Cómo escribir propuestas

Como profesional en activo, es posible que tu empresa o cliente te pida que escribas una propuesta. Aunque hay varios tipos de propuestas, todas ofrecen sugerencias o ideas con el objetivo de resolver un problema concreto. Entender cómo escribir una propuesta eficaz puede ayudarte a marcar la diferencia resolviendo los problemas y preocupaciones de la empresa o del cliente. En este artículo, definimos el término propuesta, explicamos los tipos de propuestas, abordamos por qué son importantes, enumeramos los pasos para escribir una propuesta y te damos consejos para crearla.

Cómo escribir una propuesta

¿Qué es una propuesta?

Una propuesta es un plan o una sugerencia por escrito que se entrega a otra parte para que la considere. Suelen utilizarse para resolver una cuestión o un problema determinado. En el mundo laboral, una propuesta puede adoptar muchas formas, como una propuesta de negocio, una propuesta de proyecto o una propuesta de libro. Las sugerencias que se hacen en una propuesta pueden influir en el funcionamiento de una empresa o en sus decisiones importantes.

Relacionado: Cómo escribir una propuesta de negocio

Tipos de propuestas

Aunque la palabra propuesta es un término general, hay varios tipos en diversos sectores. Entender lo que es cada una puede ayudarle a discernir mejor cuál utilizar para sus necesidades particulares. He aquí algunos ejemplos de propuestas:

  • Propuestas de negocio: Esta propuesta persuade a una empresa u organización para que adquiera un producto o servicio. Por ejemplo, una empresa puede pedir una propuesta sobre cambios en un producto que tiene dificultades para venderse.
  • Propuestas técnicas: Son documentos que introducen un producto al tiempo que proporcionan detalles técnicos sobre su solución a un problema de la empresa o del cliente.
  • Propuestas de proyectos: Estas propuestas persuaden a un patrocinador o cliente de que tu proyecto puede resolver un problema empresarial.
  • Propuestas de subvención: Las propuestas de subvención solicitan ayuda financiera. Incluyen razones que especifican por qué se pide la ayuda.
  • Propuestas de venta: Una propuesta de venta es una oferta de productos, bienes o servicios a compradores potenciales. Para persuadir a estos compradores, la propuesta de ventas detalla cómo estos bienes o servicios pueden satisfacer sus necesidades y qué beneficios proporcionan en última instancia.
  • Propuestas de libros: Estas propuestas convencen a las editoriales para que compren los derechos de un libro. Para una novela, por ejemplo, se escribe una propuesta de libro y se presenta a un editor o agente antes de escribir el libro.

Relacionado: Habilidades de persuasión: Definición y ejemplos

¿Por qué son importantes las propuestas?

Las propuestas son importantes porque ofrecen soluciones a un problema en forma de sugerencias o ideas. También pueden ayudar a orientar las grandes decisiones a las que usted, su empresa o su cliente pueden enfrentarse. Las propuestas también sacan a la luz ciertos problemas que podrían haber pasado desapercibidos de otro modo. Una propuesta aceptada le proporciona un marco y una hoja de ruta para los siguientes pasos.

Relacionado: Cómo escribir una carta de propuesta (con plantilla y ejemplo)

Cómo redactar propuestas

Si tienes que escribir una propuesta, es importante que sepas cómo hacerlo con eficacia. Esto puede ayudar a que su propuesta sea más impactante y aumentar sus posibilidades de ser aceptada por su público objetivo. Siga estos pasos para escribir una propuesta eficaz:

  1. Planifique su propuesta.
  2. Escriba una introducción firme.
  3. Defina el tema.
  4. Proponer soluciones.
  5. Incluya un horario y un presupuesto.
  6. Escribir una conclusión.

1. Planifique su propuesta

Antes de redactar una propuesta, es importante planificarla con antelación para asegurarse de que su propuesta cumple con los estándares suyos o de su cliente. La fase de planificación implica conocer el tipo de propuesta que se está escribiendo, comprender el público al que se dirige y crear un esquema adecuado que sirva de guía para la redacción. A continuación, se explica en detalle cada una de estas etapas del proceso de planificación:

Tenga en cuenta el tipo de propuesta que está escribiendo

El tipo de propuesta que está escribiendo puede orientar su dirección y garantizar que satisfaga sus necesidades. También debe determinar si está escribiendo una propuesta solicitada formalmente, una propuesta solicitada informalmente o una propuesta no solicitada. Aunque el esquema general de cada una de estas tres propuestas es el mismo, el nivel de detalle e investigación difiere en cada una de ellas. Estas son las diferencias entre las tres:

  • Solicitado formalmente: Cuando alguien solicita una propuesta oficial, usted está escribiendo una propuesta solicitada formalmente. Una propuesta solicitada formalmente tiene un enfoque más estructurado. También se redacta en función de las necesidades o deseos de la persona o parte que la ha solicitado.
  • Solicitado informalmente: Al igual que una propuesta solicitada formalmente, necesita una solicitud para escribir una propuesta solicitada informalmente. La diferencia entre ambas es la cantidad de información detallada. Las propuestas solicitadas informalmente requieren una investigación adicional porque un tercero la ha solicitado en circunstancias informales. Por ejemplo, si su empleador le pide una propuesta a través de una conversación, usted escribirá una propuesta solicitada informalmente. Esto se debe a que probablemente no le hayan entregado una solicitud formal detallando lo que quieren que incluya la propuesta.
  • No solicitado: Si no recibe una solicitud de propuesta, está escribiendo una propuesta no solicitada. Como nadie ha solicitado una propuesta no solicitada, se requiere un nivel extra de persuasión y pruebas para que tu idea sea convincente.

En última instancia, el tipo de propuesta que escriba dicta su tono y dirección.

Determine su público objetivo

Una vez que haya determinado el tipo de propuesta que está escribiendo, puede evaluar quién es su público objetivo. Considere lo que su público ya sabe o no sabe sobre el tema que piensa escribir. Esto puede ayudarte a centrarte en la información que pueden encontrar más útil y beneficiosa.

Dado que las propuestas son persuasivas, también es importante considerar lo que quiere conseguir con su propuesta y lo que debe incluir en ella para lograrlo. Por ejemplo, si está escribiendo la propuesta de un libro, su objetivo es conseguir que una editorial la acepte y compre los derechos de su libro antes de escribirlo. Determina qué información debes proporcionar a tu público para que decida lo que quieres que haga.

Cree un esquema

Hacer un esquema puede ayudarte a organizar tus ideas. Considere el propósito de su propuesta y los principales elementos que desea incluir. Por ejemplo, su esquema—y la propuesta en general—debe incluir detalles sobre el tema que usted—está escribiendo y sus soluciones propuestas. Aunque el esquema no forma parte del borrador final, puede ayudarte a mantener el rumbo y asegurarte de que abordas todos los elementos de la propuesta. Cuanto más detallado e informativo sea tu esquema, más fácil será rellenar los espacios en blanco para formular el primer borrador de tu propuesta.

2. Escriba una introducción firme

Una vez que hayas creado un esquema, empieza a redactar tu propuesta. Escribe una introducción que llame la atención de tu público objetivo. Recuerda que tu propuesta tiene que servir para un propósito y proporcionar una información interesante que tu público puede no tener ya. Para ello, proporcione información de fondo que permita a su público saber por qué este tema es importante y por qué usted pretende abordarlo rápidamente. Asegúrese de exponer claramente el motivo de su propuesta al principio del documento, ya que la introducción marca el tono de toda la propuesta.

3. Defina el tema

El cuerpo de la propuesta debe exponer la cuestión o el problema al que os enfrentáis tú, tu empresa o tu cliente. Explique no sólo cuál es la cuestión, sino también cuál es la causa del problema. También es conveniente mencionar lo que podría ocurrir si el problema persiste. Piensa en el impacto que puede tener en tu audiencia, ya que esto puede convencerles de que actúen y acepten tus soluciones. Al abordar el problema en su propuesta, exponga hechos basados en la investigación y asegúrese de utilizar fuentes creíbles. Esto puede ayudarte a convencer a tus lectores de que tus afirmaciones son plausibles.

4. Proponer soluciones

Una vez que su público sepa cuál es el problema, proporciónele soluciones propuestas que puedan remediar la situación. Esencialmente, explique cómo piensa resolver el problema y por qué sus soluciones son las mejores opciones a tener en cuenta.

Sus soluciones deben tener un impacto generalizado para que su público crea que los problemas que ha presentado deben ser abordados. Recuerde que su público tiene que encontrar valor en sus ideas y aceptarlas para resolver el asunto en cuestión. Por ello, es importante que tenga confianza en su escrito y que deje a su público con la idea de que puede resolver el asunto de forma eficaz.

Investiga y utiliza tus hallazgos para presentar hechos y ejemplos que apoyen tus soluciones. Cuando se basa en hechos creíbles en lugar de su propia opinión, puede ayudar a persuadir a la audiencia sin que piensen que tiene una agenda personal.

5. Incluya un calendario y un presupuesto

Tu audiencia también necesita una propuesta de calendario que detalle cuándo planeas ejecutar la solución del problema. Además, es importante que conozcan tus planes financieros para abordar el problema. Piensa en cuándo quieres que empiece el proyecto y en cuánto tiempo quieres que esté terminado. También hay que dar todos los detalles posibles y asegurarse de que el presupuesto propuesto es razonable y se ajusta al de la empresa o el cliente. Recuerde que su propuesta tiene que valer su tiempo, esfuerzo y dinero.

6. Escribe una conclusión

Termina tu propuesta con una conclusión clara que reitere algunos de los puntos principales que abordaste en tu introducción. Resume los beneficios de tu propuesta y explica por qué tus soluciones merecen la pena. Ayuda a tu audiencia a mirar hacia el futuro con tu propuesta en mente y asegúrate de agradecerles su tiempo y su lectura. Si tiene contenido adicional, considere la posibilidad de añadir un apéndice a su propuesta. Aunque es importante proporcionar información detallada, asegúrate de que tu propuesta sea ligera en lugar de voluminosa para que tu audiencia sea más propensa a leerla.

Relacionado: Cómo escribir una propuesta de proyecto (con ejemplo)

Consejos para escribir propuestas

Cuando escribes una propuesta, es importante tener en cuenta las sugerencias que pueden ayudarte a aumentar las posibilidades de que sea aprobada. Hacer caso a los consejos también puede mejorar la calidad de tu trabajo. Utilice los siguientes consejos en su beneficio cuando escriba su propia propuesta:

  • Edite y corrija su propuesta. Antes de presentar su propuesta, tómese el tiempo de leerla varias veces para asegurarse de que tiene sentido. Corrige la gramática, la ortografía y la legibilidad. Tu propuesta debe ser clara, concisa y sin errores. Esto demuestra a tu público objetivo que prestas mucha atención a los detalles y que la información que proporcionas es creíble. También puedes pedir a un tercero que lea tu propuesta. Puede que incluso le ofrezcan sugerencias de soluciones que usted no había considerado.
  • Centrarse en el público objetivo. Aunque debe tener en cuenta a quién se dirige antes de comenzar su propuesta, es importante recordar continuamente a su público objetivo a medida que ésta se desarrolla. Piensa en el impacto que puede tener el tema en ellos y en cómo tus soluciones los tienen en cuenta. Tu propuesta debe presentar algunos beneficios para tu público objetivo. Ten en cuenta lo que tu público no sabe para poder centrarte en estos aspectos. En última instancia, adaptar tu propuesta a tu público objetivo aumenta la probabilidad de que entiendan y acepten tus sugerencias.
  • Empiece a investigar pronto. Una vez que sepas que tienes que escribir una propuesta, empieza a buscar recursos creíbles para apoyar tus afirmaciones. Así te aseguras de tener la mayor cantidad de información disponible cuando escribas. También puede ayudarte a esbozar tu propuesta proporcionando un marco con cada punto que quieras exponer.
  • Sea específico. Cuanto más claro sea su lenguaje y sus objetivos, más fácil será que su público entienda lo que intenta decir. Un lenguaje directo y contundente también puede mejorar tu credibilidad ante tu público objetivo y ayudarles a creer lo que estás diciendo.
  • Utilizar soluciones alcanzables. Las soluciones que aporte en su propuesta deben ser razonables. Cuando sus objetivos son alcanzables, tiene más posibilidades de conseguirlos. Esto puede ayudar a aumentar la moral y asegurar la finalización y el éxito del proyecto.

Te recomendamos

10 estrategias de entrada en el mercado internacional (con definiciones)

Cómo crear un plan de negocio de ventas al por menor

Cómo crear una campaña de marketing: Qué incluir

Las mejores habilidades para ser escritor

¿Qué es el capital?

Tipos de estudios de observación