Cómo escribir puntos de discusión: Pasos y consejos

Los profesionales utilizan los temas de conversación en diversas situaciones en el lugar de trabajo, como cuando hacen una propuesta y presentan un proyecto a un equipo o a un empleador. Los temas de conversación ayudan a mantener al orador centrado en su tarea y a recordar la información clave que debe mencionar durante la presentación u otro acto de conversación. Saber cómo redactar temas de conversación eficaces puede ayudar a transmitir la información y garantizar que se cubra toda la información esencial. En este artículo, analizaremos qué son los temas de conversación, los pasos a seguir para escribirlos y los consejos para crear temas de conversación eficaces.

¿Qué son los temas de conversación?

Los temas de conversación son normalmente listas cortas de información o ideas que los profesionales utilizan al dar discursos, hacer presentaciones, discutir proyectos o cualquier otra situación en la que se cubra información importante. Los puntos de discusión apoyan la argumentación de una persona y garantizan que ésta recuerde los componentes más importantes de su postura. Estos puntos ayudan a las personas a mantenerse centradas y organizadas para que los argumentos y los discursos se pronuncien de forma eficaz y concisa.

Cómo redactar los temas de conversación

Los siguientes son los pasos que hay que seguir al escribir los temas de conversación:

1. Determina el propósito de tus temas de conversación

Lo primero que hay que hacer antes de redactar los temas de conversación es determinar y definir el objetivo del mensaje. Hay varios factores que hay que tener en cuenta al hacerlo, entre ellos:

  • Quién es tu público
  • En qué escenario presentarás tus temas de conversación
  • Cuál es tu misión principal
  • Qué tipo de emoción quieres que sienta tu audiencia cuando des tus argumentos
  • Por qué a su público debería importarle lo que usted' está diciendo

Es una buena idea hacer una lista con las respuestas a todas estas preguntas antes de escribir tus argumentos. Esto te dará una idea clara de tu propósito principal y te ayudará a guiarte cuando crees cada tema de conversación.

2. Organice sus ideas

A continuación, organice sus ideas en categorías separadas para facilitar su redacción. Algunos ejemplos de categorías que resultan útiles a la hora de redactar los temas de conversación son tu misión, tu historia personal, el resultado de tus sugerencias y una llamada a la acción. Cuanto más organizados estén tus temas de conversación, mejor podrás presentar un argumento o discurso convincente y conciso.

Relacionado: ¿Qué son las habilidades organizativas? (con ejemplos)

3. Crea de dos a cinco puntos de discusión principales que apoyen tu propósito

Al redactar los temas de conversación, es importante centrarse en unos pocos y no en varios. Las mejores prácticas para escribir temas de conversación sugieren centrarse en dos o cinco puntos principales que se discutirán. Estos puntos principales apoyarán tu argumento o ideas y te ayudarán a demostrar tu mensaje principal.

Los temas de conversación deben ser breves, claros y concisos. Considere la posibilidad de crear sus temas de conversación a partir de palabras clave importantes o utilice frases breves que incluyan sólo la información más importante que desee comentar.

Aquí tienes algunos ejemplos de temas de conversación breves y claros:

  • Los horarios flexibles beneficiarían a los empleados al promover un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida privada
  • Los horarios flexibles beneficiarían a la empresa al aumentar la satisfacción de los empleados
  • Los horarios flexibles reducirían el tiempo de baja

4. Apoyar cada punto de discusión con un ejemplo

También debe incluir un ejemplo específico para apoyar cada uno de sus puntos de discusión. Los ejemplos son una buena manera de causar un impacto duradero en tu audiencia. Pueden ser ejemplos personales o profesionales que muestren claramente la importancia de la información que estás tratando.

Es importante utilizar sólo uno o dos ejemplos para cada tema de conversación, a fin de no abrumar al público con información. Un menor número de ejemplos también contribuirá a que la propuesta o el discurso sean más concisos y claros.

Por ejemplo, si defiendes que tu empresa implante un programa de horario flexible, puedes poner como ejemplo una ocasión en la que tuviste una cita con el médico que te obligó a tomarte el día libre. Con un horario flexible, podría haber trabajado un día diferente para recuperar el trabajo perdido en lugar de tener que utilizar un día de PTO.

5. Centrarse en cualquier escenario en el que todos salgan ganando

Si está argumentando un punto o presentando una nueva solución a un problema, incluya un escenario en el que todos se beneficien de su idea. La presentación de una solución en la que todos salgan ganando muestra a tu audiencia cómo se beneficiará y por qué debería importarle lo que tienes que decir. En otras palabras, en lugar de limitarse a presentar la identificación de un problema, proporcione soluciones viables sobre cómo su audiencia puede abordar el problema.

Relacionado: Habilidades de negociación: Definición y ejemplos

6. Incluya una llamada a la acción si procede

Ofrecer una llamada a la acción sobre la que el público pueda actuar es una forma estupenda de fomentar la acción y aumentar la probabilidad de que apoyen su causa o misión. Algunos ejemplos de llamadas a la acción que puede incluir en sus temas de conversación son la firma de una petición, la compra de un producto o la realización de una donación. La llamada a la acción debe ser específica a su mensaje y resultar en un beneficio directo que apoye su causa.

Relacionado: Relacionado: 51 ejemplos de llamadas a la acción y por qué funcionan

Consejos para redactar temas de conversación

Estos son algunos consejos que debes tener en cuenta a la hora de idear temas de conversación para una presentación, un discurso u otra situación laboral en la que tengas que exponer tu punto de vista o tus ideas:

  • Incluye tu información de contacto: Si está dando a la audiencia una llamada a la acción, debe incluir también su información de contacto o la de la organización a la que representa. La información de contacto puede incluir una dirección de correo electrónico, un número de teléfono o un sitio web. Esto demuestra que estás dispuesto a hablar y escuchar a las personas sobre tu causa o propuesta.
  • Utilice un formato limpio: La mejor manera de organizar los temas de conversación es utilizar una lista de viñetas limpia con el mensaje principal en la parte superior de la página. Cada nuevo tema de conversación debe tener su propia viñeta. Puede dejar una sangría debajo de cada tema de conversación para incluir ejemplos.
  • 4. Practica tus temas de conversación: Practicar tus argumentos con un colega o amigo es una buena manera de asegurarte de que cubres todo el material importante y de que tus argumentos son concisos y eficaces. Pide a la persona con la que practiques que te dé su opinión, incluyendo si tu punto principal fue claro y si tus ejemplos realmente apoyaron tus puntos de discusión.

Te recomendamos

Amortización Negativa: Definición y ejemplo

11 Consejos para trabajar en las alturas que pueden mantenerte seguro

¿Qué hace un departamento de marketing? (Con beneficios y herramientas)

Cómo calcular la Tasa Interna de Retorno (TIR)

¿Qué significa ser profesional?

Comprensión de la Hipótesis del Mercado Eficiente: Definición y estrategias