Cómo escribir un editorial en cinco pasos (incluyendo consejos para escribir uno excelente)

Escribir un editorial es una forma estupenda de compartir tu punto de vista o defender una causa ante un público amplio. Los artículos editoriales eficaces pueden dar a conocer un tema y, al mismo tiempo, influir en las opiniones de otras personas sobre el mismo. Saber cómo escribir un editorial sólido puede permitirte hacer oír tu voz, generar un debate en tu comunidad o adoptar una postura en nombre de un grupo. En este artículo, hablaremos de lo que es un editorial, de cómo escribirlo y de los consejos para crear un buen editorial.

¿Qué es un editorial?

Un editorial es un ensayo corto que comparte la opinión de un individuo sobre un evento actual o un tema social. El objetivo de un buen editorial es persuadir al lector para que considere su perspectiva y cambie su opinión. Los editoriales suelen centrarse en temas controvertidos con puntos de vista muy diferentes.

Los profesores asignan editoriales en clase para determinar tu habilidad en la escritura persuasiva, mientras que los escritores de periódicos y revistas crean editoriales para hacer una reclamación o crear un debate sobre su publicación. Tu editorial debe tener un argumento claro que refleje tu postura y atraiga a tu audiencia.

Tipos de redacción

Aunque el objetivo de todos los editoriales es compartir una opinión y persuadir a una audiencia, existen variaciones de estilo editorial. Los diferentes tipos dependen del objetivo del artículo y pueden dividirse en cuatro categorías:

  • Interpretación: Un editorial interpretativo explica y proporciona información de fondo sobre un evento o tema. Este tipo de editorial tiene como objetivo sensibilizar y discutir la relevancia del tema para el lector.
  • Crítico: El formato crítico se centra en las distintas causas de un problema y sugiere una solución. Por ejemplo, puedes criticar una política relacionada con tu tema para abogar por un cambio específico.
  • Persuasivo: Este tipo de editorial apela directamente al lector y le anima a actuar. El formato persuasivo se centra en la capacidad del lector para cambiar una situación siguiendo tus consejos.
  • Elogiar: Un editorial elogioso muestra el aprecio por una persona u organización en función de su implicación en un tema

Tanto si escribes para un trabajo de clase como para una publicación importante, entender el objetivo de tu editorial te ayudará a guiar tu tono y la dirección de tu argumento. Después de determinar la categoría de su editorial, puede empezar a escribir con confianza para influir en la audiencia.

Partes de una redacción

Aunque la gente escribe editoriales sobre una amplia gama de temas, la mayoría tienen los mismos componentes básicos. Todos los editoriales necesitan una postura clara y detalles que apoyen esa perspectiva. Los buenos artículos persuasivos tienen los siguientes elementos:

  • Introducción: La introducción despierta el interés del lector por el tema y ofrece una visión general del mismo.
  • Argumento: El argumento presenta tu opinión junto con las razones por las que la audiencia debería estar de acuerdo contigo.
  • Evidencia: La evidencia apoya su argumento con hechos, investigaciones o anécdotas.
  • Contraargumentar: Todos los escritores de editoriales deben establecer credibilidad presentando una revisión justa de las perspectivas involucradas. Mientras que un editorial elogioso puede ser mayormente positivo con una breve referencia a un tema, un editorial crítico debe abordar directamente la perspectiva opuesta.
  • Refutación: Después de compartir el contraargumento con el lector, el escritor debe explicar por qué ese argumento no es preciso o relevante. Refutar el contraargumento le permite promover su punto de vista sin dejar de parecer justo.
  • Conclusión: En el último párrafo de tu editorial, resume tu punto de vista y recuerda al lector por qué debe preocuparse por este tema.

Cómo escribir un editorial

Una vez que conozca el tipo de editorial que desea escribir y los componentes básicos que debe incluir, puede comenzar el proceso de redacción. Si está escribiendo un editorial para una clase o un trabajo, remítase al tema con frecuencia durante el proceso de planificación. Un editorial con directrices específicas para la clase será probablemente muy diferente a un artículo de opinión publicado en una revista o un periódico. Independientemente de la razón por la que escriba su editorial, puede utilizar estos pasos para crear una base sólida para un artículo editorial exitoso:

  1. Decidir un tema.
  2. Investigue su tema.
  3. Crea un esquema.
  4. Empieza a escribir.
  5. Corrige.

1. Decida un tema

Como los editoriales se basan en la opinión, su tema debe ser discutible y tener múltiples puntos de vista. Su ensayo reflejará su sesgo personal o el del grupo al que representa, por lo que debe esperar que algunos de sus lectores no estén de acuerdo con su postura. Puedes elegir un tema controvertido que tenga que ver con la política para provocar una conversación sobre tu escrito. Independientemente del tema que elijas, asegúrate de que puedes escribir sobre él de forma apasionada y centrarte en por qué los demás deberían estar de acuerdo con tu perspectiva.

Cuando decida sobre qué escribir, tenga en cuenta que su tema debe ser específico. Mantener el alcance de su editorial en un aspecto determinado de un tema mantendrá su argumento fuerte y ayudará al lector a mantenerse centrado. Un editorial bien escrito dedica varios párrafos a apoyar una idea concreta.

Por ejemplo: Un redactor de un periódico escolar puede optar por escribir un editorial sobre el nuevo código de vestimenta de la escuela. En lugar de tratar de criticar todo lo que no le gusta de la escuela, el escritor puede crear una llamada a la acción centrándose en este tema de actualidad. Independientemente de que sus lectores estén de acuerdo o no con el código de vestimenta, un editorial sobre un tema controvertido específico inspirará a otros a comprometerse con el asunto.

Relacionado: La clave para escribir un discurso con éxito

2. Investiga tu tema

Aunque un editorial esté basado en la opinión, es importante proporcionar a tus lectores pruebas bien documentadas que respalden tus ideas. Puedes convencer a tus lectores de tu credibilidad demostrando que conoces lo que dicen otras voces destacadas sobre el tema. Investigar el tema también puede ayudarte a decidir qué postura concreta vas a adoptar y a crear un artículo que aporte nuevas ideas a la conversación.

3. 4. Crear un esquema

Después de seleccionar e investigar un tema, escribe un esquema para mantener tus ideas organizadas y asegurarte de que los puntos principales de tu editorial fluyen bien. La introducción irá siempre al principio del ensayo y la conclusión al final, pero puedes organizar los párrafos del cuerpo en función del formato que mejor se adapte a tu ensayo. Enumera cada idea principal como su propio párrafo, asegurándote de proporcionar pruebas para cada idea.

4. Comenzar a escribir

Una vez terminada la parte de planificación de la redacción de tu editorial, empieza a escribir añadiendo detalles a tu esquema. Algunas personas prefieren empezar por la introducción, mientras que otras se centran primero en el cuerpo del artículo y escriben la introducción al final. Intenta escribir todas las ideas que puedas al principio, y luego vuelve a editar tu artículo. Empezar un trabajo puede ser la parte más difícil del proceso para muchos escritores. Si te resulta difícil empezar a escribir, vuelve a buscar inspiración en tu investigación.

Relacionado: Las 10 mejores habilidades y técnicas de estudio

5. Corrige

Antes de presentar su editorial, revise su propio trabajo para asegurarse de que ha creado un escrito profesional y de calidad. Muchos escritores leen su trabajo en voz alta para comprobar el tono y la fluidez. Otra técnica popular de corrección es leer el trabajo al revés, empezando por la última frase y pasando por la introducción.

Este proceso ayuda a detectar errores ortográficos y gramaticales que quizá no hayas visto la primera vez. También puedes considerar la posibilidad de pedir a un amigo o colega de confianza que lea y resuma las ideas principales de tu trabajo para mayor claridad.

Consejos para escribir un buen editorial

Un buen editorial puede centrarse en cualquier tema, siempre que puedas argumentar con fuerza tu opinión y escribas pensando en tu audiencia. Concéntrese en las razones por las que un lector debería preocuparse por su tema, así como en las razones por las que alguien podría tener una opinión diferente. Entender los dos lados de un tema hará que tu editorial sea interesante para una gran variedad de público. Utilice estos consejos para que su editorial sea lo más convincente y relevante posible:

Ser decisivo

Su editorial debe adoptar una posición firme sobre el tema elegido. Cada vez que mencione una opinión contraria, explique inmediatamente por qué es incorrecta y por qué los lectores deberían estar de acuerdo con usted. Convenza a los lectores de que consideren sus ideas mostrando confianza en su postura.

Ofrecer nuevas ideas

Durante el proceso de investigación, vea si hay algún aspecto de su tema que otros no hayan discutido todavía. Aunque cualquiera puede tener una opinión, añadir algo nuevo a un debate demostrará que has reflexionado cuidadosamente sobre tu artículo.

Aporte soluciones

Si llamas la atención sobre un tema en un editorial, aporta posibles soluciones al problema. Hay que evitar limitarse a quejarse para que el público encuentre valor en su trabajo y considere la posibilidad de actuar por sí mismo.

Céntrese en sus intereses

Siempre que sea posible, elige un tema que te apasione. Tu redacción reflejará que realmente te importa el tema, lo que hará que tu trabajo sea más interesante de leer y más relevante para los lectores.

Te recomendamos

PREGUNTAS FRECUENTES: Dar y recibir feedback de 360 grados en el lugar de trabajo

Cómo convertirse en un nutricionista o dietista registrado: Carreras en Nutrición

El valor de aumentar su vocabulario empresarial

13 Títulos de gestión que puede utilizar para nuevos puestos

Cómo mejorar la comunicación en la gestión

Métricas de seguimiento de PPC: Definición y tipos