10 consejos que le ayudarán a entablar una conversación en el trabajo

Mantener conversaciones atractivas es un aspecto importante de la vida. En realidad, una de las formas más eficaces de conocer los objetivos, las necesidades y los valores de alguien es a través de la conversación. Aunque muchas personas prefieren comunicarse por correo electrónico o a través de las redes sociales, hay que reconocer la importancia de las conversaciones en el mundo real para mantener las relaciones personales y profesionales.

En este artículo, explicamos por qué es importante entablar conversaciones y te ofrecemos algunos consejos sobre cómo ser más participativo en tus conversaciones en el trabajo.

Por qué es importante entablar una conversación en el trabajo

Mantener conversaciones significativas en el trabajo puede mejorar tu estado de ánimo y la forma en que te ven tus compañeros. Una conversación puede ser una poderosa herramienta que Posicionarse como un trabajador honesto, fiable, de mente abierta, profesional, con grandes ideas y siempre dispuesto a ayudar a los demás es una gran manera de relacionarse con sus compañeros.

Mantener conversaciones cara a cara con tus compañeros de trabajo puede ayudarte a conocer y entender mejor a los demás, lo que a la larga podría mejorar la calidad de tu trabajo y el ambiente en el lugar de trabajo. Una conversación en la que se intercambian ideas y pensamientos también podría dar lugar a que se encuentren mejores soluciones a los problemas comunes en el trabajo o a que se prevengan. Además, al entablar este tipo de conexión con regularidad y con personas que ya conoces, puedes cultivar la confianza al hablar con extraños o en público.

Relacionado: Relacionado: 8 formas de mejorar las habilidades conversacionales en el trabajo

Cómo entablar una conversación en el lugar de trabajo

Estos son algunos consejos que pueden ayudarle a entablar una conversación en el lugar de trabajo:

1. Ten confianza en ti mismo

Incluir una apertura animada en tu conversación puede ayudarte a parecer más relajado y seguro. A la gente le encanta conversar con profesionales fiables y conscientes de sí mismos, que tienen algo interesante que decir pero también son atentos. Irradiar este tipo de energía puede hacer que tus compañeros de trabajo te vean como alguien seguro de sí mismo y con recursos.

Si te cuesta tener confianza al hablar con alguien, recuerda que no eres el único que experimenta estrés en situaciones similares. Todo el mundo se siente nervioso a veces y la mejor solución para ello es aceptar este sentimiento y verlo como algo natural. Seguir con la conversación a pesar de sentirse nervioso puede ayudarle a mejorar su confianza en el futuro.

Relacionado: Relacionado: 8 formas de ganar confianza

2. Concéntrese en ser un buen oyente

Entablar una conversación no consiste sólo en hablar – prestar atención a lo que la otra persona tiene que decir es igualmente importante. Intenta recordar las necesidades, los comentarios y las ideas que los demás mencionan al hablar contigo y refiérete a ello al hablar. De este modo, le resultará más fácil resistir la tentación de interrumpir a alguien y podrá prestar toda su atención al interlocutor.

Relacionado: Cómo ser un buen oyente

3. Establezca contacto visual

Mantener el contacto visual mientras se habla con alguien en el lugar de trabajo es un signo de profesionalidad. Hacerlo puede ayudarte a posicionarte como un empleado honesto, de mente abierta y fiable. Sin embargo, es importante que mantener el contacto visual resulte natural. Para conseguirlo, puedes considerar mantener el contacto visual el 50% del tiempo mientras hablas y el 70% cuando escuchas a alguien. Al apartar la mirada, hágalo lentamente – apartar la mirada rápidamente puede ser un signo de nerviosismo.

Relacionado: Cómo entablar una comunicación de contacto visual

4. Presta atención a tu lenguaje corporal

Cuando hablas con alguien en el trabajo, puedes utilizar tu lenguaje corporal para ayudarte a comunicar mejor tus ideas y hacer que los demás se sientan comprendidos y escuchados. Para ello hay que prestar atención a la postura, la expresión de la cara, los gestos y el tono de voz para crear un ambiente positivo. Tus movimientos deben mostrar que estás interesado y comprometido en una conversación y tu cara no debe mostrar signos de aburrimiento.

Puedes considerar la posibilidad de inclinar la cabeza ligeramente hacia un lado o inclinarte. Esto demuestra a la persona con la que hablas que confías en ella y que te interesan sus ideas o su historia. Terminar una conversación con un firme apretón de manos es otro consejo de lenguaje corporal que puede ayudarte a parecer seguro y respetuoso.

Relacionado: Entender el lenguaje corporal y el lugar de trabajo

5. Hacer preguntas

Hacer preguntas es una de las mejores formas de entablar una conversación porque demuestra que estás prestando atención a lo que la otra persona tiene que decir. Utilizar esta técnica puede ayudarte a posicionarte como un empleado de mente abierta, positivo y proactivo, dispuesto a ayudar a los demás a resolver problemas y a entender temas complejos. Es importante hacer preguntas relevantes en una entrevista de trabajo, durante tu primer día de trabajo y en reuniones importantes para entender mejor lo que se espera de ti.

Relacionado: 12 preguntas para el primer día de trabajo

6. Hablar con claridad

Respire profundamente antes de iniciar una conversación para asegurarse de que su cuerpo está preparado para hablar alto y claro. Cuando hable, tómese su tiempo. Hablar más despacio puede ayudarle a asegurarse de que todos entienden sus comentarios e ideas. Para mejorar la claridad de su discurso, puede considerar la posibilidad de practicar en casa o en el coche, frente a un espejo o con un amigo. Esto puede ayudarte a prepararte para las conversaciones reales con tus compañeros de trabajo o supervisores.

Relacionado: 12 estrategias para desarrollar tus habilidades oratorias

7. Contar historias

A veces puedes hacer que la conversación sea más atractiva para los demás presentando tus ideas en forma de historia. Las historias ayudan a la gente a visualizar los problemas o las situaciones y a encontrar soluciones más rápidamente. Contar historias puede ser una gran técnica si te consideras tímido al hablar – te ayuda a que los demás que participan en una conversación se centren en pensar en tu historia y no presten tanta atención a tu lenguaje corporal.

Relacionado: Contar historias: Elementos de una buena historia y cómo desarrollar su proceso

8. No te distraigas

Aunque la conversación tenga lugar en un entorno ajetreado, asegúrate de concentrarte y evitar las distracciones. Conseguirlo puede ayudarle a recordar hechos importantes compartidos por su interlocutor y aumentar las posibilidades de ayudarle a resolver un problema que tenga. Cuando alguien se acerque a ti, considera la posibilidad de dejar lo que estás haciendo para prestar toda tu atención a sus palabras. Confirma verbalmente lo que te han preguntado y anótalo si es necesario.

Relacionado: 6 formas de superar las barreras de la escucha

9. Encuentre cosas en común

Suele ser más fácil mantener una conversación si se tiene algo en común con la persona con la que se habla. Por ejemplo, si crees que trabajáis en el mismo departamento, asegúrate de preguntar sobre ello y compartir una experiencia positiva relacionada con un proyecto o tarea específica que esa persona pueda conocer. Otras cosas que puedes tener en común con alguien pueden ser los hijos, las mascotas o intereses como los libros o el senderismo. Asegurarse de que ambos os preocupáis por lo mismo en la vida y podéis relacionaros con ello podría influir positivamente en el resultado de vuestra conversación.

Relacionado: 9 actividades sociales virtuales para mantenerse conectado

10. Abordar las conversaciones sin juzgar

Cuando se entabla una conversación, a veces es importante aceptar el desacuerdo. No todas las personas con las que hablas tienen la misma mentalidad y opiniones, y aceptarlo puede ayudarte a mejorar tus habilidades conversacionales.

Si alguien expresa un pensamiento con el que no estás de acuerdo, sé abierto y pídele que lo explique con más profundidad. Hacer esto puede ayudarte a que la otra persona se sienta escuchada y apreciada. También puede dar lugar a encontrar un mejor compromiso o a terminar la conversación de forma positiva.

Relacionado: Gestión de conflictos: Estilos, habilidades y ejemplos

Habilidades útiles para ayudarte a entablar una conversación

Hemos seleccionado algunas habilidades que puedes considerar para ayudarte a entablar conversaciones en el lugar de trabajo:

  • Escucha activa: La escucha activa es una habilidad blanda que puede ayudarte a construir y mantener relaciones positivas en el trabajo. Al mejorar esta habilidad, aprendes a centrarte por completo en un interlocutor, comprender y analizar su mensaje para reunir información relevante que puedas utilizar para seguir participando en la conversación.

  • Habilidades de comunicación verbal: Trabajar en tus habilidades de comunicación verbal te permite mejorar el uso del lenguaje para comunicarte con los demás. Desde la comprensión de tu audiencia hasta el uso de un lenguaje conciso, el uso de estas habilidades es esencial en la mayoría de las conversaciones.

  • Hablar en público: Aunque hablar en público puede parecer algo estresante para muchas personas, todo el mundo puede dominar esta habilidad. Mejorarla puede permitirte sentirte más relajado y cómodo cuando hables ante grupos más grandes de personas. En una entrevista de trabajo, ser un buen orador en público también puede convertirte en un candidato más atractivo.

  • Apertura de miras: Una conversación no es una actuación en solitario, por lo que es importante que tengas la mente abierta cuando participes en una en el trabajo. Entender que los demás pueden ver las cosas de forma diferente es un signo de empatía y podría ayudarte a mejorar tus habilidades de comunicación en general.