Cómo escribir un guión gráfico (con consejos)

Desarrollar un argumento es a menudo el primer paso para escribir una novela o un cuento. Un argumento atractivo puede hacer que los lectores se interesen por la trama y los personajes. Si eres un aspirante a escritor, aprender a planificar los acontecimientos de una historia puede interesarte. En este artículo, exploramos la definición y el significado de un argumento y cómo organizar una trama para tu historia.

¿Qué es un storyline?

Un guión gráfico es la secuencia de acontecimientos que engloba tu historia. La organización del argumento puede realizarse antes de escribir los diálogos y las escenas de la obra. El guión gráfico suele incluir los siguientes elementos:

  • Los caracteres: Los personajes son los individuos dentro de su historia. Pueden ser personas, lugares o cosas. Los escritores pueden crear un protagonista, que suele ser un personaje principal con buenas intenciones, y un antagonista, el personaje principal que sirve de villano.
  • Conflicto: También conocido como el problema, el conflicto de la historia interfiere en que los personajes consigan lo que quieren.
  • Establecer: El escenario es cuándo y dónde tiene lugar la historia, y puede cambiar a medida que ésta avanza. Los personajes pueden viajar por varias ciudades o periodos de tiempo a lo largo de la trama.

La trama de una historia tiene cinco componentes, entre ellos:

  • Exposición: Al principio de la historia, el escritor presenta al protagonista y al antagonista y describe el escenario. También puede aparecer el conflicto.

  • Acción ascendente: El conflicto se intensifica y sigue provocando tensión en los personajes.

  • Clímax: El clímax es el punto máximo de suspense de la historia. El conflicto alcanza un nivel crítico, en el que el protagonista y el antagonista luchan o los personajes toman una decisión importante.

  • La acción de caer: Los personajes resuelven el conflicto y el escritor ofrece respuestas a las preguntas. Esta etapa es el principio del final de la historia.

  • Resolución: La historia termina oficialmente. El autor escribe un final feliz o da impulso a la continuación de la historia.

Relacionado: Elementos de una buena historia y cómo desarrollar su proceso

¿Por qué es importante que los escritores tengan una declaración de intenciones?

Para los escritores, tener un argumento para su trabajo escrito puede tener múltiples beneficios, entre ellos:

  • Organizar la trama de la historia: En un argumento, puedes distinguir los elementos de la trama, como la acción ascendente y descendente y la resolución. Una trama organizada puede permitirte decidir lo que quieres que ocurra en tu historia y cómo los acontecimientos del principio repercuten en los posteriores, lo que permite una narración eficaz.
  • Promover el desarrollo del personaje: Una vez que sepas qué ocurre en tu historia, puedes determinar cómo quieres que cambien tus personajes en cada etapa. Por ejemplo, puedes escribir cómo un villano aprendió a ser amable con los demás y se convirtió en un aliado al final de la historia.
  • Facilitar a los lectores el seguimiento de la trama: Las personas que leen con regularidad pueden reconocer los argumentos eficaces, por lo que dar formato a uno para su libro es importante para mantener el interés de su audiencia.

Relacionado: Comprender la escritura narrativa y cómo utilizarla

Cómo escribir un argumento

Considere la posibilidad de seguir estos pasos para elaborar un argumento impactante para sus lectores:

1. Lluvia de ideas creativas

Como escritor, puedes optar por construir tu trama a partir de un concepto creativo. La fase de lluvia de ideas puede permitirte determinar qué tema quieres que describa tu historia. Puede ser útil centrar tu argumento en un área de interés, lo que puede ayudarte a escribir los dispositivos de la trama con mayor autenticidad. Por ejemplo, si te interesa la astronomía, puedes optar por escribir una historia sobre un grupo de astronautas que descubren un nuevo planeta.

Para generar ideas, haz un inventario de tus intereses y conocimientos. También puedes probar con la escritura libre, un ejercicio que requiere que escribas lo que tienes en mente libremente y luego interpretes tus pensamientos.

2. Resuma la secuencia de los acontecimientos

Utiliza un esquema exhaustivo para descifrar los acontecimientos deseados para tu obra y cuándo quieres que ocurran. Tal vez quiera revelar a un personaje importante en el clímax, por ejemplo, o prefiera utilizar la identificación de su villano como cliffhanger, un recurso argumental que pone fin a una historia con suspense. La secuencia de los acontecimientos puede transmitir los cambios de escenario, la escalada del conflicto y el desarrollo de los personajes, componentes que tal vez debas comprender antes de empezar a escribir.

3. Diseñe su elenco de personajes

Cuando usted' está construyendo sus personajes, considere el número de personajes que desea y sus descripciones, que pueden incluir:

  • Nombres: Los nombres de tus personajes los identifican y su lugar en la historia. Haz una lista de tus personajes deseados y asigna un nombre a cada uno de ellos.

  • Rasgos de personalidad: Piensa en el tipo de personalidad que quieres que tengan tus personajes. Quizás describas al héroe de tu historia como alguien valiente y amable.

  • Aspecto: Describir el aspecto de tus personajes puede permitir a tu público visualizarlos y conectar con ellos. Contempla la forma de su cuerpo o el tipo de cabello, por ejemplo, o decide si tienen piercings o marcas de nacimiento notables.

  • Relaciones con los demás: Si tienes varios personajes en tu historia, piensa en sus relaciones interpersonales. Por ejemplo, quizá su protagonista y su antagonista sean hermanos que se han distanciado, o sus personajes principales sean amigos desde que eran niños.

4. Construir un conflicto para que los personajes se enfrenten

El conflicto aparece en cada área de tu parcela. Contempla cuán extenso quieres que sea el conflicto y qué drama puede crear para los personajes. Puede ser útil hacerse preguntas como las siguientes:

  • ¿El conflicto es pequeño o es tan grande que provoca más conflicto?
  • ¿Cuáles son las consecuencias del conflicto?
  • ¿A qué personajes afecta más el conflicto?
  • ¿Quiénes son las circunstancias que provocan el conflicto?
  • ¿En qué punto de la historia quiero introducir el conflicto?

Relacionado: Tipos de conflicto en la literatura (con consejos sobre cómo escribir)

5. Establezca el punto de vista

El punto de vista puede determinar la forma en que tus lectores visualizan tu argumento y las perspectivas que narran la trama. Algunos escritores pueden optar por contar la historia desde el punto de vista del protagonista o del antagonista, donde sólo detallan los pensamientos de esos personajes. Otros escritores pueden escribir desde la perspectiva de varios personajes. El punto de vista puede influir en la secuencia de los acontecimientos y en la forma de presentar a los personajes.

Hay tres tipos de puntos de vista para la escritura narrativa:

  • En primera persona: El personaje narra la historia utilizando palabras como "Yo";
  • En segunda persona: Con palabras como "tú" y "nosotros" la historia habla directamente al lector.
  • En tercera persona: Aunque el narrador no es un personaje, la historia se desarrolla desde la perspectiva de uno o varios personajes. El narrador identifica a los personajes utilizando pronombres como "él," "ella" y "eso"

Relacionado: Cómo utilizar el punto de vista en la escritura

Consejos para redactar un argumento

Para escribir un argumento que organice la trama y las subtramas y atraiga a los lectores, considera utilizar estos consejos:

Leer historias de otros autores

Los hábitos de lectura ávidos pueden ayudarle a convertirse en un escritor más fuerte. Puedes aprender cómo han estructurado sus historias los autores experimentados y encontrar libros de los mismos géneros de tu historia. Por ejemplo, si quieres escribir una historia sobre adolescentes que luchan contra dragones en un futuro distópico, entonces puedes buscar historias en los géneros de ciencia ficción o juvenil. Mientras lees, presta atención a la secuencia de los acontecimientos y a los arcos de los personajes. Contempla si la narración consigue mantener tu interés y qué herramientas puedes utilizar para tu trabajo.

Cree personajes afines

Cuanto más personal perciban tus lectores a tu personaje, más se implicarán en tu historia. Diseñe rasgos del personaje que se relacionen con el público objetivo de sus lectores. Por ejemplo, si tu protagonista es una estudiante universitaria en su último año, puedes escribir que le gusta asistir a los eventos del campus y que se preocupa por rendir bien en sus cursos, áreas con las que los lectores universitarios pueden sentirse identificados.

Piensa también en cómo quieres que se desarrollen tus personajes. Si tu personaje se enfrenta a retos al principio de la historia, contempla lo que hace para superar los retos en la resolución. Los personajes afines que se enfrentan a conflictos realistas pueden resonar con los lectores, y su público puede animar a los personajes a triunfar, lo que puede tener un impacto positivo en el compromiso del lector.

Involucrar a los lectores desde el principio

Los lectores que se sientan cautivados por la exposición de su historia pueden ser más propensos a seguir leyendo hasta el final, por lo que es importante captar su interés desde el principio de su argumento. Algunos escritores pueden empezar la trama con una secuencia de acción que haga que los lectores se pregunten qué pasará a continuación, mientras que otros pueden plantear un misterio o presagiar escenas dramáticas.

La capacidad de atención de su público objetivo puede influir en la forma de comenzar su argumento. Por ejemplo, puede utilizar una técnica diferente para escribir para niños pequeños que para lectores de 30 años.

Alinee la trama con la longitud de su historia

La estructura que seleccione para su historia puede influir en la trama. Es necesario que dispongas de tiempo suficiente para presentar y desarrollar tus personajes de forma eficaz y resolver el conflicto antes de que la historia termine. Por ejemplo, una historia con elementos fantásticos, como magia y criaturas encantadas, puede requerir un argumento más extenso para explicar a los lectores cómo es la fantasía. Sin embargo, una historia que se desarrolla en un entorno real con un conflicto realista puede requerir menos palabras.

Como escritor, es tu responsabilidad decidir cuántos o pocos detalles quieres ofrecer a los lectores y qué acontecimientos deben tener lugar para impulsar la trama.

Solicite opiniones

Antes de publicar o presentar tu historia, considera la posibilidad de enviarla a tus compañeros o a tu mentor para recibir una crítica constructiva. Los comentarios pueden informarle sobre cómo puede mejorar su obra y qué piensan los lectores sobre sus personajes y su trama. También puede ser útil enviar su manuscrito a miembros de su público objetivo para obtener información sobre cómo disfrutan su argumento los posibles lectores.

Te recomendamos

¿Qué es un personaje de usuario? Definición y cómo hacer un UX Persona

Los 15 mejores rasgos de las personas con éxito

Cómo obtener una licencia A y P

Cómo convertirse en cerrajero

Cuenta de resultados frente a pérdidas y ganancias: lo que debe saber

¿Qué es la TAE? Comprender los préstamos, las tarjetas de crédito y los intereses