Cómo escribir una hipótesis

Una hipótesis es una predicción sobre una observación que haces. Cuando observas un acontecimiento o un patrón en el lugar de trabajo o en tu trayectoria profesional y sacas una conclusión de esas observaciones, estás dando el primer paso para formar una hipótesis. Aprender a redactar una hipótesis podría ayudarte a decidir a qué puestos de trabajo solicitar y cómo crecer en tu carrera. En este artículo, hablamos de lo que es una hipótesis, de cómo escribirla y de ejemplos que te ayudarán a empezar a utilizar esta herramienta.

¿Qué es una hipótesis?

Una hipótesis es una conjetura basada en algo que has presenciado. Sin embargo, una hipótesis completa tiene en cuenta múltiples aspectos de la observación y requiere investigación y experimentación para demostrar que la conclusión original es correcta o mostrar por qué es incorrecta. Incluso si refutas una hipótesis, puedes aprender de toda la información que puede ofrecer la redacción y la comprobación de una hipótesis, como por ejemplo por qué era incorrecta y cómo puedes hacer una nueva predicción basada en los resultados.

Las hipótesis suelen escribirse como afirmaciones «si/entonces». Por ejemplo: Si llega tarde al trabajo, el tráfico debe ser intenso. En este caso, la hipótesis supone una causa determinada para llegar tarde al trabajo y proporciona una base para la investigación y la experimentación posteriores. Aunque la afirmación se lee como un hecho, hay mucho más que aprender antes de poder decir con confianza que es verdad.

Qué incluir en una hipótesis

Una hipótesis necesita incluir elementos específicos para estar completa. Estos son los elementos que debe considerar en una hipótesis:

Predicción

Aunque la mayoría de las hipótesis siguen el formato de enunciados "si/entonces", también es aceptable escribir un enunciado declarativo simple, como "Tomar café por la mañana mejorará la productividad de un empleado". El elemento más importante que debe estar presente en una hipótesis es la predicción, ya que es el elemento que se pondrá a prueba y se probará o refutará.

Variables

También debe asegurarse de identificar siempre todas las variables que tendrá en cuenta en sus pruebas. Una hipótesis sencilla como la afirmación sobre beber café por la mañana para mejorar la productividad implica una variable independiente y una variable dependiente, y el resultado de la experimentación confirma si ambas están relacionadas entre sí. En este ejemplo, la variable independiente es beber, y la variable dependiente es la productividad de los empleados que beben café.

Grupo estudiado

El último elemento clave de una hipótesis es el sujeto o grupo que quiere estudiar en sus experimentos y observaciones. En este ejemplo, el grupo que se estudia son los empleados que beben café. Cuando pienses en cómo decidir quiénes o qué son tus sujetos, puedes revisar tu hipótesis para que sea tan específica o tan general como quieras en función del grupo con el que puedas experimentar.

Cómo escribir una hipótesis

Aunque hay varios tipos de hipótesis, todas ellas tienen un formato similar. Utiliza estos pasos para escribir una hipótesis:

1. Haga una observación

Todas las hipótesis comienzan con la observación de un fenómeno. Empiece por reconocer un patrón o notar el efecto de un determinado estímulo e identifique lo que podría significar esa información. Este paso establece los conocimientos previos en los que se basará la hipótesis.

Por ejemplo, si observas que un determinado tentempié de la sala de descanso desaparece más rápidamente que otros, puedes predecir que más personas de la oficina elegirán ese tentempié en lugar de otro.

2. Haz una pregunta

Después de identificar el tema de su hipótesis, el siguiente paso es formular la pregunta que su hipótesis tratará de responder. Esta pregunta debe ser lo suficientemente específica como para tener un resultado lógico y también debe ser comprobable dentro de tus posibilidades. Una vez formulada la pregunta, puede hacer una predicción que responda potencialmente a su pregunta, lo que sirve como declaración preliminar de su hipótesis.

Por ejemplo, puede preguntar por qué hay más gente que se toma un descanso a primera hora del día que a última, tras observar una tendencia en la oficina.

3. Realice una investigación inicial

En cuanto conozca la pregunta a la que quiere responder y la predicción que quiere demostrar o refutar, investigue los detalles que rodean a su hipótesis. Aunque la pregunta y la predicción pueden tener una base en la información que ya conoces, durante las pruebas pueden surgir detalles adicionales que no habías considerado de antemano. Si investigas un poco antes de escribir tu hipótesis, puedes evitar hacer suposiciones que experimentos anteriores ya han refutado y asegurarte de que tu hipótesis es original.

Un ejemplo es la hipótesis de que los empleados trabajan más rápido cuando la oficina está a una temperatura más baja, ya que un experimento realizado con anterioridad ha determinado que esta hipótesis no es cierta.

Relacionado: Habilidades de investigación: Definición y ejemplos

4. Formule su hipótesis

Después de recopilar información de fondo y hacer una predicción basada en la pregunta a la que se quiere responder, se puede planificar un enunciado que exponga las variables, los temas y el resultado previsto. Redactada como un enunciado "si/entonces" o declarativo, tu hipótesis debe incluir la predicción que quieres probar y relacionarla con tu observación original. Una vez que hayas tenido en cuenta todos los pasos anteriores y los hayas incorporado a tu hipótesis, estarás listo para montar un experimento y poner a prueba tu hipótesis para determinar si es verdadera o falsa.

5. Escriba una hipótesis nula

Una hipótesis nula es una predicción adicional que dice que no hay relación entre las dos variables que se están probando. Las hipótesis nulas son muy útiles en las pruebas estadísticas, pero puede ser útil formular una en cualquier situación en la que esté creando y probando una hipótesis. Esta predicción procede de tu hipótesis original, pero afirma que las variables que estás considerando no están relacionadas.

Las hipótesis nulas son especialmente útiles cuando se refuta la hipótesis original después de la prueba, ya que la comparación de los resultados propios con un resultado nulo puede orientar la revisión de la hipótesis original. Un ejemplo de hipótesis nula podría ser "El café no afecta a la productividad de los empleados"

Relacionado: Cómo calcular la significación estadística (y qué es y por qué es importante)

Ejemplos

He aquí algunos ejemplos de hipótesis en diferentes formas:

6. Enunciado si/entonces:

Un enunciado si/entonces afirma que un evento ocurrirá como resultado de otra cosa que ocurre antes. Aquí tienes algunas hipótesis si/entonces:

  • Si leo un libro una vez al día, mi velocidad de lectura de los documentos en el trabajo aumentará.
  • Si una empresa ofrece un horario de trabajo flexible, sus empleados serán más felices en el trabajo.
  • Si a los empleados les gustan sus jefes, trabajarán más.
  • Si los empleados pasan una hora al día al aire libre, su estado de ánimo mejorará.
  • Si los empleados ven los vídeos con subtítulos, recordarán más información del programa.

Declaración simple

Una hipótesis de enunciado simple afirma que su predicción es verdadera, y el resultado de un experimento confirmará o negará la afirmación. He aquí algunas hipótesis de enunciado simple:

  • Un maletín menos caro se deshará más rápido que un maletín más caro.
  • Una planta de oficina a la que se le da agua fría crecerá más rápido que una que se riega con agua caliente.
  • Pasar tres horas o más al día en las redes sociales afecta negativamente a la salud mental y a la productividad.
  • Llevar verduras al trabajo todos los días para el almuerzo le hará perder peso.
  • Beber cuatro tazas de café en el trabajo cada día aumentará tu presión arterial.

Hipótesis nula

Una hipótesis nula afirma que la hipótesis original es falsa al demostrar que no hay relación entre las variables. Estos son algunos ejemplos de hipótesis nulas:

  • Los empleados no tienen preferencia por la temperatura de la oficina.
  • Los empleados que escriben con bolígrafo y papel escriben al mismo ritmo que los que utilizan un ordenador.
  • No hay relación entre beber agua y mantenerse con energía durante el día.
  • No importa si los empleados se sientan en sillas de oficina o en sillas plegables.
  • La actividad física durante la jornada laboral no afecta a la productividad.

Te recomendamos

Guía de habilidades de limpieza (con consejos y ejemplos)

Cómo ser microbiólogo

Marcado y margen: Definiciones, diferencias y ejemplos

Una guía completa sobre los libros blancos

Cómo Escribir una Encuesta: Pasos y Consejos

Trabajar en una empresa de trabajo temporal: Ventajas y desventajas