Cómo Escribir una Filosofía Docente Paso a Paso (Con Consejos y Ejemplos)

Escribir una declaración de filosofía docente te ayuda a mantenerte fiel a tus creencias fundamentales como profesor. En este artículo, hablaremos de qué es una filosofía de la enseñanza, por qué es importante y cómo puedes escribir una para ti. También ofrecemos un ejemplo de filosofía docente como guía útil.

Pregunta de la entrevista: "¿Cuál es su filosofía de enseñanza?"

¿Qué es una filosofía de enseñanza?

Una filosofía de la enseñanza es una narración personal autorreflexiva que expresa sus valores y creencias sobre la enseñanza. Incluye tu concepción de la enseñanza y el aprendizaje, una descripción de cómo enseñas y una explicación de por qué enseñas de esa manera.

Las declaraciones de la filosofía de la enseñanza suelen tener entre una y cuatro páginas y abarcan las tres áreas principales de objetivos, métodos y evaluación. Al igual que la carrera docente, su filosofía de la enseñanza evolucionará a medida que acumule más experiencia.

Relacionado: Ejemplos de currículos de profesores

¿Por qué es importante una filosofía de enseñanza?

Una filosofía de la enseñanza es importante porque te da un marco para decidir cómo vas a enseñar. Tanto los nuevos profesores como los titulares pueden beneficiarse de la reflexión y el resumen de sus convicciones personales sobre la mejor manera de enseñar. Una filosofía de la enseñanza que se actualiza constantemente reflejará el crecimiento personal del profesor.

Cómo escribir una filosofía de enseñanza

Estos son los pasos básicos para escribir una declaración de filosofía docente:

  1. Tenga en cuenta a su público.
  2. Haz una lluvia de ideas.
  3. Cuente una historia.
  4. Escriba una introducción.
  5. Escribe el cuerpo.

1. Tenga en cuenta a su público

Antes de empezar a escribir su declaración de filosofía docente, comience por considerar su audiencia y lo que será de mayor importancia para ellos. Si está escribiendo para un comité de contratación, sepa que estarán interesados en la coherencia interna y externa de su filosofía. Por ejemplo, es posible que quieran conocer la concepción teórica de su enseñanza, así como las estrategias específicas que utiliza en el aula para apoyar sus ideales.

Cuando considere a su público, investigue también. Las instituciones tienen expectativas diferentes. Si tienen una misión en particular, debe abordarla en la misión de su declaración. Aunque su filosofía de enseñanza puede seguir siendo la misma, es posible que quiera modificar el estilo de enseñanza para la institución. Examina detenidamente el sitio web de la escuela para ver su tamaño y sus valores.

2. Lluvia de ideas

Cuando reflexiones sobre lo que debes incluir en tu filosofía docente, imagina que el curso ha terminado y que tus alumnos se van de vacaciones. Pregúntese qué quiere que se lleven del tiempo que han pasado con usted. Tu filosofía docente debe expresar lo que quieres que tus alumnos aprendan de ti y las estrategias que utilizarás para lograrlo.

3. Contar una historia

Llame la atención de los lectores compartiendo una historia de cómo enseñó eficazmente a sus alumnos y logró su objetivo. Comparta ejemplos concretos de las técnicas de enseñanza que utiliza habitualmente en el aula.

4. Escribir una introducción

La introducción debe ser la afirmación en la que compartes con tus lectores tu creencia general sobre la educación. Por ejemplo, puedes creer que todos los niños tienen derecho a aprender en un aula segura.

5. Escribe el cuerpo

En la parte del cuerpo de su declaración de filosofía docente, comparta lo que cree que es el entorno ideal en el aula, cómo le hace mejorar como profesor, aborda las necesidades individuales de sus alumnos y fomenta las interacciones entre padres e hijos. En concreto, exponga sus metas y objetivos y lo que quiere que logren sus alumnos con la ayuda de su enseñanza.

6. Escribe la conclusión

En la sección final, explica cuáles son tus objetivos como profesor, cómo los has alcanzado en el pasado y cómo piensas seguir avanzando en el futuro. Comenta tu enfoque personal de la enseñanza y la gestión del aula e incluye lo que crees que te hace único. También puede incluir cualquier intención de mejorar sus habilidades a través de la educación adicional.

7. Cite sus fuentes

Explica cómo has llegado a utilizar esas estrategias específicas en el aula. Por ejemplo, comparte con tus lectores si las aprendiste de un mentor, de algo que leíste en Internet o en un libro o de otra fuente. Si tu estrategia fue algo que leíste y luego modificaste para tus propios fines, compártelo con tu audiencia.

Relacionado: Relacionado: 50 preguntas y respuestas para entrevistas a profesores que te ayudarán a prepararte

Consejos

Estos son algunos consejos básicos que puede utilizar al escribir el enunciado de su filosofía docente.

  • Utiliza un lenguaje sencillo. Utilice frases claras y concisas que no contengan jerga.
  • Utiliza una estructura sencilla. Utilice párrafos y títulos cortos para que a los lectores les resulte fácil escanear el documento.
  • Céntrate en la forma de enseñar. Tu CV o currículum debe centrarse en lo que has hecho, mientras que tu declaración de filosofía debe centrarse en cómo enseñas.
  • Presta atención a los requisitos. Toma nota de si hay algún requisito específico de longitud.
  • Corrige con cuidado. Corrige la declaración de filosofía con cuidado para identificar posibles errores tipográficos y oraciones atropelladas.

Ejemplo de enunciado de una filosofía de enseñanza

Aquí tienes un ejemplo de declaración de filosofía docente que te ayudará a elaborar la tuya.

"Creo que los profesores están obligados a exigir a los estudiantes sólo las más altas expectativas. Al hacerlo, se anima a los alumnos a tener un alto concepto de sí mismos, a cambio, y se maximizan los beneficios que acompañan a una profecía autocumplida. Creo que con perseverancia y trabajo duro, los estudiantes estarán a la altura de las circunstancias. La enseñanza es un proceso de aprendizaje de los alumnos, los colegas y los padres, y me propongo llevar al aula cada día una actitud positiva, una mente abierta y altas expectativas para mis alumnos. Creo que debo a mi clase aportar calidez y coherencia para inspirar esos mismos rasgos en mis alumnos.

Mi decisión de dedicarme a la enseñanza se debe en parte a mi deseo de influir positivamente en la vida de los niños. La enseñanza es una profesión muy gratificante y no se me ocurre una forma mejor de contribuir a mi comunidad. Soy maestra de quinta generación y crecí en un entorno en el que la educación se consideraba esencial para un futuro exitoso.

Mi estilo de enseñanza puede describirse como uno que incorpora la enseñanza en pequeños grupos y la individual. Creo que esto permite al estudiante integrar los conocimientos en un marco beneficioso y le da la seguridad de un entorno de aprendizaje positivo. Me esfuerzo por seguir siendo una fuerte fuente de apoyo, animando a los estudiantes a dar lo mejor de sí mismos y llegando a conocerlos a ellos y a sus estilos de aprendizaje.

Mis alumnos deben sentir que importan, que sus opiniones e ideas son valiosas y que se sienten seguros al expresarlas. Por lo tanto, creo que es esencial que los profesores, los padres y la comunidad escolar trabajen juntos para crear un entorno de aprendizaje colaborativo para nuestros alumnos.

En conclusión, mi objetivo final como profesora es proporcionar a mis alumnos una enseñanza de alta calidad e individualizada para satisfacer las necesidades únicas de cada uno de ellos. Aspiro a crear un entorno de aprendizaje que sea inspirador, haciendo que mis alumnos se sientan seguros y protegidos. Aspiro a dejar un legado que otros profesores y mis alumnos recuerden: que fui una persona amable y cálida con una verdadera pasión por la enseñanza;

Te recomendamos

Las cuatro etapas de un ciclo PDCA

¿Qué es un experto en la materia? (Y cómo llegar a serlo)

Guía de objetivos a largo plazo (con ejemplos)

Su guía para trabajar en un hotel: Ventajas y consejos

¿Qué es un archivo SRT? Cómo crear y utilizar archivos SRT para vídeo

Comunicación en grupo: Definición, tipos y buenas prácticas