trabajo.

6. Programar una reunión de seguimiento

Es útil programar una reunión de seguimiento con el empleado para ver cómo le va y volver a hablar de su rendimiento utilizando los nuevos objetivos y métricas que usted estableció para él. Las reuniones de seguimiento pueden ayudar a que el empleado se responsabilice y permitirle dar su opinión sobre si usted y él están viendo mejoras en su trabajo. Volver a hablar con ellos también puede ofrecer la oportunidad de establecer nuevos objetivos o incluso parámetros más altos para ayudarles a seguir creciendo y mejorando.

Relacionado: 20 Áreas de mejora para los empleados

¿Por qué es importante hablar del rendimiento con los empleados?

Es importante discutir el rendimiento con los empleados con regularidad, ya que una retroalimentación constructiva puede ayudarles a entender lo que están haciendo bien y lo que usted quiere que mejoren. Proporcionar comentarios constructivos puede ayudar a mejorar el rendimiento de los empleados, lo que puede ayudar a aumentar la productividad general de su personal. Aumentar la productividad de los empleados puede aumentar la calidad del producto, ahorrarle tiempo y dinero y ayudar a mejorar la moral y la retención del personal.

Relacionado: Cómo mejorar la productividad de los empleados

¿Cuándo hay que hablar con los empleados sobre su rendimiento?

Puede hablar con sus empleados sobre su rendimiento durante las revisiones periódicas del desempeño, trimestrales o anuales. Sin embargo, también puede programar reuniones informales individuales con regularidad, por ejemplo semanal o mensualmente, para hablar de cómo les va en un proyecto concreto o simplemente para comprobarlo. Otras razones por las que puede hablar con un empleado sobre su rendimiento pueden ser:

  • Si su productividad ha disminuido
  • Si la calidad de su trabajo ha disminuido
  • Han tenido un cambio repentino en su actitud o comportamiento
  • Han cometido un error inusual en su trabajo
  • Notas un conflicto con otro miembro del equipo

Relacionado: 14 estrategias para mejorar el rendimiento de los empleados

¿Qué es apropiado discutir con los empleados?

Cuando hables con un empleado sobre su rendimiento, puedes hablar de su trabajo específico y de la calidad del mismo, de sus habilidades y de su función en relación con el equipo. También puedes hablar de sus puntos fuertes y débiles, del desarrollo de su carrera y de los objetivos individuales y de equipo. También es beneficioso escuchar y discutir cualquier comentario del empleado o los problemas o preocupaciones que pueda tener sobre su trabajo, su papel en el equipo y la empresa en general.

Relacionado: Guía para dar feedback a los empleados

¿Cuáles son algunas de las razones más comunes del mal rendimiento de un empleado?

A continuación se exponen algunas de las razones más comunes por las que puede necesitar dirigirse a un empleado por su bajo rendimiento:

  • Falta de habilidades o conocimientos: Un empleado que no tiene las habilidades, la educación o la formación adecuadas para un trabajo puede tener dificultades para rendir bien y cumplir las expectativas del trabajo. Puedes ofrecerte a proporcionar o pagar una formación específica para ayudarles a mejorar sus conocimientos y potenciar sus habilidades.

  • Problemas personales: Un empleado que tiene problemas en su vida fuera de la oficina puede tener problemas para prestar atención y concentrarse en su trabajo. Puedes reunirte con ellos en privado y preguntarles cómo puedes apoyarles mejor.

  • Desacuerdos en el equipo: Los empleados que tienen dificultades para comunicarse o trabajar con sus compañeros de trabajo pueden desvincularse y dejar de participar activamente en las reuniones o de ofrecer ideas o sugerencias. Puede intentar que se impliquen más pidiéndoles sus opiniones o ideas y animándoles a contribuir en grupo.

  • Falta de un reto: Los empleados que no se sienten desafiados en su trabajo pueden ser menos propensos a sobresalir porque no sienten ninguna satisfacción al completar sus tareas. Puedes evaluar sus capacidades y darles un nivel o una cantidad de trabajo adecuados que puedan darles energía y volver a comprometerse.