Cómo disfrutar del trabajo

Según las estadísticas, hay más de la mitad de las personas que están satisfechas con su trabajo, siempre que su profesión y sus objetivos vitales estén alineados. Incluso cuando se tiene el mejor trabajo del mundo, no es raro encontrarse con momentos en los que no se encuentra placer en el trabajo. Cuando estás estresado o desanimado, encontrar el placer en el trabajo puede ser un reto.

En este artículo, consideraremos por qué es importante disfrutar del trabajo y veremos algunas formas de redescubrir la alegría en el trabajo.

Por qué es importante disfrutar del trabajo

El trabajo es una parte importante de lo que haces cada semana, aparte de la familia, los amigos y las aficiones. Disfrutar de tu trabajo es una de las razones.

Además, tu actitud hacia el trabajo afectará a tu estado de ánimo. Si te cuesta encontrar la motivación para ir al trabajo y te molesta el tiempo que estás allí cuando podrías estar en otro sitio, cultivarás una actitud negativa que se extenderá al resto de tu vida. Puede afectar a tu rendimiento en el trabajo, así como a tus relaciones con los compañeros, los amigos y la familia.

También existe el riesgo de que la insatisfacción en el trabajo pueda provocar depresión y otros problemas de salud mental. Todas estas son buenas razones por las que es importante encontrar formas de disfrutar del trabajo.

Relacionado: Relacionado: 7 consejos para pensar en positivo en el trabajo

Cómo disfrutar del trabajo

Una forma de encontrar el disfrute en tu trabajo es buscar un empleo que sea compatible con tus objetivos vitales y profesionales. Si tu trabajo actual no está alineado con lo que más te gusta hacer, es más fácil que te desanimes y te sientas insatisfecho con tu trabajo. Buscar un trabajo que le aporte satisfacción y realización puede ayudarle a disfrutar de su trabajo. He aquí algunos consejos y estrategias que le ayudarán a aumentar su disfrute en el trabajo:

1. Haz pausas

Durante un día de trabajo ajetreado, es importante que te tomes un tiempo fuera de tu mesa para desconectar de tu trabajo. Programe una pausa para comer en su calendario todos los días y cúmplala. Incluso cinco minutos al aire libre, si hace buen tiempo, o sentado en la sala de descanso, pueden ser buenos para tu salud mental y tu perspectiva. Cuando te tomes estos descansos, deja el móvil en tu mesa. Desconéctate completamente del trabajo para poder volver renovado.

2. Gestiona tu espacio de trabajo

Si tu espacio de trabajo, ya sea una oficina o un cubículo, está desordenado, ordénalo. Tira todo lo que no tengas que conservar. Si tienes una bandeja de entrada física, asegúrate de que sólo contiene las cosas que tienes que hacer. Un espacio de trabajo limpio y organizado puede ayudarte a sentirte más relajado y a controlar tu entorno.

Además, si tienes espacio en las paredes, coloca cuadros que te inspiren. Pueden ser fotos familiares, de paisajes o citas inspiradoras. Asegúrate de colocarlos en un lugar alejado de la pantalla para que tengas que girarte a mirarlos. Utilízalas como una forma de distraer tu atención del trabajo durante unos minutos para ayudarte a centrarte y reenfocarte.

3. Disfruta de la gente con la que trabajas

Encuentre formas de divertirse en su lugar de trabajo, manteniendo al mismo tiempo un enfoque profesional de su trabajo. Sonríe y participa con tus compañeros de trabajo. Conózcalos, quizás incluso socialmente fuera del trabajo. Si te gusta pasar tiempo con la gente con la que trabajas, esto puede contribuir en gran medida a que tu trabajo sea más agradable.

Una actitud positiva hacia tus compañeros de trabajo también puede ayudarte a cultivar una actitud positiva hacia tu trabajo. Una forma de expresarlo es evitar los cotilleos de la oficina y, en su lugar, participar en conversaciones constructivas que animen a tus compañeros.

Relacionado: 16 formas de crear un lugar de trabajo feliz

4. Deje su trabajo en el trabajo

Cuando estás en medio de un proyecto exigente con una fecha de entrega pendiente, es fácil estar tan consumido por el trabajo que te lo llevas a casa. Ocasionalmente, esto puede ser necesario para cumplir un plazo. Sin embargo, si se convierte en algo frecuente, el trabajo empezará a ocupar más del 33% de tu vida. Esto no sólo es malo para tu salud mental, sino que tus relaciones con los amigos y la familia pueden verse afectadas y puedes empezar a resentirte aún más con tu trabajo.

En la medida de lo posible, cuando vayas a casa, no te lleves el trabajo. Déjalo en la oficina. Permítase una noche en la que pueda despejar su mente del estrés del día, dormir bien y volver a la oficina por la mañana renovado.

5. Busque el propósito

Puede que le cueste disfrutar del trabajo porque ha perdido de vista la razón por la que trabaja. Considere por qué realiza las tareas específicas que lleva a cabo, o incluso por qué trabaja. Por ejemplo, piense en por qué está planificando una reunión concreta y qué significaría el éxito. Tal vez esté trabajando en un proyecto y necesite recordar lo que el proyecto logrará y por qué su participación es importante.

Incluso podrías considerar tu propósito dentro de tu equipo. Tal vez seas la persona de las ideas, o a la que todos acuden para un comentario ingenioso o una palabra de ánimo. Además, medita sobre las razones por las que trabajas. Puede que estés intentando avanzar en tu carrera o mantener a tu familia.

6. Mejora tus habilidades

La falta de disfrute en tu trabajo puede ser un signo de que no encuentras tu trabajo lo suficientemente desafiante. Puede que tengas que plantearte el desarrollo personal para poder llevar tu carrera al siguiente nivel. Averigua qué formación necesitas para progresar. Si trabajas en el sector de las tecnologías de la información, o en otro campo que cambia constantemente, puede que necesites actualizar tus conocimientos. En este caso, deberías investigar sobre clases o cursos adecuados que mantengan tus habilidades al día y te supongan un reto.

7. Pida algo nuevo

Tal vez haya algunos deberes o proyectos que prefieras sobre otros. Considera la posibilidad de solicitar más proyectos que consideres que aprovechan al máximo tus habilidades y que disfrutas. Si tu jefe te ofrece una tarea que crees que está un poco por encima de tus capacidades, acéptala de todos modos. Aprende lo necesario para hacer el trabajo y disfruta del reto. Puede ser difícil al principio, pero crecerás profesional y personalmente como resultado.

8. Trabajar desde casa

Mientras que a algunas personas les gusta estar en una oficina rodeadas de sus compañeros de trabajo, a otras les parece demasiado restrictivo y distractor. Si no disfrutas de tu trabajo, la respuesta puede ser trabajar desde casa, si puedes. Tu experiencia de teletrabajo dependerá en gran medida de las normas de tu empresa y de las expectativas de tu jefe. Puede que te des cuenta de que puedes mantener tu propio horario siempre que te presentes a las conferencias telefónicas y hagas bien tu trabajo. Aunque te sientas menos conectado con tus compañeros de trabajo, tu disfrute del trabajo y tu productividad podrían verse beneficiados.

9. Aceptar lo imperfecto

Es posible que te sientas frustrado con tus compañeros y jefes porque no cumplen tus expectativas. En este caso, debe recordar que nadie es perfecto y que trabajar con personas significa trabajar con personas que cometen errores y tienen días malos, igual que usted. Dondequiera que trabajes, habrá jefes que te frustren, compañeros que incumplan los plazos y proyectos que no salgan según lo previsto. Cuanto antes aceptes lo imperfecto, antes podrás gestionar tus frustraciones y centrarte en tu trabajo.

Por supuesto, debes seguir denunciando la mala conducta en el trabajo, y siempre debes esforzarte por hacerlo lo mejor posible a pesar de reconocer tus propios fallos. La cuestión es que cuando dejas de buscar el lugar de trabajo perfecto, puedes encontrar más fácilmente la alegría en el que tienes.

Relacionado: Cómo afrontar la insatisfacción laboral

10. Cuidado con el agotamiento

Puede que te sientas sin alegría porque estás estresado, con exceso de trabajo y agotado. Si este es tu caso, es posible que estés experimentando las fases iniciales del burnout. A medida que el burnout avanza, usted se siente gradualmente más abatido y deprimido hasta el punto de que le resulta difícil ir a trabajar. Es conveniente que busque ayuda profesional antes de que el agotamiento llegue tan lejos, así que esté atento a las señales de advertencia.