Cómo escribir un currículum

Tanto si estás enseñando en un aula llena de niños como en una sala de juntas llena de colegas, es importante tener un plan. Redactar un plan de estudios puede ser una forma valiosa de planificar los contenidos si se le encomienda la tarea de enseñar un conjunto de materiales de forma unificada y comprensible. Los estudiantes se benefician de un plan de estudios bien planificado en un entorno escolar, y los profesionales pueden beneficiarse de un plan de estudios articulado en forma de desarrollo profesional.

En este artículo, analizamos las razones por las que se puede escribir un plan de estudios y proporcionamos una serie de pasos que puedes seguir para escribir el tuyo.

Relacionado: Relacionado: 8 cualidades de un buen profesor (y consejos para desarrollarlas)

¿Por qué aprender a escribir un currículum?

Si tienes que enseñar a un grupo a realizar una serie de tareas o ayudarles a entender una serie de conceptos, un plan de estudios organizado y coherente puede ayudarte a enseñar bien el material para que puedan aprender fácilmente. Es posible que quieras escribir un plan de estudios si diriges un club de jóvenes, por ejemplo, o de desarrollo profesional para tus colegas. Algunos profesionales también escriben currículos por oficio, como los educadores y los desarrolladores de currículos. Saber cómo escribir un plan de estudios puede hacer que tu enseñanza sea clara y significativa.

Relacionado con lo anterior: 20 temas de desarrollo profesional que pueden ayudarte en el trabajo

Cómo escribir un currículum

Una de las cosas más importantes que hay que recordar al planificar un plan de estudios es que el aprendizaje suele ser recursivo. Esto significa que los alumnos suelen volver a ideas que ya conocen a medida que avanzan hacia nuevos conceptos e ideas. Por ejemplo, si usted está enseñando a un grupo de internos sobre el software de su empresa, podría recordarles la tecnología con la que ya están familiarizados antes de pasar a los nuevos conceptos. Un buen plan de estudios también suele estar organizado para que tanto el instructor como los alumnos sepan qué esperar y cómo tener éxito.

A continuación se indican algunos pasos que puede seguir al redactar un plan de estudios:

1. Identifique su contenido

Cuando empiece a planificar, asegúrese de entender claramente el contenido, el material o el objetivo final de su plan de estudios. Puede ser más fácil planificar con la intención general de su plan de estudios en mente que hacer grandes cambios al final del proceso. Averigua si estás obligado a seguir una determinada plantilla o si puedes diseñar tus propias estrategias de organización. Haz preguntas aclaratorias a tu supervisor o a tus colegas si te resulta útil.

2. Tenga en cuenta a sus alumnos

En ocasiones, conocerás de antemano información sobre tus alumnos, como su edad, su grupo demográfico y su sector si impartes clases de desarrollo profesional. Tener en cuenta las identidades de los alumnos al planificar el plan de estudios es una forma de ayudar a obtener los mejores resultados de aprendizaje posibles. Pensar en las necesidades de los alumnos al planificar un plan de estudios también puede ayudarle a organizar sus ideas y a seleccionar materiales y actividades que les resulten interesantes.

3. Haz una lluvia de ideas sobre los resultados del aprendizaje

Basándote en el contenido que quieres enseñar y en los alumnos para los que te estás preparando, genera un conjunto de resultados de aprendizaje específicos que esperas que puedan alcanzar como resultado de tu plan de estudios. Intenta que tus resultados de aprendizaje sean específicos, observables y estén relacionados con tus lecciones. Por ejemplo, si está impartiendo una lección sobre escritura profesional en el lugar de trabajo, uno de sus resultados de aprendizaje podría ser, Los estudiantes explorarán el lenguaje apropiado del correo electrónico en el lugar de trabajo comparando y contrastando ejemplos de memos profesionales con un diagrama de Venn;

4. Reunir los materiales y las actividades

Basándose en sus resultados de aprendizaje, genere ideas para materiales y actividades que puedan ayudar a los estudiantes a alcanzar esos objetivos. Piense cuidadosamente en su cronograma y organice sus materiales en secciones o unidades significativas. Organizar el material puede mantener la coherencia del plan de estudios y también ayudar a los alumnos a conectar las ideas. Puedes revisar los planes de estudio existentes y elegir las lecciones o actividades que quieras conservar. También puedes pedir ideas a otros profesores o instructores. Muchos profesores y colegas están dispuestos a compartir materiales didácticos que puedes utilizar o modificar para tus propios fines.

5. Plan de evaluación y reflexión

Incorporar un tiempo para la evaluación en su plan de estudios puede ser una forma valiosa de ayudar a los estudiantes a construir su conocimiento previo e identificar los lugares donde necesitan volver a enseñar o repasar. La evaluación puede ser formativa e informal, como una actividad rápida en la que los alumnos le muestren un determinado signo de la mano si lo entienden y otro signo diferente si no lo entienden. La evaluación también puede ser más formal y sumativa, como el examen al final de un módulo del plan de estudios que determina si los estudiantes reciben un determinado certificado.

La autorreflexión puede ayudar a los estudiantes a identificar su propio aprendizaje y a mostrar su comprensión a su instructor. Considere la posibilidad de utilizar un debate reflexivo o una actividad de escritura para ayudar a los estudiantes a expresar su propio aprendizaje.

Relacionado: Habilidades metacognitivas: Definición y ejemplos

6. Revise

Considere la posibilidad de tomar notas cuidadosamente cuando entregue su currículo. Preste atención a lo que ha ido bien, a lo que podría ir mejor y a lo que puede hacer para ayudar a los estudiantes a alcanzar los resultados del aprendizaje de forma más eficaz. Si no va a impartir el plan de estudios que ha preparado, puede pedir al instructor que tome notas sobre lo que ha ido bien y lo que podría mejorarse. También puede proporcionar al instructor preguntas específicas sobre su plan de estudios para que pueda hacer revisiones significativas. Por ejemplo, puede preguntar si los estudiantes respondieron bien a una actividad específica o si se involucraron con un ejemplo en particular.

7. Colabora

En cualquier momento del proceso de desarrollo del plan de estudios, puede ser útil colaborar con otros profesionales. Si eres un educador, otros profesores pueden ser un recurso para aportar ideas y comentarios. Si está desarrollando un plan de estudios para el trabajo, otros profesionales también pueden ofrecer sus comentarios. Considere la posibilidad de trabajar en equipo para gestionar la carga de trabajo que supone el diseño de un plan de estudios y generar ideas pedagógicas innovadoras.

Puede pedir ayuda a los miembros de su equipo en cualquier momento del proceso de creación del currículo. Por ejemplo, puede preguntarles sobre el tipo de contenido que debe cubrir. También puede pedirles que revisen su plan de estudios cuando haya terminado.