Cómo empezar un discurso

Empezar un discurso de forma adecuada puede aumentar las probabilidades de que el mensaje general sea bien recibido por el público. Independientemente del tema o la ocasión, un buen comienzo puede tener un impacto directo en el resultado. Saber cómo empezar un discurso es una habilidad valiosa, pero requiere práctica y conocimientos teóricos. En este artículo analizamos la importancia de empezar bien un discurso y cómo puedes hacerlo.

¿Por qué es importante saber cómo empezar bien un discurso?

La parte introductoria de un discurso está destinada a captar la atención del público y persuadirlo de que preste atención al resto de lo que tiene que decir. Empezar bien es probable que aumente las posibilidades de que el público mantenga la atención durante todo el discurso, haciéndolo más eficaz. Un buen comienzo también puede aumentar la credibilidad del orador al establecer una imagen de figura carismática y autorizada, lo que hace más probable que el público reciba positivamente el mensaje.

Relacionado: 13 tipos de discursos

Cómo ser creativo durante los discursos profesionales

Hay varias formas de ser creativo al escribir y pronunciar discursos profesionales. Algunas de ellas son:

  • Incluya experiencias personales. Incluso en escenarios muy profesionales, añadir una historia personal al discurso aumentará la probabilidad de que el público preste atención y esté de acuerdo con el mensaje general
  • 2. Cuente una historia. Si el contenido del discurso se presenta en forma de historia narrada, es más probable que capte la atención del público que si se limita a exponer los hechos.
  • Haga preguntas. Si la situación lo permite, interactuar con el público e incorporar preguntas a tu presentación es una forma creativa de mantener a todos interesados en lo que tienes que decir.
  • Utiliza accesorios y tecnología. Ayudar a la audiencia a visualizar los elementos de tu discurso con la ayuda de objetos y monitores aumentará las probabilidades de que entiendan tu mensaje.

Relacionado: Cómo dar un discurso memorable

Buenas formas de empezar un discurso

Empezar bien un discurso y ganarse la atención del público puede hacerse de muchas maneras diferentes. He aquí algunas de ellas:

Relacionado: Cómo escribir un discurso de cinco minutos

1. Agradezca al locutor por presentarle y al público por asistir

Dar las gracias al locutor por presentarte y al público por estar allí al principio de tu discurso puede ser muy eficaz, ya que crea una conexión instantánea con la audiencia.

2. Mencione una personalidad conocida

Otra forma eficaz de empezar un discurso es mencionar algo que hizo una persona universalmente conocida y que está relacionado con lo que vas a decir. Las personalidades famosas suelen atraer a la gente, así que compartir una historia que incluya algo que hayan dicho o hecho es probable que capte la atención de tu audiencia.

3. Elogie a su público

Decirle a tu público el honor que supone para ti hablar delante de él y hacerle saber lo mucho que le respetas es probable que mejore su opinión sobre ti y haga que escuche con más atención lo que tienes que decir.

4. Conecte su mensaje con los acontecimientos actuales

Puede captar la atención de su público relacionando el tema general de su discurso con un acontecimiento reciente muy conocido. La gente suele sentirse atraída por las historias de interés periodístico, por lo que es más probable que se interesen por lo que tienes que decir. Sin embargo, debe ser algo bastante poco controvertido y que la mayoría de los asistentes probablemente reciban de forma positiva.

5. Conecte su mensaje con acontecimientos históricos

Del mismo modo, puedes aumentar la atención de tus oyentes relacionando tu mensaje con un acontecimiento histórico o una personalidad conocida. Esto puede dar más credibilidad a tu discurso, ya que lo asocia con la persona o el acontecimiento al que te refieres.

6. Cree un escenario «qué pasaría si…».

Empezar con una pregunta del tipo “qué pasaría si” que esté directamente relacionada con el tema general hará que el público utilice su imaginación y siga tu proceso de pensamiento durante todo el discurso.

7. Haz una afirmación contundente seguida de una pregunta

Empezar con una afirmación contundente relacionada con el contexto del discurso puede captar la atención del público, y seguir con una pregunta les hará pensar en una respuesta, ya que la gente suele responder cuando se le hace una pregunta. Después de hacerles pensar en una respuesta a tu pregunta, hay más posibilidades de que se interesen por lo que tienes que decir a continuación.

8. Utiliza la familiaridad

La gente suele sentirse atraída por la información que le resulta familiar, así que empezar con una frase con la que se sientan identificados aumentará las probabilidades de que sigan escuchando lo que tienes que decir.

9. Utilice sus propios puntos fuertes

Lo mejor es empezar un discurso de una forma que te resulte natural. Si eres divertido por naturaleza, deberías incluir el humor en tu apertura. Del mismo modo, si uno de tus rasgos dominantes es la precisión, un dato o una estadística bien expuesta puede ser la forma más eficaz de empezar.

10. Vaya directamente al grano

Si se hace con confianza, empezar directamente con la parte principal del discurso y saltarse las introducciones puede ser muy eficaz. Un tono potente y un lenguaje corporal fuerte ayudarán a que este método tenga más probabilidades de crear un efecto positivo en la audiencia.

Cosas que hay que evitar al empezar un discurso

Estas son algunas de las cosas que debes evitar al comenzar un discurso:

Proyectar poca energía

Las señales no verbales suelen ser tan importantes como las verbales y son fáciles de captar por el público. Acercarse al escenario con una mala postura y empezar a hablar de una manera que proyecte poca confianza y energía es probable que disminuya el interés del público.

Tener una vacante que no está relacionada con el público o el evento

Abrir un discurso de forma genérica que no esté relacionado con las personas a las que te diriges o con el evento en el que hablas probablemente no creará interés en lo que tienes que decir.

Parecer nervioso

La mayoría de las personas, incluidos los oradores profesionales, se sienten nerviosas antes de dar un discurso. Aunque estar nervioso es natural, manifestar algunos de los hábitos que suelen asociarse al nerviosismo, como ajustarse la ropa, no quedarse quieto o tocarse la cara, podría tener un efecto perjudicial en la percepción que el público tiene de tu discurso.

Hacer a la audiencia una pregunta que crea que debe responder verbalmente

Aunque hacer una pregunta retórica o que haga pensar a la audiencia en la respuesta es una forma eficaz de empezar un discurso, hacerles una pregunta que sientan que deben responder, como preguntarles cómo se sienten en ese día en particular, es probable que afecte a tu impulso.

Ser demasiado confiado

Al igual que mostrar una falta de confianza, mostrar demasiada puede hacer que la audiencia pierda el interés. Establecer una relación con los oyentes requiere que el orador se acerque a su nivel.

Utilizar demasiadas estadísticas

Aunque mencionar una estadística que llame la atención puede atraer a tu audiencia de forma positiva, incluir demasiados datos en la apertura de tu discurso puede hacer que la gente desvíe su atención hacia otra cosa.

Centrarse demasiado en uno mismo o en la empresa

Explicar en exceso detalles sobre usted o su organización puede desviar la atención de los temas principales del discurso.

Relacionado: La clave para escribir un discurso con éxito

Te recomendamos

¿Qué son las habilidades clave y cómo pueden mejorar su currículum?

¿Qué es una carta de aceptación condicional para la universidad?

¿Qué es la venta, el desarrollo comercial y el marketing?

Por qué su empresa debe prever la demanda

Empleados de guardia: Definición y ejemplos

Cómo ser actor sin experiencia