Cómo redactar un plan de clases

Los profesionales de la educación utilizan los planes de lecciones para detallar el trabajo del curso para los estudiantes en un formato escrito. Los planes de lección pueden ayudar a los estudiantes a comprender mejor el calendario del curso y a planificar el material futuro. Escribir un plan de lección es un proceso rápido cuando se entiende el trabajo del curso y cómo otros educadores dan formato a sus propios planes de lección. En este artículo, te mostramos qué es un plan de lección, cómo escribir uno y detallamos los elementos de un buen plan de lección.

¿Qué es un plan de clases?

Un plan de lección es una guía detallada para los estudiantes sobre el trabajo y el calendario de un curso o lección de educación. Los planes de lección detallados pueden abarcar un día a la vez o incluir un calendario más amplio para las futuras tareas de un proyecto o curso.

Relacionado: Relacionado: 8 cualidades de un buen profesor (y consejos para desarrollarlas)

¿Quién tiene que escribir un plan de clases?

Los educadores escriben planes de lecciones en todos los niveles de la educación. Los tutores privados, los educadores autónomos, los anfitriones de seminarios web y otros profesionales que enseñan habilidades o conocimientos también pueden utilizar los planes de lecciones para detallar el trabajo del curso.

Elementos de un plan de clases

Una hipótesis incluye información sobre la lección o el curso, incluyendo:

  • Objetivos de aprendizaje: Un plan de lección incluye una sección de objetivos de aprendizaje que detalla los objetivos, o lo que los estudiantes aprenden, de la lección actual. Esto puede incluir las metas de los estudiantes, los temas a cubrir y las expectativas del educador para la lección. Los objetivos de aprendizaje son sencillos y realistas para el entorno de aprendizaje y las capacidades de los alumnos. Los objetivos son justos para cada alumno y medibles para garantizar el éxito.
  • Cronograma: El cronograma detalla cuánto tiempo se necesita para lograr cada objetivo de aprendizaje. El cronograma detalla cuánto tiempo se requiere para la instrucción y la participación de los estudiantes, así como cualquier prueba u otras actividades educativas durante la lección.
  • Actividades de aprendizaje: En esta sección se detallan las actividades que el educador ofrece a los alumnos durante la lección para facilitarla y cumplir los objetivos de aprendizaje. Esto incluye información sobre pruebas, hojas de trabajo, debates en clase o tiempo de trabajo independiente.
  • Evaluación posterior a la clase: Los planes de las lecciones pueden incluir una evaluación posterior a la lección que el educador utiliza para medir el éxito de la misma, incluyendo información sobre la participación de los estudiantes, las calificaciones y si los estudiantes alcanzaron los objetivos.
  • Procedimiento: Los planes de lección incluyen instrucciones sobre el procedimiento del plan de lección, detallando cómo los estudiantes logran los objetivos y qué suministros necesitan para hacerlo.

Cómo redactar un plan de clases

Un buen plan de clase es un componente necesario de cualquier curso porque ayuda tanto a los estudiantes como a los educadores a entender el contenido. He aquí cómo escribir un buen plan de clase en unos sencillos pasos:

1. Reúna el material didáctico

Los grandes planes de lecciones comienzan con la adquisición de todos los materiales que necesita para las fases de planificación. Esto puede incluir herramientas que ayuden a crear el plan de lección, como plantillas o guías y cualquier otra información que quieras incluir. Revise su trabajo de curso para determinar la mejor manera de presentar las ideas a los estudiantes. También puede reunir los materiales de sus alumnos durante esta fase.

Algunos materiales didácticos que puedes incluir son

  • Calculadoras
  • Fichas de trabajo
  • Libros de texto o enlaces útiles
  • Tarjetas de visita

Relacionado: 10 consejos clave para los profesores sustitutos

2. Escriba todo

Escribir el plan de clase en un borrador puede ayudarte a visualizar hacia dónde quieres ir con él. Puede utilizar papel y lápiz o un procesador de textos para crear un borrador del plan de la lección y luego leerlo durante la fase de revisión. Disponer de un borrador le ayudará a identificar los componentes que faltan, los problemas con las instrucciones o los posibles obstáculos para los alumnos. A continuación se indican algunas cosas que debe recordar cuando escriba su plan de clase:

  • Plantea un reto. Las lecciones que suponen un reto para los alumnos son útiles para el proceso de aprendizaje porque fomentan el pensamiento crítico y el trabajo en equipo. Es importante reforzar las lecciones anteriores y animar a los alumnos a utilizar en la lección actual las habilidades previamente aprendidas.
  • Detalla los requisitos. Los alumnos aprecian los planes de clase detallados con expectativas muy claras. Cuanto más claras sean las expectativas, menos preguntas surgirán y los alumnos se encontrarán con menos obstáculos en el trabajo del curso. También es importante dejarse llevar por las preguntas durante y después de la lección para saber más sobre los aspectos en los que los alumnos pueden haber tenido dificultades o haber destacado.
  • Haz una segunda copia. Tener varias copias del plan de la lección le permite revisar y pensar en la lección fuera del aula. Puede pensar en nuevas ideas mientras está en casa, conduciendo hacia el trabajo o en el parque.

3. Organiza tu trabajo

Organiza tus planes de clase en una carpeta o archivador para reutilizarlos y revisarlos. Este método también ayuda a mantener todo organizado en un solo lugar, de modo que no tengas papeles sueltos abarrotando tu escritorio o espacio de oficina. Si un alumno necesita una copia del plan de clase de la semana pasada, tienes una lista en tu carpeta. La organización también ayuda a mejorar la fase de planificación al agrupar las ideas y los materiales para facilitar el acceso.

Relacionado: 10 ejemplos de organización en el trabajo

4. Evaluar el progreso de los estudiantes

Para medir el éxito de su plan de clases, incluya cómo evalúa a sus alumnos una vez terminada la lección. Detalla tus métricas de éxito, incluyendo las calificaciones, los plazos y la comprensión de los materiales por parte de los alumnos. Si decide omitir las calificaciones, es posible que necesite una medida alternativa, como una reunión individual con cada estudiante para discutir la lección. También puede hacer que los alumnos se califiquen unos a otros.

Relacionado: Liderazgo docente: Una guía definitiva

5. Asignar deberes

Los deberes son una buena forma de reforzar la lección del día después de que los alumnos salgan del aula. Una vez terminada la lección del día, puede incluir los deberes como actividad extra para que los alumnos los realicen antes del siguiente día de clase. Incluya una breve tarea en el plan de la lección para maximizar la retención de los estudiantes. Algunas tareas típicas son

  • Selección múltiple: Tareas de forma breve con hasta cuatro opciones de respuesta para elegir.
  • Ensayos: Los alumnos responden a una pregunta sobre la tarea en forma de ensayo.
  • Respuestas con frases cortas: Los alumnos responden a preguntas sobre el material con frases cortas.
  • Tareas en grupo: Los grupos trabajan juntos fuera del aula para completar un proyecto.
  • Términos adecuados: Los alumnos relacionan los términos con sus definiciones.
  • Repaso de la tarjeta flash: Los alumnos repasaran las tarjetas con términos importantes.
  • Informe escrito: Los estudiantes realizan una investigación adicional sobre los materiales de clase y completan un informe escrito sobre el tema.

Te recomendamos

10 maneras fáciles de gestionar mejor su tiempo

¿Cómo puedo crear y mantener un programa diario?

¿Cuál es su estilo de gestión?

Pasos para implementar una transformación empresarial

7 Estrategias efectivas de adquisición de clientes

Guía de cómo llegar a ser congresista